ISSTH – CAPÍTULO 317

Capítulo 317: Soy un Antiguo Pájaro Celestial!

Podías decir que, sin este tesoro, Meng Hao no habría tenido la base de cultivo que él tenía, ni habría sido capaz de viajar por el Dominio Sur, o de unirse a la Secta Destino Violeta. Estaría seguramente todavía en el Estado de Zhao, flotando con esa vieja tortuga que es el Patriarca Confianza, en alguna localización desconocida.

Los recuerdos pasaron por los ojos de Meng Hao. Habían pasado muchas cosas desde que había adquirido este espejo de cobre al que tanto le gustaba emitir un aura que intimidaba a criaturas de pelaje y plumas. Lo que es más, tenía la habilidad que desafiaba a los Cielos de la duplicación.

Además, allí estaba el doloroso aborrecimiento que la gelatina de carne mostraba hacia él. La gelatina de carne había ido tan lejos como para tomar la forma de un loro, del cual hablaba constantemente mientras apretaba sus dientes.

Meng Hao recordó la primera vez que había salido del torneo del Legado del Inmortal de Sangre y había tocado la máscara de color sangre. Gracias al patriarca del Clan Li, casi había perdido el control de su mente; fue únicamente la llamada del pájaro de dentro del espejo de cobre lo que le había permitido evitar la calamidad.1

Después estuvo el momento de la antigua Tierra Bendita, cuando el poder del espejo de cobre le había permitido poner un pie en el caldero cuadrado a pesar del hecho de que no poseía un linaje antiguo.2

En el instante en el que Meng Hao había alcanzado la Formación del Núcleo, había sentido un aura despertando dentro del espejo de cobre.

“Loro…” dijo él, con sus ojos brillando. Su Núcleo Violeta empezó a rotar mientras utilizaba el poder de su base de cultivo. Guiándolo con su voluntad, lo envió a través de su mano derecha hacia el espejo.

El espejo empezó gradualmente a emitir un brillo misterioso. La luz se hizo más intensa y, repentinamente, la gelatina de carne salió volando desde la máscara de color sangre de su bolsa privada. Emergió dentro de un rayo de luz mientras el rostro de un anciano aparecía en su superficie.

Sus ojos brillaban con terquedad, determinación y sinceridad, como si estuviera a punto de enfrentarse a su mayor enemigo. Su expresión también contenía un poco de santidad, como si fuera su misión participar en una gran batalla que fuera a decidir el destino de todas las estrellas existentes.

“Malvado archienemigo, finalmente apareces”, mientras lo decía, su rostro se llenó de un aire sagrado. “Te he estado esperando por un periodo de tiempo muy muy largo. Esta vez, la primera cosa que verás cuando te despiertes será a mí. Definitivamente te convertiré. Te traeré de vuelta del camino de la maldad.” La gelatina de carne realmente parecía un poco menos de palabrería que antes. Un aire pedante empezó lentamente a hacerse más y más espeso a su alrededor.

Ignorando a la gelatina de carne, Meng Hao se concentró, enfocando su base de cultivo y enviando un flujo continuo de poder en el espejo de cobre, el cual parecía ser un pozo sin fondo. El tiempo pasó lentamente y pronto Meng Hao había usado cerca del sesenta por cien de su base de cultivo.

Fue entonces cuando el brillo de dentro del espejo explotó hacia fuera. Una imagen fantasmal empezó a aparecer encima de la superficie del espejo.

Estaba todavía borrosa.

“Ven ya, mi archienemigo!” dijo la gelatina de carne solemnemente. “Ven fuera! Estamos destinados a luchar esta batalla. Ven fuera! Uh… Hey, Meng Hao, empuja un poco más fuerte. Ya casi está fuera!”

Escuchar la voz de la gelatina de carne hizo que Meng Hao recordara algo y aclaró su garganta. En realidad, una de las metas principales de causar que el espíritu emergiera desde el espejo era que quería que el espíritu se encargara de la gelatina de carne. Quizá sería capaz de suprimir el charloteo de esa cosa.

