ISSTH. Capítulo 21: Meng Hao, Eres un Sinvergüenza!

La montaña negra no era una montaña árida, sino que estaba cubierta con un exuberante bosque de árboles que se alzaban hacia los cielos. La razón por la que era denominada como montaña negra era porque los árboles eran completamente negros, y parecían estar rellenos de remolinos de energía demoníaca.

Era completamente diferente de cualquier otra montaña que pudieras ver en cualquier lugar.

Después de entrar en la montaña, Meng Hao escuchó un rugido profundo, dos bestias demoníacas de tercer nivel de Condensación de Qi cargaron hacia él. Tenían el cuerpo de lobos con largas uñas como serpientes y estaban cubiertos con pelaje. Le miraron llenas de odio.

Tan pronto como se acercaron, Meng Hao paró, levantó el espejo de cobre y lo hizo brillar hacia ellas. Instantáneamente, de una de las bestias demoníacas, salió un géiser de sangre desde el ojo derecho. Esta vez, el espejo había hecho explotar el ojo de la bestia demoníaca, no hizo explotar su trasero. Algo similar había ocurrido cuando luchó contra Zhao Wugang. No tenía más tiempo de pensar en ello. Incluso conforme se movían para evadirle, se precipitó por delante de ellas.

En ese momento, los dos cultivadores de quinto nivel seguían su carrera persiguiéndole, enfurecidos. Sus espadas voladoras salieron disparadas, matando instantáneamente a las dos bestias demoníacas. No se pararon a recoger los Núcleos Demoníacos. Sus cuerpos se volvieron arco iris mientras perseguían a Meng Hao.

“Esta es una montaña demoníaca. He escuchado que un Rey Demonio vive en la cima. Meng Hao, huyendo hacia este lugar lo único que consigues es seguir un camino en el que encontrarás tu propia muerte.”

“No hay necesidad de huir. Regresa y discutiremos las cosa, tal vez podamos comerciar.” Le decían los dos cultivadores mientras le perseguían, sus voces parecían sinceras, pero sus corazones seguían llenos de intenciones asesinas.

Meng Hao ni miró atrás ni respondió a sus llamadas, en cambio seguía veloz en dirección al pico de la montaña. Al poco tiempo, corría hacia un grupo de siete u ocho bestias demoníacas. Muchas de ellas parecían estar en el tercer nivel del Condensación Qi. Después de acobardarlas con el espejo de obre, hizo su escape. Por supuesto, los dos cultivadores de quinto nivel no tenían esa habilidad, por lo que tenían que masacrarlas para poder pasar a través. Entonces, cubiertos de sangre –sangre demoníaca claro está, no de su sangre- ellos continuaron la persecución. Estaban empezando a sentirse exhaustos. Durante la batalla, habían usado más píldoras medicinales. Pero como se suele decir, si montas un tigre, es difícil desmontar de él. Apretando sus dientes, continuaron la persecución.

“Todavía están detrás mío…” Meng Hao, con su cara agria, había alcanzado el punto más lejano en el que había viajado en la montaña negra. Si fuera más lejos, le sería difícil esquivar a las bestias demoníacas de quinto nivel de Condensación de Qi. Una mirada dura apareció en su cara, y con la mandíbula apretada, procedió a entrar en la parte superior de la montaña.

Después de que pasara el tiempo necesario para que se consuma media barrita de incienso, un rugido grave sonó de repente, parecía cubrir la mitad de la montaña. Como un viento oscuro, un lobo gigante multicolor fue detrás de él, aullando. El lobo tenía piernas de seis metros de largo, y unos ojos rojos brillantes en los que se veía su intento de matar. Un supresito espíritu de quinto nivel de Condensación de Qi salía de él.

Si hubiera estado solo, no le hubiera valido para mucho. Pero detrás le seguía un grupo de cinco pequeños lobos multicolores con base de cultivo en la cima del cuarto nivel, más a parte otro lobo de quinto nivel. Sus fieros aullidos llenaban el aire.

Los ojos de Meng Hao brillaron y sin dudarlo, levantó el espejo de cobre y lo enfocó hacia los lobos. Un miserable grito salió de la boca de uno de los lobos y empezó a salir sangre por su pecho, como si le hubieran empalado. Los otros lobos miraban con asombro, retrocediendo inconscientemente.

Momentos después, sin saber qué había ocurrido exactamente, lleno conjeturas, apretó los dientes y siguió adelante. Dos espadas voladoras aparecieron bajo sus pies, llevándole hacia delante por treinta metros en un instante. Lejos, detrás aparecieron los dos cultivadores de quinto nivel, cuando vieron la manada de lobos demoníacos, sus expresiones cambiaron. Incluso aunque persiguieran a Meng Hao juntos, todavía tenían que mantenerse en guardia uno con respecto al otro. Esta área estaba bajo la jurisdicción de la Secta Confianza, pero una vez fuera de las puertas de la secta, no era violación de reglas si uno mataba al otro.

