ISSTH. Capítulo 38: Manual de Condensación Qi, Escritura Sublime de Espíritu.

Pasaron dos meses en el parpadeo de un ojo. Meng Hao había sido miembro de la Secta Interna por toda una estación. No continuó visitando tan a menudo la Secta Externa. Como un pez en el agua, Gordito se había acostumbrado a sobrevivir por sí mismo, y estaba bastante a gusto.

La mayor parte del tiempo, Meng Hao permanecía en el Pabellón Mágico.

Un día estaba sentado con las piernas cruzadas, con una expresión calmada en su rostro mientras leía un texto escrito en bambú. Levantó su mano derecha y empezó a realizar gesto de encantamiento, haciendo que una mágica luz circulara a su alrededor, apareciendo algunas sombras en su cara.

Un Globo de Agua apareció, pero inesperadamente se transformó en niebla y se disipó a su alrededor. Meng Hao frunció el ceño, dejó el texto de bambú, buscó en su túnica y sacó una hoja de jade reluciente.

Era de un blanco puro y borrosa por dentro, como si estuviera llena con niebla. Una inspección más minuciosa reveló que en su superficie realmente era translúcido, como el cristal.

“Chen Fran, Xu Qing, Meng Hao, venid al salón del templo principal, en la Montaña Este.” Las palabras fueron dichas por una voz dignificada que se transmitía desde la hoja de jade. Era fácilmente identificable, ya que pertenecía al Líder de la Secta He Luohua.

Meng Hao enderezó los textos de bambú, se plantó y salió dando zancadas silenciosas por la puerta principal del Pabellón Mágico, recorriendo su camino hacia la cima de la Montaña Este.

Casi al mismo tiempo que salía, dos figuras salían disparadas hacia la cima. Una tenía una amable y gentil cara, llena de honradez: Chen Fan. La otra era bella pero fría: Hermana Xu Qing.

Xu Qing dio una mirada hacia Meng Hao. Era la primera vez que se habían visto desde el anochecer de aquel mes previo.

Los tres salieron directos hacia la cima de la Montaña Este, llegando al salón del templo principal. Daba una sensación de antiguo, la rica ornamentación daba una sensación de que hubiera pasado por muchos años. Este era un lugar muy importante en la Secta Confianza, un lugar por el que habían pasado muchas generaciones, únicamente los discípulos de la Secta Interna lo podían visitar.

Dentro del salón del templo principal había nueve estatuas. La principal era de un hombre anciano, su expresión  no era de enfado, pero aún así estaba llena de poder. Sus ojos oscuros parecían brillar con vida. Su mano derecha estaba levantada hacia él, su barbilla alzada como si estuviera mirando por encima del hombro a toda la creación. Parecía emanar algún tipo de aire indescriptible y dominante. Detrás de él, estaban posicionadas ocho estatuas cuidadosamente, todas ellas poseían una apariencia de seres transcendidos.

Meng Hao había visitado este lugar durante sus primeros siete días dentro de la Secta Interna. Se había arrodillado delante de las estatuas, sabía bien que ese calmado, poderos y anciano hombre no era ningún otro que el Patriarca Confianza. Las otras estatuas eran los otros Patriarcas de la Secta Confianza.

El Líder de la Secta Luohua permaneció debajo de las estatuas, dando la espalda a Meng Hao y los otros conforme entraban. Miraba a las estatuas como si estuviera en trance. Era imposible decir qué estaba pensando. Cerca de él estaba el Gran Anciano Ouyang. Asintió a los tres, con una expresión solemne en su rostro.

“Rendid homenaje al Patriarca,” dijo, con su voz profunda.

Meng Hao, Xu Qing y Chen Fan se inclinaron respetuosamente ante el Patriarca Confianza, con sus caras ensombrecidas.

“Me uní a la Secta cuando el Patriarca Confianza llevaba desaparecido por cien años,” dijo He Luohua. “En ese tiempo, la Secta Confianza todavía estaba en sus días de gloria.” Suspiró y se giró. Meng Hao, Chen Fan e incluso Xu Qing le miraron con los ojos brillando.

Estuvo en silencio por un momento, después, lentamente, continuó: “Habéis leído sobre el Patriarca Confianza en los textos antiguos, y sabéis cómo de gloriosa solía ser nuestra Secta Confianza… Incluso teníamos una comprensión completa de los tres niveles de Fundación Establecida. Os he llamado aquí hoy para explicaros toda la verdad.

