ISSTH – Capítulo 171

Capítulo 171: Descendiente Dao de Sangre de Demonio.

Sang Luo dio un arrogante resoplido en lo que parecía ser una respuesta a Xu Luodi. Xu Luodi pareció brillar con vitalidad mientras miraba a Meng Hao acercándose. Sus ojos estaban llenos de crueldad.

“Hoy, Xu Luodi te ayudará a comprender que cuando tú buscas ayuda a alguien que no deberías, acabas por invocar mi ira!” dijo, con su voz llena de un loco fervor. “Y también te voy a ayudar a comprender qué es lo que los Cultivadores Shaman temen más que nada!”

Los diversos miembros del Clan Xiao estaban con el rostro pálido. Xiao Chang’en rió con una risa amarga, teniendo bien claro de que no había forma de deshacer lo que ya estaba hecho. Tomó aire profundamente y dio un paso hacia delante, con el poder de su base de Cultivo explotando repentinamente. Era el poder de la etapa media de la Fundación Establecida, pero parecía algo débil. Estaba llegando al fin de su longevidad, por lo que sus pasajes Qi hacía tiempo que habían empezado a marchitarse. Con esfuerzo, podía mostrar el poder de la etapa media de la Fundación Establecida, pero al hacerlo, realmente dañaría su fuerza vital.

“Lo ocurrido hoy tiene que ver con el Clan Xiao, no con alguien del exterior”, dijo él, parecía que todo su cuerpo se fuera haciendo más grande. “Esta persona no fue invitada aquí por el Clan Xiao, él solo estaba pasando por aquí. Si la desaparición del Clan Xiao es la voluntad de los Cielos, entonces tendrás este lago espiritual! Pero si tocas a alguno de los miembros de mi clan, entonces que sea para tratarlos bien. De otro modo, te lo haré pagar, incluso si tengo que morir en el proceso!” Sus palabras resonaron con gran poder, haciendo que Xu Luodi frunciera el ceño.

En cuanto al enano Sang Luo, emitió una risa chillona.

Meng Hao miró hacia Xiao Chang’en, y repentinamente sus sentimientos hacia el hombre cambiaron. Asintió y dijo después, “Compañero Daoísta Xiao, no me diste este lago como regalo? En ese caso, me pertenece a mí. Se atreve alguno de los presentes a intentar quitármelo!?” Las vides en frente de él salieron disparadas hacia Sang Luo y hacia Xu Luodi.

Sang Luo dejó salir una risa penetrante en la cual estaba mezclado el desdén con la alegría. Movió su manga grandiosamente y, desde dentro de ella, salió volando una piedra negra de sellado. Se expandió mientras salía disparada hacia delante, emitiendo una fuerte presión que hizo que todas las vides se pararan en su camino. Únicamente la vid que hacía de tronco principal continuó hacia delante, aullando.

La risa penetrante de Sang Luo le acompañó mientras daba un paso hacia delante. Levantó su brazo derecho revelando una mano mucho menor que la de una persona normal. La movió hacia la vid principal que se acercaba; un viento negro brotó y silbó dirigiéndose hacia la vid.

Al mismo tiempo, la risa de Xu Luodi llenó el aire. Su cuerpo se movió rápidamente dirigiéndose hacia Meng Hao, con sus ojos brillando con una fiera intención asesina. En el instante en el que se puso en movimiento, sin embargo, Xiao Chang’en saltó repentinamente para obstruirle el camino. Una expresión de desdén cubría su rostro. Xu Luodi movió su manga ancha. Un rugido llenó el aire y Xiao Chang’en fue empujado hacia atrás.

“No voy a matarte por ahora!, rió. “Seremos pronto familiares debido a un matrimonio, por lo que todavía tenemos que beber vino en la boda.”. Salió disparado hacia Meng Hao. “Y ahora te ayudaré a comprender que lo que más temen los Cultivadores Shaman es a quedarse sin cabeza!” Rió de una forma arrogante.

El rostro de Meng Hao, por otro lado seguía igual que siempre. No había cambiado en lo más mínimo mientras permitía a Xu Luodi que se acercara.

Cuando Xu Luodi estaba apenas a nueve metros de distancia, los ojos de Meng Hao repentinamente brillaron con una luz fría. No se retiró, sino que se movió, apareciendo repentinamente en el camino de Xu Luodi. Levantó su mano y un Mar de Fuego apareció ardiendo junto con un rugiente Dragón de Fuego de trescientos metros de longitud.

Cuando el Dragón de Fuego apareció, la expresión de Xu Luodi cambio de pronto a una de completa incredulidad.

“Eso… eso…”. Era como si no se atreviera a creer lo que estaba viendo: pero sintió la intensa presión emitida por el Dragón de Llamas, el cual excedía por mucho al de la etapa final de la Fundación Establecida.

