ISSTH. Capítulo 31: Lucha!

“Lucha final del entrenamiento,! Dijo el Gran Anciano Ouyang, mirando alentador a Meng Hao. “Meng Hao y Wang Tengfei. El ganador será promovido a la Secta Interna.”

Todo el mundo se quedó mirando a Meng Hao mientras subía a la plataforma. Wang Tengfei abrió sus ojos y subió como si nada. Emergieron conversaciones entre los discípulos de la Secta Externa.

“Meng Hao se ha atrevido realmente a entrar en la plataforma. Su base de cultivo es bastante buena, y se ha atrevido a matar a Han Zong, pero este es el Hermano Wang  contra el que va a luchar, realmente no conoce sus propias limitaciones.”

“Hay siempre obstáculos en el camino hacia el poder, este es solo una pequeña piedra que sobre la que  el Hermano Wang tiene que caminar para alcanzar la cima.”

“Recuerdo cuando arrebató un objeto mágico que el Hermano Wang había regalado a alguien. Cuando el Hermano Wang lo cogió de regreso, era como una hormiga en frente de él.” Las conversaciones llenaban el aire, sonando con ridículo. No era que todo el mundo sintiera gran enemistad hacia Meng Hao, pero en realidad, en sus corazones, el Hermano Wang era alguien con quien simplemente no te metías.

“Si muere bajo la mano de Wang Tengfei, no será fácil coger su bolsa.” Pensó Shangguan Xiu, preocupado, mientras miraba a Meng Hao.

Mientras todo el mundo en la multitud se burlaba de Meng Hao, que tenía otra vez a todo el mundo en contra él, de repente, una voz aguda y clara gritó:

“Vamos Meng Hao! Vas a ganar! El próximo discípulo de la Secta Interna será sin duda Meng Hao!” Era Gordito, gritando desde la plaza en su voz de adolescente rota.

El murmullo de voces alcanzó a Meng Hao, pero parecían estar muy lejos. Permaneció allí, calmado, mirando fríamente a Wang Tengfei. Meng Hao sabía que  desde el momento en el que había entrado al mundo del Cultivo hasta ahora, nunca había encarado a ningún oponente más poderoso. Esta sería su batalla más difícil.

Pero no retrocedería. Él lucharía, atacaría, hay algunas cosas en la vida que un hombre debe de hacer, por su dignidad.

Continuaba viendo una y otra vez la escena de lo que había ocurrido aquél día, y sin pensarlo, golpeó su bolsa.

Dentro estaban las diez uñas llenas de sangre que había sacado de sus palmas.

Wang Tengfei permaneció allí calmado, dando una mirada serena a Meng Hao. Sus ojos estaban plácidos, como si estuviera mirando un insecto. Le miraba justo como lo hizo ese año.

Movió su mando derecha como si fuera  a apartar a un insecto, y justo en frente de él, apareció un remolino de viento, tan alto como una persona. Rodó hacia Meng Hao.

Los ojos de Meng Hao brillaron. No tenía nada que decir a Wang Tengfei. Todo lo que quería decir sería dicho con espadas, magia y la más fiera de las batallas de sus 18 años de vida.

Dio un paso adelante, levantando su mano derecha y enviando una Espada de viento que gritaba hacia el remolino. Radiaba un viento salvaje que voló directo.

Luchad!

Golpeó su bolsa y veinte espadas voladoras salieron volando todas en línea. Algunas parecían  estar dobladas, incapaz de volar rectas, pero  las auras de esas espadas brillaban intensamente. Levantó un dedo de su mano derecha y apuntó. Las veinte espadas voladoras se convirtieron en un arco iris conforme salían disparadas con inmenso poder directamente hacia Wang Tengfei.

Luchad”

Las resplandecientes auras de las espadas eran como lluvia, y conforme su combinado poder salió disparado hacia Wang Tengfei, el remolino chocó contra ellas. Una explosión resonó por el aire conforme el remolino era desgarrado. Las espadas voladoras, ahora sin dirección, fueron succionadas de repente hacia el remolino. Desde la distancia, parecía como si el remolino se hubiera transformado en un vórtice de espadas. Pero el remolino se iba debilitando, parecía como si fuera a desaparecer en cualquier momento.

