ISSTH – Capítulo 214

Capítulo 214: Finalmente nos volvemos a encontrar…

Nadie tendría la posibilidad de saber que el Meng Hao que había levantado tales olas en el mundo exterior, estaba actualmente revisando cuidadosamente las hierbas medicinales de la Tierra Celestial de la Secta Destino Violeta, era un inocente estudiante confirmando la validez de sus estudios.

El tiempo pasó y Meng Hao perdió la cuenta de cuántas plantas medicinales había cosechado. En cuanto reconocía una planta, la añadía a su recogida y la ponía en su bolsa privada.

En un momento determinado, Meng Hao se encontró a unos trescientos metros de distancia de uno de esos gigantes. Por algún tiempo, observó cómo este plantaba semillas, moviendo los brotes de alrededor y cuidando las plantas.

Más tarde, se encontró bajo uno de esos árboles Cíclopes, observando al enorme ojo vigilante. Incluso escaló uno de ellos para cosechar algo de la hierba roja que crecía en su tronco.

Finalmente, estaba lejos, muy lejos de donde él había empezado. Los campos de plantas medicinales parecían no tener final. En la estimación de Meng Hao, estas áreas más remotas deberían ciertamente tener plantas medicinales aún más sorprendentes, quizá incluso alguna variedad extinta legendaria.

Sin embargo, todo era simplemente demasiado grande. Alrededor de él se extendían los interminables campos de plantas medicinales. Mientras procedía, empezó a darse cuenta de que realmente solo reconocía una planta medicinal de cada cien.

“El Dao de la Alquimia es interminable”, pensó él con un suspiro. “Es tan difícil como el cultivo, un camino sin final, una todopoderosa faceta del Cielo y la tierra. Al principio pensé que memorizando un poco más de la mitad de las cien mil plantas medicinales sería suficiente. Pero ahora puedo ver que esas cien mil plantas son simplemente el umbral”. Sin embargo, la terquedad brillaba en sus ojos. Este tipo de Cultivo no tenía nada que ver con sus Pilares Dao. Su entusiasmo realmente se hizo más fuerte.

“Soy un escolar en el corazón”, dijo él, reconfortándose a sí mismo. “Aunque mis aspiraciones nunca se realicen, cuando se trata de estudiar, definitivamente tengo una ventaja sobre todos los otros alquimistas aprendices”. Se concentraría, haría todo lo que pudiera para recordar todo lo que viera, y después regresaría para hacer más búsqueda en los textos antiguos.

Fue de este modo que el tiempo siguió deslizándose. Pronto, el sonido de las campanas llenó la Tierra Celestial; el periodo de un mes había pasado rápidamente. El tiempo se había acabado y Meng Hao no estaba contento. Sentía como si acabara justo de empezar. Sin embargo, los hilos de luz aparecieron en el aire y él suspiró. Le dio un último vistazo a la Tierra Celestial antes de que el hilo de luz se lo llevara de allí rápidamente.

Cuando reaparecieron en los diversos valles, había una variedad de expresiones en los rostros de los cien mil alquimistas aprendices. Meng Hao no era el único que había cultivado durante el mes dentro de la tierra Celestial. Todos los alquimistas aprendices lo habían hecho.

Pronto, la gente empezó a recoger las plantas que habían cosechado, junto con sus hojas de jade, las cuales contenían información sobre su cosecha. Meng Hao eligió no duplicar secretamente ninguno de sus botines. Estaba totalmente comprometido con su identidad en la Secta Destino Violeta y no haría la menor cosa que pudiera hacer que le expulsaran. Entregó todas las plantas medicinales, después, lentamente se dirigió de regreso al valle que contenía su casa.

Ya de regreso en su patio, inmediatamente cogió algunos pergaminos y empezó a estudiar. Cuando encontraba las áreas que había pasado por alto antes, su rostro se iluminaba con entusiasmo y guardaba la información en la memoria.