Tomó aire profundamente y después envió más poder de su base de cultivo. Setenta por cien, ochenta por cien, noventa por cien…

La imagen encima del espejo se fue aclarando. Ahora era obvia la forma de un pájaro. Estaba cubierto con plumas coloridas, e incluso llamativas. Sus ojos estaban cerrados y tenía un pico curvado, así como garras afiladas. En realidad, su apariencia no era tan pervertida como lo había sido cuando la gelatina de carne había asumido la forma del loro. En cambio, emanaba un aire de arrogancia salvaje y extrema. Aun dormido, el aura arrogante parecía golpear contra el rostro de Meng Hao.

“Qué aura más malvada” dijo la gelatina de carne temblando. “Eso es! Esa es el aura. Cuando aparezca morirá! Este es mi archienemigo. Esta es mi misión en la vida. Le convertiré!” El aire de santidad rotaba alrededor de la gelatina de carne aún con más fuerza.

Meng Hao repentinamente se sintió débil por dentro. Esto le causó un poco de alarma; quizá no había sido la mejor decisión llamar al espíritu justo después de haberse recuperado de sus lesiones. Si recibía cualquier lesión ahora, entonces no sería capaz de proveer el poder que el espejo de cobre necesitaba. Esto resultaría en más lesiones feas para él mismo.

El tiempo pasó, justo cuando la base de cultivo de Meng Hao estaba ya casi completamente introducida en el espejo de cobre, repentinamente salió un grito agudo desde dentro de él. Contenía una arrogancia y enorme y un inmenso autoritarismo.

El sonido resonó de tal mozo que podría hacer que cualquier criatura viva que lo escuchara se inclinara en veneración.

Conforme el grito resonaba, el loro encima del espejo abrió repentinamente sus ojos. Una luz brillante apareció, junto con una onda de choque de un aura que se sentía como la del Qi Inmortal; salió emanada, llenando toda la cueva inmortal.

Tenía una mirada vacía en sus ojos, así como un aire arcaico. Solo le tomó un momento para que apareciera la altivez; claramente, su cuerpo era el de un pájaro pequeño, pero cualquiera que lo mirada tendría la sensación de que podría dividir los cielos y desgarrar la Tierra en dos.

Incluso el mismo aire del área parecía hacerse más espeso.

La gelatina de carne emitió un aullido que hizo difícil determinar si estaba entusiasmado o furioso. Inmediatamente apareció en frente del loro y parecía tener la muerte en sus ojos. “Mírame, mi archienemigo. Ves quien soy yo?”

El loro le devolvió la mirada a la gelatina de carne, mostrando una serena mirada de desprecio. Su expresión era arrogante hasta el extremo mientras movía su cabeza para mirar a Meng Hao.

Meng Hao no se movió ni dijo nada. Dio unos pasos hacia atrás mirando al loro ya la gelatina de carne al mismo tiempo que trabajaba en recuperar su base de cultivo. Basándose en su experiencia con la gelatina de carne, se figuró que el mejor curso de acción era primero observar qué estaba ocurriendo.

La gelatina de carne dio un aullido furioso, después se movió, bloqueando de nuevo la línea de visión del loro.

La gelatina de carne miró fijamente al loro, y cuando lo hizo, pareció que emergía toda la enemistad. “Archienemigo de mi vida, los Cielos han abiertos sus ojos y han visto adecuado permitir que nos encontráramos de nuevo. Eres Malvado! Inmoral! Por lo que dime, me recuerdas?” El color del cuerpo de la gelatina de carne cambió desdibujándose de forma turbulenta mientras gritaba. “Habla! Por qué no hablas? Condenado, pervertido pájaro! Por qué no hablas!” Había esperado muchos años; ahora estaba el loro en frente de é, pero no estaba respondiendo.

Después.

