ISSTH – Capítulo 281

Capítulo 281: … Antes morir que someterse!

Un rayo de luz negra apareció, apuntando hacia ellas desde la distancia. Su velocidad era casi imposible de describir mientras salía disparada hacia la voluntad de Chu Yuyan y se estampaba contra algunos de los hornos para píldoras que la rodeaban. El instante en la que las golpeó, se rompieron en pedazos, los cuales fueron devorados por el rayo negro.

Chu Yuyan había atraído con gran dificultad esos hornos para píldoras, separándolas del grupo de las otras cien mil. Justo cuando había encontrado una con la que tenía sinergia, el rayo negro se había estampado contra ella y la había destruido. Parecía como si los hornos no se atrevieran a huir o evadir, como si permitieran que el rayo negro las consumiera. Era como si el rayo negro fuera un Emperador que demandara la muerte de un oficial del gobierno. Por supuesto, el oficial no tenía otra elección que la de morir!

La voluntad de Chu Yuyan fue sacudida instantáneamente.

No todos los hornos para píldoras fueron destrozados; había dos o tres que el rayo negro parecía despreciar y dejar solas.

Un instante después, el rayo negro salió disparado hacia Ye Feimu. Circuló a su alrededor junto a las docenas de hornos para píldoras que habían sido atraídos de los cien mil. La mitad fueron destrozados en pedazos y consumidos. El rayo se movió después hacia los otros.

Todo esto toma algo de tiempo en explicarse, pero el rayo negro se movió en un parpadeo. Seguidamente salió disparado hacia Meng Hao. No tenía tiempo de agarrar el horno para píldoras que flotaba en frente de él. El rayo negro se estampó contra su horno para píldoras violeta y lo desintegró mientras era succionado por el rayo.

La ira se alzó instantáneamente desde las profundidades del corazón de Meng Hao. Su furia se alzó hacia los cielos. No era como los otros candidatos que habían sido capaces de atraer múltiples hornos para píldoras de aquellos cien mil. Para ellos, perder unos cuantos no era un gran problema; podían siempre seleccionar otra que el rayo no destruyera.

Sin embargo, Meng Hao había gastado un montón de esfuerzo para persuadir al horno para píldoras violeta de que le aceptara. Entonces fue destruido en un parpadeo por el rayo negro. Ahora se había quedado sin nada. Cómo podía no entrar en rabia?

Además se daba el caso de que, después de destruir el horno para píldoras de Meng Hao, el rayo negro emitió una voluntad arrogante antes de salir disparado hacia la lejanía. Parecía como si fuera un emperador supervisando su territorio, alguien que podía matar unos cuantos oficiales aquí y allí y después continuar con su camino.

Meng Hao podía ver claramente la imagen de un horno para píldoras dentro del rayo negro. Era completamente negro, no emanaba ningún símbolo mágico. El negro no era uno de los colores dentro de este mundo, haciéndole parecer completamente incompatible, como si estuviera por encima de todos los otros hornos para píldoras.

“Destruyendo mi horno para píldoras, verdad? Bien, mi nuevo horno para píldoras vas a ser tú!” Su furia se inflaba cada vez más, su voluntad salió repentinamente disparada en persecución del horno para píldoras.

En ese momento, Meng Hao tomó la teoría denominada ‘sigue a tu corazón’ y la lanzó hacia el vacío. También dejó a un lado la idea de encontrar el Horno Vital que le pertenecía a él y sólo a él. Esta era su personalidad.

Si tú destruías el horno para píldoras de Meng Hao, entonces sin importar la razón por la que lo hicieras, pagarías el precio para reemplazarlo!

Este era Meng Hao. Su furia ondeaba mientras su voluntad salía dispara en persecución del rayo negro.

Para añadir el insulto a la lesión, el horno para píldoras negro no parecía siquiera haberle notado. Su nivel de arrogancia era increíble. Mientras procedía de este modo, se estamparía furiosamente contra otros hornos para píldoras aleatorios, destruyéndolos y consumiéndolos.

Parecía que este horno para píldoras tenía su propio espíritu, el cual veía a Meng Hao con desprecio y desdén.

Mientras tanto, justo fuera de la Montaña Este Violeta, todo el mundo estaba sentado alrededor de la Madre de los Hornos. Chu Yuyan abrió sus ojos; lentamente lo hicieron también Ye Feimu y los otros siete. Mientras lo hacían, el aire alrededor de sus manos empezó a brillar y se transformaron en hornos para píldoras.

No importaba el color del horno para píldoras que habían adquirido dentro del mundo ilusorio en esos momentos. Los hornos para píldoras que aparecieron en sus manos eran en esos momentos blancos, todos y cada uno de ellos.

Todos se habían despertado excepto por Meng Hao. Él estaba todavía allí sentado, con los ojos cerrados meditando, con su frente fruncida mientras su mandíbula temblaba.

