OEM – Capítulo 8

Capítulo 8: Arte de Desbloquear la Fortuna de los Cielos

¡Jun Xie se dio cuenta que su extraña situación le había concedido además un misterioso encuentro de proporciones épicas! Este ‘Arte de Desbloquear la Fortuna de los Cielos’ era inmensurablemente misterioso, y su efectividad sería indudablemente muy superior a la de otros. Con respecto a la Pagoda Exquisita de Nueve Capas, ¡él no tenía dudas de que este era un tesoro incomparable!

Sin importar que tan ignorante Jun Xie sea, inclusive él había escuchado la mítica leyenda de Hongjun Laozu. Es contado que este Gran Dios es el Maestro de los Tres Gran Dioses Sabios: Taishang Dao Jun (Honorable Señor del Dao y su Virtud), Yuanshi Tianzun (Honorable Señor del Origen) y Tongtian Jiaozhu (Gran Maestro del Cielo). ¡Estos individuos son mitos extraordinarios sin comparación bajo los Cielos! Para esta Pagoda haber sido nombrada con el mismo nombre de Hongjun Laozu, sus habilidades nunca podrán ser cuestionadas.

Jun Xie se halló casi abrumado por el deseo de practicar inmediatamente el Arte de Desbloquear la Fortuna de los Cielos, pero fue finalmente capaz de restringirse a sí mismo. Calmándose, inspeccionó su propio cuerpo y no pudo evitar sentirse sorprendido.

La superficie de su piel estaba completamente cubierta por una capa de líquido fangoso, negro y verdoso. El increíblemente asqueroso líquido fangoso se encontraba liberando un hedor enfermizo. Aparte, ¡era una capa muy gruesa!

Un nombre con cualidades y origen legendarios apareció súbitamente en el mar de consciencia de Jun Xie: ¿Reducción a Pulpa y Limpiador de Meridianos? ¿Podría ser? Después de solo esa única vez de dolor extremo, todas las impurezas de mi cuerpo, ¿han sido eyectadas? ¡Jun Xie se volvió incontrolablemente extático! Si tan solo hubiera sabido antes que habría esta clase de efecto milagroso, ¡incluso otra ronda de dolor no sería gran cosa!

En efecto, en lo que a Jun Xie concernía, ninguna cantidad de dolor podía ser comparada con los beneficios de incrementar la fuerza de su cuerpo. En tanto y en cuanto su fuerza corpórea pueda ser mejorada, ¿Qué era un poco de dolor? Sin importar que tan insoportablemente doloroso pueda ser; ¡seguía valiendo la pena!

Jun Xie se puso de pie con excitación. Soportando el hedor emanando de su cuerpo, corrió rápidamente hacia un estanque dentro de la residencia de su familia. Sin vacilar, saltó adentro con un plop resonante.

Repentinamente, varias voces sonaron en unísono, preguntando: “¿Quién es?”

Jun Xie resopló y respondió: “¡Yo! Este Joven Maestro quiere tomar un baño; ¡nadie tiene permitido molestarme!”

“Ah, es el Joven Maestro,” Después de eso, no fue escuchado más sonido.

En el estudio, el Abuelo Jun arrugó sus cejas: “¿Qué fue eso?”

El amo de casa Pang rápidamente salió a verificar. Regresó inmediatamente y contestó con una reverencia. “Es el Joven Maestro, fue reportado que saltó adentro del estanque Lao Yue para tomar un baño.”

“¿Un baño? ¿Se metió en el estanque Lao Yun a mitad de la noche para tomar un baño?” La ira del Abuelo Jun comenzó a alzarse una vez más, su nariz se volvió doblada, su respiración corta; él gritó con una voz irregular: “¡Esta maldita criatura!” En una rabieta, se fue a dormir.

Por el último par de días, él había estado esperando con ansías para que su nieto pase página. En este momento, sus expectativas habían sido destrozadas en un millón de pedazos. Todo lo que se mantuvo fue una incomodidad indecible palpitando en su pecho.

Tal es la realidad, cuanto más grande la esperanza, más grande será también la decepción. En este momento, el Abuelo Jun realmente quería arrastrar adentro al maldito mocoso y golpear su trasero con un palo hasta que flores aterciopeladas ‘florecieran’[1]. Entonces este nieto desagradecido suyo se daría cuenta de porque las flores son tan rojas…

Jun Xie se encontraba flotando calmadamente sobre la superficie del agua. Su cuerpo estaba erguido y él dependía de sus manos y pies para estabilizarse gentilmente de rato a rato, permitiéndole flotar sin hundirse. Jun Xie se sintió inundado con una sensación de confort.

