ISSTH – CAPÍTULO 329

Capítulo 329: Lord Quinto vuela enfurecido

“Las Tierras Negras están en gran caos?” dijo Dongluo Han, boquiabierto ante el Jefe de Clan.

Dongluo Ling también se quedó boquiabierta por un momento. Por lo que ella podía recordar, la ley de la jungla de las Tierras Negras hacía parecer superficialmente que no había reglas. Sin embargo, debido al Palacio de las Tierras Negras y a los Nueve Unidos, había un poco de estabilidad. Superficialmente, las Tierras Negras parecían caóticas, pero los poderes bajo la superficie hacían que todo fuera mucho menos caótico de lo que parecía.

El Jefe del Clan Dongluo se quedó en silencio por un momento antes de alzar la mirada hacia las estrellas del cielo y decir, “Cuatro días atrás, en Ciudad Saturno, el Anciano Tumou fue asesinado por el Patriarca Espíritu de Muerte de las Tierras del oeste…”

Sus palabras causaron que el rostro de Dongluo Han se tensara. Los cultivadores de alrededor se quedaron con expresiones atónitas y dubitativas.

Respirando fuertemente, Dongluo Han dijo, “El Anciano Tumou era un cultivador todo poderoso en Separación de Espíritu… Él…” Los nueve clanes que habían creado los Nueve Unidos eran todos muy diferentes. Lo que es más, diversos Clanes habían ido y venido a través de los años. Sin embargo, la razón principal de que los Nueve Unidos fueran capaces de resistir ante el Palacio de las Tierras Negras era debido a sus cuatro grandes montañas.

Esas cuatro montañas eran los hogares de cuatro Patriarcas en Separación de Espíritu. Los Clanes de esos cuatro eran naturalmente los líderes de la alianza. Con la presencia de los cuatro Patriarcas, habían sido capaces de oponerse al Palacio de las Tierras Negras hasta este día.

El Jefe del Clan Dongluo continuó lentamente, “Después de que el Anciano Tumou pereciera, el Palacio de las Tierras Negras invadió inmediatamente su Clan Saturno. En un solo día, todos los miembros del Clan fueron masacrados y su ciudad fue conquistada por el Palacio de las Tierras Negras.”

Dongluo Han se quedó boquiabierto. “El Palacio de las Tierras Negras… El Desierto Oeste…” después de pensar por un momento, su corazón y su mente temblaron. Estas noticias hicieron que olvidara completamente el asunto del Pavo Real Escarlata.

“Este asunto debe de permanecer en secreto…” dijo Dongluo Ling, mirando a los otros cultivadores de alrededor.

El Jefe del Clan negó con su cabeza. “No tardará mucho tiempo antes de que las noticias sobre este incidente se extiendan a través de todas las Tierras Negras, incluso si los Nueve Unidos intenta ocultarlo, las noticias se extenderán”. Parecía cansado y muy ansioso.

Dongluo Lin estaba a punto de decir algo más cuando, repentinamente, un grito miserable se pudo escuchar saliendo desde el máximo nivel de la ciudad, donde estaba el Pavo Real Escarlata. El grito era uno de la máxima miseria, como si estuviera experimentando un dolor indescriptible.

El rostro de Dongluo Ling cambió inmediatamente. A su lado, Dongluo Han jadeó en shock. Todos los cultivadores levantaron inmediatamente la mirada.

En cuanto a Meng Hao, estaba sentado con las piernas cruzadas dentro de su habitación. Después de que los miembros del Clan Dongluo se marcharan, el personal de la posada regresó, rehuyendo a Meng hao respetuosamente. El propietario de la posada esperó por él nerviosamente, permitiéndole cambiar habitaciones e incluso dándole algunas Piedras Espirituales antes de poner una excusa para marchar.

“Al principio, creí que iba a tener que luchar para poder escapar y después tener que regresar disfrazado,” pensó Meng Hao, bajando la vista hacia el medallón de comando negro. “Quién hubiera pensado que el Clan Dongluo se retiraría?” Una expresión de confusión apareció en su rostro. “Ha ocurrido algo sobre lo que yo no sé?”

Fue en este punto cuando escuchó los gritos miserables llegando desde el exterior. Inmediatamente se puso en pie, abrió una ventana y miró hacia fuera, con una expresión extraña en su rostro.

Otro grito se alzó por el aire. Esta vez, era obvio que era un Pavo Real Escarlata diferente al de antes. Conforme más expresiones de shock llenaban los rostros de la gente de la ciudad, un tercer chillido resonó.

Al mismo tiempo, tres figuras, resplandecientes como el fuego, salieron disparadas desde el segundo nivel de la ciudad. Había tres Pavos Escarlata más. El más grande tenía cerca de cien metros de longitud, el más pequeño solo unos treinta. Estaban todos dejando salir agudos chillidos; cualquiera que los escuchara podría sentir casi su dolor.

