OEM – Capítulo 17

Capítulo 17: Muy Buena Suerte

La estrategia de Li Youran contra Jun Moxie era de hecho perfecta, habiendo considerado completamente el carácter de Jun Moxie y habiendo arreglado cada aspecto detalladamente. Este plan era ciertamente perfecto, pero el Cielo juega con la voluntad de los hombres. Dentro de este plan perfecto, un defecto único había aparecido inopinadamente. Si el objetivo de esta estrategia hubiera seguido siendo Jun Moxie, ¡entonces el porcentaje de éxito sería un cien por ciento!

No obstante, el Jun Moxie de hoy era en realidad Jun Xie, ¿puede su plan todavía proceder sin problemas?

……

Sala de Mil Oros.

“¿Procedemos con la cantidad usual de apuesta del Joven Maestro Tercero? ¿Empezando con mil liangs? O… ¿deberíamos incrementarla un poco?” Li Feng preguntó después de que todos se sentaran.

“¿Desde mil liangs?” Dugu Xiaoyi exclamó con sorpresa, su suave blanca cara estaba colorada. “¿Ustedes van a apostar tanto?” Ella era la única hija de la Familia Dugu. Necesidades normales como comida, ropa y otras eran habitualmente preparadas de antemano para ella. Con la excepción de comprar algunas joyerías de oro y plata, sus gastos eran pocos casi siempre. Ella originalmente pensó que los cien liangs de plata que trajo con su persona era una suma gigantesca; ¿¡Cómo podría haber imaginado que la apuesta mínima era en realidad mil liangs?! La cantidad total en su cartera solo podía equivaler a un décimo…

Esto era en verdad una cosa muy normal. Mil liangs de plata pesaban al menos varias docenas de jins. Ni siquiera una familia terriblemente rica realmente sacaría docenas de jin con el valor de liangs de plata mientras pasean. Después de todo, este mundo tiene algo llamado impuestos…

“¿Mil liangs? Esa cantidad tomaría demasiado tiempo. Este Joven Maestro no tiene tanto tiempo para perder. Hagamos esto más festivo, cada juego empieza con diez mil liangs, sin límite de incremento, procedamos con esto,” Jun Xie rió ruidosamente. “Este Joven Maestro tiene mucho dinero. ¡No vale la pena mencionar esta pequeña suma!”

Tang Yuan fue conmocionado. “Mil liangs como el punto de partida ya es una gran suma, Joven Maestro Tercero.” Él sabe muy bien que Jun Xie solo tiene cincuenta mil liangs con él; si el juego era realmente jugado con diez mil liangs como punto de partida, él podría terminar perdiéndolo todo en minutos si su suerte no lo favorecía. Ya había perdido tanto hoy. Además, la nota había sido recuperada. Él no debería empujar a su propio hermano hacia un lugar tan peligroso. Perder esos cincuenta mil liangs no debería ser gran cosa. Después de reflexionar sobre eso, él decidió no interferir.

“¡El Joven Maestro Tercero Jun es verdaderamente un hombre franco! El juego de dados sucede que es mi favorito, ¡un juego de suerte! Ambos lados pueden ver los resultados de tirar el dado, ¡haciéndolo razonable y justo!” Meng Haizou rió.

“Basta de disparates, ¿Cómo vamos a jugar este juego? ¿El valor más pequeño gana o el valor más grande gana? ¿O vamos a adivinar los valores?” Jun Xie lucía como sí ya no pudiera esperar. Si una persona minuciosa fuera a observarlo, notaría que los ojos de Jun Xie se habían vuelto rojos, significando que las drogas habían empezado a tomar efecto.

¡El momento se estaba acercando!

Meng Haizou miró silenciosamente a los ojos de Jun Xie y respondió. “Hagámoslo simple y apostemos en si saldrá alto o bajo. ¿Qué te parece?”

Jun Xie asintió. “¡Vamos!”

Para ser justos, aquellos que participaban en ese juego primero sacarían suficientes billetes de plata, y ahí procederían a tirar los dados. Aquel con el mayor número de la tirada se convertiría en el banquero. Dependiendo del número de gente participando, el número del dado usado diferiría. Si siete personas estuvieran participando, entonces siete dados serían usados. Si fueran seis personas, entonces serían seis dados. Después de esa ronda sigue la última ronda donde el ganador se convierte en el banquero.

Presentemente, Jun Xie, Meng Haizou, Meng Fei, Li Feng y Li Zhen estaban participando en la apuesta. Tang Yuan ya había sido limpiado de dinero y solo estaba calificado para mirar a un lado. Con respecto a Dugu Xiaoyi, quién vino con una actitud imperiosa, no tuvo dinero suficiente en su persona. Sin dinero suficiente, incluso al emperador no se le sería otorgado honra, y solo podría sentarse al costado como espectador. Su rostro estaba enrojecido y cubierto de vergüenza.