Pasaron dos meses. Había estado ya en la Secta Destino Violeta por medio año. En realidad, la búsqueda por Meng Hao en el mundo exterior se estaba ralentizando. Las diversas Sectas y Clanes habían buscado por todo el Dominio Sur y todavía no habían sido capaces de encontrar un rastro de Meng Hao. Empezaron a circular una gran variedad de especulaciones, pero no se pudo determinar nada concluyente.

Meng Hao escuchó todo sobre esa situación por Bai Yunlai, quien se merecía bien su reputación de estar bien informado sobre todo. Sobre lo único con lo que no estaba familiarizado era sobre las noticias de la Secta Destino Violeta; se quedaba enganchado en los eventos del mundo exterior más bien.

Una mañana, Meng Hao salió caminando de su casa para sentarse en el patio. Levantó su mano derecha, dentro de la cual había creciendo una pequeña planta. Su jardín de plantas medicinales estaba lleno con unas cuantas plantas, todas floreciendo. Un aroma medicinal llenó el aire. Repentinamente, la expresión de Meng Hao cambió mientras levantaba la vista.

Bai Yunlai estaba corriendo siguiendo el lateral del arroyo serpenteante. Incluso antes de llegar, le llamó, “Hermano Junior Fang, es una excelente oportunidad! Tu Hermano Senior logró una gran oportunidad para ti!”

Meng Hao sonrió. Movió su mano derecha y la planta medicinal en su mano desapareció. Al mismo tiempo, la puerta del patio se abrió de golpe justo en el momento en el que Bai Yunlai entraba corriendo.

“Qué oportunidad?” preguntó Meng Hao sonriendo. La base de cultivo de Bai Yunlai era ordinaria, solamente en el séptimo u octavo nivel de Condensación Qi. Sin embargo, era visto como alguien indispensable dentro de la Secta. Solía venir a menudo a visitar a Meng Hao y pasaban bastante tiempo juntos.

“Hay un discípulo de la Secta Interna de la División Qi Violeta que ha solicitado que el Alquimista Li Tao1 elabore algunas píldoras para él”, dijo Bai Yunlai. “El Alquimista Li quiere que busque dos alquimistas aprendices para ayudarle. Por supuesto yo iré. En cuanto al segundo puesto, tú fuiste la primera persona en la que pensé.

“Rápido, reúne tus cosas y ven conmigo. Esta será una excelente oportunidad para expandir tu conocimiento en alquimia. A muchos alquimistas aprendices les gustaría ir, pero la personalidad del Alquimista Li es un poco excéntrica. Simplemente no digas nada y haz lo que te diga”.

Los ojos de Meng Hao brillaron. Había averiguado hacía algún tiempo que los discípulos de la Secta Interna de la División Qi Violeta a menudo solicitaban a los maestros alquimistas que elaboraran píldoras para ellos. Bajo la mayoría de las circunstancias, el discípulo de la División Qi Violeta reuniría las plantas medicinales necesarias, así como algunas piedras espirituales. Si esto satisfacía al maestro alquimista, entonces el trabajo podría empezar.

En cuanto a los Lores Horno, cuyo rango era superior al de los maestros alquimistas, estaban bien versados en el Dao de la Alquimia y habían alcanzado la Fundación Establecida. Había únicamente unos cien de ellos en toda la Secta Destino Violeta, y cada uno ocupaba una posición muy prominente. Generalmente hablando, los discípulos de la Secta Interna no estaban cualificados para requerir sus servicios. Únicamente podían requerir que los Lores Horno elaboraran píldoras los discípulos Cónclave y los Ancianos de Secta.

En cuanto a los Lores Horno violeta, podrían ser considerados virtualmente en el nivel Gran Maestro. Todos y cada uno de ellos era un preciado tesoro de la Secta y todos eran novicios del Píldora Demonio. Solo aquellos con una influencia extremadamente alta dentro de la Secta podrían requerir los servicios de elaboración de píldoras de ellos.