En medio de la persecución, no era un gran problema, pero ahora estaban encarando una crisis. Los dos lobos demoníacos de quinto nivel parecían amenazadores. Eso por no mencionar el resto de los pequeños lobos demoníacos, lo que hizo que los dos acordaron un plan. Inmediatamente, se dividieron, uno corriendo hacia la izquierda y el otro hacia la derecha.

Se movieron rápidamente, pero los lobos demoníacos se movían más rápidos. Eran bestias demoníacas sensitivas, y en realidad sentían un asombroso miedo del espejo de cobre, también de Meng Hao. Entre sus furiosos rugidos, de todas formas, había conseguido su escape, con lo cual, dos cultivadores de quinto nivel de Condensación de Qi invadieron su territorio.

Los cultivadores no tenían tiempo de considerar su furia. Ellos corrían, perseguidos por los aullidos de los lobos demoníacos. En pocos momentos habían huido lejos.

Meng Hao se perdió de vista. Miró hacia la cima de la montaña, y entonces regresó hacia los cultivadores que huían, sus ojos brillaron.

“Esas bestias demoníacas les causarán unos pocos problemas, y se guardarán de seguirme por un tiempo. Pero el cuarto periodo de dos horas estaba casi ahí. La píldora volvería a brillar, y entonces serían capaces de encontrarme.” Meng Hao miró de nuevo hacia la cima de la montaña. Apretó la mandíbula y corrió recto.

Poco después de eso un faro de luz salió de su bolsa, disparado hacia el cielo. Incluso alguien a una gran distancia sería capaz de verlo claramente.

Cada dos horas, el faro aparecería, tal y como lo había hecho ya unas cuantas veces hoy. Ésta era la cuarta vez.

Meng Hao procedió cuidadosamente, intentando esquivar tantas bestias demoníacas como le fuera posible. Muchas de las que vio estaban en el quinto nivel de cultivo de Qi, por lo que él las temía. Parecían preferir moverse en grupos, nunca solas, por lo que aunque el espejo de cobre le diera algo de protección, su mejor movimiento sería rodearlas. De esa forma, su velocidad se reducía y no podía correr.

El tiempo pasó lentamente, cerca de una hora. De repente, un masivo y furioso rugido sonó a través de la montaña entera. Al mismo tiempo, Meng Hao emergió desde lo más profundo del bosque, con una expresión preocupada. Siguiéndole había seis o siete monos demoníacos psíquicos. Estaban furiosos, y perseguían extremadamente rápido a Meng Hao con una furia desatada.

Tres de ellos estaban en el quinto nivel de Condensación de Qi, y eso hacía que Meng Hao gimiera para sus adentros. Había sido muy cuidadoso, y nunca había imaginado que con lo cuidadoso que había sido alrededor de la tropa demoníaca, el espejo tomara de repente la decisión de atacarlos, explotando uno de los monos que tenía el pelaje tan largo que le caía hacia el suelo. Por supuesto, esto hizo que la furia del resto de monos demoníacos aumentara.

“Incluso si es un mono demoníaco con el pelaje superlargo, eso no significa que debas actuar así.” Le dijo amargamente Meng Hao al espejo de cobre en sus manos. Se dio cuenta de que todavía no comprendía completamente todos los misterios del espejo. Ahora, sin embargo, no tenía tiempo de pensar sobre ello. Corrió bajando la montaña alejándose de los monos demoníacos. Mirando hacia atrás, vio a los monos acercándose a él, por lo que movió el espejo de cobre, y otro miserable chillido se pudo escuchar. En ese momento exacto, Meng Hao vio que directas  hacia él, a mitad de camino bajando o subiendo la montaña, brillaba el aura de espadas voladoras.

Sus ojos brillaron y corrió directo, en un instante casi había alcanzado a un grupo de cuatro cultivadores del cuarto nivel de Condensación de Qi. Uno de ellos era Shangguan Song. Estaban en combate con varios osos demoníacos. La sangre llenaba el aire, y parecía que ellos tenían la mano ganadora, ya que había dos cuerpos de dos osos demoníacos a sus pies.

“Meng Hao!” Le vieron al mismo tiempo que él les veía, y sus ojos se llenaron de intenciones asesinas, especialmente los de Shangguan Song.

Parecían estar exhaustos. Su viaje en la montaña negra había sido a través de batallas. Originalmente habían sido diez personas fuertes, pero muchos de ellos se habían rendido ya. Los cuatro restantes habían ejercido control sobre sus bases de Cultivo, apretando los dientes y siguiendo hacia el faro de la píldora, hasta que se vieron inversos en una lucha fiera contra los osos demoníacos.

Cuando vieron a Meng Hao, sus ojos se volvieron rojos, e inconscientemente querían cambiar el objetivo de sus espadas voladoras.