Después de haber lavado toda la capa gruesa de suciedad en su cuerpo, Jun Xie se sintió como si hubiera recién salido de un pozo de excremento. Su cuerpo se hallaba completamente refrescado. El único problema era que incluso aunque su mente y alma se habían combinado como una con este cuerpo, su fuerza todavía no era ni de cerca como aquella de su vida pasada. No obstante, después de haber eyectado tantas impurezas de su cuerpo, el presente estado de su físico, músculos y huesos, seguramente debe haber mejorado a un nivel escandaloso. ¿Verdad? Pensando sobre esto, la boca de Jun Xie se curvó en una sonrisa.

A una distancia, los guardias de la casa vieron a su Joven Maestro flotar sobre la superficie del agua. Sobresalieron sus ojos mientras observaban fijamente a Jun Xie, quien estaba flotando sobre la superficie del agua mientras permanecía inmóvil, sin hundirse ni lo más mínimo. ¿Qué clase de arte divino está practicando el Joven Maestro? Pensar que uno puede flotar sobre la superficie del agua, así como así. Si uno fuera a utilizar su Xuan Qi para llevar a cabo esta hazaña, ¡entonces uno requeriría un mínimo de Nivel Jade de Xuan Qi para lograrlo!

Luego de haberse remojado por un rato, Jun Xie emergió del estanque rápidamente. Si bien su cuerpo se hallaba efectivamente refrescado, lo que siguió fue una sensación de debilidad, ¡una extremadamente exhaustiva sensación de debilidad! Considerando como el Joven Maestro Tercero Jun original nunca cuidó bien de su cuerpo, y considerando el proceso doloroso de Reducción a pulpa y Limpiador de Meridianos al que acababa de ser sometido, no desmayarse en el momento era una bastante súper humana proeza para Jun Xie.

Sustentándose a sí mismo a través de pura voluntad, Jun Xie llegó a su cuarto. Luego de haberse cambiado a un conjunto de vestidos blancos, la tierna Lolita, Pequeña Ke, trajo un cuenco con sopa de nido de ave, su boca fijada con una sonrisa juguetona.

Sin importar que mundo sea, ¡fuerza sigue siendo la prioridad número uno! Gente puede ser capaz de vivir sin tener influencia, ¡pero nunca deben carecer de fuerza personal! Incluso en su vida pasada, ¡Jun Xie nunca había estado tan impaciente y deseoso de aumentar su fuerza!

Ser lanzado solo a este mundo, la única cosa que podía darle a Jun Xie sosiego era fuerza. Una fuerza tan poderosa, que él podría tener en posesión la vida y la muerte de multitudes en la palma de su mano.

Ahora, Jun Xie confiadamente creía que había dominado otro tesoro, la misteriosa pagoda. Seguía siendo la mayor carta de triunfo para Jun Xie en este nuevo mundo. Jun Xie creía que los secretos dentro de esta indescifrablemente misteriosa pagoda no estarían limitados solamente a un mero Arte de Desbloquear la Fortuna de los Cielos. ¡Habría seguramente otros secretos escondidos dentro! Respecto a cuáles podrían ser, eso dependerá de Jun Xie para descifrarlos lentamente a su debido tiempo.

En adición, para el Arte de Desbloquear la Fortuna de los Cielos ser proclamado como el ‘Primer Arte Eterno,’ eso reforzó la convicción interna de Jun Xie. Este misterioso arte no podía ser una típica técnica mediocre.

Recordando lentamente los métodos de práctica de la primer parte del Arte de Desbloquear la Fortuna de los Cielos, “Gran Iluminación Desbordante”, Jun Xie se sentó con las piernas cruzadas en el suelo. Mente y cuerpo como uno, entrando en un estado tranquilo de respiración, él empezó lentamente…

“El aura mueve la Naturaleza, la gran iluminación desborda, para eclipsar los Nueve Cielos, para pisar sobre la Fuente Celestial, comprender el Universo; el corazón se convierte en una montaña de tesoros, el divino espíritu Nueve Refinaciones, para nunca caer en las Primaveras Amarillas[2]…”

Después de haber comenzado la práctica siguiendo el método en su mente, él no sintió nada en absoluto, inesperadamente. Ni el más escaso pedazo de qi podía ser percibido, pero esto no desalentó a Jun Xie, en absoluto. Él empezó a practicar una vez más, monitoreando su cuerpo a toda hora sin dejarlo relajar en ningún momento.