“Estás loco? A molestar a tu hermana, perra”, graznó el loro, con su rostro lleno de impaciencia.

Inmediatamente, los ojos de la gelatina de carne empezaron a brillar; esta reacción por parte del loro parecía estar en línea con su maldad conforme la recordaba.

“Maldecir a la gente está mal”, dijo la gelatina de carne solemnemente. “Has vuelto a pecar de nuevo!”

“A molestar a tu abuela! A molestar a tu tía!  “Molesta a tu otra abuela! Molesta a tu tío! Molesta a tus nietos! Molesta a tu hermana, perra!” El loro dijo lentamente una frase tras otra, ignorando el repentino temblor de la gelatina de carne. Sacudió sus alas unas cuantas veces y después salió volando por el aire, realizando unos cuantos círculos alrededor de la cueva inmortal. Finalmente, aterrizó en el hombro de Meng Hao y miró por encima de él arrogantemente.

“Por tanto, tú eres mi dueño en este mundo? Recuerda mi Nombre. Lord Quinto. Soy un antiguo Pájaro Celestial. Después de nacer, fui reverenciado y respetado. Incluso los cielos inclinaron sus cabezas hacia mí. Antes de que naciera, ninguna criatura viviente vestía ropa. Después de que nací, quién se atrevería a no llevarlas? Antes de mí, ninguna criatura espiritual tenía pelaje o plumas. Después de mi nacimiento, se prendieron grandes aspiraciones y se requirió que aparecieran bestias con pelaje y con plumas tanto en el Cielo como en la Tierra. Después de esto, qué criaturas en el mundo se atrevería a NO tener pelaje o plumas!

“En el exterior, te permito llamarme por mi nombre”, dijo arrogantemente. “Cuando es dicho el nombre de Lord Quinto, todas las criaturas vivas serán golpeadas por el terror. Nadie se atreverá a ofenderte. Esto es debido a que, dentro de todo el mundo, dentro y fuera de los Cielos, si alguien me ofende, les maldeciré hasta la muerte!” Su aire de dominancia emergió llenando el área. Sin embargo… Meng Hao tenía una extraña expresión en su rostro. Desde su perspectiva, no estaba mirando a otra cosa que a un brabucón y colorido pájaro.

Por otro lado, la gelatina de carne dijo solemnemente, “Fanfarronear es inmoral! Has vuelto a pecar! Te convertiré!” Un aire de rectitud salió disparado hacia el loro. Sin embargo, conforme se acercaba, una expresión de desprecio llenó el rostro del loro, haciéndose su arrogancia aún mayor, como si fuera el jefe y los Cielos fueran sus asistentes.

Mirando a la gelatina de carne, dijo, “hace años, incontables seres todopoderosos refinaron la Vía Láctea en una estatua para mí en las Montañas Flameantes. Quieres saber por qué? Hace tiempo, dentro del Mar de Estrellas, forcé a treinta mil monjas Daoístas vírgenes de la Gran Paz a bañarse en frente mío. Quieres saber por qué accedieron?”

“Hace incontables años, quién era el mayor abusón en todas las estrellas? Lo que es más, recuerdas al gordo a quien emboscaste aquella vez, y que después se inclinó ante mí por cien mil años? Quieres saber dónde está el ahora? Quieres aprender cómo contar más de uno, dos y tres?” Las palabras del loro salieron lentamente, y mientras lo hacía, la gelatina de carne empezó lentamente a parar de moverse. Para el momento en el que el loro había finalizado, estaba quieto mudo, mostrando conflictos en sur ostro. Sin embargo, todavía parecía capaz de suprimir su curiosidad.

El loro ojeó a la gelatina de carne con una epxreisón de la mayor altivez. “Si quieres saberlo, entonces necesitas comportarte un poco mejor en frente de Lord Quinto. Perro, no te he visto por años, y aun así todavía eres un completo retardado!”

