ISSTH – Capítulo 222

Capítulo 222: Signos de agitación en la Secta Destino Violeta.

El rostro de Meng Hao se tensó. Totalmente de forma súbita, sus rasgos eran exactamente los mismos que solían ser. Este era su antiguo yo, piel algo oscura, culto y refinado, con el aire de un escolar. Dentro de ese aire escolar existía un toque de algo demoníaco y un rastro de crueldad.

Meng Hao frunció el ceño sin levantar su cabeza ni prestar atención a la voz de Chu Yuyan, la cual entraba desde fuera de la cueva inmortal.

“Fang Mu!” dijo de nuevo, con su delicado ceño fruncido. Ella vino con el propósito específico de examinar concienzudamente a Fang Mu para averiguar por qué le irritaba tanto.

Sin embargo, la puerta de la cueva inmortal estaba totalmente cerrada. No emergía ningún sonido que indicara que Fang Mu estaba dentro. Pareciendo estar muy lejos de satisfecha, Chu Yuyan dio un gruñido frío. Antes de venir, había preguntado por allí y averiguado que Fang Mu no había salido de su cueva inmortal por días. Durante el camino, se había encontrado además con Lin Rui, quien le dijo que acababa de venir desde donde estaba Fang Mu después de entregar un horno para píldoras.

“Cierras la puerta, no sales e incluso no hablas?” dijo ella fríamente, con los ojos entornados. “No me digas que hay algo que no quieres que averigüe… lo hay Fang Mu?”

Dentro de la cueva inmortal, Meng Hao frunció el ceño, Continuó ignorando a Chu Yuyan. Golpeó su bolsa privada para sacar la máscara del color de la sangre. La miró por un rato, después entró en ella con el Sentido Espiritual.

Dentro del mundo de la máscara, podía ver que la gelatina de carne parecía haber perdido su habilidad de cambia-formas. Ya no era un loro, sino un simple pedazo de gelatina de carne. Parecía completamente sin vida e incluso se alzaba desde ella un aura de muerte .

Era extremadamente dura al toque. Después de examinarla por un momento, Meng Hao extrajo su Sentido Espiritual y se sentó allí pensativamente.

“De acuerdo a la gelatina de carne, debido a que me prestó algo de su habilidad de transformación, tiene ahora que mudar la piel. Dice que un mes…” Se sintió algo aliviado. Podría aguantar al menos un mes, mientras que no dejara que alguien le viera y no se aventurara al exterior….

“Tener a Chu Yuyan fuera es realmente molesto” pensó él, levantando la mirada a la gran puerta de la cueva inmortal.

“Fang Mu, ven aquí ahora mismo!”

La expresión de Meng Hao era la misma de siempre. Simplemente cerró sus ojos.

Después de que pasara suficiente tiempo para que ardiera un palo de incienso, los ojos de Chu Yuyan empezaron a arder con ira. Algo no estaba bien, y todavía no podía averiguar por qué razón Fang Mu haría eso.

“No vas a decir nada, verdad?” dijo ella. “Bien, si tengo que hacerlo, iré a conseguir un medallón de apertura de puertas y después lo usaré para abrir esta puerta. Te lo voy a preguntar una última vez. Fang Mu, estás en casa?” Lentamente empezó a alejarse caminando.

“No estoy en casa”, dijo fríamente, con una expresión irritada en su rostro.

Al escuchar esto, Chu Yuyan miró hacia atrás atónita. Nunca hubiera imaginado que recibiría tal respuesta. Después tomó aire profundamente. Dando una última mirada con odio hacia la puerta, se giró y se transformó en un rayo de luz que se alejaba.

Habiendo despachado a Chu Yuyan, Meng Hao sacó la gelatina de carne sin vida que estaba mudando la piel y la puso en frente de él. La miró por un rato, después suspiró y cerró sus ojos para meditar.

Después de dejar a Meng Hao, Lin Rui regresó al Pabellón de Píldoras, donde ella escribió un registro de las píldoras medicinales que Meng Hao le había entregado. Escribió la palabra “Fang” en la botella de píldoras, después la puso en un montón, entre otras botellas que había recogido de otros maestros alquimistas.

Después de eso, no le prestó más atención. Se fue del Pabellón de Píldoras. Las Píldoras que había recogido serían organizadas y después entregadas a la Guardia de Honor de la División Qi Violeta para ser distribuidas entre los discípulos de la Secta Externa, quienes estaban en la etapa de Condensación Qi.

Por supuesto, antes de ser entregadas, serían inspeccionadas cuidadosamente por alguien de la División Qi Violeta para asegurarse de que todas las píldoras medicinales fueran seguras.