Un sentimiento de peligro mortal entró en su cuerpo, inundando su cabeza con la aparición de un zumbido. Era como si su cuerpo hubiera sido golpeado por incontables rayos. Su rostro continuó lleno de incredulidad.

“Fundación Establecida Final!!” Su cuerpo empezó a temblar mientras un intenso pánico brillaba dentro de sus ojos. Cómo podía haber imaginado que el joven de la etapa inicial de la Fundación Establecida podría emitir el poder de la Fundación Establecida final? En cuanto a su llamada decapitación, la persona a la que pensaba que podía defender fácilmente se había transformado en una violenta bestia que podía matarle cientos de miles de veces!

No solo estaba él atónito. Xiao Chang’en jadeó mirando boquiabierto, atontado. Era literalmente incapaz de reaccionar a lo que estaba viendo. Su mente se llenó de un zumbido. Y entonces, sus ojos se llenaron de una alegría salvaje.

Cuando el Dragón de Llamas apareció, las vides que había sido suprimidas por el enano Sang Luo se agitaron repentinamente y se animaron. Dentro de la túnica negra, había dos ojos que emanaban aturdimiento.

Todo esto toma algo de tiempo de describir, pero realmente ocurrió en un instante. Incluso mientras tanto, se podía escuchar la voz de Xu Loudi, siendo reemplazada por un grito espeluznante que atravesó toda el área. El Dragón de Fuego de trescientos metros de longitud se estampó contra él, transformando instantáneamente su cuerpo en trocitos de ceniza que flotaron por el aire. Sólo quedó el eco de su grito cruzando el aire.

Su bolsa privada voló hacia la mano de Meng Hao.

Mientras toda la escena ocurría en frente de todos, la expresión de Xiao Chang’en cambió a una de entusiasmo. A su lado, Xiao Caifeng miró hacia Meng Hao, con sus ojos llenos de un extraño brillo.

No había necesidad siquiera de mencionar al resto de miembros del Clan Xiao, quienes miraban a Meng Hao con una entusiasmada inspiración.

La expresión de Sang Luo era difícil de ver. Habiendo sido testigo de la muerte de Xu Luodi, su corazón estaba ahora latiendo fuertemente. Era una persona cautelosa por naturaleza, por lo que se hizo hacia atrás inmediatamente. Estaba en la etapa final de la Fundación Establecida, pero no era del tipo de persona que se arriesgaba por sí mismo. Su cuerpo se movió intentando huir. En su mente, su oponente debería de tener algo de recelo y no debería perseguirle.

Si su oponente no le perseguía, eso evidenciaría que se vería a sí mismo inferior. En ese caso, Sang Luo podía repentinamente girarse para atacarle y matarlo. Esta era una táctica que había empleado frecuentemente y que había practicado hasta las proverbiales llamas de horno que ardían azules. Sin embargo, tan pronto como empezó a volar, Meng Hao dio un gruñido frío y después saltó hacia el aire, transformándose en un rayo que salió disparado detrás de Sang Luo.

Viendo esto, el rostro de Sang Luo cambió inmediatamente.

“El hecho de que me esté persiguiendo prueba que piensa que puede matarme. Esto no puede ser cierto!” su corazón tembló mientras aceleraba hacia delante. Movió su mano derecha, haciendo que la piedra de sellado negra emitiera un sonido zumbante mientras salía dispara hacia Meng Hao.

Meng Hao podía luchar contra Cultivadores en Fundación Establecida final que tuvieran nueve Pilares Dao, aunque no pudiera hacerlo muy fácilmente. Sang Luo , sin embargo, tenía meramente siete Pilares Dao. Meng Hao podía darse el lujo de mirarle por encima del hombro. Su mano derecha se movió con un gesto de encantamiento y las dos espadas de madera aparecieron. Una salió disparada hacia el sello negro, la otra se convirtió en un colorido rayo que se dirigía en persecución de Sang Luo.

Una explosión llenó el aire mientras la piedra de sellado negra se rompía en pedazos. Sang Luo dejó salir un aullido furioso. Miró hacia la espada de madera que se acercaba y su cuerpo tembló. Rápidamente rompió una hoja de jade con sus dedos e hizo un gesto de encantamiento con las dos manos, después de lo cual, ondeó el dedo índice de su mano derecha por el aire, en frente de él.

Mientras lo hizo, todo a su alrededor pareció oscurecerse, como si su dedo estuviera succionando algún extraño poder de su alrededor. Su cuero empezó a emanar un molesta y espinosa aura que causó que Meng Hao frunciera el ceño.

La primera vez que había sentido un aura similar había sido cuando estaba en la Secta Tamiz Negro¹. Esta aura, sin embargo, era mucho más débil, como una luciérnaga si la comparabas con una luna llena. Realmente, ahora que pensaba sobre ello, había experimentado una reacción similar cuando estaba en la cueva del valle montañoso.

