OEM – Capítulo 19

Capítulo 19: Se acabaron las contemplaciones.

Jun Xie se levantó, estirándose mientras sonreía frívolamente. “¿Tienen ustedes, muchachos, más dinero en absoluto? Si no tienen más, ¡entonces es hora que me vaya a casa y duerma! Solo he ganado tan poco dinero después de apostar por un rato, ¡Que decepción! ¿No está de acuerdo, Señorita Dugu?” Jun Xie sabía bien que ya había roto una porción de los planes enemigos. Desde ahora, ¡probablemente comenzarían a darlo todo!

“¡No puedes irte!” Li Zhen se volvió ansioso. En este momento, sus mentes se habían vuelto una masa de lodo pegajoso, Meng Haizou incluido. Ellos no entienden como habían perdido; ¡Su pérdida era una que los había atontado completamente!

Las habilidades de apuesta de cada uno deberían haber sido más altas que Jun Moxie y, aun así, ellos, quienes se unieron contra él, ¡habían, en realidad, perdido todo! Sin mencionar, Jun Moxie había claramente tomado las drogas psicodélicas que ellos habían preparado; los dados usados eran aquellos que habían manipulado; la vestimenta de Meng Haizou fue rociada con un perfume único que pretendía estimular la mente de aquellos que hubieran consumido la droga psicodélica, dejándolos confundidos y totalmente a la merced de otros.

Pero, los cuatro habían perdido hasta el punto de perder sus pantalones. ¿Qué clase de explicación podía ser dada por esto?

¿Podría ser que la suerte de Jun Moxie era demasiado buena? No obstante, los puntos de dados que él obtuvo en cada ronda fueron solo ligeramente más altos que los de ellos. ¡Ni siquiera coincidencias pueden llegar a este nivel de coincidencia! Pero si quisieran decir que él estaba haciendo trampa, ¿Exactamente cómo estaba haciendo trampa? Que una persona que haya consumido drogas psicodélicas y haya tenido sus habilidades de apuestas hechas un desastre hiciera trampa; ¡Eso sería semejante a toparse con un fantasma real!

Su bien elaborado plan que primero había envuelto a Tang Yuan, procedió suavemente. Sin embargo, una vez su objetivo real, Jun Moxie, apareció, se vieron incapaces de proceder con la siguiente fase de su plan. Habiendo perdido todo, ¿Cómo podrían siquiera hablar sobre completar sus planes?

No obstante, las consecuencias de fallar en completar su tarea les causó tiritar, un vestigio de miedo desbordando de sus ojos.

Para estas personas, la apariencia gentil en el rostro de Li Youran era más terrorífica, ¡comparada con la terrible mueca de un demonio del infierno! ¡Y eso era porque el visaje de Li Youran mostraría ese mismo gentil y amable rostro incluso cuando emitiendo órdenes para asesinato o genocidio!

¡Él era una existencia que era incluso más demoníaca comparado con un demonio!

“¡Todavía quiero apostar contigo! ¡Todavía tengo bienes con los que apostar!” ¡Meng Haizou se quitó el jade de acompañamiento en su cadera y lo tiró en la mesa con un ‘pa’!

“Haha, ¿Muchachos, ustedes creyeron que aceptaría bienes dañados?” Jun Xie sonrió con desprecio. “¿Quieren apostar conmigo usando esa clase de objeto sin valor? ¡Sería mejor ir a casa y tener un buen sueño!” Jun Xie sacudió su cabeza y se dio la vuelta, ¡Obviamente yéndose!

“¡Espera!” Meng Haizou gritó; él miró a Li Zhen y al resto fijamente: “¡Saquen todo lo que puedan!”

Li Zhen y el resto también eran muy conscientes de las miserables consecuencias de regresar con tal resultado. Inmediatamente, se quitaron todo lo valioso que tenían en sus cuerpos, ya sean piedras preciosas, perlas u ornamentos de jade.