El Alquimista Li al que Bai Yunlai se refería, naturalmente no era un Lord Horno, sino uno de los mil maestros alquimistas. Considerando cómo estaba todo dispuesto, y considerando los pocos maestros alquimistas que había en la Secta, era natural que buscaran alquimistas aprendices para actuar como asistentes cuando elaboraran píldoras para los discípulos de la División Qi Violeta.

Meng Hao se levantó inmediatamente sobre sus pies. Esta era realmente una oportunidad rara. Se había unido a la Secta hacía más de medio año y esta era la primera vez que se había encontrado con tal oportunidad. Después de unir sus manos agradeciendo a Bai Yunlai, los dos se fueron. Pronto, habían llegado al valle que conectaba la División Píldora Este con la División Qi Violeta. Esperando algo impacientemente había un hombre en una túnica azul, que parecía tener unos treinta años de edad. No era ningún otro que el Alquimista Li.

Plantado al lado de él había otro cultivador cuya base de cultivo estaba en la etapa inicial de la Fundación Establecida. Estaba sonriendo enzarzado en una conversación con el Alquimista Li, cuya conducta era extremadamente cortés.

Conforme Meng Hao y Bai Yunlai se acercaban, los ojos de Meng Hao brillaron ligeramente. Reconoció al cultivador al lado del Alquimista Li. Era ni más ni menos que Lu Song2.

La expresión de Meng Hao era tranquila mientras él y Bai Yunlai caminaban hacia allí. “Por tanto”, pensó él, “resulta que es él quien quiere esas píldoras elaboradas”.

El Alquimista Li frunció el ceño mientras les miraba. “Bueno, finalmente estáis aquí”.

Bai Yunlai se movió hacia delante rápidamente para decir unas cuantas palabras de explicación, incluyendo unas cuantas una adulación sutil. La expresión del Alquimista Li se suavizó un poco y movió su manga. Juntos, siguieron todos al muy cortés Lu Song fuera del valle. Mientras pasaban a través de los diversos valles de la División Qi Violeta, Meng Hao examinó los alrededores tranquilamente. Había unos cuantos discípulos de la Secta Destino Violeta a la vista.

Estos no eran discípulos que cultivaran el Dao de la Alquimia. Cuando vieron a Meng Hao y a los demás, sonrisas respetuosas llenaron sus rostros y unieron sus manos en saludo.

Pronto, Lu Seng les llevó a su cueva inmortal, la cual estaba localizada a media altura en una de las montañas. Tenía una vista excelente y bastante espacio dentro, así como una muy buena decoración. Una vez dentro, Lu Song unió sus manos y se inclinó hacia el Alquimista Li.

“Hermano Li, muchas gracias por su asistencia”, dijo él. “Este lote de píldoras será muy útil”. Con esto, sacó una bolsa privada, la cual ofreció al Alquimista Li.

“Eres muy amable”, dijo el Alquimista Li, asintiendo. Sonrió vagamente. “Desafortunadamente, esta es mi primera vez elaborando píldoras para alguien, y me preocupa no ser la elección más adecuada para ti. Sin embargo, considerando tu insistencia, no podía realmente rehusar”. Escaneó la bolsa privada rápidamente con su Sentido Espiritual y después la lanzó hacia Bai Yunlai.

Lu Song parecía algo avergonzado. Interiormente, maldijo a los maestros alquimistas por su astuto hurto. Si no fueran invitados para elaborar píldoras donde pudieran ser observados, de  normal robarían secretamente algunas de las píldoras elaboradas. Si ellos clamaban su éxito y entregaban algunas, estaba bien, pero si clamaban un completo fracaso, no habría forma de confirmar sus historias. Este tipo de hechos ocurría a menudo en la Secta.

“Si no fuera por el hecho de que no puedo elaborar mis propias píldoras”, dijo Lu Song para sí mismo, “ y que la Secta no las distribuye, entonces no tendría ningún trato con estos alquimistas…” Su rostro sin embargo, estaba cubierto con una sonrisa. Se inclinó de nuevo y entonces miró a Meng Hao y a Bai Yunlai. No estaban en la etapa Fundación Establecida, sin embargo, sabía que entre los alquimistas aprendices habían personas que un día serían promocionadas para ser maestros alquimistas.

