ISSTH – Capítulo 229

Capítulo 229: Porque esta Voluntad solo puede pertenecer a los Diablos!

Encantamiento de la Propia Voluntad.

Una técnica del Cónclave del Clan Li. En esta técnica, la voluntad de uno es la llave por la cual esa magia se puede cultivar. Además, si se cultiva a un nivel consumado, entonces, durante la Separación de Espíritu o durante la Iluminación Dao, se podría atrapar el karma.

La técnica en realidad parecía algo así como una escritura. Excepto que no era un pergamino escritura, sino que parecía más bien un fragmento de un pergamino. A pesar de eso, este pasaje breve era suficiente para convertirse en  una técnica Cónclave del Clan Li.

Meng Hao lo examinó pensativamente por un tiempo. Después, su expresión cambió y movió su mano. La hoja de jade desapareció.

No pasó mucho tiempo antes de que Bai Yunlai apareciera caminando rápidamente. Saludó formalmente a Meng Hao en un tono respetuoso. Desde lo que había ocurrido con Liu Yanbing, Bai Yunlai se comportaba de forma diferente delante de Meng Hao. Todavía eran cercanos, pero ahora estaba claro que sus posiciones eran diferentes. Había una tensión ligera entre ellos.

Meng Hao intentó varias veces hacerle actuar más como había sido cuando Meng Hao se unió al principio a la Secta. Sin embargo, solo hizo que se pusiera nervioso. Por tanto, permitió a Bai Yunlai saludarle formalmente cada vez que se encontraban y que le hablara en un tono reverente.

Meng Hao solo podía suspirar ante este cambio. Comprendía que sería imposible mantener la misma relación que habían tenido siempre. Su propio Dao de Alquimia se iba alejando cada vez más del de Bai Yunlai, y de este modo, el respeto que el hombre mostraba se hizo cada vez más profundo.

“Gran Maestro Fan, estos son los pedidos que he aceptado recientemente. Por favor, déle un vistazo”. Le entregó una bolsa privada.

Meng Hao la contempló por un tiempo  y después intentó charlar un poco con Bai Yunlai. La expresión respetuosa de Bai Yunlai no cambió, lo cual hizo que Meng Hao suspirara de nuevo interiormente. Con un ligero gesto de afirmación de su cabeza, guardó la bolsa privada.

Bai Yunlai dudó por un momento, después miró a Meng Hao y dijo en voz baja. “Gran Maestro Fang, solo hay un mes más hasta la Subasta de Píldoras de este año. Señor, no estoy seguro si usted planea participar en la subasta o no…”

“Subasta de Píldoras…” Meng Hao recordó cuatro años atrás, cuando se acababa de unir a la Secta Destino Violeta. Allí había habido una Subasta de Píldoras en progreso aquella vez. Ahora, él tenía una reputación en la División Píldora del Este. La Subasta de Píldoras era un lugar para que los maestros alquimistas manifestaran su reputación.

Además, éste era un lugar donde las píldoras medicinales eran directamente vendidas por piedras espirituales de una forma oficial. La Subasta de Píldoras únicamente ocurría una vez por año, Meng Hao nunca había acudido a una anteriormente. Repentinamente, su corazón empezó a latir. Él era un maestro alquimista bastante popular dentro de la Secta. Pero quería saber qué precio podrían alcanzar sus píldoras en el Dominio Sur en general.

Los maestros alquimistas podían ofrecer sus objetos a subasta con su nombre añadido a esos objetos o anónimamente. En el caso de esto último, nadie, ni siquiera los miembros de la Secta sabrían de quién era la píldora que estaba a la venta.

Sin embargo, no hay muro en el mundo que no pueda ser derribado por algún viento. Podría ser difícil para los Ancianos averiguar qué píldora estaba realizada por quién, pero si el Gran Maestro Píldora Demonio quisiera saberlo, entonces naturalmente sería capaz de suponerlo.

Meng Hao murmuró para sí mismo por un momento y después asintió. No solo quería ver cuánto valdrían sus píldoras en el mundo exterior, también quería rellenar su suministro de piedras espirituales. Copiar la píldora Día Fundación Establecida le había costado bastante. Aun siendo un maestro alquimista que había sido frecuentemente compensado por los discípulos de la Secta Interna por la elaboración de píldoras, aún no se podía permitir tales gastos.

En ese momento, tenía una buena colección de plantas medicinales, pero no de piedras espirituales. Esto, por supuesto, hizo que Meng Hao suspirara. Cuando era joven, siempre había soñado con ser rico. Este sueño parecía estar simplemente tan lejos como siempre.

Vio a Bai Yunlai plantado allí pensativo, cuando repentinamente un brillante rayo de luz apareció desde la distancia. La imagen de una esbelta y elegante mujer era visible dentro. No era otra que Chu Yuyan.

En el instante en el que la vio, Meng Hao suspiró ante su mala suerte, después se giró inmediatamente y entró en su cueva inmortal.

“Fang Mu!!”

En el instante en el que sonó su voz, la puerta de la cueva inmortal se cerró y se selló. Después se pudo escuchar la voz de Meng Hao:

“Fang Mu no está en casa”.

