ISSTH – Capítulo 310

Capítulo 310: Resplandeciendo tan brillantemente como siempre!

“MALDICIÓN!” aulló la joven. Era muy bella, y su aspecto después de haber atacado era encantador y elegante. Sin embargo, sus movimientos habían sido tan explosivos como los de un dragón.

Justo ahora, su aullido estaba lleno de un poder potente, y un aura que parecía proclamar que ella era la persona más importante en el mundo. Viéndola así causó que el cuero cabelludo de Meng Hao se entumeciera; nunca antes había sido testigo de una mujer comportándose así.

“MALDICIÓN!” rugió ella. Apretó su mano derecha convirtiéndola en un puño y golpeó con él en el suelo. No quedaba desde un principio demasiado suelo, y su golpe hizo que se desmoronara aún más.

“Por qué no podía ser negro!?”

BOOM!

“Por qué no podía ser rojo!?”

BAM!

 Por qué no podía ser violeta!?”

Con cada frase, violentamente golpeaba con su puño en el suelo alrededor de Meng Hao, causando que el suelo empezara a desintegrarse. Pronto, solo quedó el punto directamente bajo sus pies.

Los puños de golpeaban incluso causaron que la nada alrededor de ellos empezara a colapsar…

El cuero cabelludo de Meng Hao se entumeció aún más. Esta chica estaba loca! Un poder tan extraño… realmente estaba por encima de la imaginación de Meng Hao. Tenía la sensación de que incluso llevando la máscara del color de la sangre, no se podría igualar a esa lunática.

Repentinamente, Meng Hao recordó cómo Ji Hongdong había descrito a esta joven, estando repentinamente de acuerdo completamente.

Viendo cómo es taba ella golpeando la nada, despedazándola, Meng Hao rápidamente se giró y aceleró en una dirección diferente hacia la nada. Mientras se marchaba cargando, escuchó a la chica furiosa.

“Por qué tenía que ser verde!?”

BLAM!

Su rostro estaba pálido, Meng Hao se preparó para ser teletransportado fuera por la nada. Miró hacia abajo al reverso de su mano y a la marca, que se iba desvaneciendo gradualmente.

“Puede realmente ser causado por esta marca…” pensó, vacilando por un momento. Recordando lo temible de la joven loca, tembló. Desde el momento en el que había sido pequeño hasta que había crecido, desde cuando había estudiado como un escolar hasta cuando empezó a practicar el cultivo, esta era la primera vez que había sido asustado hasta ese punto por una mujer.

Los ojos de Meng Hao empezaron a volverse borrosos. Cuando se aclararon, pudo ver una niebla negra hacia delante, pudiendo también sentir un aura familiar. Esta… era la región de la Cueva del Renacer.

Justo ahora, el cadáver inmortal estaba encogiéndose rápidamente. Por lo que parecía, muy pronto regresaría al tamaño de un humano normal.

La gente estaba siendo teletransportada fuera del lugar, en varias posiciones. En el instante en el que Meng Hao apareció, sacó el talismán de buena suerte. Le tomó solo un momento probarlo, momento en el cual Meng Hao frunció el ceño. Como había anticipado, no funcionaría.

Apartando el talismán de buena suerte, Meng Hao salió disparado inmediatamente en la dirección de la cueva del Renacer. Incluso antes de emerger, había tomado esa decisión en su mente. Sabía que se vería atascado en esta área, y que de ese modo, estaba muerto sin lugar a dudas. No había forma de huir.

Su única oportunidad de supervivencia yacía en el camino de la muerte… la Cueva del Renacer!

Tal camino de muerte, en comparación a su situación actual, era una oportunidad de supervivencia!

No tenía más opciones. Era una apuesta, pero había pensado en todas las opciones, y de ese modo, cargó hacia delante inmediatamente.

En el instante en el que se había teletransportado fuera, en el exterior de la cuenca de niebla, además de los diez pilares de luz, los ojos del hombre de mediana edad del Clan Ji se abrieron repentinamente.

“Está aquí!” dijo él, ondeando su mano derecha. Inmediatamente apareció una imagen brillante en frente de él; no era otro que Meng Hao huyendo. “Se dirige hacia el norte!” dijo serenamente, saltando en su persecución. Los Ancianos en Alma Naciente del Clan Ji le siguieron hacia la cuenca de niebla, sus rostros estaban serios y llenos de una intención asesina.

La docena de cultivadores del Clan Li también volaron por el aire en una rápida sucesión, con sus rostros llenos de intención asesina mientras iban a perseguir a Meng Hao.

