Invincible – Capítulo 15

Capítulo 15: ¿Un desliz de mano?

Al observar el acto de locura de Huang Wei, Huang Xiaolong se burló y caminó lentamente hacia él. Tras ver que Huang Xiaolong se aproximaba, Huang Wei, quien estaba murmurando y gritando locamente, repentinamente se detuvo. El miedo apareció en sus ojos mientras que retrocedía subconscientemente, sin embargo, justo cuando abrió su boca para querer admitir la derrota, una sombra emergió y el puño de Huang Xiaolong se estrelló directamente en su rostro. Huang Wei gritó miserablemente y se tambaleó con inestabilidad.

Tomando ventaja del ataque inicial, Huang Xiaolong se acercó, enviando otro puño.

Después de varios puños, Huang Wei ya estaba confundido y desorientado, incapaz de decir dónde estaba el norte, sur, este u oeste. Su rostro se había puesto incluso más inflamado.

Observando el lamentable final de su hijo, Huang Ming finalmente no pudo soportarlo más, se giró hacia su padre Huang Qide y suplicó: “Padre, ¿no deberíamos…?”

Huang Qide, quien dudó por un momento, dijo: “Es suficiente, Xiaolong”

Al escuchar la voz de su Abuelo Huang Qide, Huang Xiaolong le propinó un golpe final a Huang Wei antes de dejarlo ir.

“¡Tú!” Huang Ming lo miró furiosamente.

Ignorando la mirada rabiosa de Huang Ming, Huang Xiaolong explicó: “¡Tío, sobrino tuvo un desliz de mano, por favor perdóname!”

¿Un desliz de mano?

Tras mirar a Huang Wei, quien tenía una cabeza gigante de cerdo, todos tenían una expresión extraña en sus rostros.

Li Lu, sentada al lado de Li Mu, no pudo contener más su risa, y una risa como el sonar de las campanas resonó en la Gran Sala por segunda vez.

Las cejas de Huang Qide se surcaron mientras que miraba a Huang Xiaolong en el escenario, abrió su boca, pero no pudo encontrar las palabras correctas. Al final, no dijo nada ya que podía ver que Huang Wei había sido indulgente y las heridas de Huang Wei eran sólo de carne.

Por otra parte, Huang Ming casi vomitó sangre de la ira.

En ese momento, la voz de Huang Wei rompió el silencio con sollozos lamentables mientras que cojeaba hacia el lado de Huang Min: “¡Papá, él me pegó, en serio me pegó!” Su dedo apuntaba hacia Huang Xiaolong, y de su rostro caían incontrolablemente lágrimas y mocos.

Al final, Huang Wei sólo era un niño de siete años, siendo golpeado a este grado por Huang Xiaolong, y terminó con un rostro casi inhumano.

Los elders y mayordomos del Señorío del Clan Huang agitaron sus cabezas, causando que Huang Ming se sintiera extremadamente avergonzado.

Esta ronda entre Huang Wei y Huang Xiaolong terminó con Huang Wei apaleado. La asamblea se trasladó a las luchas de los otros discípulos.

Pero, comparado a la emoción durante la lucha entre Huang Wei y Huang Xiaolong, las luchas posteriores estaban apagadas.

Pocas horas después, la Asamblea Anual del Clan llegó a su fin.

Mientras que todos se iban, suspiraron innecesariamente dentro de sus corazones, la supuesta estrella de la Asamblea del Clan de este año terminó siendo una broma, mientras que Huang Xiaolong, al cual no se le había prestado atención alguna, se convirtió en la presencia más brillante del día.

El Patio del Norte.

En la sala principal, Huang Wei rugió furiosamente: “¡Si no fuera porque Huang Xiaolong se encontró con una suerte de mierda y comió tres frutas Yang, sólo basado en el talento de su espíritu marcial, no habría sido capaz de avanzar a Segunda Orden! Me reúso a aceptar esto. ¡Huang Xiaolong, lo pagarás en la Asamblea del próximo año, definitivamente tendré mi venganza!” El rostro de Huang Wei, el cual había sido golpeado hasta parecer al de un cerdo, estaba retorcido del enojo.

Huang Ming estaba sentado allí sin expresiones, pero de vez en cuando, un destello frío emergía de sus ojos.

En la Asamblea del Clan de este año, Huang Xiaolong le hizo perder cara – mucha.

A diferencia de la atmosfera melancólica en el Patio del Norte, el Patio del Este estaba lleno con risas y ánimos.

“¡Bien hijo, esta vez, no decepcionaste a tu Padre!” Dejando salir una enorme risa, Huang Peng dijo: “¡Qué refrescante!” Recordando la expresión furiosa de su hermano mayor Huang Ming, su corazón estaba radiante de la alegría.

“Xiaolong, ven, deja que Mamá te mire con cuidado” Su Yan haló a Huang Xiaolong, mirándolo de la cabeza a los pies, y luego sonrió, diciendo: “Tú, ah, incluso no nos dijiste que habían avanzado a Segunda Orden, hiciste que Mamá y Papá se preocuparan mucho por ti”

Sin saber que decir, Huang Xiaolong sólo sonrió.

