ISSTH – Libro 2 – Capítulo 168

Capítulo 168; el Clan Xiao Regala el Lago.

“Tu lo sabes, está mal. Es inmoral. No puedes lanzar las cosas hacia el suelo. Qué pasaría si golpearas a un niño pequeño? Eso sería un pecado. Incluso si no golpeas a un niño pequeño, puedes golpear a un pez del lago, o tal vez a alguna gamba. Eso también estaría mal. Escucha, Debes de ser cuidadoso al cogerme. Deberías…” El sombrero continuó hablando sin parar con su sermoneo.

Meng Hao frunció el ceño, mientras Xu Luodi miraba fijamente, sorprendido. Los hombres de su Clan le rodeaban, mirando al sombrero de Meng Hao con incredulidad. Después de un momento, el rostro de Xu Luodi se puso serio. Estaba teniendo la sensación de que este Cultivador en Fundación Establecida inicial estaba haciendo eso a propósito.

“Suficiente!” dijo Xu Luodi. “Este no es un lugar donde tú puedas simplemente ir y venir como tú quieras. Si no me dices la verdad, entonces te cogeré y te forzaré a que me la digas”. No podía figurarse si este tipo estaba aquí o no para ayudar al Clan Xiao, pero en ese momento, Meng Hao estaba siendo bastante molesto. Mucho más importante, la base de Cultivo de Meng Hao estaba únicamente en la etapa inicial de la Fundación Establecida. Ya sería capaz de determinar su propósito para venir aquí después de que le capturara.

Antes de que hubiera terminado de hablar, Xu Luodi caminó hacia delante. Levantó su mano derecha y apareció un brillo oscuro, el cual tomó la forma de un látigo rojo. El látigo emitió sonidos de crujidos mientras silbaba por el aire moviéndose hacia delante y atrás. En la punta del látigo, apareció una fiera cabeza de serpiente, que se dirigió directamente hacia Meng Hao.

Mientras Xu Luodi hacía este movimiento, los miembros del Clan Xu que estaban detrás de él parecían increíblemente entusiasmados. Cuando el Lord del clan atacaba, lograba la victoria; eso era lo que había pasado todas la veces anteriores. No podían esperar a ver el Lord del Clan limpiando el suelo con un Cultivador en Fundación Establecida inicial.

Meng Hao dio a Xu Luodi una mirada fría. Durante el tiempo protegiendo a Xu Qing en la Tierra Bendita de la Secta Tamiz Negro, se había encontrado con multitud de Cultivadores de ese tipo. Levantó su mano, en la cual sujetaba una fruta de color rojizo y la lanzó hacia el suelo.

Tan pronto como la fruta golpeó el suelo, se enterró. Instantáneamente empezó el suelo a agitarse. Mientras el látigo rojo oscuro se acercaba a Meng Hao, una explosión llenó el aire. El suelo en frente de Meng Hao erupcionó mientras una masa de vides de color rojo oscuro salían disparadas. Se alzaron una docena de metros en el aire, emanando un ondulante poder que se igualaba a la etapa media de la Fundación Establecida. En el instante en el que aparecieron, salieron disparadas hacia el látigo.

Resonó una explosión. El látigo no pudo soportar un golpe siquiera y se desmoronó en pedazos. Las fieras vides abrieron sus bocas y salieron disparadas hacia Xu Luodi.

Su rostro cambió, todos los miembros del Clan detrás de él miraban incrédulos, aún con más sorpresa que él. Gritó alarmado mientras vio a más de diez vides acercarse. Sus ojos se entornaron, repentinamente presionó hacia abajo en la boca de su estómago. Escupió una gran bocanada de sangre, la cual se transformó en una niebla. La niebla se consolidó formando una cabeza del color de la sangre, la cual se estampó contra las vides.

Se escuchó una explosión mientras el rostro de Xu Luodi se quedaba sin sangre. Dio unos pasos hacia atras juntándose con la gente de su Clan, que también estaba con el rostro pálido, todos ellos tosieron bocanadas de sangre.

“Un Cultivador Shaman!” jadeó Xu Luodi, retirándose de nuevo hacia atrás.

No fue el único en tener tal reacción. Los ojos de Xiao Chang’en se abrieron repentinamente del todo. Los rostros de los miembros del Clan Xiao que le rodeaban parpadearon. La joven mujer al lado de Xia Chang’en empezó a respirar rápidamente.

“Incluso si eres un Cultivador Shaman, tu Espíritu compañero está solo en la etapa media de la Fundación Establecida….” Sus ojos se llenaron con intención asesina. Estaba totalmente al tanto de que cuando lidiabas con Cultivadores Shaman, la cosa más importante eran esos espíritus compañeros. Tales cultivadores tenían cuerpos débiles y temían la decapitación. Sin embargo, antes de que fuera capaz de terminar su frase, paró de hablar, como si algo hubiera abierto repentinamente su mandíbula.