Cualquiera de esas personas podría matar a Meng Hao con el movimiento de un dedo. Sin embargo, todos y cada uno de ellos se habían unido a la persecución; perseguir a Meng Hao era algo que todos habían sentido en lo que debían de participar.

Entraron en la niebla, pero mientras lo hacían, ni uno solo de ellos pudo sentir la presencia del décimo Patriarca del Clan Wang. Sonrió mientras también él se movía en la misma dirección. Estaba a plena vista, y aún así, nadie le vio mientas se unía a ellos dentro de la niebla.

Los cultivadores en Alma Naciente de los Clanes Li y Ji procedieron a través de la niebla negra y, mientras lo hacían, sus bases de cultivo se vieron contenidas lentamente. Pronto, estaban todos dentro del gran círculo de la etapa de la Formación del Núcleo.

A pesar de eso, cualquiera de ellos era lo suficientemente poderoso como para matar inmediatamente a Meng Hao.

Se movieron hacia delante con una velocidad increíble. En cuanto al cultivador de mediana edad en Separación de Espíritu del Clan Ji, su base de cultivo se vio aún más contenida. Podía luchar contra ello, pero no por mucho tiempo. En ese momento, su base de cultivo estaba en la etapa Alma Naciente.

Se movía con la mayor velocidad a través de la niebla. Mientras silbaba por el aire, repentinamente, escuchó una tos que sonaba muy antigua viniendo desde un lateral.

La tos fue demasiado repentina; inmediatamente hizo que el rostro del hombre de mediana edad parpadeara y parara de moverse temporalmente.

“Quién eres?!” dijo él, mostrando en su rostro ansiedad y dudas. Aun a pesar de que su base de cultivo estaba siendo contenida, todavía era un poderoso experto en Separación de Espíritu.; su habilidad de sentir el peligro se había activado tan pronto como escuchó la tos. Se transformó en un zumbido en su mente, había tenido la sensación de que el propietario de la voz podía matarle inmediatamente si lo deseaba.

“Qué miembro de la generación senior está aquí?” preguntó él, mientras su cuero cabelludo se entumecía. Pensó en la Cueva del Renacer y repentinamente le llenó una sensación de crisis haciéndole empezar a jadear. “Señor, soy del Clan Ji…”

“Cómo está… Ji Once?” dijo la voz anciana, pareciendo estar llena de emoción.

El onceavo patriarca Divino…” La boca del hombre de mediana edad y su garganta se secaron inmediatamente, mientras su corazón empezaba a golpear. Ji Once era un nombre que los forasteros no conocían, el nombre de una persona que era un miembro de un grupo de los más ancianos miembros del Clan Ji.

Cualquiera de ese grupo era un ancestro ante el que todo el Clan Ji se postraría en adoración.

“Señor… señor, nunca he visto al Onceavo Patriarca Divino…” el hombre tembló; la aparentemente imperceptible presión que emergía desde el propietario de la voz antigua le hizo sentir como si todo el mundo estuviera a punto de desmoronarse.

“Muy bien”, dijo la voz, soplando como una brisa alrededor del hombre de mediana edad. “No te causaré muchos problemas. Siéntate aquí y medita durante el tiempo que tarda un palo de incienso en arder. Después, podrás irte”. La voz estaba llena de algo sombrío. Esto hizo que el rostro del hombre de mediana edad cambiara instantáneamente. Vaciló solo por un momento, después eligió sentarse con las piernas cruzadas.

El décimo Patriarca del Clan Wang estaba de pie en frente de él, mirando hacia la niebla negra. Sin embargo, el hombre de mediana edad no podía verle en absoluto.

“Chico, ya he retrasado a esta persona por ti”, dijo suavemente para sí mismo: “He arreglado el mayor problema para ti. El resto de ellos están contenidos en la Formación del Núcleo, lo que significa que aun así no serás capaz de escapar. Esto, en cambio, significa que incluso si yo te ayudo a huir, todavía morirás en el exterior. En este caso, no tengo más elección que quitarte tu perfección ahora.”

“Que mal. Desde tiempo inmemorial, nunca ha sido posible forzar a que se desarrollara la perfección. No estoy seguro de qué poder es el que ha causado la interferencia… si no fuera por eso, podría simplemente agarrarte y dejarte crecer en mi custodia. Después de que alcances la etapa alma Naciente, entonces podré tomarla de ti. Bueno, mejor no me decepciones. Necesitas volverte poderoso rápidamente, ok?” Los ojos del anciano parpadearon con u n brillo siniestro. En ese momento, parecía increíblemente extraño.