Si sus padres fueran a descubrir que él en realidad no estaba en Segunda Orden, ¿cuál sería la reacción de ellos? Pero Huang Xiaolong decidió mantener su fuerza en secreto. Si su qi de batalla de Tercer Orden fuera expuesto, los problemas no serían tan simples.

Su fuerza actual de Segunda Orden se podía explicar usando las tres frutas Yang como excusa, pero una en el pico de la Tercera Orden – Etapa Tardía levantará sospechas y dudas, y si los otros descubrían que su espíritu marcial era un espíritu marcial magnífico, podría traer una catástrofe al Clan Huang.

En la sala principal del Patio del Este, después de ser ‘molestado’ por sus padres por algo de tiempo, Huang Xiaolong finalmente pudo regresar a su pequeño atrio.

Tan pronto entró, una pequeña figura corrió hacia sus brazos. Huang Xiaolong no esquivó, sólo sonrió y dijo: “Pequeñín, ¿a dónde fuiste en esos dos días?”

Esta pequeña figura resultó ser el Mono Violeta del Espíritu Devorador.

Medio año había transcurrido, pero el cuerpo del pequeño mono violeta no cambió mucho, a parte de que sus ojos se volvieron más astutos, y las pupilas tenían una brillante luz azul.

“¡Zhi Zhi Zhi!” El pequeño mono violeta trepó hasta el hombro de Huang Xiaolong, chillando y gesticulando.

“¿Estás diciendo que regresé a la montaña contigo?” Huang Xiaolong preguntó. Después de pasar medio año con este pequeño mono, Huang Xiaolong podía entender generalmente el lenguaje corporal del mono violeta.

“¡Zhi Zhi Zhi!” Deleite apareció en el rostro del pequeño mono violeta mientras que asentía vigorosamente.

“¡Bien, vamos!” Huang Xiaolong asintió con su cabeza ya que no había mucho que hacer en el momento. Saliendo del Señorío del Clan Huang con el mono violeta, llegaron a un área montañosa bajo la dirección del pequeño mono violeta; a poca distancia en frente de ellos, había una pitón de más de diez metros. ¡Una Pitón de Florete Bara! Huang Xiaolong aspiró involuntariamente una bocana de aire frío después de mirar a la Pitón de Florete Bara, y la razón del por qué el pequeño mono violeta lo trajo aquí finalmente apareció en su mente; ¡Lo trajo aquí para tratar con el obstáculo!

Notando la presencia de Huang Xiaolong y el mono violeta, la Pitón de Florete Bara levantó repentinamente su cabeza, mirando detenidamente a Huang Xiaolong y el mono violeta. Sacó su lengua e instantáneamente se abalanzó hacia ellos.

Huang Xiaolong miró solemnemente; podía ver que esta Pitón de Florete Bara era una bestia demoniaca de Cuarta Etapa, y a pesar de que sólo era de Cuarta Etapa, para Huang Xiaolong quien estaba en el pico de la Tercera Orden – Etapa Tardía, era considerado un gran riesgo.

Esquivando el primer ataque de la pitón, la silueta de Huang Xiaolong rodó hacia un lado, y el pequeño mono violeta en su hombro saltó hacia arriba, aterrizando en la cabeza de la pitón. Luego, la atacó con sus dos patas.

Después de recibir el ataque en su cabeza, la Pitón de Florete Bara siseó agudamente debido al dolor; retorciendo su enorme cuerpo, su boca se abrió ampliamente, queriendo engullir al pequeño mono violeta. El corazón de Huang Xiaolong perdió un latido, pero exactamente en ese momento, el pequeño mono violeta giró unos pocos metros en medio del aire, evitando finamente la mandíbula de la pitón, y permitiendo que Huang Xiaolong exhalara un suspiro de alivio.

Activando la Tácticas de Asura, filamentos negros de aura, llevando con ellos una atmosfera de matanza emergió en Huang Xiaolong, arremolinándose rápidamente alrededor de él y formando una capa de niebla negra – sus ojos se tornaron rojos sangre y su cabello completamente blanco. Huang Xiaolong no atacó inmediatamente, en lugar, se quedó a un lado, pero sus ojos nunca perdieron de vista a la Pitón de Florete Bara la cual estaba luchando con el Mono Violeta del Espíritu Devorador en este momento.

Justo cuando la pitón estaba a punto de girar su cuerpo, Huang Xiaolong, quien había estado quieto en un lado, hizo súbitamente su movida, y desde lejos, su cuerpo parecía ser un grupo de nubes negras bajo el radiante sol mientras que volaba hacia la pitón.

Inconscientemente, las Hojas de Asura aparecieron en sus manos mientras que aparecía debajo de la cabeza de la Pitón de Florete Bara y con un movimiento de sus manos, dos rayos negros de luz fueron hacia adelante.

Un gritó escapó de la mandíbula de la pitón, y sangre fresca salió a borbotones mientras que la cabeza de la Pitón de Florete Bara rodaba en el suelo, deteniéndose poco después.

Los ojos y el cabello de Huang Xiaolong se revertieron gradualmente a su estado original, y regresó las hojas de nuevo a sus brazos, caminando con el pequeño mono violeta.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>