El tiempo pasó lentamente. Pronto, había pasado medio mes. Meng Hao no siguió siendo malgastador en su elaboración de píldoras y en realidad ahorró algún material. Ya no hizo que su horno para píldoras explotara más veces y logró elaborar cada vez mayores números de Píldoras de condensación Qi.

Fue más o menos en ese momento cuando las píldoras de Condensación Qi fueron tomadas desde el Pabellón de Píldoras y entregadas a la División Qi Violeta para su Distribución de Píldoras bisemanal.

Su Zhonglun no tenía una base de cultivo muy alta. Estaba en la etapa media de la Fundación Establecida. Originariamente no había sido un miembro de la División Qi Violeta, sino un alquimista aprendiz de la División Píldora del Este. Sin embargo, al final, fue incapaz de convertirse en un maestro alquimista. Además, su Clan ocupaba una posición relativamente baja dentro de la Secta Destino Violeta. Por tanto, finalmente decidió cambiar la División Píldora del Este por la División Qi Violeta y centrar su atención en técnicas mágicas.

Debido a que había sido alquimista aprendiz, al final le habían asignado inspeccionar las píldoras recibidas para su distribución. Una vez que las píldoras fueran aprobadas por él, serían distribuidas a los discípulos de la Secta Externa.

Lo había estado haciendo por bastante tiempo. Por tanto, considerando las píldoras que había comprobado siempre fueron meramente Píldoras de Condensación Qi, todo lo que necesitaba hacer Su Zhonglun era coger una y sería capaz instantáneamente de decir si era genuina o falsa. Adicionalmente, podría saber la fuerza medicinal de la píldora muy fácilmente.

En este día particular, la División Píldora del Este acababa de recibir un lote de píldoras. Se sentó, sorbiendo un poco de un té fragante con una mano, destapando botellas de píldoras con la otra. Una detrás de otra, fue abriendo las botellas, después las ponía en frente de su nariz y las olía. Era una tarea muy tranquila.

Detrás de él había un joven sirviente que era responsable de realizar apuntes y poner en orden todo.

“Estas Píldoras de Condensación Qi son todas muy similares”, dijo Su Zhonglun con un suspiro. “No hay virtualmente ninguna diferencia entre todas ellas. Bueno, son maestros alquimistas después de todo…” Cogió otra botella y quitó la cera que la sellaba. Antes de inhalar el aroma, bebió un buen trago de té. Después situó lentamente la botella bajo de su nariz y respiró.

Tan pronto como lo hizo, repentinamente se quedó boquiabierto. Bajó su cabeza y olió de nuevo. Sus ojos se entronaron mientras giraba la botella y sacaba las píldoras sobre su mano. Había cinco de ellas, todas Píldoras de Condensación Qi. Después de examinarlas atentamente y olerlas de nuevo, apareció una expresión de shock en su rostro.

“Estas…” Repentinamente se puso en pie, volcando su copa de té. Sin embargo, ni siquiera se dio cuenta de eso. Su atención estaba completamente centrada en las píldoras medicinales.

Detrás de él, el joven sirviente le observó, atontado. Nunca había visto a Su Zhonglun actuar de ese modo. Esto era especialmente cierto con respecto a lo que le había pasado con el té. El té era uno de los mayores amores de Su Zhonglun, y si fuera él el que hubiera golpeado la copa habría sido castigado. Sin embargo, justo ahora, Su Zhonglun no pareció siquiera notar el té derramado.

“La fuerza medicinal… cómo podría estar en este nivel? Quién elaboró esta píldora?” Tomando aire profundamente, cogió la botella y miró la palabra “Fang” inscrita en un lado.

“Fang… hay mil maestros alquimistas, y puedo recordar a tres o cuatro apellidados Fang. Cuál será este?” Mientras murmuraba para sí mismo, puso cuidadosamente las cinco Píldoras de Condensación Qi de regreso en la botella de píldoras. Sus ojos estaban brillando.

“Puedo decir que estas Píldoras de condensación Qi tienen una fuerza medicinal muy superior a las ordinarias”, dijo él, jadeando. “Lo malo es que solo son Píldoras de Condensación Qi. Si fueran píldoras medicinales apropiadas para Fundación Establecida…” Sus ojos brillaron mientras salía disparado hacia la Secta Interna.

Naturalmente, no había modo de que Meng Hao supiera cuánto revuelo habían causado sus Píldoras de Condensación Qi. En ese momento, estaba sentado en su cueva inmortal, frunciendo el ceño mientras tenía la mirada en la gelatina de carne.

