OEM – Capítulo 23

Capítulo 23: “La Reacción de la Familia Tang” (No editado)

Jun Xie dedujo con claridad que, si los planes de hoy hubieran terminado exitosamente, entonces, ¡tanto él como Tang Yuan habrían caído en la palma del enemigo! Puede que la Familia Tang no sufriera mucho, ya que todavía tienen otros sucesores para la familia. Sin embargo, la Familia Jun solo lo tiene a él como el único sucesor.

Aunque solo era una petición, quién sabe qué clase de calamidad resultaría al final. Especialmente cuando esta petición cayera sobre Jun Moxie, un libertino que no sabe cómo juzgar la severidad de la situación. Cuando este Jun Moxie causaba un desastre, la mayoría de las veces, él no sería consciente de ello. ¡Él incluso se sentiría exaltado sobre el incidente! Después de todo, ¡su abuelo lo ayudaría a limpiar el alboroto!

¿Qué pasaría cuando el conflicto se volviese aparente y la autoridad del Abuelo Jun cayera en las manos de otros? Cuando eso pasara, incluso si el Abuelo Jun estuviera dispuesto a hacer el sacrificio de romper relaciones, ¿Entonces qué? ¿Qué elegirían aquellos generales? Incluso si solo un pequeño número dudara, ¡las consecuencias serían inimaginables!

¡Jun Xie sintió la necesidad de aumentar sus capacidades! Si bien él poseía una rica reserva de experiencia de su vida pasada, ¡los eventos de hoy lo habían dejado con un entendimiento de su obvia falta de capacidad!

Jefe entre ellos sería la tan denominada consciencia política. ¡Esta era la única cosa que el él de su vida pasada había más echado en falta! Si él todavía siguiera siendo un asesino solitario en este nuevo mundo, entonces este asunto no tendría importancia. No obstante, a fin de crear una posición dentro de su familia, él tendrá que proteger aquellos que le importan de daños. ¡Intentar mantener la estabilidad de esta gran familia sin un agudo sentido de consciencia política era un sueño inalcanzable!

Él no necesitaba convertirse en un oficial, él tampoco necesitaba participar en la lucha para alzarse o caer en la Corte Real. Pero, ¡él debe poseer la consciencia acerca de las luchas por el poder que -estaban ocurriendo!

Era el mediodía cuando el Abuelo Jun regresó a casa. En su camino de vuelta, se topó coincidentemente con el abuelo de Tang Yuan, Tang Wanli. Tang Wanli lideró un gran grupo de guerreros a caballo, recorriendo su camino a través de la gran calle. Después de lo cual, se giró hacia el norte. De la manera en que lucía, él estaba de camino en encontrar a alguien con mala suerte.

¡Al norte estaba la ubicación de las grandes familias como las Li y Meng! El rostro de Tang Wanli lucía similar a una olla negra, sus cejas al parecer casi quemadas por su furia. El Abuelo Jun se sintió secretamente exaltado: Ha sido tanto tiempo desde que vi a esta vieja cosa volverse tan furiosa. Pensar que el rico Viejo Tang, quién siempre estaba en paz, podría irritarse tanto. No importa contra quién planea oponerse, ¡definitivamente habrá un buen espectáculo para presenciar!

Cómo podría él haber adivinado, ¡el director de este despliegue dramático no era otro excepto su detestable nieto, Jun Moxie!

El Abuelo Jun fue superado por la curiosidad y preguntó, “Hermano Tang, ¿a donde te estás dirigiendo con tanta prisa? ¿Por qué luces tan serio? ¿Podría ser que alguien robo a tu nieta por ley Sun? Solo mira a esa expresión frenética en tu rostro, hahaha…” Las palabras del Abuelo Jun pretendían ser un chiste, pero, ¡cómo podría él haber sabido que la razón de la que porque Tang Wanli estaba tan furioso era precisamente por eso!