Delante de él, más tierra salió expulsada mientras aparecía otra vid. Esta vid era de color violeta, era el doble de gruesa que las demás. En el instante en el que apareció, empezó a emanar el poder de la etapa final de la Fundación Establecida.

Esa vid no había sido originalmente así; sin embargo, debido a que Meng Hao la había marcado con su sangre, había mutado, y ahora tenía un tronco que tenía la fuerza de la etapa final de la Fundación Establecida.

“Lárgate!” dijo Meng Hao serenamente. Su expresión no cambió, de hecho, no estaba preocupado ni siquiera interiormente. Acababa de escapar de las manos de los Cultivadores en Alma Naciente en la Tierra Bendita, por lo que a él le concernía, hasta los Cultivadores en la etapa final de la Fundación Establecida eran totalmente insignificantes siquiera de mencionar.

Escuchando estas palabras, el rostro de Xiao Chang’en cambió y se sintió nervioso. Había estado a punto de hablar, pero viendo  a Meng Hao sonreír con suficiencia le dejó temporalmente sin palabras.

La expresión de Xu Luodi cambió y después se giró. Con el movimiento de una manga, salió disparado hacia la distancia con los hombres de su Clan. Sus ojos estaban llenos de un odio venenoso. El objeto de su resentimiento, sin embargo, no era realmente Meng Hao, sino el Clan Xiao. Ahora estaba convencido de que Meng Hao había sido llamado por el Clan Xiao para darles ayuda.

Meng Hao observó con la misma expresión que siempre cómo se iba Xu Luodi. Tampoco hizo que las vides regresaran. Miró a Xiao Chang’en con la misma sonrisa que antes.

“Compañero Daoísta”, dijo Chang’en, “muchas gracias por su asistencia. Yo, Xiao, estaba siendo empujado contra una esquina. Por favor, acepte mi disculpa por causarle cualquier problema…” Unió sus manos y se inclinó respetuosamente hacia Meng Hao.

La gente honesta no necesita hablar con palabras ocultas. Xiao Chang’en habló muy directamente, haciendo que una sonrisa apareciera en el rostro de Meng Hao. Aun a pesar de no estar seguro de todos los detalles de la situación en la que había caído, había logrado capturar algunas pistas, especialmente gracias al entusiasmo que había aparecido antes en el rostro de Xiao Chang’en. Meng Hao podía ver claramente que había acabado poniendo algo de presión en el Clan Xu.

Eso era por lo que no había matado a ninguno, sino que había dejado a Xu Luodi escapar. Esto hizo que Xiao Chang’en dudara. Xu Luodi se había ido con ira, furioso no con Meng Hao, sino con el Clan Xiao.

Aun a pesar de que había sido usado, había ayudado. Él había arreglado el problema por el momento, pero antes o después, el Clan Xu regresaría. Si Meng Hao se había ido para ese momento, entonces Xiao Chang’en tendría que pagar el precio. Ese precio no sería meramente una hija y un lago.

Xiao Chang’en rió amargamente, y después se inclinó de nuevo hacia Meng Hao. A su lado, la joven mujer estaba en silencio, entonces pareció haberse dado cuenta de algo. Se unió a Xiao Chang’en inclinándose hacia Meng Hao.

“Muchas gracias, benefactor”, dijo ella, con su voz nítida y melodiosa.

En ese momento todo estaba quieto, excepto por la voz del sombrero en la cabeza de Meng Hao. “… y entonces me cogiste muy ligeramente. No me debes pisotear”. Realmente, la voz no había parado de hablar en todo el tiempo. Las palabras no paraban de salir constantemente.

Meng Hao frunció el ceño.

“Compañero Daoísta, por favor, perdóneme”, dijo Xiao Chang’en. “No me importa si el Clan Xu codicia mi lago de Espíritu, o incluso si me acosan debido a mi declinante longevidad. Pero quieren engullir todo mi clan. Ai….” Apareció una expresión amarga en su rostro. Repentinamente empezó a toser violentamente. La joven dio un paso hacia delante, con su rostro cubierto de ansiedad.

Meng Hao miró hacia Xiao Chang’en y la gruesa aura de muerte que salía desde él.

“Qué es este lugar?” preguntó serenamente.

“Señor”, dijo la joven, “estamos en la frontera entre la Secta Sangre de Demonio y la Secta Espada Solitaria”. Su voz era ligera, pero su expresión estaba llena de nerviosismo mientras miraba a Meng Hao.

Habiendo escuchado esto, Meng Hao golpeó su bolsa privada y sacó una hoja de jade. La examinó por un momento, confirmando su posición con el ceño fruncido. Xiao Chang’en continuó mirándole a él y a las feroces vides que le rodeaban. Apretó sus dientes.