El cuerpo de la gelatina de carne estaba ahora completamente seco y sin vida, lo que hizo que Meng Hao estuviera algo nervioso. Si todavía estuviera de ese modo después de que pasara el mes, entonces todas las ganancias que había realizado en la Secta Destino Violeta acabarían siendo totalmente en vano.

Los días pasaban y la ansiedad de Meng Hao iba profundizándose. Habían venido algunas personas  buscándole en los últimos días, incluyendo a Lin Rui y a Li Tao. Chu Yuyan había venido dos veces. Meng Hao había utilizado varios métodos para retrasarlos, pero no podría lograrlo por mucho más tiempo.

Por suerte, después de veinte días, se pudieron ver grietas en la superficie de la gelatina de carne. Cada día aparecían más. Pronto empezaron a ser más aparentes débiles signos de vida. Meng Hao empezó finalmente a sentirse un poco más relajado.

Después de que pasaran unos cuantos días más, solo quedaba un día hasta que el periodo de un mes pasara. La gelatina de carne estaba ahora casi completamente cubierta de grietas y su fuerza vital parecía palpitar dentro de ella. Meng Hao podía decir que la gelatina de carne estaba todavía dentro, luchando por salir.

Meng Hao se sentó allí tranquilamente, esperando por el momento cuando la gelatina de carne saliera desde la cáscara seca.

La noche pasó de forma silenciosa. Al amanecer del siguiente día, grietas densas cubrían completamente la superficie de la gelatina de carne. Sonidos de roturas llenaron el aire, parecía como si la renacida gelatina de carne fuera a emerger en cualquier momento.

Meng Hao no podía hacer nada para ayudarla, solo podía observar. Fue en ese momento en el que la entusiasmada voz de Bai Yunlai se pudo escuchar repentinamente desde fuera de la cueva inmortal.

“Fang Mu, rápido, abre la puerta! Tengo algunas buenas noticias. Realmente buenas noticias!”

“Señor”, respondió Meng Hao inmediatamente, “Estoy en el mitad de la elaboración de algunas píldoras. Realmente no puedo salir. Hermano Bai, por favor, espera un momento, una vez que este lote esté finalizado, saldré fuera”.

“Aiya! Qué píldoras estás elaborando?” respondió Bai Yunlai, con urgencia en la voz. “Corre y termina. He logrado conseguirte algunos negocios con un discípulo de la Secta Interna. Necesita algunas píldoras medicinales y te recomendé a él. Si elaboras las píldoras para él, la palabra se extenderá y entonces más discípulos de la Secta Interna te buscarán para más negocios”. Bai Yunlai y Meng Hao habían desarrollado una muy buena relación durante la mayor parte de ese último año. Ahora que Meng Hao era un maestro alquimista, Bai Yunlai había estado intentado una y otra vez conseguir que algunos discípulos de la Secta Interna aceptaran una recomendación para que él les elaborara píldoras. Sin embargo, había sido difícil que alguien accediera. Tan pronto como lo hizo, corrió para encontrar a Meng Hao.

Meng Hao rió amargamente. Antes, habría saltado entusiasmado ante tal oportunidad. Este era un paso muy importante en su crecimiento como maestro alquimista dentro de la Secta. Habiendo sido ascendido hacía poco, había tratado de luchar para distinguirse de los otros mil maestros alquimistas. En los tres pasados meses, ni una sola persona había venido buscándole para elaborar píldoras.

Si no tomaba ventaja de esta primera oportunidad, entonces no habría nunca una segunda…

Desafortunadamente, hoy…

Meng Hao estaba apunto de abrir su boca cuando, repentinamente, su expresión cambió. Miró hacia la gelatina de carne por el espacio de unos suspiros. Fuera, Bai Yunlai repentinamente escuchó una atronadora explosión desde dentro de la cueva inmortal.

Llenó todo el valle, causando que las montañas temblaran. Cualquiera dentro del valle debería de haberla escuchado y atrajo un poco de atención. Bai Yunlai se quedó mirando fijamente en Shock. Sus oídos retumbaban y tomó un buen rato para que recuperara su compostura.

Tomó aire profundamente y dio un paso hacia atrás, con su corazón temblando de miedo. No tenía ni idea de qué píldora estaba elaborando Meng Hao para que se produjera tal clamor. Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que la puerta de la cueva inmortal se abriera. Fang Mu apareció desde dentro, sonriendo.

“Con las prisas, exploté el horno para píldoras”, dijo él. “Pero no importa. Tengo más. Hermano Bai, vamos!”

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s