“Solo 60 kilómetros…” los ojos de Meng Hao brillaron intensamente. El punto al que había sido teletransportado no estaba muy cerca de la Cueva del Renacer. Hablando normalmente, tal distancia no sería nada para él.

Sin embargo, estaba rodeado por el peligro por todos lados. Esta distancia de 60 kilómetros representaba tanto la vida como la muerte.

Estaba moviéndose en esos momentos a la mayor velocidad a la que podía.

55 kilómetros, 52 kilómetros,  50 kilómetros… Meng Hao podía ahora ver el cuerpo menguante del inmortal. Estaba a punto de sobrepasarlo cuando su expresión cambió repentinamente.

Una explosión llenó el aire; múltiples miembros de diversas Sectas aparecieron repentinamente mientras eran teletransportados hacia la niebla, enviándola a que se agitara en todas las direcciones. Sus expresiones cambiaban mientras veían el grupo de ancianos acelerando por le aire tras Meng Hao.

El grupo incluía a Chen Fan, Han Bei, Chu Yuyan, Wang Youcai, Li Shiqi, así como a…. Xu Qing.

Vieron lo que estaba ocurriendo; vieron a los ancianos de caza, también vieron a quién estaban cazando. En la distancia estaba… Meng Hao!

Debido a la niebla que se agitaba se había repentinamente dispersado, Meng Hao era ahora completamente visible. Todos podían verle, lo que es más, no tenía intención de ocultar su identidad. Todos los ojos estaban ahora fijos en él solo.

“Meng… Meng Hao!” dijo Chen Fan, mirando fijamente sorprendido. Su mente rotó mientras miraba boquiabierto hacia Meng Hao. Le había buscado por años, pero nunca había sido capaz de encontrar pista alguna desde el año que había desaparecido. Cómo podía nunca haber anticipado que repentinamente llegaría a ver a Meng Hao aquí?

El rostro de Chu Yuyan estaba pálido mientras su cuerpo temblaba. Miraba boquiabierta el vestido de Meng Hao. Su rostro se llenó de amargura mientras repentinamente comprendía que… Fang Mu era Meng Hao!

Él era el cultivador del Estado de Zhao con el cual había pasado medio año atascada dentro de un desfiladero. Eso la golpeó como un rayo. En verdad, ese rayo había empezado a nacer dentro del ámbito mental. Hasta ella había empezado a preparase, sin embargo, en ese momento, no podía controlar las emociones dentro de ella. Su corazón se agitaba con incontables complejidades.

Había dos personas en su vida a las que ella consideraba inolvidables. Una era Meng Hao. Nunca podría olvidarle debido a los retorcidos sentimientos que había causado aquel año en el volcán; esos eventos la habían llenado con un odio al que ella encontraba difícil poner en palabras.

La segunda persona a la que encontraba inolvidable era Fang Mu. En el instante en el que averiguó que él era Píldora Caldero, se encontró pensando en él, a un sin saber por qué. Algunas veces, su rostro aparecía en su mente y se encontraba así misma dando jadeos ligeros, e incluso, ocasionalmente, con una sonrisa ligera. Otras veces, su rostro se volvía rojo.

“Fang Mu… Meng Hao…” dos rostros aparecieron en su mente, superponiéndose. Al final, lo único que permaneció fue una amargura profunda y unas emociones complejas.

Wang Youcai miró silenciosamente hacia Meng Hao. Su corazón estaba tranquilo, pero dentro bien profundo, recordó la escena de aquel entonces en la cueva del Monte Daqing. Recordaba sacando su cabeza mirando hacia arriba y viendo a Meng Hao el escolar.1

Li Shiqi miró hacia Meng Hao silenciosamente, recordando su batalla aquellos años atrás.

Han Bei suspiró. Ella era lista y con amplias miras. En el instante en el que vio la expresión del rostro de Chu Yuyan, algunos rastros de su relación aparecieron repentinamente en su mente, aunque no había resuelto completamente el puzzle. Meng Hao, por supuesto, había dejado en ella una impresión profunda hacía tiempo. Sus ojos similares a los del fénix le miraron.

Meng Hao… este era un nombre que no había aparecido en el Dominio Sur por mucho tiempo. Y aun así, allí estaba él, resplandeciendo tan brillantemente como siempre!

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>


1.- Hecho divertido: Wang Youcai es en realidad el primer nombre de personaje en aparecer en ISSTH después de Meng Hao en el capítulo 1.

Deja un comentario