“La anterior gloria de la Secta Confianza era totalmente debida al Patriarca Confianza. Debido a su base de Cultivo, dominó todo el Estado de Zhao. Su reputación incluso agitó al Dominio Sur. Todo ello debido a uno de los manuales de la Escritura Sublime de Espíritu.” Conforme He Luohua hablaba, los ojos de Chen Fan empezaron a brillar intensamente. Incluso Xu Qing se animó.

Únicamente Meng Hao permanecía en blanco: no tenía idea de qué era la Escritura Sublime de Espíritu.

“El Manual de Condensación Qi?” dijo suavemente Chen Fan. Era un discípulo senior de la Secta Interna, por lo que sabía muchos secretos. También otras cosas las había averiguado a través de la especulación.

“La Escritura Sublime de Espíritu es una de las tres grandes escrituras clásicas en el Continente Nanshan,” continuó suavemente He Luohua. “Se ha ido transmitiendo a través de generaciones desde tiempos antiguos. Originalmente constaba de siete manuales, pero se han perdido. Uno de ellos era el Manual de Condensación Qi, que describe cómo establecer una Fundación Sin Defectos. El Manual de Fundación Establecida describe el método de formar un Núcleo Violeta, ni Rojizo ni Mixto. El Manual de Formación de Núcleo permite que uno desarrolle una Forma Naciente de cuatro colores… en otras palabras, cada manual permite a una persona alcanzar la etapa más fuerte.

“Ese año, el Patriarca Confianza obtuvo el Manual de Condensación Qi. La razón de que el heredero del clan Wang se uniera a la Secta Confianza fue debido a la Escritura Sublime de Espíritu del Manual de Condensación Qi.”

Los ojos de Meng Hao brillaron, mientras su corazón empezaba a acelerarse. Había escuchado al Hermano Chen hablar de los distintos niveles de Fundación Establecida. Ahora que sabía cómo de poderosa era la mágica que el Patriarca Confianza había obtenido, comprendía por qué Wang Tengfei se había unido a la Secta Confianza.

“Si pudiera obtenerlo…” El fuerte deseo  en su corazón empezó a arder más fuerte incluso.

“Tristemente, ni yo he conseguido poner los ojos en este Manual de Condensación Qi, menos aún otros,” dijo He Luohua. “La escritura no fue entregada, solo existe en la memoria del Patriarca.”Meng Hao permaneció en silencio, la cara de Chen Fan brillaba con entendimiento. Xu Qing levantó su cabeza para mirar la estatua del Patriarca Confianza.

El silencio reinó en el salón del templo principal.

“Cuatrocientos años han pasado, y todo el mundo del mundo exterior asume que el Patriarca murió durante su meditación. Únicamente yo y algunos otros sabemos que el Patriarca… no está en absoluto muerto. Conforme esas palabras entraban por los oídos de Meng Hao, parecían transformarse en un rugido atronador.

“Hace cuatrocientos años, la base de Cultivo del Patriarca había alcanzado la fase final de la etapa Alma Naciente. Y aún así, se estaba acercando al final de su vida. Con la intención de avanzar a la mítica etapa de Separación de Espíritu, uno debe de tener al menos mil años de edad. Si no, cómo podría desafiar a los cielos a separar su Espíritu?

“El Patriarca eligió meditar recluido, en orden de separar su cuerpo espiritual y renacer. Eso es una meditación de… cuatrocientos años.

“Cuando fue a meditación hace cuatrocientos años, el Patriarca dejó una orden. Cada cien años, enviaría algunas piezas de jade Vorpal, formado desde su propia sangre. Entornes, los más destacados miembros de la actual generación de discípulos de la Secta Interna pudieran usar el jade Vorpal para entrar en su zona de meditación. Poniendo suavemente el Qi y la sangre dentro del jade Vorpal, ellos podrían tener una oportunidad, si tenían suerte, de ganar iluminación sobre el conocimiento con el que impregnó el área. Conocimiento de…. La Escritura Sublime de Espíritu.” Las palabras de Luohua resonaron. Meng Hao levantó su cabeza, al igual que los demás.

“Éxito es el éxito. Fracaso es el fracaso. Si todo siguiera igual, seguramente un discípulo lo habría logrado realmente. Pero hace doscientos años, el Patriarca experimentó un accidente en su cultivo. Casi pierde su vida. Después de ello, las oportunidades de iluminación en su zona de meditación se volvieron muy débiles, y los hechizos restrictivos se hicieron más fuertes. No envió más jades Vorpal hasta hace cinco años…. Cuando lo hizo, envió tres piezas.

“Tres piezas de jade Vorpal indica que tres personas pueden entrar. También revela cómo de poderosos son los hechizos restrictivos en la zona de meditación del Patriarca, y significa que solo hay tres áreas donde puede ocurrir la iluminación.” La voz de He Luohua resonó por todo el salón principal. Movió su manga derecha, y tres rayos de color rojo sangre salieron disparados hacia Meng Hao y los otros, hasta que se pararon flotando en frente de ellos.