Una explosión resonó de nuevo llenando el aire, mientras la espada de madera paró chirriando en medio del aire. Sopló un viento negro por las túnicas del enano, revelando un feo rostro con cicatrices y dos ojos extraños llenos de miedo. Perlas de sudor caían por su rostro.

“Compañero Daoísta, vamos a hablar las cosas”, dijo Sang Luo de forma nerviosa. Se podía decir que mientras que él estaba usando todo el poder que podía reunir, su oponente estaba actuando con total normalidad.

Las diferencias entre maestros normalmente son obvias instantáneamente!

A Meng Hao le tomó un momento sentir el aura que emanaba del enano. Su corazón batió. Tenía sus propias especulaciones en cuanto a esta aura, y ahora que la había visto de nuevo, levantó su mano y extendió un dedo.

“Demonio Sellado, Octavo Hechizo!”

Mientras el dedo descendía, todo se volvió oscuro. Sang Luo empezó repentinamente a temblar mientras sus ojos brillaban con asombro. Inmediatamente sintió que el Qi del cielo y la tierra cambiaba. Repentinamente, su base de Cultivo fue suprimida. Se pudo escuchar un sonido zumbante desde la espada de madera en frente de él mientras avanzaba; en un parpadeo, entraría en su cuello.

En ese momento, la base de Cultivo de Sang Luo fue restaurada y pudo mover su cuerpo de nuevo. Su rostro estaba pálido, con los ojos llenos de terror. No se atrevió a moverse ni una pulgada. La mano que se cerró sobre su cuello emanaba un sentimiento de muerte que hizo que su corazón temblara. De hecho, estar cerca de Meng Hao hacía que todo su cuerpo se agitara.

El sentimiento causado por el aura que salía desde Meng Hao hizo que su corazón estuviera lleno de terror.

Su rostro estaba pálido mientras que balbuceaba; “Tú eres…. Tú eres….”

Mientras tanto, en algún otro lugar del mundo, había una cordillera de montañas que estaba llena de nubes todo el año. Dentro de un valle en esta cordillera había dos jóvenes. Estaban sentados rectos, observando el tablero de Go que yacía entre ellos dos, parecían  estar perdidos en sus pensamientos.

Uno de los jóvenes vestía ropa blanca junto con una expresión indiferente. Los rasgos de este joven eran bellos hasta el extremo, casi de otro mundo. El abanico en su mano ondeaba lentamente de un lado para otro.

La otra persona vestía un traje azul. Parecía tener unos treinta años. Sujetaba una pieza de Go en su mano mientras miraba fijamente hacia el tablero. Colgando desde su rostro había un colgante de jade. Repentinamente, el sonido de una pequeña explosión se pudo escuchar mientras aparecía una grieta en su superficie.

Cuando apareció la grieta, el joven de túnica azul frunció el ceño. Miró a la pieza de jade y después regresó al tablero de Go.

“Ocurre algo malo?” preguntó el joven vestido de blanco con una voz tierna y suave.

“Nada”, replicó el joven de túnica azul respetuosamente. “Solo es el bueno-para-nada de mi hermano. Debe de haber ofendido a alguien a quien no puede ganar. Quiere que le salve”.

“Ese debería de ser Sang Luo, verdad…?” El joven vestido de blanco sonrió. “Vamos y comprobemos la situación. No tenemos nada más que hacer, yo te acompañaré”.

El joven de túnica azul se plantó inmediatamente. “Su alteza, su estatus de Descendiente Dao es demasiado elevado, no me atrevo…”

“No pasa nada”. Este joven vestido de blanco no era otro que el Descendiente Dao de la Secta Sangre de Demonio.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>


1.- Si quieres repasar la parte donde él sintió el aura en la Secta Tamiz Negro, comprueba el Capítulo 143: Fantasma en la Noche.

7 respuestas a ISSTH – Capítulo 171

  1. hernan fontela dijo:

    Gracias por el capitulo-

    Me gusta

  2. Lucas dijo:

    En cuanto a su llamada decapitación, la persona a la que pensaba que podía defender fácilmente se había transformado en una violeta (violenta?) bestia que podía matarle cientos de miles de veces!

    Mil gracias! Cada vez se pone mejor! Muerte a la gelatina. Y que no aparesca x otro capitulo 😊.

    Sopló un viento negro por las túnicas del enano, revelando un feo rostro con cicatrices y “dos extraños llenos de miedo”(ojos extraños llenos de miedo? O “extraños ojos”). Perlas de sudor caían por su rostro.

    Le gusta a 1 persona

  3. lanree dijo:

    El rostro de Meng Hao, por otro lado seguía igual que siempre. (por otro lado, seguía igual)

    “Su alteza, su estatus de Descendiente Dao es demasiada elevada, no me atrevo…” (demasiado elevado. Status es masculino.)

    Le gusta a 1 persona

  4. yashino dijo:

    gracias por el capitulo 😀

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s