Los ojos de Chu Yuyan ardieron con intención asesina. Sus venas sobresalían mientras se quedaba plantada fuera de la cueva inmortal, apretando los dientes. Había venido en múltiples ocasiones buscándole durante el pasado año, pero siempre parecía estar lejos y nunca dentro de la cueva. Que él actuara así, como si acabara de ver a algún tipo de diablo maligno, hizo que la furia ardiera dentro de ella.

Los dientes rechinaron y dijo, “Fang Mu, estás escondiéndote de mí debido a que tienes algún secreto que no quieres que la gente sepa?!?” Cada vez que ella vino aquí y se encontró con la puerta cerrada, decía algo similar.

Estaba cada vez más segura de que Fang Mu estaba guardando algún secreto. Que él actuara así cada vez que ella iba realmente la hacía arder. Cuando cualquiera mencionara su nombre, el sentimiento de irritación la llenaba y sentía que ese sentimiento tenía algo que ver con él.

La voz de Meng Hao salió desde la cueva inmortal: “Lo que no puedes ver, no te puede molestar”.

Chu Yuyan miró fijamente con los ojos totalmente abiertos. Golpeó con su puño en la puerta. Se escuchó una explosión. La puerta se agitó un poco pero no fue dañada de ningún modo.

“Sal aquí!”

“Estoy elaborando píldoras”.

“Vas a salir o no?”

“Aiiii, Hermana Senior Chu, estoy elaborando píldoras, de verdad!”

“Quién diablos te ha dicho que yo sea tu Hermana Senior? Soy una Lord Horno. Tú eres únicamente un maestro alquimista. Si no sales aquí ahora, veremos cuánto tiempo puedes permanecer ahí en tu cueva inmortal”.

“Bien, Compañera Daoísta Chu. Sabes, la última vez, estuviste acampada al lado de mi cueva inmortal por siete días. Después, un montón de rumores difamatorios se extendieron por toda la Secta. No es algo realmente bueno, no estás de acuerdo?”

“Tú…”

“Yo, Fang Mu, no estoy casado ni tengo ninguna amada y estoy muy preocupado por mi reputación. Tales rumores son realmente intolerables. Compañera Daoísta Chu, por favor, abstente de dañar mi reputación de este modo. Vete, rápido.” Meng Hao suspiró. En realidad, la intuición de Chu Yuyan le asustaba. La había estado esquivando por años, debido a que tenía el fuerte presentimiento de que si tenía cualquier interacción con ella, sería capaz de conseguir alguna pista.

Si se daba cuenta de alguna forma de que él era Meng Hao… bueno, no se atrevía a pensar en cómo de horrorosas podrían ser las consecuencias.

Chu Yuyan apretó sus dientes y estampó su pié contra el suelo furiosa. Después se giró y se fue.

Sintiendo que se había ido, Meng Hao suspiró de alivio. Una sonrisa burlona apareció en su rostro. Todo al respecto de la División Píldora del Este era bueno, excepto por Chu Yuyan. Con ella aquí, no se sentía seguro.

“Si sigue causándome problemas, tendré que pensar en algún otro método para lidiar con ella… “ Sus ojos brillaron con una luz fría, pero regresó su expresión calmada de siempre. Paró de pensar sobre Chu Yuyan. Con un movimiento de una mano, el fuego terrenal de dentro de su cueva inmortal se avivó. Un horno para píldoras flotó directamente sobre el fuego.

Este particular horno de Meng Hao tenía tres grullas grabadas en su superficie. En cuanto el horno empezó a brillar con un color rojo debido al calor, las tres grullas se volvieron del color de la sangre. Parecían como si fueran a salir volando desde la superficie del horno en cualquier momento. Era una visión intimidatoria.

Meng Hao había comerciado con una gran colección de píldoras medicinales y plantas con un maestro alquimista veterano para adquirir este horno Sangre de Grulla. Habiéndolo utilizado por algún tiempo, estaba muy familiarizado con él.

El horno se fue poniendo rápidamente de un color rojo intenso, pero Meng Hao estaba plantado a un lado, sin prestarle atención. Una mirada pensativa apareció en sus ojos.

“Qué tipo de píldora debería elaborar para la Subasta de Píldoras…” pensó él. Cientos de fórmulas de píldoras pasaron por su mente, pero ninguna de ellas capturó su atención. Pasó el tiempo suficiente para que un palo de incienso ardiera. El horno para píldoras estaba ya tan rojo como la sangre, y su brillo llenaba toda la cueva inmortal, haciendo que todo pareciera rojo. Los ojos de Meng Hao se iluminaron repentinamente.

“Elaboraré una píldora de veneno!” Basado en la comprensión de Meng Hao del Dao de la Alquimia, las píldoras de veneno, generalmente no tenían recetas que se pudieran pasar unos a otros. Normalmente eran creadas espontáneamente o de memoria por el maestro alquimista. Esto evitaba que fórmulas de píldoras no autorizadas fueran circulando por allí.