La expresión de Wang Tengfei no cambió en lo más mínimo. Caminó directo, y el poder de su base de cultivo, en la cima del Sexto nivel de Condensación Qi, bullía, formando una presión espiritual sin precedentes. Los dedos de su mano derecha se movieron en patrones de encantamiento y una fina y reluciente hilera de agua salió disparada hacia Meng Hao.

Esa no era una técnica de la Secta Confianza, pertenecía al clan de Wang Tengfei.

Viendo esto, Meng Hao, sin dudarlo, metió un Núcleo Demoníaco en su boca. Con su mano izquierda hizo que las espadas voladoras regresaran desde el vórtice. Volaron de regreso de manera vacilante. Con su mano derecha, realizó los movimientos con sus dedos para invocar una Pitón de Fuego, de unos doce metros o más de largo. Que fue directa hacia la hilera de agua, rugiendo tan alto que parecía como si golpeara una tormenta.

“Agua-Viento, destruye!” dijo Wang Tengfei. Aunque no parecía despreciativo, su expresión calma era la misma que el día que casi arruina la base de Cultivo de Meng Hao, confiado y lleno de indiferencia.

Tan pronto como las palabras salieron de su boca, la brillante Hilera de Agua se mezcló con el remolino de aire para formar una columna masiva y que se acercaba rotando rápidamente hacia Meng Hao.

Las veinte espadas voladoras rotaron para bloquear la columna que descendía hacia él, y se escuchó una explosión conforme las espadas se destrozaban. Algunas de ellas incluso se rompieron en piezas. Meng Hao había retrocedido ya hasta el filo de la plataforma. En frente de él, permanecía un largo caudal de agua tan grueso como una mano y de aproximadamente nueve metros de alargo, aterrador en apariencia.

Una línea de sangre apareció entre las dos cejas de Meng Hao. Lentamente bajó hacia su nariz, dándole una apariencia aún más salvaje.

Veinte espadas voladoras habían sido capaces de hacer caer a Han Zong, pero este era Wang Tengfei, y no había usado siquiera ningún objeto mágico, meramente algunas técnicas que Meng Hao no había visto nunca antes. Afortunadamente, Meng Hao había logrado evadir a la muerte. Si su base de Cultivo hubiera estado al quinto nivel de Condensación Qi, no habría sido capaz de esquivarlo.

“Wang Tengfei tiene un poderoso talento latente,” pensó Shangguan Xiu, “y tiene bastante experiencia usando los poderes y habilidades de Condensación Qi. Incluso algunos de los que están en el séptimo nivel lo pasarían mal enfrentándose a él. Meng Hao va definitivamente a morir.” Su ceño fruncido se marcó más conforme miraba a Meng Hao, y sus ojos brillaron con ganas de asesinarlo. De todas formas, todavía no sabía cómo podría hacerse con la bolsa de Meng Hao una vez que éste muriera.

Wang Tenfei parecía igual de calmado que siempre cuando Meng Hao evadió su ataque. Era como si su ataque hubiera sido una simple idea tardía. Si un elefante quisiera aplastar una hormiga, y su primera pisada fallara, la segunda no lo haría. Puso una bella e indiferente sonrisa mientras que daba otro paso hacia delante, levantando su mano derecha y moviendo un dedo hacia Meng Hao.

Tan pronto como movió su dedo, Meng Hao escuchó un zumbido desde la audiencia de su alrededor. Le recordaron el día que había sido él contra el mundo. Wang Tenfei había usado un ataque de un dedo para atraparle, uno para destruir su colgante de jade, uno para recuperar la botella de calabaza y uno para intentar arruinar su base de Cultivo.

Un poderoso espíritu de lucha brilló en los ojos de Meng Hao. Había sido humillado por el ataque de dedos de Wang Tengfei, pero hoy era una persona diferente. Incluso aunque no hubiera pensado en registrarse para el entrenamiento para entrar en la Secta Interna, se había visto forzado a registrarse debido a las circunstancias, se había estado preparando para hacerlo por algún tiempo. En el pasado mes, la mayoría del tiempo lo había pasado aprendiendo cómo sacrificar un poco de destreza para poder controlar una gran cantidad de espadas voladoras.

Conforme el dedo de Wang Tengfei descendió, Meng Hao golpeó su bolsa, consumió un Núcleo Demoníaco y empezó a mover sus dedos en patrones de encantamiento. Súbitamente, las diez espadas voladoras que quedaban empezaron a temblar, entonces se levantaron de repente del suelo y volaron de regreso hacia él desde todas las direcciones.