Fuera de la Tierra Celestial y del mundo ilusorio, todos, incluyendo a los Lores Horno Violeta, no tenían en ese momento modo alguno de ver qué estaba ocurriendo dentro de la Madre de los Hornos. Lo único que podían ver era las expresiones en los rostros de Meng Hao y de los demás. En ese momento, todos estaban centrados en Meng Hao y en su falta de éxito.

Chu Yuyan le miró también. No dijo una sola palabra, se puso en pie y aceleró hacia la Montaña Este Violeta, con su horno para píldoras en la mano. El cuerpo de Ye Feimu parpadeó mientras también cargaba hacia delante, dirigiéndose hacia el primero de los caminos que llevaba hacia la cima de la montaña.

Los otros siete candidatos, también en silencio, se dirigieron hacia la Montaña Este violeta, cada uno eligiendo un camino, haciéndolo suyo propio. Mientras hacían esto, los caminos desaparecieron detrás de ellos. Pronto solo quedó un único camino en la montaña, dejado allí para Meng Hao, quien estaba todavía en meditación.

Dentro del mundo ilusorio del horno, Meng Hao estaba enzarzado en una loca persecución del rayo negro. Le llevó por todas las esquinas de este lugar, y mientras lo hacía, su desprecio parecía hacerse cada vez más fuerte.

Finalmente, Meng Hao perdió su paciencia y dio un resoplido frío. “Octavo Hechizo, Demonio Sellado!” Sus sentidos le dijeron que este mundo estaba bajo algún tipo de sellado, haciendo imposible que los de fuera pudieran ver lo que estaba ocurriendo dentro. Por tanto, no se guardó nada. Su cuerpo invisible se disipó y una parte del alma de Meng Hao apareció repentinamente en mitad de ondas interminables. Las ondas se transformaron en hilos de telaraña que salieron disparados inmediatamente hacia el horno para píldoras negro, enredándolo.

El horno para píldoras negro pareció quedarse congelado por el shock. En su memoria, nunca había encontrado a alguien que fuera capaz de capturarlo. Dentro de este mundo él era el soberano; nadie podía sujetarlo. Y aún así, hoy se había encontrado con una técnica mágica que era capaz de agitar tanto su voluntad como su forma de horno para píldoras. Inmediatamente paró. Solo le tomó el espacio de dos respiraciones para sacudirse y liberarse.

Sin embargo, justo cuando estaba a punto de alejarse corriendo, una mano ilusoria apareció desde la nada y le cortó el camino. Originalmente, la presencia allí de Meng Hao había sido invisible. Sin embargo, debido al Octavo Hechizo del Demonio Sellado, se podía ver una imagen fantasmal de su cuerpo.

“Dónde te crees que vas a irte?!” dijo él, cerrando su agarre en el horno para píldoras. El Horno para píldoras negro empezó a resistirse, enviando hacia fuera masivas oleadas de poder. Mientras lo hacía, apareció un rostro en su superficie.

Era el rostro de un joven malvado y vicioso. Radiaba enemistad y odio y, después de que apareciera, miró a Meng Hao y dejó salir un aullido amenazante.

Los ojos de Meng Hao brillaron con frialdad. Levantó su mano izquierda y golpeó a esa cosa justo cruzándole el rostro. La bofetada al espíritu del horno para píldoras se escuchó con una explosión. El rostro fue lanzado hacia un lado, pero entonces se giró y dejó salir otro rugido de ira hacia Meng Hao.

El rugido se alzó hacia los cielos, como si contuviera un poder increíble dentro de él. La fuerza inundó a Meng Hao, sacudiendo su voluntad. Sin embargo, no permitió que su agarre se debilitara en lo más mínimo. En cambio, dejó salir un gruñido frío.

“Contraatacando? Bueno, contraatacar no te hará ningún bien!” levantó su mano izquierda, empleando el poder del Octavo Hechizo del Demonio Sellado mientras presionaba su dedo contra el rostro del joven.

“Consumes otros hornos para píldoras? Bueno, no me importa. Pero te atreviste a consumir MI horno para píldoras. Al hacer esto, sembraste Karma. Ahora recogerás el Karma y ganarás tu recompensa!” Su mano izquierda parpadeó realizando un encantamiento mientras usaba otra vez el poder del Octavo Hechizo del Demonio Sellado. Hileras de sellos bajaron hacia el horno para píldoras; parecía como si fuera a ser pronto sellado dentro de una completa supresión.

El espíritu del horno para píldoras, con el rostro del joven, luchó ferozmente. Su voluntad de odio se hizo cada vez más poderosa que nunca; en su frenetismo, abrió su boca y dejó salir un grito ensordecedor.

El sonido llenó todo el mundo ilusorio, alcanzando todas sus esquinas. Todos los hornos para píldoras de dentro lo escucharon y empezaron a temblar. Inmediatamente empezaron a acelerar hacia Meng Hao.

En un parpadeo, Meng Hao se vio rodeado de cada vez más rayos de luz brillante. Mil, cinco mil, diez mil, cincuenta mil, cien mil…

Más de cien mil rayos de luz circularon alrededor de Meng Hao. El brillo que causaron se alzó interminablemente hasta transformarse gradualmente en cien mil hornos para píldoras. Tenían completamente rodeado a Meng Hao. El zumbido que emitían resonaba mientras rotaban alrededor de él a toda velocidad. Parecían tener a Meng Hao en sus puntos de mira; si no soltaba el horno para píldoras negro, le atacarían.

