ISSTH – Capítulo 288

Capítulo 288: Flor de Melocotón

La montaña se desvaneció, lejos en la distancia era apenas visible una cordillera montañosa.

El cielo ya no era azul, en cambio, era tan rojo como el fuego, en esos momentos era el anochecer.

El anochecer llevaba consigo el resplandor del sol al ponerse, el cual cubría la tierra como una sábana sobre una pequeña ciudad del nivel de un condado. Los muros que rodeaban la ciudad habían existido por muchos años, lo cual estaba claro por su apariencia antigua. Estaban cubiertos con manchas y marcas, evidencia del paso del tiempo.

Encima de los muros, unos cuantos guardias descansaban. Ocasionalmente, el débil sonido de sus risas y charlas caían hacia el prostíbulo de bajo. Había una nueva chica en la ciudad y su risa contenía la belleza de la anticipación que llevaba en su vida.

Carros de caballos se alineaban para entrar a través de la puerta de la ciudad; encima de cada carro estaba sentando un conductor manejando un látigo dándoles direcciones a sus caballos mientras ellos caminaban sin prisa hacia el centro de la ciudad.

El sol se estaba poniendo, pero el calor opresivo todavía aguantaba por toda la tierra, convirtiéndola en algo similar a un horno que quisiera cocinar la tierra.

No había ni viento ni lluvia.

Lo único que existía era un calor árido.

Esta ciudad amurallada no era muy grande; solo era un municipio después de todo. La gente caminaba por las calles en grupos de dos o tres, refrescándose a sí mismos con abanicos, maldiciendo ocasionalmente el clima.

Los lugares con más vida de la ciudad eran las casas de té, donde una taza de té frío podía eliminar un poco del calor. En una noche de verano tan sofocante como esta, charlar con amigos y vecinos era el pasatiempo primario de la población.

Aparte de las casas de té, estaba el prostíbulo del pueblo, que era un lugar para la gente rica. Muchos hombres que pasaban por allí no podían contenerse de mirar hacia las espléndidamente vestidas chicas jóvenes que yacían contra las contraventanas de arriba. Era suficiente para hacer que el corazón de cualquier hombre ardiera y les hiciera pensar sobre cómo de intolerable era el clima allí.

Si la esposa de alguien pasara con él por el prostíbulo, su rostro se retorcería con celos y tiraría rápidamente de él para alejarse rápidamente. Una esposa con peor genio levantaría la mirada hacia las chicas libertinas y testarudas de arriba y las maldeciría unas cuantas veces.

Se decía que las chicas del prostíbulo eran tan delicadas como flores y tan refinadas como jades, .casi inhumana. Dentro, las habitaciones estaban llenas con cubos de hielo y chicas sirvientes atractivas con abanicos. Debido a esto, los clientes ricos tenían el lujo de disfrutar de una brisa helada.

Supuestamente, en el prostíbulo también abundaba comida deliciosa y vino…. Todo hombre deseaba ir allí, ya fuera por las chicas, por la comida o por los cubos de hielo.

“Mira, el punto de esto es que este lugar es sorprendente!” dijo Meng Hao en una voz seria, en voz baja a los dos chicos a su lado, apretando sus puños fuertemente. Ambos chicos estaban por la misma edad que él, doce o trece años de edad. “Vosotros no tenéis ningún sentimiento de hermandad!”

Meng Hao puso sus brazos alrededor de los hombros de ellos. Uno era delgado, el otro gordito. Ambos parecían entusiasmados, pero al mismo tiempo, un poco tímidos y nerviosos.

Meng Hao les dirigió una mirada muy seria, como si él fuera el Patriarca de una Secta preparándose para entregar un legado. “Mañana, Yo, el joven maestro, seré enviado a un internado. Desde ahora, entregaré el título de Abusón #1 del Pueblo Salida al Este a vosotros dos. No os olvidéis, no podéis hacer nada que arruine la reputación de este joven maestro!”