Al ser testigo de todo esto, Meng Hao se dio cuenta repentinamente de cómo el loro era capaz de lidiar con la gelatina de carne. La gelatina de carne era increíblemente curiosa y esto era actualmente su mayor debilidad.

Después de lo que se había dicho, Meng Hao tenía la sensación de que la personalidad de este loro era un poco diferente a como fue retratada por la gelatina de carne anteriormente. No era capaz de sentir ningún aire pervertido en él, únicamente arrogancia.

Fue en este momento cuando el pico del loro realizó un chasquido, apareciendo en ese momento una expresión sospechosa en su casa. Miró alrededor por un momento, después voló por el aire, haciendo círculos unas cuantas veces más alrededor de la cueva inmortal.

“Eeee?” dijo sospechosamente mientras volaba por allí. “Esto no está bien. Qué es ese olor?”

Esto inmediatamente levantó la curiosidad de la gelatina de carne y también empezó a buscar por alrededor dubitativamente. Cuando vio que el loro parecía estar olisqueando buscando algo, un sonido ‘pop’ se escuchó repentinamente y se transformó en un gran perro blanco. Puso su nariz en el suelo y empezó a olisquear, moviendo su cola.

“Qué diablos es esto?” preguntó la gelatina de carne después de olisquear por un tiempo. “No huelo nada! Qué estás oliendo?” levantó la mirada con curiosidad hacia el loro.

“No comprendes una mierda! No importa si te transformas en un perro, no deberías de ser capaz de oler nada. Soy un antiguo pájaro celestial, estimado por todos los Cielos! Estas tierras de color negro tienen un aura muy curiosa. Realmente he determinado qué es. Sorprendente! Increíble! Ahh, ahora comprendo lo que está pasando.” La expresión arrogante en su rostro hizo que pareciera como si comprendiera todo entre el Cielo y al Tierra.

El rostro de la gelatina de carne se retoricó con una curiosidad incontrolable. Parecía picarle la ansiedad. Aparentemente, sin importar mucho hacia dónde mirara, sería incapaz de detectar esta supuesta aura.

A un lado, Meng Hao observó la conmoción. Escuchando el diálogo entre ellos dos, repentinamente recordó las palabras dichas por el Jade del Demonio Sellado cuando entró en las Tierras Negras, y sintió una punzada de entusiasmo.

“Por tanto, qué hay de especial en este lugar?” preguntó.

El loro le observó; la mirada le decía que él era un antiguo loro celestial, y que no necesitaba explicarle nada. Continuó volando por allí, con una expresión de arrogancia en su rostro, como si fuera único y sin igual en todo el Cielo y la Tierra.

Meng Hao frunció el ceño y después dijo serenamente. “Bueno, cualquiera puede fanfarronear, si no sabes la respuesta, no hay necesidad de pretender que tú la sabes”. Estaba en la etapa Formación del Núcleo. En su camino para convertirse en un experto poderoso, y habiendo experimentado lo que había pasado en la Cueva del Renacer, era capaz de decir esas palabras en un tono completamente neutral, como si no hubiera la menor molestia y estuviera también completamente confiado en sí mismo.

Sus palabras hicieron que el loro parara inmediatamente en mitad del vuelo. Todas sus plumas coloridas de su cuerpo se plantaron y miró hacia Meng Hao, pareciendo como si hubiera sido desgraciadamente deshonrado.

“No lo sé? Soy un antiguo pájaro celestial! Sé sobre los inmortales de arriba y sobre los inmortales de abajo! Crees que hay algo que Lord Quinto no sabe? Lo sé todo!”

“No es necesario que te vanaglories”, respondió Meng Hao rápidamente. Su corazón tembló y sus ojos brillaron con una luz extraña.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>


1 Este evento con la máscara de color sangre ocurrió en el capítulo 137.

2 El evento referente al caldero está en el capítulo 158.

3 opiniones en “ISSTH – CAPÍTULO 317”

Deja un comentario