ISSTH – Capítulo 312

Capítulo 312: Debido a esta persona, se llenó de locura!

En mitad de la risa y del cabello ondeante rojo, Meng Hao levantó su mano derecha. Allí entre sus dedos estaba una píldora medicinal de color violeta! Esta píldora contenía una voluntad diabólica, y en el instante en el que apareció, un retumbar llenó el Cielo y la Tierra.

Un aura indescriptible supuraba de ella que llenaba los alrededores, causando que todos los rostros de los espectadores cambiaran. Sin vacilación Meng Hao puso la píldora dentro de su boca.

La píldora de color violeta se disolvió con una velocidad chocante, tiñendo sus órganos internos como si fuera tinta, llenando sus vísceras.

ARRGGHHHH!

Meng Hao levantó su cabeza hacia el cielo y dejó salir un rugido sorprendente. Bajo la máscara, su rostro se retorció y distorsionó. Sus ojos carmesí se llenaron con locura y su intención asesina se fue inflando. La máscara del color de la sangre parecía aprobar el aura que surgió a través de su cuerpo; esto hizo que se extendiera aún más intensamente!

Dolor!

Incomprensible dolor!

Todo su cuerpo se sentía como si estuviera siendo destrozando en pedazos, como si estuviera siendo castigado con la muerte debido a mil cortes. Mientras esto ocurría, esto desató todo el potencial de su talento latente y de su base de cultivo. Era como si un cofre del tesoro dentro de su cuerpo hubiera sido abierto. Un intenso dolor final le recorrió; sintió como si alguien hubiera abierto su pecho, sacado su corazón latiente y lo hubiera levantado hacia el cielo!

Caos!

Caos que sacudió la tierra!

Un poder indescriptible pareció tomar todos los recuerdos de su cabeza y aplastarlos haciéndolos polvo. Su voluntad y su conciencia fueron lanzadas hacia el desorden. Dentro del desorden y del caos, hileras de una intensa e incomparable intención asesina le llenaron!

Un hilacho, cien hilachos, mil, diez mil, cien mil… hasta llegar a diez millones de hilachos de intención asesina!

La intención asesina envió a la mente de Meng Hao hacia el caos. Aplastó su Núcleo, envió su alma hacia la locura, manchándola con un terrible frenetismo!

La locura se transformó en  una demente y transcendental intención asesina. Esto derribó su habilidad para pensar, fundiendo su mente sin dejar nada, llenándole con una voluntad diabólica. Se giró con u n deseo auto destructivo, el cual causó que su base de cultivo aumentara.

Formación del Núcleo meda, Formación del Núcleo final, gran círculo de la Formación del Núcleo… los rugidos de Meng Hao llenaron el área, llenando a todos con un shock completo.

Meng Hao no estaba experimentando el consumir el alma; esto la sustituía, debido a que esta píldora… era la Píldora Tormento! Y su voluntad, era una píldora diabólica!

Esta persona estaba llena de locura!

La base de cultivo ardió, liberando el alma. La voluntad frenética y el deseo de autodestrucción se transformaron en una locura diabólica. Este era Meng Hao!

Sus ojos eran carmesí, llenos de sangre, con algo diabólico, con una malevolencia imperceptible. Bajo la máscara estaba envejeciendo. Su cabello rojo daba latigazos a su alrededor desatado.

La imagen de Meng Hao es este momento fue marcada de forma indeleble en los ojos de todos los que estaban observando.

En ese momento, lo más de diez cultivadores en Alma Naciente, todavía contenidos dentro de la Formación del Núcleo, se acercaron a Meng Hao. Le sobrepasaban en número, sus bases de cultivo eran inherentemente más grandes que la suya por mucho. Por lo que aún se acercaron más, todos y cada uno de ellos preparándose para atacar.

Esto era como todos temieran que no fueran a ser capaces de exterminarle personalmente, y fueran por tanto a incurrir en problemas dentro de sus Clanes.

Sus intenciones asesinas se inflaron hacia los cielos mientras atravesaban el aire. Ninguno estaba allí para ayudar a Meng Hao. En este momento, estaba completamente solo; la única persona que podía ayudarle era él mismo. La única persona en la que podía apoyarse, era él mismo!

La risa de Meng Hao estaba llena de locura. Resonó a través del aire, y mientras lo hacía, ondeó su mano derecha en frente de él.

“Sin un rostro!”

El Cielo y la Tierra se agitaron, apareciendo de nuevo el enorme rostro alrededor de Meng Hao. Era más grande que anteriormente, e incluso más substancial que anteriormente, no parecía ilusorio de ningún modo ahora, sino real.