Eran Cristales de Sangre de jade suaves, conocidos como jade Vorpal.

“Vosotros tres sois los únicos discípulos de la Secta Interna, y debido a ello, os otorgo esos jades Vorpal. El que ganéis iluminación o no sobre la Escritura Sublime de Espíritu dependerá de lustra suerte.” Con esto, movió su manga de nuevo, empezando a zumbar la estatua del Patriarca Confianza. Sus ojos brillaron con una luminosidad sin límites, empezando a formarse en frente de él un vórtice.

“Entrad,” dijo He Luohua, su voz sonó como un trueno. “Os deseo suerte en la iluminación.” Meng Hao y los otros parecieron transformarse en auroras conforme cogían sus piezas de jade Vorpal y salían disparados hacia el vórtice, desapareciendo dentro. Fuera permaneció el vórtice, pero sin un jade Vorpal, nadie, ni siquiera un cultivador de la etapa Alma Naciente, podría entrar.

Mirando hacia el vórtice, el Gran Anciano Ouyang dijo tranquilamente, “quien sabe cual de ellos adquirirá la Escritura Sublime de Espíritu, o… quizá regresen todos con las manos vacías.”

“Depende de la suerte personal, no sirve de nada pensar en ello demasiado.” He Luohua se sentó con las piernas cruzadas cerca de él y empezó a meditar.

Cuando Meng Hao entró en el vórtice, una luz cegadora apareció en frente de sus ojos, obligándole a cerrarlos. Un estruendoso rugido sonó en sus oídos, y entonces escuchó extraños chillidos y gritos viniendo de todas direcciones. Después de lo que parecieron años, sintió como su cuerpo temblaba, cesando los sonidos. Los chillidos se convirtieron en silencio. Abrió sus ojos para encontrarse plantado en cima de un altar de sacrificios que era varios metros de alto. Miró a su alrededor.

El lugar era enorme. Sobre él había tierra negra, punteada con cristales pequeños que brillaban como estrellas, lanzando una tenue luz a los alrededores. Nada estaba muy claro, como si todo estuviera cubierto con una malla. Varios edificios asomaban por la niebla.

“Que desolado! Parece como si nadie hubiera estado aquí por cientos de años.” Era la voz de Chen Fan, sonando desde alguna distancia. Con el tiempo, apareció, caminando a través de la niebla. En la dirección de la que venía había otro altar, de varios metros de altura.

“El terreno tiene hechizos restrictivos. Son las catacumbas de la Secta.” Xu Quing apareció desde otra dirección. Vestida en su túnica plateada, ella aparecía incomparablemente hermosa.

“Yo entré en la Secta antes que vosotros dos,” dijo Chen Fan. “Una vez realicé tareas de guardia en el salón del templo principal, por lo que sé varios secretos que vosotros no sabéis. Estas son definitivamente las catacumbas de la Secta Confianza. Arriba directamente está la Secta Externa.”

Meng Hao caminó fuera del altar para plantarse cerca de Chen Fan y Xu Qing. Mirando alrededor hacia las imágenes difusas de los edificios alrededor de ellos, podía ver cantidad de debilitadas plantas y flores. Todo parecía estar muerto.

“Esta niebla es un hechizo restrictivo,” dijo Meng Hao con el ceño fruncido. “Hace que todo parezca ser blanco o negro. Sin ningún otro color.”

“Precisamente,” dijo Chen Fan con una mirada seria. “No intentes tocarla. Debido al estado débil del Patriarca, ha perdido el control sobre ella. Vamos a usar nuestros jades Vorpal para encontrar nuestros lugares de iluminación,” dijo mirándoles. “No sabemos cuanto tiempo necesitaremos para conseguir iluminación. Vamos a esperar por cada uno de nosotros, y después salimos juntos. Hermana Xu, Hermano Meng, deseo que lo consigáis.” Lanzó su poder espiritual en el jade Vorpal, que empezó a emitir un brillo rojo color sangre y empezó a vagar lejos. Chen Fan lo siguió, pronto desapareciendo en la distancia.

Xu Qing asintió a Meng Hao, entonces siguió al brillo rojo sangre de su jade Vorpal en una dirección diferente.

Meng Hao miró alrededor, entonces estando a punto de activar su propio jade Vorpal cuando de repente, sonó un chillido estridente, que se acercaba más y más cerca, hasta que pareció estar únicamente a treinta metros de distancia.

<<<Capítulo anterior Capítulo siguiente>>>

Anuncios