Las revoluciones en la mente de Jun Xie se movieron, ¿Cómo puede no tomar ventaja de un tan poderoso partidario? “La Señorita Dugu es una mujer, es solamente natural que no se una con nosotros. ¿Por qué no juega la Señorita Dugu tras el tablero?”

“¿Qué es jugar tras el tablero?” Los ojos de Dugu Xiaoyi se iluminaron.

“El tan llamado jugar tras el tablero es básicamente hacer una apuesta exterior. Esto significa que si bien no estas participando en esta apuesta, ¡aun así puedes hacer una! Por ejemplo, puedes hacer una apuesta de cinco liangs de plata a que yo ganaré. Si pierdo, entonces te habré arrastrado hacia abajo, y tú perdido esos cinco liang de plata. De esa manera ambos lados pierden. Pero si yo fuera a ganar, entonces tus ganancias, incluyendo interés, serían diez liangs de plata,” Jun Xie explicó con esmero.

“¡Muy bien!” El ánimo de Dugu Xiaoyi se alzó. “En la primera ronda, apostaré cinco… ¡cinco liangs en ti!”

Jun Xie rió en voz alta. “¡Con una belleza apostando en mí, sin duda mi suerte aumentará!”

Li Feng, quién estaba observando todo, se burló en su mente: Sigue riendo, ¡Muy pronto estarás llorando!

Ya todos habían lanzado el dado, dejando solo a Jun Xie. Actualmente, aquel a la cabeza era Meng Haizou, con un dado a seis puntos y dos dados a cinco puntos, dieciséis puntos en total. ¡Esta era una bastante grande cantidad de puntos! La única manera de vencerlo era obteniendo ya sea dieciocho puntos o diecisiete.

Li Feng expuso una pinta triunfante en su rostro. En tanto y en cuanto Meng Haizou se convirtiera en el banquero, entonces las chances de aferrarse a Jun Moxie estarían aseguradas. ¡Ellos se asegurarían de que Jun Moxie pierda hasta el punto de irse sin sus pantalones! Una vez él haya perdido hasta el punto de la locura, en ese momento el plan avanzará hacia adelante suavemente.

Jun Xie juntó los tres dados en su mano, su visaje repleto de sonrisas, pero en su corazón él estaba maldiciendo. No solo le añadieron algo al té antes, ¡también manipularon el dado! Estaba obviamente lleno con algo más, el balance y la sensación se sentían excepcionalmente mal.

La sustancia usada para llenarlo ciertamente no era plomo, porque eso le causaría al dado pesar mucho en un solo lado. Sin embargo, el lado era claramente uniforme en peso. La única sustancia que podía transformarse misteriosamente de esa manera sería el mercurio. Y solo alguien que fuera muy familiar con este dado podría lograr la conclusión deseada. Incluso si la persona promedio fuera a descubrir este aspecto fraudulento, aun así, serían incapaces de hacer algo. Jun Xie, por el otro lado…

Jun Xie exhaló su aliento, con un giro de su muñeca lanzó los tres dados adentro del cubilete, causando que colisione con un sonido. Al mismo tiempo, la mano derecha de Jun Xie, que estaba en la mesa, emitió un fino hilo de qi, tan fino como una aguja. El fino hilo de qi, sin que nadie lo notara, se estiró hacia el cubilete misteriosamente…

La respiración de todos fue sostenida entretanto miraban con ojos bien abiertos.

Los tres dados rodaron por un tiempo antes de parar.

“Esto… ¿Cómo es esto posible?” Li Zhen exclamó mientras miraba fijamente con una apariencia deprimida.

El grupo de Meng Haizou emitió un suspiro de decepción. Tang Yuan fue el único que celebró, riendo y bailando felizmente.

¡Dos dados a seis puntos y un dado a cinco puntos! Estaba solo un punto por encima de la tirada de dados de Meng Haizou.

El grupo de Meng Haizou tuvo sus esperanzas defraudadas y solo pudieron mirar a Jun Moxie escandalizados: Jun Moxie, este bastardo, ¡hoy debe haber pisado alguna mierda de perro de la suerte!

Jun Xie voceó en deleite. “Haha, la Señorita Dugu es efectivamente una bendición de buena suerte. Me ha honrado con prosperidad; ¡esto verdaderamente es el Cielo compadeciéndose de los sinceros! Hoy, ¡este senior comenzará un baño de sangre!” Él luego cogió el cubilete en sus manos, el cual agitó mientras apuraba. “Pongan sus apuestas, pongan sus apuestas, ¡Rápido, pongan sus apuestas!” Un aspecto impaciente fue expresado en su visaje.

“¡Pa!” Jun Xie apoyó el cubilete de golpe en la mesa, soltando su mano inmediatamente. La otra mano, sin embargo, estaba posicionada gentilmente en la mesa; su rostro al parecer tenso. Pero, su energía interna ya había alcanzado el cubilete, ¡lista para la acción!

 <<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

6 opiniones en “OEM – Capítulo 17”

Deja un comentario