OEM – Capítulo 14

Capítulo 14: Dugu Xiao Yi

El corazón de Jun Xie se conmocionó entretanto fue recordado súbitamente de su vida pasada. En ese entonces, él también estaba paseando por la calle principal cuando la vio a ‘ella’. Ella era tan hermosa, que él inconscientemente se giró para mirarla nuevamente. Inesperadamente, la joven doncella así mismo estaba enfurecida, se dio la vuelta y lo maldijo. “¿Qué estás mirando? ¿Acaso no has visto una belleza antes? Tú, maldito sinvergüenza” Inesperadamente, ellos se convertirían en conocidos. Como asesino, Jun Xie siempre se había cuidado de evadir el causar cualquier problema, todo el camino hasta el día en que transmigró; ahora estaban separados por dos mundos. Pensando sobre ello, Jun Xie no pudo evitar sentir una sensación de pérdida.

El presente Jun Xie experimentó como si estuviera mirando atrás en el tiempo, su corazón sintió una sensación desenfrenada de calidez burbujeando. Mirar a la joven doncella trajo el mismo sentimiento de calidez devuelta a su corazón. Él sonrió y dijo: “Señorita, ¿Nos hemos visto antes? Usted luce familiar.”

La joven doncella apretó sus dientes mientras lo miraba fijamente. “¡Pooh! Esta señorita sabe bien quién eres, tú, ¡escoria! Joven Maestro Tercero Jun, ¿Qué clase de trucos estás pensando en hacer hoy? ¿Jugando a primeros encuentros?

¿Eh? Entonces, ella es en realidad alguien que conozco. Jun Xie accedió rápidamente a sus memorias para descubrir la información acerca de esta muchacha indomable. Incapaz de pararse a sí mismo el sentirse avergonzado, él rió ligeramente, y respondió sin pensar: “Pensar que estábamos en realidad familiarizados, esto debe ser el destino, Señorita Dugu.

¿Esto es el destino? ¿Qué disparate es este?

La Señorita Dugu sostuvo la mirada con ojos embobados; uno de sus guardaespaldas femeninos de repente no pudo aguantarse y rió. Con respecto a Tang Yuan, después de que se percató que Jun Xie no lo había alcanzado, él dio marcha atrás y escuchó las palabras de Jun Xie… ¡Respeto! El Joven Maestro Tercero Jun era verdaderamente un profesional cuando se trataba de cortejar mujeres. Sin embargo, su coraje era aún más merecedor de respeto. Aquellos que se atrevían a decirle estas palabras a la fémina irrazonable número uno del Reino de Tianxiang, la Señorita Dugu Xiao Yi, eran pocos.

Dugu Xiao Yi miró fijamente a Jun Xie, sus ojos brillando lentamente a medida que se volvían más feroces: “Jun Moxie, ¿podría ser que piensas que el dolor de la última golpiza no fue suficiente? Coincidentemente, esta dama está a mitad de un mal humor, ¡puedo ayudarte a aflojar tus huesos!”

Jun Xie quedó conmocionado y fue finalmente capaz de recordar que pasaba que esta Dugu Xiao Yi era la persona que Jun Moxie más temía. En resumidas cuentas, él hizo algo, que resultó en Dugu Xiao Yi golpeándolo hasta casi matarlo, lo que le tomó medio mes antes de poder arrastrarse afuera de la cama…

“Señorita Dugu, espero que haya estado bien. Ahahah… Lo que en realidad quería decir es que, este pequeño hermano todavía tiene algo que hacer, me despido primero. La veré más tarde,” Jun Xie se preparó para escabullirse. Mirando a la amenazadora postura y rostro del pequeño fierabrás, parecía como si ella estuviera a punto de correr hasta Jun Moxie y empezar una golpiza. En las memorias de Jun Moxie, incluso aunque este pequeño fierabrás era aún joven, su proeza de batalla era altamente estimable. Incluso si hubiera varios Jun Moxie, aun así, no serían un oponente para ella. Eso no era decir que Jun Xie le tenía miedo, pero en este momento en particular, era imperativo que escondiera su verdadera fuerza. Naturalmente, uno debe ir a lo seguro. Err, ¡tipos buenos no golpean féminas!

“¡Para ahí mismo!” Dugu Xiao Yi levantó su mentón alto en el aire, y entonces miró a Jun Xie con una cara arrogante: “¿A dónde estás planeando ir? ¿Estás planeando en ir a hacer algo malo? ¡Jun Moxie! Ya que te topaste conmigo, ¡puedes olvidarte de hacer cualquier acto malvado! Solo ven calmadamente y déjale a esta dama ventilar su ira, ¡luego dejaré que te vayas!”

El rostro de Tang Yuan estaba goteando de sudor, él dio un pisotón explosivo, su corazón exclamó continuamente: “Joven Maestro Tercero Jun, la gente usualmente huye y se esconde cuando ve a esta ‘tía’, en cambio, tú, ¿por qué la tenías que fastidiar? Sin importar que tan bonita sea, no lo vale tanto como tu vida.”

Observando los grandes y brillantes ojos de Dugu Xiao Yi, mientras esta asumía un arrogante y dominante visaje, Jun Xie tuvo súbitamente una idea. Pretendiendo ser muy reservado, él susurró. “Señorita Dugu, el lugar al que estamos yendo… Heh heh, es bastante inapropiado para que chicas vayan.”

“¿Qué? ¿Están ustedes planeando en visitar el burdel?” Ella era indudablemente una persona atrevida, ¡pensar que escupiría esta clase de palabras de su boca abiertamente!

Dugu Xiao Yi soltó un frío ‘heng’, mirando fijamente a ambos hombres con desprecio. “¡Basura sinvergüenza!”