“Compañero Daoísta”, dijo él, “ Me gustaría darle este lago Espiritual como un regalo!”  Todos los miembros del Clan Xiao, exceptuando por la joven, le miraron fijamente en estado de shock.

Meng Hao levantó su cabeza y miró a Xiao Chang’en. No expresó ninguna opinión al respecto, tampoco habló.

“Yo mismo solía ser un discípulo de la Secta Sangre de Demonio”, dijo Xiao Chang’en, “pero fui herido y apenas logré escapar con vida. Mi base de Cultivo es incapaz de avanzar y mi longevidad ya no puede incrementarse. Me temo que solo me quedan unos cuantos años de vida.

“Este lago Espiritual me fue entregado por un miembro de la generación senior antes de que muriera. Se convirtió en el único medio para que el Clan Xiao creciera. Sin embargo, cada vez más gente ha estado dirigiendo sus ojos hacia él últimamente. No estoy seguro cómo conservarlo dentro del Clan. La energía Espiritual del lago no parece ser muy abundante, pero es realmente muy beneficiosa para los Compañeros Espirituales. Hacer ejercicios de respiración en esta área es muy bueno para ellos.

“Compañero Daoísta, acepte el lago”. Sus palabras eran sinceras. Aunque su corazón estaba lleno de amargura, no podía pensar en ninguna otra opción que no fuera esta. Su relación con la Secta Demonio de Sangre había desaparecido y no podía participar en ninguna lucha que ocurriera entre los Clanes fundados por antiguos discípulos de la Secta Sangre Demonio.

Su única opción era este Cultivador en la etapa inicial de la Fundación Establecida en frene de él, quien además tenía un Compañero Espiritual en la etapa final de la Fundación Establecida.

“Además”, continuó Xiao Chang’en, “ha habido fricciones últimamente entre la Secta Sangre de Demonio y la Secta Espada Solitaria. Aparecen grandes batallas ocasionalmente, pero este lugar no es un campo de batalla y, con la excepción de disturbios ocasionales procedentes de otros Clanes locales, nadie le presta mucha atención…” Eligió sus palabras cuidadosamente mientras intentaba persuadir a Meng Hao a quedarse. Meng Hao sonrió, sus ojos brillaron.

Aunque no era realmente lo que él quería, terminó llevándose el objeto que la Secta Tamiz Negro había estado buscando en la Tierra Bendita. No había duda de que había levantado la ira de la Secta, y aunque no lo anunciarían públicamente, no había duda de que le buscarían.

“Me pregunto si la Hermana Senior Xu se verá implicada…” pensó para sí mismo. “No creo que eso pase”. Justo ahora, su mayor prioridad era aumentar su base de Cultivo. Necesitaba formar su cuarto Pilar Dao. Esto, junto con su Fundación Perfecta, le haría capaz de permanecer mano a mano con los Descendientes Dao de las cinco Sectas y tres Clanes.

En ese momento, estaría por encima de cualquier Elegido, y seguramente estaría entre los primeros diez de las personas poderosas en la etapa Fundación Establecida del Dominio Sur. Después de que formara el sexto Pilar Dao, estaba confiado de que podría destruir a los llamados Descendientes Dao.

“Desafortunadamente, ahora que tengo una Fundación Perfecta, no tengo forma de absorber el poder espiritual del cielo y la tierra. Incluso si encontrara un medio de forzar el proceso de absorción, todavía sería demasiado difícil…. Lo único que puedo usar son píldoras medicinales. Pero eso no funciona por mucho tiempo”. Meng Hao suspiró interiormente. Una Fundación Perfecta era fuerte, pero tenía sus desventajas. Dicho esto, si debía de volver a realizar esa elección de nuevo, seguiría eligiendo la fundación Perfecta.

“Qué ocurrirá si puedo alcanzar la Fundación Establecida final…” pensó, sus ojos brillaban con un apenas detectable brillo. Miró a Xiao Chang’en por un tiempo y después asintió.

“Podemos hablar sobre el lago después”, dijo Meng Hao serenamente. “Estaré aquí por unos cuantos días en meditación aislada. Por favor, no me molestéis. Además, traerme por favor todas las Piedras Espirituales que tengáis en vuestro clan.

El humor de Xiao Chang’en pareció elevarse al principio, después, una sonrisa amarga cubrió su rostro. Apretó sus dientes y asintió accediendo.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

Anuncios

5 respuestas a ISSTH – Libro 2 – Capítulo 168

  1. hernan fontela dijo:

    Gracias por el capitulo-

    Le gusta a 1 persona

  2. leerlo en español es mas interesante que en ingles misteriosamente si lo leo en ingles me aburo a los dos párrafos

    Le gusta a 1 persona

  3. lanree dijo:

    A su lado, la joven mujer estaba en silencio, entonces pareció haber se dado cuenta de algo. (haberse)

    [..]entre los Clanes fundados por antiguos discípulos del a Secta Sangre Demonio. (de la Secta)

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s