“¡Tú, viejo vejestorio Jun! ¡Maldito bastardo! ¡Tú no eres mejor! Solo espera hasta que termine con las Familias Li y Meng, ¡entonces regresaré y lidiare contigo yo mismo!” Enderezando su entera barba blanca soplándola, Tang Wanli golpeó con su látigo, apurando a su caballo a alejarse y seguir moviéndose. Él también sabía que clase de persona Jun Moxie era, no mejor que su propio nieto. Ahora que su nieto había caído en una situación tan desafortunada, ¡Jun Moxie en cambio logró una victoria tan completa! Para que aquel Jun Moxie emergiera oliendo a rosas debe significar que había un experto respaldándolo en secreto. El sospechoso más probable era ningún otro excepto el Jun Zhan Tian ante él. Y ahora que Jun Zhan Tian realmente tenía las agallas para burlarse públicamente de él, ¡era solo natural que se enojara con Jun Zhan Tian!

Lo dejó al Abuelo Jun parado solitario, completamente estupefacto por lo que había dicho recién. ¿Qué quiso decir este viejo Tang Wanli? Con solo unas pocas palabras, me maldijo unas tres o cuatro veces. Ni siquiera dejo las cosas claras, solo, ¿Qué está pasando? Luego de un rato, escupió una bocanada de saliva. “¿Las Familias Li y Meng te ofendieron? Entonces, ¿Por qué me arrastras repentinamente a tus problemas? Esto es lo que llamas cuando perros se muerden los unos a los otros, sus bocas se vuelven llenas de pelo asqueroso[1]…”

Tang Yuan siguió a su abuelo por detrás, su cabeza llena de desesperación, su visaje pintado rojo de vergüenza. Cuando el Gordito Tang volvió a casa, su padre estaba coincidentemente sentado en el pabellón de la casa. Llorando, él gritó por ayuda de su madre y padre, vociferando que algo malo había ocurrido. Esta acción suya asustó a su padre al punto de casi caer de su silla. Cuando reexaminó sus alrededores, se dio cuenta que su temible abuelo también estaba sentado allí…

Bajo la coerción del Abuelo Tang, Tang Yuan no escondió nada. Forzosamente empujando lejos a sus lágrimas, Tang Yuan reveló todo lo que había acontecido… Se puede imaginar lo que sucedió después. ¡Tanto padre e hijo de la Familia Tang explotaron instantáneamente de ira! Además, Tang Yuan presentó la copa de té en la que todavía había drogas residuales. Cuando el farmacéutico de su familia la analizó, él confirmó que la historia de Tang Yuan era verdad.

¡Estas dos familias, Li y Meng, eran demasiado perversas! Sus acciones obviamente pretendían manchar la reputación de su Familia Tang, ¡y dejar que se sepa a través del mundo! El Abuelo Tang, quién siempre había atribuido extrema importancia a la reputación de su familia, ¡no podía dejar perdonarlo!

El Abuelo Tang se volvió inmediatamente furioso. Levantando el cuerpo redondo de Tang Yuan, lo regañó con una voz estridente. Después de lo cual, ¡lo tiró al suelo y le dijo que dirigiera el camino hacia la Familia Li y la Familia Meng para que pudieran salir a buscar justicia!

El Abuelo Tang es alguien cuya edad supera incluso a la del Abuelo Jun, suficiente como para ser nombrado un ministro de tres emperadores. Los últimos años, él había sido un solitario, sin salir en absoluto. En realidad, su aparición esta vez involucraba una gran escolta de guerreros, su intención asesina elevándose a través de los cielos. Parecía que tanto la Familia Li como la Familia Meng estaban destinadas a enfrentar una caótica tormenta inevitable.