El rostro de Meng Hao estaba tranquilo, pero por dentro, se estaba riendo. Si él mostrara su rostro real, Lu Song se volvería seguramente loco. En cambio, Lu Song estaba allí plantado riendo educadamente.

El Alquimista Li rió, conociendo totalmente lo que estaba Lu Song pensando. Aclaró su garganta y entonces sacó un horno para píldoras. En ese mismo momento, varias piedras espirituales de color rojizo salieron volando y se metieron en el suelo. El horno para píldoras flotó en el aire sobre ellas. El rostro del Alquimista Li se volvió instantáneamente sombría.

“Examiné la fórmula de la píldora. Con mi maestría en el Dao de la Alquimia, solo hay un cuarenta por cien de oportunidades de que pueda elaborar exitosamente la Píldora Seis Armonías. Observa cuidadosamente durante el proceso para que no sospeches de que estoy escondiendo algo si fallara”. Con esto, su mano izquierda presionó sobre el horno de píldoras. Después de un momento, se volvió rojo y empezó a emitir olas de calor.

“Saca seis hojas de la hierba Séptimo Tamiz y extrae las venas. No deben de romperse. Pétalos de la flor Música Inminente, siete de ellos. Los necesito con estambres unidos; catalizarlo si es necesario. Hoja de Albaricoque Rojo, nivel de madurez de siete años, siete meses y siete días. Una desviación de más de diez días es inaceptable”. Las palabras del Alquimista Li se iban escuchando cada vez más rápido. En un respiro había pedido diez plantas medicinales diferentes.

Bai Yunlai abrió inmediatamente la bolsa privada, la cual estaba llena de una variedad de plantas medicinales y empezó a sacar las plantas requeridas. Para el momento en el que había finalizado de preparar la flor Música Inminente, Meng Hao había ya catalizado las Hojas de Albaricoque Rojo con su mano izquierda y extraído las venas de la hierba Séptimo Tamiz con su mano derecha. Se las entregó al Alquimista Li.

El Alquimista Li levantó la mirada hacia Meng Hao por un momento, después asintió ligeramente y empezó a elaborar. Ocasionalmente diría el nombre de una planta medicinal que necesitaba. Bai Yunlai se sentó allí mudo por un momento. Se le puso una sonrisa irónica cuando se dio cuenta de que Fang Mu era el asistente del Alquimista Li, de alguna forma, se había convertido en el asistente Fang Mu.

Cualquier cosa que le pidiera, Meng Hao la produciría casi instantáneamente. No solo era rápido, sino que no realizaba errores. Además, cuando se trataba de catalizado, parecía apenas necesitar pensar antes de que estuviera completado, y con la mayor precisión.

El Alquimista Li continuó lanzando miradas a Meng Hao, las cuales se volvieron finalmente en miradas de shock. Muy rápidamente, parecía como si ya no estuviera menospreciando a Meng Hao, sino viéndole como un igual.

Incluso Lu Song notó que cuando el Alquimista Li hablaba, Meng Hao completaba la tarea tan pronto como las palabras salían de su boca. Tomó aire profundamente. “Este asistente alquimista no es siquiera humano…”

Fue en ese momento exacto en el que repentinamente, sonó una voz de mujer dentro de la cueva inmortal desde el exterior.

“Lu Song, tienes alguna novedad sobre lo que te pedí que miraras?”

Tan pronto como Meng Hao escuchó la voz, la planta que estaba actualmente catalizando tembló repentinamente.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>


1.- El nombre Li Tao en chino es 历涛 Lì tāo – Li es un apellido común, que también significa “estricto” o “severo”. Tao significa “grandes olas”

2.- Lu Song es uno de los dos “víctimas de la lanza de hierro”.

7 opiniones en “ISSTH – Capítulo 214”

Responder a lukaxa Cancelar respuesta