“Queridos Hermanos, he recibido vuestras órdenes de atraer la atención de esa tropa de monos demoníacos. Rápido, haced vuestro movimiento!” Conforme Meng Hao se acercaba, ignoró las espadas voladoras y soltó esas palabras bien alto, para que los monos psíquicos que le perseguían le escucharan bien seguro.

Incluso cuando las palabras salando e su boca, impactantes y furiosos rugidos resonaron detrás de él conforme los siete u ocho monos psíquicos emergían de entre los árboles, con los ojos rojos brillando.

“Meng Hao, eres un desvergonzado!!!”

“Maldito, eres despreciable!”

Las caras de los cuatro hombres se ensombrecieron e intentaron escapar, maldiciendo a Meng Hao. Pero la lucha con los osos demoníacos no se lo permitía. Meng Hao, que todavía estaba preocupado por toda la situación, pasó a través de ellos, y los monos demoníacos de ojos rojos cargaron hacia ellos furiosamente.

Meng Hao miró hacia los cuatro, con intenciones asesinas en sus ojos. Golpeó su bolsa y algunas espadas voladoras salieron  con un zumbido.

“BOOOM!”

La explosión tronó, conforme las espadas voladoras explotaban. Meng Hao envió instantáneamente dos Serpientes de Fuego  seguidamente, y varios árboles cercanos explotaron en pedacitos. Aprovechando algo del empuje de la explosión, Meng Hao tragó una bocanada de sangre y salió disparado. Detrás de él, los cuatro Cultivadores fueron obstaculizados por las explosiones. En cuanto a los monos demoníacos, habían perdido de vista a Meng Hao, pero los cultivadores estaban justo en frente de ellos, por lo que les atacaron instantáneamente.

Se escucharon gritos miserables, y Meng Hao continuó adelante sin mirar hacia atrás.

“Este lugar no está tan mal… sólo es un poco peligroso.” Meng Hao corrió lejos, hasta que estuvo seguro de que los monos demoníacos no le estaban persiguiendo, entonces paró, dolorido. Miró alrededor.

“No es fácil mantener una Píldora de Espíritu Seco,” murmuró. Miró hacia la bolsa que estaba sujetando y dejó escapar un suspiro, sintiéndose de alguna forma consternado.

“Ya he gastado realmente treinta y una espadas voladoras, y cada una de ellas era básicamente una Piedra Espiritual. También he consumido varias píldoras medicinales, cada una de las cuales equivalía a una Piedra Espiritual. Y todavía no había pasado el quinto periodo de dos horas….” Meng Hao rió amargamente, sintiendo el corazón retorcido.

“Al final, si puedo consumir la Píldora de Espíritu Seco y hacer que avance mi base de cultivo, entonces habrá merecido la pena!” Venas de sangre habían aparecido en sus ojos. Era como un jugador que intentara ganar a cualquier coste, que había apostado con todo.

“Si esos cuatro discípulos de cuarto nivel no han muerto, entonces definitivamente estarán exhaustos, y dudo que deseen continuar su persecución. Ahora de todo lo que me tengo que preocupar es de los dos cultivadores de quinto nivel.” Su expresión se ensombreció. Sus oponentes tenían una base de Cultivo más alta que él, y habían dos de ellos, lo que haría difícil aguantarlos, y por lo que a él le concernía, no merecía la pena matarlos. El coste en Piedras Espirituales sería demasiado grande.

Descansó un poco, mirando hacia la cima de la montaña. Entonces apretó sus dientes y empezó a correr. El quinto periodo de dos horas llegaría rápidamente, y en ese mismo momento, el faro de luz de la píldora salió disparado hacia el cielo desde la bolsa, al mismo tiempo escuchó las siniestras voces de sus dos oponentes viniendo desde varios costados.

“Meng Hao, no puedes escapar!”

“Entrégame la Píldora de Espíritu Seco y te dejaré morir con tu cuerpo intacto. Si no es así, te dejaré aquí para las bestias, y nada quedará de ti.”

Conforme se escuchaban sus voces a lo lejos, los dos cuerpos de los cultivadores relampaguearon como arco iris mientras cargaban hacia Meng Hao. Los ojos de Meng Hao estaban llenos de determinación y huyó hacia delante. Parecía  encaminarse hacia el lugar de descanso de algunas bestias demoníacas.

<<<Capítulo anterior Capítulo siguiente>>>

Anuncios

4 respuestas a ISSTH. Capítulo 21: Meng Hao, Eres un Sinvergüenza!

  1. Ian Denis dijo:

    Gracias por el capítulo!

    Me gusta

  2. Pingback: I Shall Seal The Heavens – Novela Web | Sekai to Mugen no Sora

  3. Brian López dijo:

    Me llena de odio esa puta secta, si fuera diferente versión y un campus o escuela, el protagonista en caso primera persona, entraría a buscar venganza con un fusil ametralladora y mataría a todos los posibles hijos de puta que vea.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s