Aunque Tang Wanli maldijo al Abuelo Jun, el Abuelo Jun no se sintió enojado, en absoluto. Mirando a Tang Wanli explotar de ira al punto de buscar activamente a la Familia Li y a la Familia Meng en realidad lo hizo sentir algo aliviado. No había necesidad de preguntar, ese gran gordito Tang Yuan debe haber causado este lío entero. Afortunadamente, mi Moxie ha sido obediente todo este tiempo, estudiando poesía y literatura. Muchas de mis preocupaciones han sido reducidas gracias a eso. Si él siguiera causando problemas para estos viejos huesos míos… Keke, ese lastimoso viejo Tang. Tener que hacer todo esto por el bien de su nieto, a esta edad…

Observando la apariencia casi histérica en el visaje de Tang Wanli, El Abuelo Jun fue tentado a provocarlo aún más. Cómo podría haber sabido que cuando él, quién había regresado a casa orgulloso, recibiría noticias de que Jun Xie había cogido dinero descaradamente para ir a apostar. El Abuelo Jun, quién había recién vuelto a casa en buenos ánimos, tropezó súbitamente. Perder dinero era poca cosa, pero si algo más había pasado, ¡Entonces podría convertirse en una situación seria!

Una vez escuchó las noticias de que Jun Xie había regresado, el Abuelo Jun se precipitó furiosamente hacia su habitación. Después de entrar forzosamente por la puerta, él quedó aturdido. Un paquete lleno de preciosos tesoros estaba ubicado casualmente encima de la cama gigante. Ni uno de esos tesoros era ordinario; la tierna Pequeña Ke estaba sonriendo hasta el punto de entrecerrar sus ojos. Ella estaba evaluando cada uno de los objetos, sus dedos moviéndose, calculando por cuanto podían ser vendidos esos objetos…

Examinando cuidadosamente, el Abuelo Jun se conmocionó. Dejando de lado lo demás, había al menos tres jades de acompañamiento, su brillo transparente como cristal mientras exudaban un resplandor cálido. Una mirada era suficiente para decirle que este no era un objeto ordinario. Pero eso no era la causa para la sorpresa del Abuelo Jun. Lo que la causó fue la inscripción sobre el jade: “Año X Mes X, Felicitaciones en el cumpleaños del nieto Feng[2]”, “Año X Mes X, Felicitaciones en el cumpleaños del nieto Zhen” …

¿No era este el jade de acompañamiento que solo puede ser llevado por los descendientes directos de la Familia Li? ¡Este valioso jade también era un símbolo de la Familia Li! Además, Feng y Zhen eran los nombres de los nietos del Gran Preceptor Li. ¿Cómo podrían estos objetos terminar en posesión de Moxie? ¿Podría ser que este hombrecito había en realidad salido para robarle a otros? El Abuelo Jun jugaba con su barba, luciendo algo alarmado.

Mirando alrededor a los demás, el Abuelo Jun bufó repentinamente, él había accidentalmente aplicado demasiada fuerza y arrancado un pelo de su barba. ¡Aquellos dos jades ruyi[3] eran obviamente objetos de la familia real! Aparte, también estaba el jade de acompañamiento de la Familia Meng, como también esa perla… y ese…

“¿De dónde salieron todos estos objetos?” El rostro del Abuelo Jun se retorcía entretanto preguntaba, completamente preparado para ayudar a Jun Xie a limpiar su “trasero”. Si este mocoso verdaderamente robó todos estos objetos, entonces este de verdad era un gran problema.

Esto no quiere decir que la mente del Abuelo Jun era pesimista, sin creer que su nieto pudiera terminar ganando todos estos objetos en una apuesta. Él simplemente conocía a su nieto demasiado bien. ¡No había manera de que él pudiera tener la habilidad de ganar todos estos objetos de alta calidad!

¡Qué gran chiste! Él se había reído del Viejo Tang Wanli hace meros momentos. ¡Resultó que lo que lo esperaba en su propia casa era esta clase de problema irrazonable! El Abuelo Jun se volvió momentáneamente mudo…

       <<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>


[1] No sé.

[2] Si no se entiende, sería el abuelo de Feng el que escribe eso. Les gusta referirse a otros sin realmente referirse a otros.

[3] Ruyi según Wikipedia un cetro utilizado para ceremonias.

Anuncios

5 respuestas a OEM – Capítulo 23

  1. gracias por los capitulos

    Me gusta

  2. hernan fontela dijo:

    Gracias por los caps-

    Me gusta

  3. Juli Freixi dijo:

    Pobre abuelo Jun…
    Pd. Muchas gracias!

    Me gusta

  4. heero47 dijo:

    Gracias por los capitulos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s