Invincible – Capítulo 1

Capítulo 01: El Continente Nieve del Viento

La noche se instaló lentamente de una manera tranquila y las estrellas brillantes comenzaron a aparecer.

En una ladera, un niño de aproximadamente seis años estaba es una posición extraña. Los pies del niño estaban estirados, los dedos de los pies tocaban el suelo con los talones levantados, sus manos elevadas alto sobre su cabeza, la cual estaba inclinada hacia arriba, y una leve energía espiritual circulaba constantemente dentro de su pequeño cuerpo.

La luz de la luna brillaba, envolviendo el cuerpo del niño.

El chico continuó con su entrenamiento en esta bizarra posición, inhalando la energía espiritual, y dejándola fluir por sus meridianos.

La noche lentamente transcurrió.

Mientras que la luz de la luz se desvanecía, remplazada por los primeros rayos de sol, el niño bajó lentamente sus palmas. Sus ojos se abrieron y revelaron unas pupilas profundamente oscuras que parecían tener un destello dorado en su interior.

Huang Xiaolong respiró una bocanada de aire viciado, con sus ojos mirando hacia el sol naciente. Desde el día en que nació hasta hoy en día, ya había pasado siete años desde que llegó a este mundo. Él comenzó a practicar la Escritura de la Metamorfosis del Cuerpo a la edad de los tres. Ahora, cuatro años después, había logrado llegar a la Tercera Etapa: Palma que Sostiene la Puerta del Cielo.

En su vida previa, sus antecesores habían entrenado bajo el cuidado del Templo Shaolín, y la Escritura de la Metamorfosis del Cuerpo era una herencia de ellos. Hasta ahora, Huang Xiaolong había sido incapaz de comprender la razón del por qué alguien como él, quien había sido aclamado como un prodigio de las artes marciales de su tiempo, fue traído a este mundo.

Y el asunto que más deprimió a Huang Xiaolong fue que despertó en el cuerpo de un recién nacido.

Huang Xiaolong miró sus delgadas manos y sonrió amargamente. Él había alcanzado los diecisiete en su vida previa, y después de catorce años de arduo trabajo, había logrado entrenar la Escritura de la Metamorfosis del Cuerpo hasta la Novena Etapa, pero nunca pudo imaginar que tendría que comenzar todo de nuevo.

En este momento, Huang Xiaolong escuchó el suave susurro de unos pasos acercándose hacia la pradera. Huang Xiaolong sabía quién era sin siquiera mirar hacia atrás y una voz infantil bastante segura pronto sonó: “Hermano Mayor, sé que estás aquí para ver el amanecer. Papá y Mamá te están buscando”

Huang Xiaolong miró sobre su hombro y vio una niña de cinco años con grandes ojos redondos y el cabello peinado en dos trenzas largas, esforzándose para llegar a la pequeña colina. Esta niña era la hermana de Huang Xiaolong, Huang Min.

A parte de Huang Min, Huang Xiaolong tenía otro hermano tres años más joven que él, llamado Huang Xiaohai.

“¿Mamá y Papá me están buscando?” Preguntó Huang Xiaolong. “¿Para qué?”

“No sé” La voz de Huang Min estaba llena de inocencia, “Hermano, regresemos. ¡Si llegamos tarde, entonces Mamá y Papá te golpearán el trasero!”

Cuando Huang Xiaolong escuchó esto, sonrió y pellizcó las lindas mejillas de Huang Min antes de decir, “Entonces vamos”

Huang Min acarició el punto en donde Huang Xiaolong la había pellizcado, y luego dijo molesta, “Hermano, eres realmente odioso. ¡Ya te lo dije, no me pellizques las mejillas!”

Sin embargo, justo cuando Huang Min terminó de hablar, sus mejillas una vez más fueron pellizcadas por Huang Xiaolong, quien se rio de todo corazón mientras que hacía su escapada. Huang Min lo persiguió gritando, intentando atraparlo.

“¡Hermano, no corras!”

Los dos hermanos juguetearon todo el camino bajando por la colina, hasta que habían hecho su camino hasta el Señorío del Clan Huang, el cual estaba situado al final de las laderas.

