ISSTH – Capítulo 244

Capítulo 244: Debate en el Valle de Alquimia.

“Puedes decir algo más aparte de las palabras ‘traición’, ‘herejía’ y ‘rebelión contra el Dao de la Alquimia’?” Meng Hao estaba allí sentado con las piernas cruzadas, tan calmado como la brisa de la primavera. Su expresión no cambió; todavía tenía una sonrisa en su rostro. Pero sus palabras eran increíblemente agudas. Los alquimistas aprendices de alrededor observaban con sus rostros llenos de admiración.

Zhou ardía con ira, mientras su mente daba vueltas. Sus palabras empezaron a hacerse más venenosas. “Ignorante joven!” dijo él. “No conoces siquiera qué significa elaborar píldoras. Te sugiero que te vayas al infierno, fuera de la Secta y regreses al regazo de tu madre! Espera hasta….”

Sus palabras solo hicieron que la sonrisa de Meng Hao desapareciera. La mirada fría en su mirada se heló más. “No te mereces siquiera soltar las palabras ‘elaboración de píldoras’. Las píldoras medicinales son elaboradas y la elaboración requiere inteligencia. Eso es por lo que se llama ‘elaboración’. Tu Dao de la Alquimia no es nada más que ‘copiar’. Elaborar píldoras y copiar píldoras. La diferencia es una única palabra. Lo crucial de la diferencia, sin embargo, es que tu Dao de Alquimia alcanzó el final de su camino hace años!”

“Mentira! Mentira!” aulló Zhou, su pelo se revolicó mientras miraba a Meng Hao. Siempre había pensado que sus propias palabras eran afiladas, pero hoy había descubierto que las palabras de Fang Mu estaban mucho más allá que afiladas; eran diabólicas. Tomó aire profundamente para aclarar su mente, y entonces hizo su contraataque. “Cómo puedes blasfemar sobre las reglas del Dao de la Alquimia? Se han transmitido entre nosotros, los alquimistas, por decenas de miles de años. Si no respetas las reglas, entonces no estas elaborando píldoras, sino abominaciones!”

“Abominaciones?” dijo Meng Hao con una sonrisa fría. Extendió su mano derecha. “Alquimistas aprendices, alguno de los presentes tiene una píldora medicinal a mano? Dádmela!”

Tan pronto como se escucharon sus palabras, uno de los más inteligentes de los alquimistas aprendices de alrededor sacó rápidamente una píldora medicinal y la entregó a Meng Hao. Todo el mundo se quedó a la espera.

Meng Hao tomó la píldora, la contempló por un momento, después volvió a mirar a Zhou.

“Esta es una Píldora de Condensación Qi del veinte por ciento de fuerza medicinal. Actualmente, hay noventa y siete fórmulas para esta píldora. Ahora, te ayudaré a comprender qué son las reglas! La primera fórmula para esta píldora requiere tres hojas de hierba Bermellón Sangre, raíz de Residuo Azul, vena de la hoja de una Gyrhalcón… La segunda fórmula requiere… La tercera fórmula…” Sin pararse, Meng Hao recitó lentamente todas las noventa y siete fórmulas diferentes. Todos los presentes eran discípulos de la División Píldora del Este, incluyendo a los maestros alquimistas, algunos de los cuales estaban grabando la información mientras Meng Hao la decía. Cuando finalizó de recitar las noventa y siete fórmulas, hubo un silencio mortal.

Todas las fórmulas que había recitado eran correctas; todas y cada una podían ser usadas para elaborar una Píldora de Condensación Qi.

“La fórmula noventa y ocho requiere tres pistilos de la Flor Polvo del Este, tres brotes de Especia de la Madera, una hoja llameante de una planta Fénix Luan… La fórmula noventa y nueve de la píldora requiere la sabia de la planta Camino del Este; hoja de Tinta de tres años, siete meses y nueve días, así como… La fórmula ciento tres… La fórmula ciento diecisiete…”

Todo el mundo estaba en completo silencio. El anciano llamado Zhou miraba boquiabierto con una sorpresa muda hacia Meng Hao. NO era solo él. Todos los alquimistas aprendices y los maestros alquimistas estaban mirándole boquiabierto como si no fuera siquiera humano.

Nadie había escuchado hablar de las veinte fórmulas finales que había recitado. Basándose en la expresión pensativa de su rostro, era obvio que Meng Hao no estaba recitándolas de memoria, sino que, las había creado espontáneamente por sí mismo después de mirar la píldora.

Tales acciones eran exponencialmente más incisivas que cualquiera de las palabras previas de Meng Hao. Después de terminar de recitar todas las ciento diecisiete fórmulas para la píldora, durante el espacio de diez respiraciones nadie dijo una sola palabra. Entonces, todo el mundo estalló en un gran alboroto.