“¡Esta es la espada personal y el jade de acompañamiento del Señor Tang Yuan! ¡Los pondré junto a lo demás para esta apuesta! El precio original debería haber sido un millón y medio de liangs, ¡pero ahora la pondré por solo un millón de liangs!” Meng Haizou sostuvo su mirada en Jun Xie estrechamente: “Jun Moxie, creo que también desearías reconquistar esto para él, ¿Verdad?”

Dugu Xiaoyi miró por un momento, con la mirada vacía, fijamente. Ella también sabía de los impresionantes orígenes de la espada personal y el jade de acompañamiento de Tang Yuan. Como persona inteligente, se dio cuenta instantáneamente del hecho de que esta no era una mera apuesta. Pero, ella no se sintió temerosa en lo absoluto, tampoco pretendía quedarse afuera de este asunto. ¡Esta clase de situación era simplemente muy interesante!

“¡Él es él, yo soy yo! ¿Qué tienen que ver sus cosas con nuestra apuesta?” Jun Xie lo miró como si estuviera evaluando a un idiota. “Si gano, entonces esos objetos se convertirán en mis ganancias, mis bienes. Si quiero tirarlos a las alcantarillas, ¡los tiraré a las alcantarillas! ¿Qué tiene eso que ver con Tang Yuan? ¿Reconquistarlos para él? ¡Ustedes seguro pueden imaginarse cosas! Tang Yuan empeñó esos objetos por dinero, eso es su negocio, ¡No mío! Más tarde, cuando Tang Yuan traiga dinero para canjear esos objetos, ¡eso tampoco tendrá nada que ver conmigo!”

Entretanto hablaba, Jun Xie echó un vistazo abajo al jade de acompañamiento y la espada. Su corazón rebosaba de risa: ¡Estos no son objetos ordinarios!

La boca de Jun Xie reveló una sonrisa malvada. “Joven Maestro Meng, ¿no crees que lo que dije es correcto?”

Escuchando las palabras de Jun Xie, todos los presentes se sintieron cegados, ¡inclusive Tang Yuan y Dugu Xiaoyi! Tang Yuan había expresado anteriormente un rostro jubiloso, pero ahora se había vuelto amargamente triste.

El visaje de Meng Haizou se tornó pálido. Él entendió claramente el significado tras las palabras de Jun Xie. Precisamente porque entendió, ¡estaba ahora atrapado en un difícil dilema de si proceder o no! Si esta espada y jade de acompañamiento fueran a perderse ante Jun Xie hoy, y mañana Tang Yuan viene con el dinero para recuperarlos ¿Qué deberían hacer entonces?

Las palabras de Jun Xie sonaban muy virtuosas, pero en verdad, había reglas para ser observadas. Colaterales que han sido empeñados solo pueden ser vendidos si no logran ser canjeados después de un cierto período de tiempo. Si fueran a venderlos ahora, ¡entonces sus acciones serían injustificables!

Hoy, Tang Yuan había sufrido una pérdida tan grande, ¿Acaso él permitiría esto? Juzgando por su personalidad vengativa, ¡él ciertamente les provocaría una calamidad si no pudieran presentar los objetos cuando él llegara para recuperarlos! Aparte, su oportunidad de crear tal alboroto habría originado por sus propias faltas.

Sin embargo, un pensamiento cruzó por su cabeza: El presente obstáculo ante mí ya es demasiado complicado, ¿Cómo puedo preocuparme por el futuro? Además, ¡No necesariamente perdería!

“¡Naturalmente, tendremos nuestras propias maneras de lidiar con el asunto del Señor Tang Yuan! ¡No hay necesidad de que el Joven Maestro Tercero Jun se preocupe de eso! Asimismo, ¡quizás el Joven Maestro Tercero Jun no sea capaz de ganar estas cosas!” Meng Haizou empujó todo los jades, perlas y espada a la mesa. Apretando sus dientes, fue directo al grano. “Joven Maestro Tercero Jun, este Jade Ruyi mío fue concedido por Su Majestad misma, El Emperador; esta es la espada más valiosa de mi tío; esta Perla Brillante fue dada a Li Feng por el Gran Preceptor Li mismo… ¡todos estos son objetos preciosos sin valor de mercado! Yo creo que, si uno fuera a valorizarlos, en ese caso, ¡atraerían millones de liangs, y más! Considerando cuánto dinero el Joven Maestro Tercero tiene, parece insuficiente. Pero si el Joven Maestro Tercero está dispuesto a apostar, ¡entonces puedo hacer una excepción y permitirte apostar con algo más!”