Después de quién sabe cuánto, Jun Xie ya había practicado siguiendo los métodos inscriptos sobre el Arte de Desbloquear la Fortuna de los Cielos para regular su cuerpo no menos de doscientas veces, y, aun así, ¡seguía sin haber reacción alguna! Sus meridianos habían seguido inactivos desde el inicio hasta el final. Es más, la prolongada cantidad de tiempo sentado con las piernas cruzadas les había causado a las piernas de Jun Xie entumecerse. Incluso aunque su cuerpo había sido sometido al proceso de Reducción a Pulpa y Limpiador de Meridianos, las capacidades de su cuerpo todavía tenían que desarrollarse. En este momento, incluso su mente había empezado a sentirse mareada y las señales de desmayo podían ser percibidas.

Jun Xie tomó un profundo respiro una vez más, esforzándose por mantener su mente clara, un espíritu resoluto emanando desde su corazón: “¡No puedo creer no lograr en forzar el qi afuera! Cuando se trata de ser malvado, ¡Yo soy el número uno! ¿Quién puede ser más vil que yo, el Monarca Malvado? ¡Este senior tendrá éxito!”

¡Este senior nunca caerá ante otros males! ¡Pero otros males deben caer ante el vil yo! ¡Yo soy el Monarca Malvado! ¡Yo soy el Soberano de todos los males!

 

De vuelta, él entró en el estado de respiración. Luego de un largo período de tiempo, Jun Xie sintió que su cuerpo entero ya no lo obedecía, su cada músculo sintiéndose tenso y rígido. Él había regulado su cuerpo de acuerdo a las instrucciones del Arte de Desbloquear la Fortuna de los Cielos no menos de trescientas veces, y, aun así, ¡nada podía ser percibido!

Jun Xie cerró sus ojos, rechazando forzadamente todos los sentidos de debilidad en su cuerpo, en su mente solo existía una línea de pensamiento, una convicción obstinada: Una vez más… una vez más… una vez más… más… más…

Finalmente, después de un período indeterminable de tiempo, Jun Xie sintió súbitamente un ligero cambio en su Palacio Niwan[3] dentro de su cabeza. Posterior a eso, con un paso de calor, un pequeño cambio podía ser notado en sus meridianos. Pero esa sensación era débil y trivial, imperceptible excepto que alguien fuera a monitorear cada parte del cuerpo constantemente. Si bien el flujo de qi era fino como hilo de telaraña, casi hasta el punto de ser inexistente, su esencia era verdaderamente anormal. Este flujo de qi era verdaderamente desconcertante. Para aquellos que practican artes internas, incluso si se apañan con el practicar hasta el punto de sentir el flujo de qi, no debería condensarse y convertirse en una existencia sólida fluyendo por el cuerpo. Sin embargo, el presente Jun Xie, quien había practicado hasta el punto de estupidez, era actualmente incapaz de percatarse de esto.

Al mismo tiempo que el flujo anormal de qi similar a un hilo de telaraña apareció, la radiante pagoda miniatura de siete colores, de pronto, se alzó del mar de consciencia de Jun Xie. Rotó lentamente en el aire, exudando una inmensa cantidad de bruma blanca con cada ciclo. La bruma blanca flotó lentamente en los alrededores; incontables hebras blancas formadas por la niebla, invisibles a simple vista, se formaron repentinamente sobre la superficie del cuerpo de Jun Xie. Aquellas hebras entonces penetraron paulatinamente la piel de Jun Xie, todo el camino hacia sus meridianos…

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>


[1] ://thoughtcatalog.files.wordpress.com/2014/04/peach.jpg?w=584&h=590 LOL

[2] Yellow Springs, explicación en el capítulo 1.

[3] Un lugar a cultivar localizado en la cabeza. Es uno de los tres lugares Diantian.

3 opiniones en “OEM – Capítulo 8”

  1. Podría ser? Después de solo esa única vez de dolor extremo, todas las impuridades de mi cuerpo, ¿han sido eyectadas?

    Impuridades No,creo que seria mejor impurezas

Deja un comentario