“Ha creado fórmulas para píldoras!! Qué nivel es ese? No me extraña que él sea un Lord Horno! Es simplemente asombroso!”

“No ha creado solo una fórmula, sino veinte! Estuve escuchando cuidadosamente y puedo decir con un noventa por cien de confianza que todas ellas pueden ser usadas para elaborar una píldora de Condensación Qi!”

“Eso es Adivinación Instantánea de Fórmulas! De acuerdo a las leyendas, únicamente los Lores Horno Violeta con una habilidad increíble en el Dao de la Alquimia pueden hacer algo así!”

Encima de la plataforma, el rostro del anciano Zhou estaba blanco de tan pálido. Su respiración era entrecortada, su expresión estaba sin vida mientras miraba atontado a Meng Hao. Su mente rugió como un trueno.

“Puedo estar equivocado…? Mi Dao de la Alquimia tiene defectos…? Imposible, no puedo estar equivocado. Si lo estuviera, cómo podría haberme convertido en un Lord Horno? Pero… pero si no estoy equivocado, cómo es que mi habilidad en el Dao de la Alquimia no ha mejorado por todo un ciclo de sesenta años…?”

“Solo creé veinte fórmulas. De acuerdo a la lógica del Lord Horno Zhou, yo, Fang Mu, soy el hacedor de reglas!” Meng Hao movió su manga, enviando la píldora medicinal en su mano volando de regreso hacia el alquimista aprendiz que se la había dado a él. El alquimista aprendiz la agarró entusiasmado. Realmente había decidido guardar esta píldora como recuerdo por el resto de su vida.

Las palabras de Meng Hao golpearon como un trueno en los oídos del anciano Zhou. Su rostro se drenó de sangre, mientras su cuerpo temblaba. Sus ojos estaban llenos de venas rojas.

“Cesa tus desvaríos! Todo lo que has dicho es una contradicción al Dao de la Alquimia de la División Píldora del Este! Simplemente estás intentado plantas semillas de duda en mi corazón. Tales acciones son merecedoras de ejecución!! Mi poca familiaridad con esas fórmulas para píldoras prueba únicamente que no estoy al tanto de dónde las has adquirido! Realmente estás intentado crear un espectáculo!”

En la mente de Meng Hao, este anciano era molestamente tenaz. Una sonrisa fría se extendió por su rostro mientras respondía: “Oh? Estoy simplemente creando una escena? Lord Horno Zhou, déjame preguntarte esto. Qué planta medicinal estás sujetando en tu mano?”

“Planta medicinal?” El anciano Zhou estaba tan furioso que solo podía estar con boquiabierto por un momento. Golpeó su bolsa privada para sacar la planta medicinal de la que había estado lecciones  un poco antes. “Este es el Trébol de Siete Hojas…”

Estaba a punto de seguir hablando cuando Meng Hao dejó salir una carcajada ruidosa. “El Trébol de Siete Hojas se nutre de la luz que contiene propiedades opuestas de Yin y Yang. Solo se desarrolla durante el anochecer, cuando el sol y la luna brillan a la vez. Además, al anochecer, brillará con un brillo que contiene los siete colores. Su apariencia es casi exactamente la misma que la Hoja Confusión Completa y la Hoja Amanecer Azul. El único modo de descubrir la diferencia es examinando los estambres, hojas y ramas. Las condiciones del cielo también pueden ser usadas como factor determinante”. La mirada de Meng Hao era tan fría como el hielo. “Obviamente, la planta que estás sujetando en tus manos no es un Trébol de Siete Hojas, sino una Hoja de Amanecer Azul!”

Sus palabras hicieron que el valle se alborotara más. Todos los alquimistas aprendices giraron sus cabezas para mirar al anciano Zhou, cuyo rostro se tensó instantáneamente. Identificar erróneamente una planta medicinal podría llegar a una increíble pérdida de reputación dentro de la Secta.

Aún más importante, si Zhou, como Lord Honro, había identificado erróneamente una planta medicinal, eso podría acarrear un efecto destructivo en su reputación.

“El anochecer está a punto de llegar”, dijo Meng Hao en una voz que podía cortar clavos y rebanar hierro. “Pronto, el sol y la luna brillarán a la vez en el cielo. Si la planta que sujetas es realmente un Trébol de Siete Hojas, entonces brillará con siete colores y probará que estoy equivocado. En ese caso, humildemente me disculparé ante ti en frente de todos los discípulos de la Secta aquí presentes hoy. Además, en el futuro, nunca me atreverá a situarme en tu presencia”. Movió su manga.

El debate con el anciano Zhou hacía tiempo que había sobrepasado el punto acordado de finalización de la clase. El anochecer estaba a punto de llegar y la luna se acababa de hacer visible.

El debate había trascurrido por un mucho tiempo, pero los aprendices y los maestros alquimistas presentes apenas podían aguantar su entusiasmo. Estaban virtualmente en trance por cómo había ido todo.