Si… si ellos estuvieran en algún lugar sagrado, entonces quizá sus palabras podrían cargar con algo de poder. Pero desafortunadamente, ellos tres estaban en esos momentos yaciendo sobre sus tripas encima de un muro.

Lo que había dentro del muro no era ninguna otra cosa más que el prostíbulo, y el muro en el que estaban ellos lo rodeaba. Lejos, dentro, había un edificio de dos pisos conectado a otro edificio, el cual llenaba el frontal del patio. Desde su posición en el muro, podían ver claramente las sombras de hombres y mujeres dentro de las ventanas del segundo piso. Salía el sonido de las charlas y de las risas.

El chico gordo, cuyo rostro estaba cubierto con pecas, dijo entusiasmado, “Joven Maestro Fang, no se preocupe. El nombre del Abusón #1 en el Pueblo Salida al Este siempre le pertenecerá. En cuanto a nosotros dos, Abusones #2 y #3, definitivamente mantendremos su reputación!” El chico delgado a su lado asintió entusiasmado.

“Bien, sé que puedo confiar en vosotros dos”, respondió de forma solemne Meng Hao. “Sin embargo, todavía necesitáis vuestras placas de iniciación en la banda. Hoy, vuestra prueba final ha llegado. Ahora, prestad atención. Pronto, alguien va a salir. Cuando esto ocurra, tenéis que lanzar estos ladrillos tan fuerte como podáis!”.

Cada uno de los chicos sujetaba un ladrillo, el cual era del tamaño aproximado de sus respectivas manos.

“Ese maldito bastardo!” dijo Meng Hao a través de los dientes apretados. “Se atreve a perseguir a mi Flor de Melocotón!? El joven maestro va definitivamente a averiguar quién exactamente es quien tiene esas agallas!” Miró hacia el segundo piso del edificio. Jadeando, continuó, “Flor de Melocotón me prometió que se esperaría hasta que yo creciera y que entonces dormiría conmigo. Quién podría haber supuesto que ese condenado hijo de p***a se atrevería a elegirla!” Su corazón estaba lleno de ira. Cuando los otros dos chicos vieron la mirada en sus ojos, sus corazones se llenaron con una intensa admiración.

“Definitivamente se merece ser llamado el Hermano Mayor”, pensaron ellos. “El Abusón #1 del Pueblo Salida al Este tiene una dama. Él es de seguro el único chico de doce años de todo el pueblo que puede decir eso!” Intercambiaron una mirada mientras sus expresiones se hacían aún más fanáticas. En cuanto a ellos concernía, cualquiera que pudiera entrar en el legendario prostíbulo y lograr una amante, tenía una habilidad que alcanzaba los cielos. Ser capaz de hablar sobre ello abiertamente les hacía sentirse aún más orgullosos.

Pronto, había pasado el suficiente tiempo para que un palo de incienso ardiera. El anochecer terminó  y la luna se alzó. La puerta del balcón de la segunda planta se abrió y una joven bellamente vestida dirigía por el brazo a un hombre de mediana edad. Él parecía estar borracho, y ellos hablaron en tono suave mientras salían.

La luz de la luna era escasa y el cielo estaba algo oscuro, haciendo difícil de ver exactamente sus apariencias. Sin embargo, Meng Hao pudo reconocer instantáneamente a Flor de Melocotón. Inmediatamente, sus ojos se pusieron rojos y gritó, “Tú, hijo de p***a, este joven maestro va a darte una paliza hasta que mueras! Te atreves a visitar a mi Flor de Melocotón!” Con un aullido, lanzó el ladrillo. Con aullidos igual de viciosos, los dos chicos también lanzaron sus ladrillos.

“Este joven maestro va a…. huh?” Meng Hao estaba a punto de lanzarse hacia el patio cuando su cuerpo empezó a temblar. El hombre borracho demediada edad esquivó los tres ladrillos y después alzó su cabeza furiosamente. Tan pronto como vio a Meng Hao, le dedicó una ligera sonrisa. Entonces, su furia ardió más fuerte.

“Pequeño bastardo!” gritó. “Esto es una rebelión!”