Rotaron alrededor de su cuerpo y bajó sus manos, entonces apuntó hacia Wang Tengfei. Las espadas voladoras salieron disparadas con una asombrosa velocidad, gritando hacia Wang Tengfei.

Al mismo tiempo, más espadas voladoras aparecieron desde su bolsa, hasta que alcanzó su límite. Parecían ser bastante para demoler el muro de una ciudad. Con un terrorífico poder, llenaron el cielo, volando hacia el ataque de dedo de Wang Tengfei.

BOOM!

Una explosión traqueteó por toda la Secta Externa, conforme las veinte espadas voladoras colisionaban con el poder invisible que emanaba del dedo índice de Wang Tengfei. En medio de la explosión, las veinte espadas se torcieron, mientras que algunas se destrozaron en pequeños trozos. Habían conseguido bloquear el ataque de dedo.

De la boca de Meng Hao empezó a salir sangre mientras sus ojos se llenaban de venas de sangre. Consumió otro Núcleo Demoníaco. Su intención de matar se ensanchó, pero aún así no dijo una sola palabra. Esa era su personalidad, cuanto más quisiera matar a alguien, cuanto más furioso se ponía, más tranquilo se volvía.

Wang Tengfei parecía tan plácido como siempre, como si en el mundo no tuviera importancia ese Meng Hao que estaba plantado en frente de él. Solo él podía estar lleno de semejante arrogancia y desprecio.

Dando otro paso, realizó su segundo ataque de dedo.

Este era el ataque que había acabado con el pendiente de jade de Meng Hao. Meng Hao no le importó que saliera sangre de su boca. Se la tragó. Sus dedos moviéndose con encantamientos, envió las espadas voladoras que quedaban sin romper hacia el otro ataque de Wang Tengfei. Entornes, por sorpresa, cortó el control de esas espadas, dejándolas volar hacia delante con su propia inercia.

Golpeó su bolsa de nuevo y aparecieron más auras de espadas, otras veinte, formando una segunda oleada que silbaron mientras avanzaban. Era una lluvia de espadas que contenía cerca de unas cuarenta espadas voladoras en total!

Meng Hao sabía que esta técnica tenía sus debilidades. Las espadas voladoras no serían muy ágiles, únicamente rápidas y afiladas. Su oponente no encontraría difícil esquivar un ataque, pero Meng Hao había apostado a que considerando la basta arrogancia de su oponente, no intentaría siquiera de esquivarlas.

Incluso si intentaba esquivarlas, Meng Hao estaría preparado. Naturalmente que había considerado esta posibilidad, y estaba preparado para ella.

La escena que se estaba desarrollando podía ser descrita únicamente como una batalle épica. Para los Cultivadores que practicaban la Condensación Qi, era algo raramente visto. En todo el  Estado de Zhao, en los pasados cientos de años, no había habido semejante batalla entre dos personas del sexto nivel de Condensación Qi!

Meng Hao tenía cantidad de espadas voladoras. Después de su experiencia en la montaña negra, había pensado mucho sobre su uso en una batalla mágica. Con la ayuda de la Espada de Viento, podía controlar grandes cantidades de espadas voladoras. De todas formas, necesitaba un montón de poder espiritual, y únicamente podía invocar veinte cada vez. Además, su base de Cultivo sólo le permitía ejercer un control básico, bastante para lanzarlas hacia delante, no podía moverlas hábilmente por el aire, ni mucho menos hacerlas cambiar de dirección. Esencialmente había sacrificado la agilidad de la espada voladora y se había centrado en su habilidad de volar.

De esa forma, podía usar incluso grupos más grandes de ellas, de la misma forma que una persona ordinaria puede sólo lanzar objetos en sucesión. Excepto que no estaba usando sus manos, usaba su poder espiritual para asegurarse de que se movieran hacia delante. Mientras que tuviera suficientes espadas y su poder espiritual no se acabara, podría pagar el precio.

Wang Tengfei no había usado técnicas de la Secta Confianza, debido a su desprecio hacia la Secta Confianza y a sus técnicas. Usaba técnicas de su poderoso Clan, permitiéndole obtener ventaja sobre sus compañeros.

<<<Capítulo anterior Capítulo siguiente>>>

Anuncios