“Es un sinsentido!” dijo el anciano Zhou echando humo.”Tengo 137 años! Qué edad tienes tú? Cómo podría yo equivocarme…huh?” Antes de que pudiera terminar, el cielo se puso oscuro y el anochecer llegó. El sol y la luna estaban brillando a la vez en el cielo!

Sin embargo, mientras la luz del anochecer caía sobre la planta medicinal de su mano, no se podía ver ni rastro de un brillo de siete colores. Meng Hao no necesitó decir una sola palabra. El zumbido de la conversación se alzó desde los alquimistas aprendices del valle.

“Esa planta no es un Trébol de Siete Hojas!!”

“No puedo creerlo… el Lord Horno Zhou realmente sacó la planta medicinal equivocada!”

“Si no puede siquiera sacar la planta medicinal correcta, cómo podemos escucharle hablando del Dao de la Alquimia!”

Cuando Zhou escuchó todas estas cosas que estaban diciendo la gente, su rostro se puso pálido. Se sintió tan avergonzado que quería esconderse. Sin embargo, la furia se alzó desde su corazón mientras miraba fijamente furioso a Meng Hao. Todavía parecía que le quedaban ganas de luchar.

“Ignorante joven. Estás soltando sinsentidos! Me convertí en un Lord Horno hace sesenta años. Tú…”

“Te volviste un Lord Horno hace sesenta años y dentro de sesenta años seguirás siendo un Lord Horno. En cuanto a mí, quizá sea un ignorante, quizá sea joven, pero soy un Lord Horno, justo como tú. En sesenta años, te verás forzado a postrarte en adoración ante mí! La razón para eso es… que tu Dao de la Alquimia tiene fallos!” Meng Hao  se puso en pié. Sin añadir nada más mientras miraba a Zhou, salió caminando del valle.

Las palabras de Meng Hao reverberaron en los oídos del hombre como un trueno. Levantó su mano para apuntar a Meng Hao, pero en ese momento, un temblor recorrió todo su cuerpo mientras tosía una bocanada de sangre. “Con fallos…? Con fallos…?” Las Palabras de Meng Hao resonaron en su mente causándole que se olvidara incluso de ofrecer una respuesta.

Mientras Meng Hao se iba, los ojos de los diez mil alquimistas aprendices brillaron intensamente. Le observaron irse, absolutamente convencidos de que en los próximos días, su nombre continuaría enviando ondas de choque a través de la División Píldora del Este. Lo que es más, sus futuras lecciones serían ciertamente las más explosivamente populares.

Desafortunadamente, los caminos del mundo son imposibles de comprender. Los días de comodidad de Meng Hao dentro de la Secta Destino Violeta pronto llegarían a su fin.

Un mes después de su debate con el anciano Zhou, Meng Hao estaba sentado en su cueva inmortal. Acababa de terminar un lote de píldoras medicinales y estaba fantaseando sobre cómo podría tomar ventaja de los recursos de la Secta para elaborar más píldoras y entonces acumular una vasta cantidad de piedras espirituales. Fue en este momento cuando llegó una hoja de jade de órdenes. Basándose en la recomendación de todos los Lores Horno de la División Píldora del Este, era enviado fuera de la Secta para ganar experiencia.

Después de ser ascendidos, se requería que todos los Lores Horno salieran de la Secta por un periodo de tiempo para conseguir experiencia. Era realmente una regla, aunque una flexible. Generalmente hablando, los alquimistas prefieren elaborar píldoras en soledad, y no les gusta viajar por el exterior.

Sin embargo, la Secta Tamiz Negro había ofrecido una compensación enorme a cambio de que la Secta Destino Violeta enviara dos Lores Horno, uno para dar lecciones sobre el Dao de la Alquimia, otro para elaborar píldoras medicinales especiales. Tal acuerdo era común dentro de las grandes Sectas y Clanes.

Incluso Li Tao, que no era un Lord Horno, había sido invitado hacía un mes a visitar el Clan Li. Por supuesto, esto era debido a que ellos habían comprando sus píldoras Día Fundación Establecida.

En cuanto a Meng Hao, la razón por la que había sido recomendado a ir a la Secta Tamiz Negro en primer lugar era debido a la naturaleza nada ortodoxa de su ascenso a Lord Horno.

Por supuesto, había bastantes personas que estaban simplemente esperando que Meng Hao se mostrara como un estúpido por sí mismo. Las píldoras que iban a ser elaboradas fuera para una gran Secta no eran ordinarias, y cualquiera requeriría la habilidad total de un Lord Horno.

Considerando que Meng Hao había ignorado algunos de los requisitos para convertirse en Lord Horno, realmente no había forma para él de rehusar la orden.

“La Secta Tamiz Negro…” Meng Hao frunció el ceño.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

3 opiniones en “ISSTH – Capítulo 244”

Deja un comentario