Resonó una explosión y, por alguna inexplicable razón, una fuerza masiva pareció avanzar a través de uno de los enormes árboles que estaban en el segundo nivel de la ciudad. Salió disparado hacia dentro y hacia fuera una y otra vez, hasta que dejó tallado un número.

5!

Se escuchó una explosión mientras un hombre alto y fornido aparecía en mitad del aire, rodeado de un brillo multicolor. Sus rasgos eran difusos, pero desprendía un aire eminentemente presuntuoso mientras flotaba allí en mitad del aire mirando hacia el suelo.

Los tres pavos reales temblaron. Bajo ellos, la enorme figura del 5 que había sido tallado en el árbol era extremadamente clara.

“Escuchad cuidadosamente lo que Lord Quinto tiene que decir. Cuando nací, fui el más reverenciado en el Cielo y la Tierra. Si quiero que la gente lleve ropa, ellos llevarán ropa. Si quiero que los animales tengan pelaje o plumas, entonces les crecerá inmediatamente!”

La voz nítida evocó inmediatamente la ira del Clan Dongluo. Se pudieron escuchar furiosos gritos desde dentro del Clan Dongluo. Un anciano de rostro rollizo cargó hacia fuera repentinamente, emanaba el poder de la etapa Alma Naciente. Salió disparado hacia el loro, quien estaba en esos momentos utilizando la habilidad de transformación de la gelatina de carne.

“Te atreves a difamar la residencia del Clan Dongluo? Regresa aquí!”

“Viejo pedo!” graznó el loro con forma de hombre. “Lord Quinto va a maldecirte hasta la muerte!” Su cuerpo parpadeó mientras salía disparado hacia el anciano. Radiaba una potencia salvaje, como si fuera un miembro de un escuadrón élite de la muerte, la persona más poderosa y estimada en todos los cielos.

Este poderoso vigor radiaba fuertemente desde él, como si no hubiera orificio en el mundo que no pudiera conquistar!

El loro, en la forma de un hombre musculado agresivo, apareció repentinamente al lado del anciano cultivador en Alma Naciente. La velocidad de su movimiento dejó al hombre pasmado y, antes de que pudiera hacer algo, se chocaron el uno con el otro.

Mientras la explosión resonaba, el rostro del cultivador en Alma Naciente se tensó. Un sudor frío empezó a caer por su frente mientras se daba cuenta de que su oponente había salido disparado derecho justo al área existente a un palmo por debajo de su ombligo, si no se hubiera movido lo suficientemente rápido…

Antes de que pudiera continuar con ese tren de pensamientos, repentinamente sintió un aire frío en su espalda.

El loro en forma de hombre estaba ahora a un lado, alzando su cabeza y soltando un aullido penetrante.

“Eres demasiado malvado!” dijo una voz. “Hacer este tipo de cosas es muy inmoral! Muy, muy inmoral. No deberías…!”

“Cállate, perro!” Lord Quinto va a maldecir a este tipo hasta la muerte!” Los ojos del hombre-loro se volvieron verdes mientras observaba al cultivador de Alma Naciente, dejó salir un grito salvaje y cargó hacia delante.

El cuero cabelludo del anciano se entumeció mientras veía al hombre extraño acercándose. Esta era la primera vez que había sentido tal miedo en su interior. Sin embargo, fue en ese momento exacto en el que un resoplido frío resonó desde dentro del Clan Dongluo. Dos rayos de luz prismática salieron volando, emanando el poder de las bases de cultivo de Alma Naciente. Uno de esos hombres estaba incluso en la etapa final de Alma Naciente.

Resonó una explosión mientras el hombre-loro se tambaleaba hacia atrás. Sus ojos se hicieron más verdes y su cuerpo empezó a temblar por la ira.

“Voy a maldeciros hasta que muráis! A todos vosotros…”

“No es necesario entusiasmarse tanto,” dijo la gelatina de carne, “no seas demasiado impulsivo…”

“Fuego Asura!” gritó el hombre-loro mientras flotaba allí en el aire. Repentinamente, aparecieron llamas negras.

“Caminante del Cielo Asesino!” gritó de nuevo. Las llamas rugieron hacia el cielo. En mitad de todas esas llamas negras estaba el hombre-loro, con su cuerpo temblando. Repentinamente, apareció una tira de tela negra en sus manos, con la cual envolvió la parte superior de su cabeza, cubriendo un ojo. Realmente era una visión extraña. Repentinamente, salió disparado hacia los cultivadores en Alma Naciente.

Se movía con una velocidad increíble. Mientras lo hacía, una niebla negra emergió desde su cuerpo, así como fuego. Gradualmente, se transformó en un cuervo enorme de un ojo, de cientos de metros de longitud. Emanaba un pasmoso poder mientras cargaba en una carrera frenética hacia los tres cultivadores en Alma Naciente.