“¿Quién dijo que íbamos a visitar un burdel? ¿Piensas que todos somos como tú?” Jun Xie formó inmediatamente una expresión de ‘acusado injustamente’. “Solo nos estábamos dirigiendo a la Sala de Mil Oros, solo estamos yendo por un par de rondas de apuestas… ¿eh?” Aparentemente percatándose de que se le había escapado, Jun Xie se calló rápidamente.

“¿Sala de Mil Oros? ¿Apuestas?” Escuchando la primera parte de la contestación de Jun Xie, se volvió incluso más enojada. Inesperadamente, cuando escuchó acerca de la última parte, sus ojos se encendieron. Entrecerrando sus ojos, sonrió, revelando un par de bonitos dientes blancos. “¡Nunca he estado ahí antes! ¡Llévenme con ustedes!” Un tono comandante, el cual no permitirá refutaciones, resonó. Verdaderamente admirable, ¡la distancia y velocidad a las cuales el tren de pensamiento de una mujer se puede mover eran simplemente poderosas!

“Señorita…” una de las féminas acompañantes tiró de la manga de Xiao Yi, intentando desalentarla. Esta acción suya era muy razonable, el lugar a donde los dos grandes libertinos de la Ciudad de Tianxiang se dirigían, no podría posiblemente ser un buen lugar. Como la más preciada persona de su familia, ¿Cómo puede ella juntarse con ellos?

A Dugu Xiao Yi no le importó en absoluto, ella dijo excitadamente. “No te preocupes, esos dos hermanos míos hablaban sobre la Sala de Mil Oros todos los días. Debe ser un lugar muy especial. Esta vez, ¡esta dama irá y echará un buen vistazo!” Habiendo dicho eso, estiró un brazo y agarró la oreja de Jun Xie. “¡Llévame allí rápidamente! En tanto y en cuanto hagas eso, ¡entonces hoy te dejaré ir!”

Jun Xie podría haberla esquivado fácilmente, pero pensando sobre su plan, decidió no hacerlo. Él solo formó una expresión adolorida, dejándola tirar de su oreja entretanto seguían adelante.

Los ocho guardaespaldas a la espalda sonrieron amargamente; mirándose entre sí, simplemente los siguieron. Con respecto a los ocho guardaespaldas de Dugu Xiao Yi, ellos también los siguieron de acuerdo, más que nada porque no importaba si aceptaban o no. Estos dieciséis guardaespaldas estaban atascados en la misma situación. Aquellos que seguían al Joven Maestro Jun Xie tenían que restringirse a sí mismos, pero los guardaespaldas de Dugu Xiao Yi tampoco lo tenían mucho mejor. Cada uno de ellos tenía que controlarse a sí mismo hasta el límite, cada uno culpando a la otra familia.

Tang Yuan suspiró exasperado. ¿Por qué apareció de repente una tigresa en nuestro camino? Si ella accidentalmente ve aquella nota promisoria… Tang Yuan tembló: Esta persona es alguien capaz de propagar estas noticias a través de la ciudad, en medio día. En dos días, todos los personajes importantes en el reino lo sabrán… Cuando eso pase, sería mejor solo cometer suicidio.

El grupo de gente llegó al Restaurante de la Fragancia de Mil Millas, pasando por el patio exterior, luego entrando al largo patio trasero. Tang Yuan se precipitó adentro impacientemente, gritando con toda su fuerza: “¡El Joven Maestro Tercero Jun está aquí! ¡Rápido! ¡Denme el… dénmelo a mí!”

Acompañado por una corta ráfaga de risa, seis jóvenes aparecieron en la puerta. Antes de que cualquiera de ellos pudiera decir algo, vieron a Dugu Xiao Yi entrando mientras tiraba de la oreja de Jun Xie. Sus rostros cambiaron instantáneamente, el color de sus caras transformándose como en el del suelo debajo.

En el presente, dos grupos se mantenían neutrales respecto a la pelea de los príncipes, uno era la Familia Jun y el otro no era ningún otro que la Familia Dugu. Estas dos familias ocupaban una posición esencial, tanto en el ejército como en la corte.

La pequeña Señorita Dugu Xiao Yi era la única hija de la Familia Dugu. La Familia Dugu era bastante próspera, con un total de siete hijos y una hija. Como la sola hija, ella se convirtió en una preciada existencia y fue encaprichada mucho, siendo consentida hasta el punto de fatuidad. No obstante, esta pequeña niña era altamente talentosa. Incluso a su joven edad, su nivel de cultivación en Xuan Qi ya había alcanzado un nivel superior. También fue dotada con un fuerte sentido de justicia. Su nombre resonaba por lo alto y lo lejos en la Ciudad de Tianxiang, y era conocida como la ‘Enemiga de los Libertinos’. Todos los jóvenes maestros presentes aquí han tenido el honor de sufrir ante ella.

Era rumoreado que el viejo abuelo de la Familia Dugu, Dugu Zongheng, era un altamente capaz experto de Xuan Qi, presunto de haber llegado al Xuan de rango Celestial. Él era el único en el reino quien podía desafiar a Jun Zhan Tian de la Familia Jun. Respecto a su posición, él también era un Gran Duque; con respecto al padre de Dugu Xiao Yi, Dugu Wudi, y sus tres tíos, todos ellos eran grandes generales del reino, sus siete hermanos también servían en el ejército. Si uno fuera a comparar, entonces, la autoridad e influencia inconcebibles de su familia, solo estaba un par de pasos por detrás de la presente Familia Jun.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

Una respuesta a “OEM – Capítulo 14”

Deja un comentario