A pesar que ya había llegado a los diecisiete en su vida pasada, estar con su hermana le hacía sacar su niño interior.

Pronto, los dos hermanos llegaron al Señorío del Clan Huang.

De vuelta al señorío, Huang Xiaolong se dirigió hacia la Sala Principal del Patio del Este. Cuando arribó a la sala principal, había un hombre de mediana edad en medio de sus treinta vestido con un manto blanco, sentado en el asiento principal. Junto a él, había una mujer hermosa. Esta pareja de casados eran los padres de Huang Xiaolong en esta vida: su padre Huang Peng, y su madre, Su Yan.

“Papá, Mamá, ¿me estaban buscando?” Preguntó Huang Xiaolong mientras que entraba a la sala.

Huang Peng levantó sus cejas puntiagudas. “¿A dónde corriste a estas horas de la mañana?”

“Está bien. No asustes al niño” Su Yan se interpuso con una sonrisa. “Long’er, en pocos días cumplirás los siete. Ya es hora de que despiertes el Espíritu Marcial en tu cuerpo. Tu padre y yo estamos planeando llevarte a la Sala Marcial para la ceremonia del despertar”

¿Despertar del Espíritu Marcial? Huang Xiaolong miró en blanco por un momento.

En este mundo, los humanos tenían una existencia denominada espíritu marcial en sus cuerpos. La fuerza de los guerreros humanos estaba relacionada por los talentos de aquellos espíritus marciales, y estaban categorizados en bajo, normal y alto; los espíritus marciales calificados en diez o superior eran considerados como espíritus marciales de talento magnífico, una existencia que desafiaba a los cielos. Entre más alto fuera el talento de uno, mejor era la capacidad del cuerpo en absorber la energía espiritual del mundo y poder convertirse en un fuerte Guerrero.

No obstante, también había personas quienes nacían sin espíritus marciales, y también aquellos que tenían espíritus marciales lisiados, haciéndolos incapaces de entrenar. ¡En el Mundo del Espíritu Marcial, aquellas personas eran tachadas como basura!

Espíritus Marciales… Una luz cruzó por los ojos de Huang Xiaolong ya que él también quería saber si poseía algún espíritu marcial en su cuerpo, y si había, ¿cuál sería?

Por tanto, Huang Xiaolong fue guiado por Su Yan y Huang Peng y fueron hacia la Sala Marcial del Señorío del Clan Huang. Cuando llegaron al área exterior de la sala sagrada, ya estaba llena con personas esperando con sus niños queriendo despertar sus espíritus marciales. A parte de Huang Xiaolong, también había otros niños del Clan Huang presentes.

Un hombre imponente de mediana edad yacía en el centro de la Sala Marcial; él tenía un rostro redondo y una cejas gruesas y densas, y emanaba un aura opresiva. Este hombre era el hermano mayor de Huang Peng, Huang Ming. También era el Tío Mayor de Huang Xiaolong. Al lado de Huang Ming estaba un chico de la misma edad que Huang Xiaolong; el segundo hijo de Huang Ming, Huang Wei, quien también estaba aquí para la ceremonia del despertar del espíritu marcial.

Huang Peng y Su Yan dirigieron a Huang Xiaolong al centro de la sala. Saludando a Huang Ming, Huang Peng dijo, “Hermano Mayor”

Huang Xiaolong siguió y dijo, “Tío Mayor”

Cuando Huang Ming vio que era Huang Peng y Su Yan, su rostro inexpresivo se aflojó un poco, asintió ligeramente y dijo, “Están aquí”

De acuerdo a la memoria de Huang Xiaolong, él nunca había visto a su tío sonreír. Huang Ming estaba a cargo de la Sala de Castigo y Disciplina del Señorío del Clan Huang; por lo tanto, era una persona bastante estricta.

Huang Ming no pronunció otra palabra después de eso, Huang Peng conociendo el temperamento de su hermano no lo tomó como ofensa.

No mucho después de que Huang Xiaolong llegara, una risa vigorosa resonó desde el exterior de la sala. Mientras que Huang Xiaolong y el resto se giraban, un anciano de apariencia sana rodeado por un grupo de personas entró a la sala. Este anciano era nada menos que el abuelo de Huang Xiaolong, Huang Qide, el lord del Señorío del Clan Huang por los pasados cuarenta años y la persona que estableció el Clan Huang.