Meng Hao empezó instantáneamente a temblar.

“Padre…” Todo su ardor y sinceridad se evaporó, como si hubieran lanzado agua helada sobre su cuerpo. Inmediatamente saltó del muro y empezó a correr. Los rostros de sus dos compinches estaban pálidos de miedo mientras sus pantorrillas ardían mientras corrían.

“Estamos acabados. Acabados! El padre de Fang Mu es el anterior Abusón #1 del pueblo! Ahora él es un policía, por tanto puede matar a gente sin parpadear…!” Los rostros de los dos chicos estaban tan pálidos como si estuvieran muertos mientras huían.

Después de que los tres se desvanecieran, el hombre de mediana edad se quedó de pie en el patio, al mismo tiempo furioso y sorprendido. La idea de que su hijo hiciera un movimiento contra su padre era al mismo tiempo irritante e hilarante.

“Ese pequeño bastardo nunca estudia y no tiene ninguna habilidad. Enviarle a estudiar a un internado es definitivamente la decisión correcta!”

Más tarde esa noche, Meng Hao andaba por las calles, dando continuos suspiros profundos. Cuando finalmente alcanzó la puerta principal de su casa, miró hacia las luces brillando dentro y frunció el ceño.

“Por qué tenía que ser papá…? Oh, mamá, te fuiste demasiado pronto. Si no te hubieras ido, las cosas no hubieran sido así. Voy a ir a tener unas cuantas palabras con él por ti!” Acababa de empujar la puerta que llevaba hacia el patio cuando repentinamente empezó a llorar.

“Madre, te hecho de menos! Madre, me visitaste en mis sueños la última noche en mis sueños y me dijiste de ir a visitar a Flor de Melocotón… Madre…”

“Cállate!” se escuchó una voz furiosa viniendo de dentro de la casa. La puerta se abrió para revelar al padre de Meng Hao, el hombre de mediana edad de antes. Su ceño estaba fruncido y miraba desafortunadamente a Meng Hao. “Deja de fingir! Por qué no estás en cama todavía? Te voy a llevar al internado en la mañana temprano para encontrarte un nuevo profesor”.

“No voy a ir!” lloró Meng Hao, dando un paso hacia atrás. “Quiero ir a una escuela normal! Toda la gente de la ciudad se va a reír de mí!”

“Pequeño bastardo. Todavía usando los mismos trucos a tu edad…” El hombre frunció el ceño, entonces, repentinamente, se lanzó hacia delante y cogió a Meng Hao, quien estaba preparándose para irse corriendo. Le levantó en el aire y le azotó en el culo unas cuantas veces.

Los sonidos de los golpes se escucharon claramente, pero no había dolor. Las cosas eran así debido a que Meng Hao era joven. Él y su padre dependían el uno del otro. Cada vez que tenían algún tipo de desacuerdo, su padre pondría la apariencia de ser muy estricto, pero en realidad, no podía suportar pegarle fuerte.

“Qué tan buena es una escuela normal?” rugió su padre. “Necesitas aprender el respeto a los profesores y a sus enseñanzas! Necesitas aprender sobre ética! Vas a ir o no!?”

“No voy a ir!” gimió Meng Hao, poniendo sus ojos en blanco.

“Tú…!”El padre de Meng Hao alzó su mano en el aire.

Meng Hao dijo rápidamente, “si prometes no ir a ver nunca a Flor de Melocotón, entonces yo iré… Puedes ir a ver a cualquier otra, simplemente, que no sea ella!” Estaba asustado de que su padre pudiera realmente empezar a golpearle fuerte esta vez.

El padre de Meng Hao no estaba seguro de si reír o llorar. Bajó su mano, poniéndola en la cabeza de Meng Hao, alborotándole el pelo suavemente.

“De acuerdo. Estás creciendo, chico, y puedo ver que realmente tienes una imaginación fértil. Bien. Desde ahora, nunca veré a Flor de Melocotón de nuevo. La dejaré para ti. Cuando crezcas, lo prepararé para que ella sea tu concubina!”