El rostro del horno para píldoras negro cesó en sus intentos de huir. Una expresión orgullosa apareció en su rostro, después fue una arrogancia agresiva. Miró ha Meng Hao como si intentara provocarle. Sin embargo, fue en este momento en el que Meng Hao levantó su mano y de nuevo golpeó al rostro.

La ira cubría el rostro del joven del horno para píldoras negro. Se escuchó un grito, haciendo que los cien mil hornos para píldoras de alrededor cargaran atacando repentinamente. Salieron disparados hacia Meng Hao, enviándole ondas a través del aire. Su brillo se alzaba hacia los cielos. Meng Hao meramente dio un resoplido frío y cerró sus ojos.

“Tiempo de irse!”

Su voluntad entró en acción, empezando inmediatamente a desaparecer, junto con el Horno que tenía agarrado en sus manos. Su lloro agudo lentamente se disipó mientras los cien mil hornos para píldoras cagaban en ataque. Ni uno solo de ellos fue capaz de tocar a Meng Hao.

Fuera del horno para píldoras de la Tierra Celestial, Meng Hao estaba sentado meditando con las piernas cruzadas. Repentinamente se abrieron sus ojos de golpe. En el instante en el que lo hicieron, salio disparado delante de él un brillo negro mientras  aparecía un horno para píldoras. A pesar del hecho de que estaba aquí, parecía estar luchando.

Pero la voluntad de Meng Hao estaba todavía dentro de su cuerpo; cómo podía permitir que huyera? Lo agarró más fuerte, sus ojos brillaban con un aura fría y fiera.

“Realmente quieres morir?!”

El horno para píldoras continuó luchando, y mientras lo hacía, un hilo de su voluntad entró en la mente de Meng Hao. Le dijo… que mejor morir que someterse!

Meng Hao sonrió, aunque era una sonrisa llena de frialdad.

“Antes morir que sumisión? No, no voy a destruirte. A partir de hoy, no me importa si quieres o no, tú eres mi horno para píldoras, no me importa cuánto te resistas!” S puso en pié y miró hacia la Montaña Este Violeta y al único camino que quedaba que le llevaba hacia arriba.

Al mismo tiempo, fuera de la Tierra Celestial, en la Montaña Salida al Este, los espectadores no parecían estar muy impresionados. Sin embargo, los rostros de los ocho Lores Horno Violeta cambiaron.

“Eso es…”

“El horno para píldoras que contiene su propia voluntad.!!”

“Vi ese mismo Horno cuando estuve dentro en aquél año… quería cogerlo, pero fallí. Este Fang Mu parece haber creado algún tipo de conexión con él…”

“Es extremadamente raro ver ese horno para píldoras dentro del mundo ilusorio. La voluntad de un cultivador no se le iguala, y debería de ser incapaz de capturarlo. Después de todos estos años, se ha convertido en el horno para píldoras soberano del mundo ilusorio…”

“Simplemente, qué promesas hizo Fang Mu al horno para píldoras para conseguir que le acepte…? Por las expresiones en su rostro, parecía que tal vez los dos estén teniendo algunos conflictos!” Mientras los Lores Horno Violeta discutían la escena, los otros espectadores también empezaron a notar a Meng Hao y al Horno para Píldoras.

“Eso es extraño, por qué Fang Mu tiene un horno para píldoras? Las de los demás son todos blancos…”

Mientras la gente expresaba su sorpresa, los ojos del Gran Maestro Píldora Demonio empezaron a brillar con una luz extraña.

“Este chico… realmente a logrado sacarlo…” Una sonrisa imperceptible tocó las comisuras de su boca.

Regresando al mundo de la Tierra Celestial el Horno para píldoras bajo la Montaña Este Violeta empezó a temblar. Un rugido llenó el aire, junto con un brillo de siete colores… los cien mil horno para píldoras de dentro estaban frenéticos, tratando de salir de allí.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

Anuncios

9 respuestas a ISSTH – Capítulo 281

  1. Oskr Scott dijo:

    Gracias por el capitulo!!!!

    Me gusta

  2. Juan Antonio Garcia-Abadillo dijo:

    Grxxx por el capitulo

    Me gusta

  3. hernan fontela dijo:

    Gracias por el capitulo-

    Me gusta

  4. Daniel dijo:

    Gracias!! Impresionante!

    Me gusta

  5. Jules Marti dijo:

    Gracias!
    Jajajaja qué habrá hecho ahora que lo sacco, todavía espero que tenga que revelar que Pildora Caldero para que no lo acepten a Ye Feimu por él :3

    Me gusta

  6. Octavio dijo:

    Excelente, muchas gracias por traducir y ¿cada cuanto aprox los traducís? Saludos.

    Me gusta

  7. wendy C dijo:

    Gracias por los caps

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s