“¡Lord!”

Tras la llegada de Huang Qide, los residentes del Señorío del Clan Huang rápidamente se apresuraron para pagar sus respetos.

Huang Ming, Huang Peng y Su Yan también se movieron hacia delante, “¡Padre!”

Huang Xiaolong y Huang Wei dieron un paso adelante, “Abuelo”

Huang Qide sonrió, y luego asintió con su cabeza al grupo de Huang Ming antes de girar su rostro hacia el resto de las personas del Señorío del Clan Huang – sonrió y dijo, “No se paren en ceremonia. Hoy vine sólo a ver” Usualmente, el Lord no haría una aparición durante la ceremonia del despertar del espíritu marcial en la Sala Marcial, sin embargo, este año era especial debido a Huang Wei y Huang Xiaolong. Este Lord salió de su entrenamiento a puerta cerrada antes de lo planeado.

Huang Qide caminó hacia el frente de la sala principal, sus ojos barrieron a la multitud de la sala antes de detenerse finalmente en un anciano en túnicas blancas que yacía a su lado. Riendo amigablemente, Huang Qide dijo, “Ya que todos están aquí, comencemos”

“Sí, Lord” El anciano en túnicas blancas contestó respetuosamente, y luego caminó al centro de la sala.

El anciano en túnicas blancas era el Jefe de Supervisión del Señorío del Clan Huang, Chen Ying. Huang Xiaolong escuchó a su padre decir que Chen Ying había sido un seguidor del Abuelo Huang Qide desde hace un largo tiempo, incluso antes de que Huang Qide estableciera el Señorío del Clan Huang, él ya estaba al lado de su abuelo.

Chen Ying yacía en el centro de la sala, y una luz brilló de sus manos, esparciendo una fuerza abrumadora por toda la sala.

Los ojos de Huang Xiaolong se iluminaron; ¿Este es el poder del qi de batalla de un Guerrero de Novena Orden? ¡Muy fuerte! Incluso con la fuerza de su vida pasada, en la cual había entrenado la Escritura de la Metamorfosis del Cuerpo hasta la Novena Etapa, todavía no sería el oponente de Chen Ying.

Con Chen Ying circulando su qi de batalla, súbitamente, en el centro de la sala, un patrón hexagonal destelló, formando un haz de luz.

 “Huang Wei, tú primero” Huang Qide miró a Huang Wei.

“Sí, Abuelo” Huang Wei respondió y dio un paso adelante hacia el haz de luz con patrón hexagonal. Mientras que el haz de luz caía en Huang Wei, todos en la sala se concentraron en el cuerpo de Huang Wei el cual ahora estaba dentro del patrón hexagonal. El rostro usualmente inexpresivo de Huang Ming mostró un leve rastro de tensión mientras que observaba a su hijo.

El haz de luz envolvió el cuerpo de Huang Wei por un momento antes de que una luz negra tomara lugar. Finalmente, la sombra negra de un tigre emergió gradualmente desde el interior de Huang Wei. Era un tigre negro con tres ojos. Mientras que la figura del tigre negro se condensaba y se convertía más corpórea, el rugido de un tigre feroz hizo eco en la sala principal.

Todos estaban aturdidos.

Huang Qide miró la sombra negra detrás de su nieto Huang Wei, y sus ojos brillaron radiantemente mientras que dejaba salir una gran sonrisa, tremendamente satisfecho.

“¡Este es un espíritu marcial de décimo grado, el Tigre Negro de Tres Ojos!” El Jefe de Supervisión gritó con una voz temblorosa.

El espíritu marcial de un Tigre Negro de Tres Ojos era considerado uno de los mejores espíritus marciales de décimo grado; era infinitamente el más cercano en ser un espíritu marcial de talento magnífico.

¡El espíritu marcial de Huang Wei resultó ser un espíritu marcial de décimo grado, el Tigre Negro de Tres Ojos!

Índice Capítulo siguiente>>>

Deja un comentario