Todos quienes lo vieron estaban asombrados. Incluso los ojos de Meng Hao estaban totalmente abiertos.

Los tres cultivadores en Alma Naciente estaban con el rostro pálido. Empezaron todos a realizar encantamientos. Encima de ellos, las intensamente chocantes llamas descendieron. El rostro de los cultivadores en Alma Naciente se desmoronó mientras se retiraban. Una explosión enorme agitó todo mientras un enorme cráter aparecía en el suelo.

Este cráter estaba localizado en el mismo centro de la ciudad, causando que las plantas que componían el suelo empezaran a mecerse y a debilitarse. Todo el segundo nivel de la ciudad fue virtualmente destruido. El suelo se empezó a agitar, y todos los cultivadores en ese momento de la ciudad volando en el aire, con los rostros pálidos de asombro.

No había nada vivo dentro del cráter, y el enorme cuervo negro había desaparecido sin dejar rastro.

Lo único que quedó atrás fue la voz arrogante y salvaje que rompió el silencio.

“Tener fe en Lord Quinto, ganar vida eterna. Cuando el Lord Quinto aparece, quién se atreve a causar revuelo!”

Este era el único sonido que resonó en el silencio. Los ojos de Dongluo Ling estaban llenos de miedo, y en un lat4erial, Dongluo Han estaba jadeando. El Jefe del Clan Dongluo tenía una expresión seria en su rostro mientras salía disparado hacia el cráter. Su voz solemne resonó, “Recordar esto: nunca, nunca provoquéis a ese cultivador. Una persona como él tiene un montón de ayudantes. Hemos alcanzado un momento de verdad. Haced amigos, no enemigos!”

El suelo dejó de agitarse finalmente, Meng Hao estaba de pie en la ventana, su expresión era extraña. Todo lo que había ocurrido hacía un momento le hizo pensar súbitamente que el loro en realidad era de alguna forma divierto.

Una luz multicolor entró súbitamente en la habitación. Apareció el loro, con una apariencia agotada. Revoloteó por la mesa y miró a Meng Hao por la comisura de sus ojos. Estaba resoplando, pero su expresión era tan altiva y orgullosa como siempre.

“Perros. Si Lord Quinto no acabara de haberse despertado del sueño recientemente, entonces sería mucho más poderoso. Podría haber acabado con toda la ciudad! Entonces, sabrían cómo de fantástico es Lord Quinto! En cuanto a ti, mocoso, siéntete libre de expresar tu agradecimiento ejerciendo algo de adoración. Venga, venga. Di conmigo: Tener fe…”

Meng Hao se giró, ignorando al loro, mirando en cambio de nuevo por la ventana, con sus ojos brillando atentos. Hacía tiempo que había sacado el talismán de la buena suerte para ver si lo podía usar.

“Qué lástima que todavía no sea capaz de emplear el poder del roc. Si pudiera, entonces, hasta un cultivador en Alma Naciente sería incapaz de aguantar contra mí.” Continuó mirando hacia fuera, en dirección del Clan Dongluo.

Conforme pasaba el tiempo, sin embargo, le pareció ver que la conmoción se había calmado. No vino nadie a causarle problemas y el Dongluo Clan no parecía estar furioso. Todo estaba ahora tranquilo.

Esto, sin embargo, hizo que Meng Hao se pusiera aún más nervioso, aunque lo que le preocupaba no era el Clan Dongluo, sino qué eventos en ese momento habían llevado a las circunstancias actuales.

Si algo importante no hubiera ocurrido, el Clan Dongluo no habría actuado de este modo.

Tres días después, Meng Hao lo comprendió todo. Una de las ciudades de las Nueve Unidas había sido conquistada después de que su Patriarca en Separación de Espíritu pereciera. El Desierto Oeste estaba controlando el Palacio de las Tierras Negras; parecía que su meta era la de devorar todas las Tierras Negras.

Estas noticias recorrieron todas las Tierras Negras como vientos de tormenta en los siguientes días. Pronto, todos sabían sobre ello…

Cuando llegó el día de la subasta, Meng Hao abandonó su habitación. Un viento frío soplaba fuera, y el cielo estaba lleno de nubes oscuras. Parecía que se estaba aproximando una tormenta.

“Las Tierras Negras se están dirigiendo hacia una turbulencia,” se dijo así mismo Meng Hao. Miró alrededor para ver a todos los cultivadores de alrededor apresurándose en la dirección de la subasta.

El loro estaba colgado del hombro de Meng Hao, mirando hacia alrededor orgullosamente, como si supiera que un día se haría cargo de este lugar de una vez por todas.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

5 opiniones en “ISSTH – CAPÍTULO 329”

Deja un comentario