“Entonces, ¿con que quieres que apueste? ¿No me vas a pedir que presente mi cuerpo, cierto? O, ¿podría ser que quieres que me case con tu hermana pequeña la cual no pudo casarse? Pero, jamás he escuchado sobre esta hermana pequeña tuya,” Jun Xie inclinó sus ojos mientras hurgaba sus orejas.

Dugu Xiaoyi fue incapaz de restringirse a sí misma y estalló momentáneamente de risa, pero inmediatamente asumió una cara seria. Por debajo de la mesa, envió una patada perversa a Jun Xie, causándole a él apretar sus dientes y sonreír.

Los músculos en el rostro de Meng Haizou convulsionaron, estaba furioso hasta el punto de casi vomitar sangre. Forzándose a sí mismo a guardar la calma, respondió. “Joven Maestro Tercero ciertamente disfruta el bromear, esta apuesta es muy simple. Si pierdo, entonces todo aquí naturalmente le pertenecerá al Joven Maestro Tercero. Pero si gano, Joven Maestro Tercero debe prometer cumplir mi única solicitud y ayudarme a hacer algo. ¿Es eso aceptable?”

“¿Estás bromeando? ¿Cómo es eso aceptable?” En su mente, Jun Xie gritó. ¡Un espectáculo está llegando! Debe de haberles sido muy difícil el aguantarse por tanto tiempo. No pudo evitar soltar una risita antes de rehusarse. “Si ustedes, muchachos, me dicen que me suicide, ¿entonces realmente debería morirme? Si ustedes, muchachos, quieren que les dé todas las posesiones de mi Familia Jun, ¿entonces realmente tengo que darles todo? Esta condición tuya es verdaderamente… ¡tsk, tsk! ustedes, muchachos, ¿acaso me toman por tonto?”

“Puedo garantizar que esos escenarios que el Joven Maestro Tercero describió no ocurrirán. Esta instancia no requerirá ni una moneda de plata del Joven Maestro Tercero Jun. ¡Tampoco acarreará ningún daño al Joven Maestro Tercero! Además, ¡esta petición es ciertamente una que puedes lograr! Si el Joven Maestro Tercero siente que la solicitud es imposible, ¡entonces simplemente puedes olvidar que esto pasó alguna vez!” Meng Haizou fue casi incapaz de aguantarse el aporrear a este despreciable bastardo enfrente de él y luego dar una patada final.

“¿Así de fácil? En ese caso, ¿por qué no?” Jun Xie aceptó. “¿Cómo apostaremos?”

“¡Apostaremos en el dado!” Un aspecto desesperado era evidente en el visaje de Meng Haizou, semejante al de un apostador clásico. Con su rostro grave, dijo: “¡Esta apuesta será solo entre tú y yo! Apostaremos en el tamaño de nuestras tiradas; ¡Sin banquero! ¡El punto más alto gana! Jun Moxie, ¿te atreves?”

“Haha, ¿Acaso tendría miedo de tu mano perdedora? ¡Una apuesta de dado! ¿Crees que puedes vencerme? ¡Que ridículo!” Jun Xie expresó una apariencia insolente carente de pensamiento y preocupación, casi hasta el punto donde ascendería a los cielos. Es probable que realmente se hubiera alzado a los cielos si no fuera por el ancla debajo de sus piernas.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

12 opiniones en “OEM – Capítulo 19”

  1. Hola buenas tardes queria saber si vas a continuar con la traducion de esta novela y cada cuanto tiempo vas a subir los capitulos

Deja un comentario