Las píldoras de veneno eran algo similar a un tabú. Sin embargo, muchos maestros alquimistas las investigarían y las elaborarían en algún momento. Esta era una forma de probar, no solo la habilidad del maestro alquimista en el Dao de la Alquimia, sino además, su comprensión en plantas y vegetación. Uno debía de haber dominado las variaciones de plantas y vegetación para poder ser capaz de elaborar una píldora veneno única clasificada como perteneciente a un talentoso maestro alquimista.

Una píldora creada por una persona que diez mil personas no pudieran eliminar. Todos los maestros alquimistas anhelaban crear algo similar a eso.

Meng Hao tomó aire profundamente, después se sentó con las piernas cruzadas al lado del horno para píldoras. Permitió que el calor llenara su cuerpo y después cerró sus ojos. Se quedó sentado en silencio en meditación. Pasaron los días. El fuego continuó ardiendo. El horno Sangre de Grulla parecía no mostrar signos de degradado; se mantuvo con la apariencia rojo intenso todo el tiempo.

Siete días después, los ojos de Meng Hao se abrieron repentinamente. Sus ojos llenos de determinación.

“Esta píldora de veneno no será una píldora para darla a los enemigos, sino para uno mismo. Veneno sin ser veneno. Medicina pero sin ser medicina. Esta píldora…” Recordó cuando estuvo en el Estado de Zhao, cuando había matado a Shangguan Xiu y la perla que Pequeño Tigre le había dado. La perla hacía que la propia base de cultivo aumentara en un nivel. Gracias a la ayuda de la perla, Meng Hao había sido capaz de abrir el antiguo camino que llevaba al décimo nivel de Condensación Qi.1

Las imágines de aquel día pasaron claramente por su mente. La perla tenía un poder temible y le había dejado una profunda impresión en Meng Hao.

“Perforar las venas Qi que recorren el cuerpo, cortarlas como si fueran carne picada. Convertir el cuerpo en un tesoro, abrir el pecho. Aplastar la mente, consolidar millones de millones de intenciones asesinas. Explotar los Pilares Dao de dentro del Mar Central; intención asesina que pueda exterminar espíritus. Usar el alma mortal para fusionarla con espíritus. Usar el poder de la muerte para trastocar la conciencia. La mente y el Mar Central, fusionados con la nada en un parpadeo. La Voluntad Diabólica transformada en un corazón suicida, lo cual hará que la base de cultivo ascienda hacia los cielos!”

“No es quemar el alma, es reemplazarla! Esta píldora… será llamada la Píldora Tormento! Esto será debido a que, esta Voluntad, solo puede pertenecer a los demonios!” Los ojos inyectados de sangre de Meng Hao brillaron. Su mano derecha cogió su bolsa privada y entonces la ondeó en frente de él. Inmediatamente, aparecieron flotando en mitad del aire, en frente de él, diez mil variedades de plantas medicinales. Bañado todo con el brillo carmesí, la escena parecía extrañamente demoníaca.

Las Manos de Meng Hao se movieron tan rápidas que parecían un borrón, mientras que una sombra parpadeante aparecía por debajo de ellas. Toda la mente de Meng Hao, junto con toda su energía, introducida en el horno para píldoras. Catalizó y pulverizó plantas medicinales. Creó híbridos que se parecían a una raíz particular que él necesitaba.

Desde el momento en el que Meng Hao había empezado a estudiar el Dao de la Alquimia, durante todas las diversas situaciones en las que había elaborado píldoras, nunca había estado tan poseído. Era la primera vez que hacía un uso total y utilizaba toda su habilidad en el Dao de la alquimia, junto con todo su talento natural de plantas y vegetación.

Su pelo estaba revuelto y desaliñado, había perdido la conciencia de todo lo demás. Estaba inmerso en la elaboración de la píldora. Todos sus deseos puestos dentro de la Píldora Tormento. Era como si él mismo estuviera poseído por un diablo!

Esta Píldora Tormento era realmente… la primera píldora que de verdad había sido creada por Meng Hao en su tiempo de Cultivo del Dao de la Alquimia!

No había fórmula para esta píldora. No necesitaba una. Esta era una píldora que contenía la verdadera voluntad de un maestro alquimista, una píldora que había sido creada por la influencia de su voluntad. Por tanto, su verdadero valor y precio era imposible de describir. Aun más importante era el hecho de que, si un Lord Horno pudiera ver a Meng Hao en su actual estado, esa persona se volvería seguramente loca.

En el Cultivo, existe la iluminación. El Dao de la Alquimia también tiene su propia iluminación. Píldora Demonio había experimentado este tipo de iluminación, así como los otros dos Grandes Maestros del Dominio Sur. Algunos Lores Horno Violeta podrían experimentarlo una vez en sus vidas, aunque eso dependía únicamente de la suerte y la fortuna. Justo ahora, Meng Hao había experimentado iluminación alquímica!

La píldora creada como resultado de la iluminación alquímica era tan milagrosa como si hubiera sido creada por los mismos cielos. Sería inigualable y no tendría y sin rival!

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>


1.- Los eventos con esa perla ocurrieron en el capítulo 75.

8 opiniones en “ISSTH – Capítulo 229”

Deja un comentario