El rostro se elevó, con sangre fluyendo desde sus ojos. Esa visión era chocante y sorprendente. Como un diablo loco, salió disparado rugiendo hacia la docena de cultivadores en Alma Naciente que se acercaban.

Para los espectadores, Meng Hao parecía como una polilla deseando volar hacia una llama, buscando la muerte. Y aun así, al hacer esto, desató todo el esplendor de la vida, causado que los corazones de todos sintieran una punzada de emoción.

Una polilla vuela hacia la llama al parecer debido a que la polilla ama a la llama. Desea renacer dentro de la llama. Para los espectadores, podría parecer que la muerte era inevitable; sin embargo, cómo podían saber que esta polilla no sentía amor por la llama? Al contrario, deseaba usar su vida para extinguir la llama!

Una explosión llenó el aire, sacudiéndolo todo. Desde la boca de Meng Hao salía rociada sangre mientras el enorme rostro colapsaba. A pesar del hecho de que su base de cultivo estaba aumentada debido a la píldora Tormento, se estaba enfrentando al ataque combinado de diez o más personas. Cómo podía calibrar eso?

Mientras la sangre salía disparada desde su boca, lesiones enormes envolvieron su cuerpo. Sus ojos estaban indiferentes y una sonrisa débil cubría su rostro mientras se desplomaba hacia atrás como una cometa a la que le hubieran cortado la cuerda. Los rostros de sus más de diez oponentes parpadearon mientras atacaban de nuevo. Sus intenciones asesinas intensas eran como flechas afiladas preparándose para clavarse a través de Meng Hao.

Sin embargo, incluso mientras se lanzaban hacia delante para atacar, los ojos apáticos de Meng Hao brillaron con un frenetismo desatado.

“Un solo mundo!” gritó, su voz estaba ronca. Sorprendentemente estaba usando el temible poder de la píldora Tormento para alimentar la habilidad divina del Legado del Inmortal de Sangre.

Mientras las palabras abandonaban su boca, el rostro colapsando paró inmediatamente de desintegrarse. Las grietas que estaban cubiertas parecían hervir con ferocidad mientras enormes cantidades de niebla roja  salía emitida desde ellas.

La niebla roja se extendió en frente de Meng Hao. El enorme rostro pareció rápidamente atravesar el tiempo; empezó a encogerse y las grietas desaparecieron. Estaba completo de nuevo. Y entonces… en el lugar donde previamente no se podía ver una boca, aparecieron dos labios.

La boca se abrió y pareció estar hablando, aunque nadie podía escuchar el sonido que soltaba. Sin embargo.. tan pronto como el sonido que no se podía escuchar apareció, los más o menos diez ancianos sintieron que sus mentes se agitaban. Rastros de sangre cubrieron instantáneamente sus cuerpos, como si fueran a ser destrozados en pedazos en  un instante.

Fue en ese momento exacto en el que Meng Hao dijo la tercera frase.

“Las llamas de la guerra se unifican!”

Sin un rostro, un solo mundo, las llamas de la guerra se unifican!

Esta era la primera de las tres habilidades divinas del Legado del Inmortal de Sangre, puestas forzosamente en movimiento por Meng Hao. Inmediatamente el humo se alzó en todas las direcciones, junto con las llamas de la guerra, retorciéndose, haciendo espirales, rodeando a Meng Hao con un masivo pilar de fuego arremolinado. El rugido de eso se alzó hacia los cielos.

Muchos de los huesos de Meng Hao se quebraron. La sangre se mostró fuera de su cuerpo mientras su cuerpo era barrido sobre sus pies y enviado a dar vueltas por el suelo. El poder de retroceso de causó que la máscara saltara enérgicamente desde su rostro.

Los rasgos de Meng Hao era n como los de un anciano. Su rostro estaba pálido mientras yacía allí en el suelo; sin embargo, todavía se podía ver dentro de sus ojos el diabólico frenetismo.

Su base de cultivo estaba ya en el punto de romperse. Su cuerpo parecía estar al borde de arruinarse completamente. Había consumido demasiada de su longevidad. Sin embargo, su corazón no podía rendirse. Este era un esfuerzo totalmente consciente con el que eligió continuar con el consumo.

Los rugidos llenaron el aire mientras el pilar de fuego se expandía. Los más o menos diez cultivadores en Alma Naciente fueron lentamente empujados hacia atrás. Sorprendentemente, tres de ellos tosieron inmediatamente sangre.

El intenso poder de esta habilidad divina de Meng Hao era increíblemente sorprendente.