“De verdad?” dijo Meng Hao, con sus ojos brillando intensamente.

“Todavía no estás en la cama?!” Miró a Meng Hao mientras le soltaba. Meng Hao se lanzó con un rayo con alegría mientras corría por la casa, se quitaba la ropa y saltaba hacia la cama. Tuvo algunos bellos sueños esa noche.

Temprano, en la siguiente mañana, cuando el cielo estaba empezando a brillar con la luz del sol, los ojos de Meng Hao estaban todavía borrosos mientras su padre le vestía.

El padre miró al hijo, y pudo ver claramente que no había dormido lo suficiente. Una expresión solemne cubrió su rostro, así como de amor y amabilidad, algo que no veía a menudo Meng Hao.

Se agachó y levantó a Meng Hao, justo como hacía cuando había sido más joven. La cabeza de Meng Hao se apoyó en su hombro y continuó durmiendo. El padre de Meng Hao agarró el regalo que había planeado entregar al maestro y después se marchó.

Durante el camino, su paso era poco firme. Cargando a un chico tan grande no era tarea fácil.

Una hora más tarde, alcanzaron la puerta principal de la casa de un anciano que vivía en la parte este de la ciudad. El padre de Meng Hao despertó a Meng Hao y entonces le bajó. Después, llamó a la puerta y entró al patio interior.

Meng Hao se quedó bostezando en el patio mientras su padre entraba en la casa, por lo que no vio a su padre uniendo respetuosamente sus manos y realizando gestos de súplica.

No pasó mucho tiempo antes de que su padre saliera. A su lado había un anciano con la cabeza cubierta de pelo blanco. Sus rasgos eran antiguos, pero llenos de vigor. Le daba un aire prestigioso y noble, muy diferente del de una persona ordinaria.

Esto era especialmente cierto con respecto a sus ojos. Estaban llenos con profundidad, como si contuviera estrellas dentro de ellos. Cualquiera que los mirara entraría en trance. El anciano bajó la mirada hacia Meng Hao.

Esta mirada parecía ser capaz de ver qué vidas se habían vivido y qué vidas faltaban por vivir.

Esta mirada parecía capaz de atravesar a través del velo y ver los tres tipos de vida: la pasada, la presente y la futura.

Esta mirada le hacía parecer como si toda la vida del joven hubiera sido vivida para el propósito de venir aquí y postrarse ante él tres veces para convertirse en su aprendiz.

Pasó un buen rato y el anciano asintió ligeramente.

El padre de Meng Hao bajó la mirada hacia Meng Hao y dijo, “Un Maestro es como un padre. Fang Mu, quiero que respetes a tu Maestro. Respétalo aún más de lo que me respetas a mí! Si no puedes hacer eso, entonces no eres mi hijo!” Dicho esto, se marchó.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

11 opiniones en “ISSTH – Capítulo 288”

    1. un capítulo de ISSTH… qué va a ser??? jajajajajajajajajaja

      lee de nuevo el final del capítulo 287 😉

      y bueno.. ya se comprenderá dentro de algunos capítulos….

    1. te voy a llevar la contraria… no es error de ninguno de los dos xD

      en una breve explicación… Meng Hao está en la siguiente prueba de las regiones de lo de la alquimia… y ahí está en el cuerpo de un niño llamado Fang Mu, por lo que el autor va alternando entre los nombres de Fang Mu y Meng Hao dependiendo de si se trata del narrador el que habla sobre el personaje o de si es alguien de dentro de la prueba, que solo conocen al niño en el que se ha convertido Meng Hao, que se llama Fang Mu 🙂

      Espero haber aclarado un poco el tema… 😀

  1. No había ni “viendo” ni lluvia.
    Viento.

    Los rostros de los dos “c hicos” estaban tan pálidos
    Hay un espacio de mas.

    Abusón #1 del Pueblo Emergencia “la” Este
    Abusón #1 en el Pueblo Salida al Este
    El nombre del pueblo lo pusiste de manera diferente.

    Gracias por los caps.

Deja un comentario