“El Legado del Inmortal de Sangre es increíble…” dijo uno de los cultivadores en Alma Naciente. Las expresiones de todos los ancianos era seria, especialmente las de los tres que habían sufrido lesiones. Sus lesiones no eran serias, pero habían atacado colectivamente a un solo cultivador en Formación del Núcleo. Que todo esto les ocurriera a ellos era algo que encontraban difícil de aceptar.

“Ha acabado”, dijo otro de los ancianos. Miraron a su oponente; no tenía poder para contraatacar; había sufrido heridas serias a través de su cuerpo. Era como una lámpara sin que le quedara aceite para arder. Lentamente avanzaron hacia él, preparándose para terminar esta confrontación problemática.

Xu Qing estaba temblando. Estaba apunto de salir corriendo cuando Han Bei la alcanzó y la agarró por el brazo, sujetándola con un poder increíble.

Xu Qing se giró para mirar a Han Bei, cuando repentinamente Meng Hao se rió.

Su piel estaba blanca, sus rasgos envejecidos; ya no era más un joven. Sin embargo, había algo visible dentro de su rostro que siempre había existido allí.

Su risa contenía algo extraño, algo fiero; es taba lleno con una intensa intención asesina!

“Despierta, mi mastín!” dijo él. Luchó por alzar su mano derecha y situarla suavemente en la máscara de color sangre. Mientras decía esas palabras, sus ojos se llenaron con calidez y anticipación.

En el momento en el que Meng Hao había alcanzado la Formación del Núcleo, había sido capaz de sentir al mastín durmiendo. También sabía que aunque todavía debía permanecer durmiendo, era posible que ocasionalmente se despertara de su sueño por un solo momento.

Todo lo que necesitaba hacer era llamarlo, despertarlo. Esta… era su verdadera intención asesina. De hecho, todo lo que Meng Hao había estado haciendo hasta ahora había sido meramente conseguir tiempo para permitir que el mastín despertara. Todo el tiempo, le había estado llamando silenciosamente, una y otra vez.

Empezando dentro del ámbito menta, todo el tiempo hasta ahora, todo el camino hacia la lucha mortal y fiera, había estado llamando silenciosamente al mastín. Había estado llamándole todo el tiempo, todo para alcanzar el momento justo ahora cuando finalmente había perdido todo el poder para defenderse. Fue entonces cuando el mastín… finalmente empezó a mostrar signos de movimientos.

Los signos de movimiento contenían ansiedad, así como un frenetismo similar al que estaba contenido en Meng Hao. Parecía como si el mastín estuviera usando todo el poder que poseyera para luchar contra el sueño que le sujetaba. Se despertó, llenó con el mismo deseo que tenía en el torneo del Legado del Inmortal de Sangre; debía proteger a su sueño.

Los diez ancianos salieron disparados hacia delante, y cuando lo hicieron, Meng Hao alcanzó a tocar la máscara del color de la sangre. Entonces, dijo las palabras para llamar al mastín. La máscara empezó a temblar instantáneamente; salió volando hacia el aire con una velocidad increíble, parándose para flotar en frente de Meng Hao.

Repentinamente, apareció una enorme pantalla del color de la sangre, de unos trescientos metros de diámetro.

La pantalla del color de la sangre parecía similar a un enorme espejo de sangre. Cuando apareció, la superficie del espejo se llenó con incontables ondas, así como con sonido de gruñidos que salían emanados desde dentro.

El sonido de los gruñidos sacudió el cielo y la tierra, e inmediatamente hizo que los rostros de la docena de ancianos cayeran. Sonaba como si el mastín hubiera encontrado un enemigo y estuviera amenazándole. Los sonidos nítidos llenaron el aire, atravesando la niebla negra hacia el mundo exterior de la cuenca.

El cultivador en Separación de Espíritu del Clan Ji, que había estado bloqueado por el Patriarca del Clan Wang abrió repentinamente sus ojos. Sus pupilas se contrajeron. En frente de él, el Patriarca del Clan Wang dejó salir un ligero jadeo de sorpresa.

Un rugido transcendental y frenético se escuchó desde dentro de la pantalla de color sangre. Era un rugido de una bestia salvaje, llena con locura y con una intención asesina que se inflaba. Mientras el rugido llenaba el aire, los más o menos diez ancianos en frente de Meng Hao experimentaron inmediatamente una sensación sin precedente de crisis a vida o muerte flotando por sus corazones.

Fue en ese momento en el que la superficie de la pantalla del color de la sangre se distorsionó. Se abultó… era como si algo estuviera intentando liberarse!

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

Deja un comentario