ISSTH – Capítulo 209

Capítulo 209: La oportunidad de tener una Reunión Secreta.

Meng Hao tomó aire profundamente. Levantó su cabeza y se quedó perdido en sus pensamientos por algún tiempo. Dentro de su mente pasaban imágenes de aquel día dentro del vórtice de nubes del Clan Song. Cuando había estado plantado en el enorme árbol mirando hacia el vacío, había visto palabras escritas y firmadas por Shui Dongliu!

Pasó un buen rato. Finalmente, Meng Ho se sentó con las piernas cruzadas en el suelo para examinarse así mismo. Después de que pasara bastante tiempo para que un palo de incienso ardiera, abrió sus ojos, los cuales brillaban intensamente. Estaba claro para él que el Lirio de Resurrección había sido completamente contenido por alguna fuerza intangible. Parecía estar dormido, sellado.

Este efecto era mucho más poderoso que el del Árbol Primavera y Otoño, y le daba mucho más tiempo para eliminar completamente el veneno. Tomando aire cuidadosamente, enrolló cuidadosamente la pintura, y después unió sus manos inclinándose profundamente para el anciano.

“Muchas gracias por su asistencia, Anciano”, dijo él, manteniendo su inclinación por el espacio de diez respiraciones antes de ponerse recto. No tenía ni idea de por qué había aparecido ese anciano o por qué había estado, aparentemente, esperando por el mismismo Meng Hao.

“Shi Dongliu…” Después de otro rato, Meng Hao se giró y se dirigió a examinar todas las habitaciones secretas de la cueva inmortal. Todo lo que podía llevar consigo, lo recogió. Después de lo cual, fue al portal de teletransporte. Aunque no había estudiado demasiado los portales de teletransporte demasiado, los había usado varias veces. Sacó una piedra espiritual y la puso en el medio del portal. Apareció una luz brillante y seguidamente el brillo del teletransporte rodeó a Meng Hao.

Un zumbido llenó el aire, sacudiendo toda la montaña. La luz brilló de una manera cegadora y después desapareció. Meng Hao también desapareció sin dejar rastro.

Dominio Sur, Estado de Aparición del Este, territorio de la Secta Destino Violeta. En el medio de las montañas remotas había un pico elevado, excavado en el cual había una cueva inmortal. Una luz radiante apareció y después se desvaneció lentamente. Meng Hao salió caminando inmediatamente.

Volvió la mirada hacia a cueva inmortal abandonada que contenía el portal de teletransporte apagándose. Sin estar seguro de si necesitaría usarlo de nuevo algún día, grabó su localización en su memoria, después desapareció dentro de un rayo de luz prismática.

Mientras volaba, un brillo apareció de repente extendiéndose formando capas sobre su cuerpo. Cuando se desvaneció, su apariencia había cambiado completamente. Su piel ya no era oscura, sino pálida y clara. Parecía mucho más joven, quizá como si tuviera dieciséis o diecisiete años, y emanaba un aire totalmente escolar y refinado. Su apariencia era completamente diferente, incluso parecía algo suave e inmaduro.

“Apuesto que todas las Sectas y Clanes del Dominio Sur me están buscando, todo gracias al incidente de la Escritura Sublime de Espíritu. Pero ahora, puedo infiltrarme en la Secta Destino Violeta. Estar allí con el objetivo de eliminar mi veneno, aprender alquimia o dominar el Qi Violeta desde el Este … absolutamente debo unirme a esta gran Secta”. Sus ojos estaban llenos de resolución.

Varios días después, fuera de la Secta Destino Violeta, en una ciudad de cultivadores.

La Luna Violeta era una ciudad floreciente y concurrida, un núcleo de actividad para los cultivadores del Estado de Aparición del Este. Esto era especialmente cierto en el séptimo mes del año, cuando la Secta Destino Violeta mantenía su Subasta de Píldoras Anual. Durante ese tiempo, la ciudad estaba llena con aún más cultivadores que de lo normal.

No eran solo las Sectas del Estado de Aparición del Este las que aparecerían, sino Sectas desde todo el Dominio Sur. Muchas se teletransportarían aquí solo parara atender la Subasta de Píldoras.

La llamada Subasta de Píldoras era una concentración enorme generada por la Secta Destino Violeta para subastar píldoras medicinales. Los Maestros Alquimistas de la Secta Destino Violeta ofrecerían sus mejores píldoras medicinales. No solo conseguirían beneficios limpios, sino que les permitiría mostrar su talento para elaboración de píldoras al resto del mundo.

Durante la Subasta de Píldoras, incluso los Lores Horno de la Secta Violeta participarían algunas veces. Cuando esto ocurría, siempre causaría bastante revuelo y atraería la atención de otras grandes Sectas.

Después de todo, los Lores Horno de la Secta Destino Violeta eran diferentes a los maestros normales alquimistas. Otras Sectas serían incapaces de generar uno solo, sin importar el alto precio que pagaran. En todo el Dominio Sur, únicamente la Secta Destino Violeta podía entrenar Lores Horno.

Esto es solo la mitad de la razón por la que la Secta Destino Violeta pudo volverse una de las grandes Sectas del Dominio Sur, los alquimistas. La otra razón era el fragmento de la Escritura Sublime de Espíritu que les otorgaba la técnica Qi Violeta desde el Este.

Debido a todo esto, la Secta Destino Violeta estaba estructurada en dos divisiones. Una parte de la Secta estaba formada por la División Qi Violeta, y la otra parte de la Secta estaba formada por la División Píldoras Este!

La División Qi Violeta practicaba el cultivo relacionado con las técnicas mágicas. La División Píldoras Este, estaba dedicada al Dao de la Alquimia. Las dos divisiones se complementaban y respetaban mutuamente. Debido a esta relación, la Secta Destino Violeta ocupaba su actual posición.

Este año, la Subasta de Píldoras de la Secta Destino Violeta se celebraría en solo unos pocos días, dentro de la Ciudad Luna Violeta. Actualmente, un joven escolar de entre dieciséis y diecisiete años estaba plantado en la plaza pública del centro de la ciudad, observando hacia una montaña de la distancia. La montaña brillaba con una luz violeta que se alzaba hacia los cielos. Volvía todo el cielo de un color violeta y, desde la distancia, no parecía ser una montaña, sino en realidad…. Una estatua colosal del tamaño de una montaña!

La estatua representaba a un anciano. En frente del anciano estaba la forma de un horno de píldoras casi también del tamaño de una montaña, así como un enorme pergamino, los cuales emanaban una luz de color violeta. Con una sola mirada, cualquiera podría decir que ese lugar era de todo menos ordinario.

Esa era la puerta principal de la Secta Destino Violeta!

Al lado del joven había un hombre de mediana edad delgado, de unos treinta años de edad, con ojos astutos. Suspiró emocionalmente y dijo, “Ese es el fundador de la Secta Destino violeta. Su nombre Daoísta era Reverendo Este Violeta. Hace ya mucho que logró la inmortalizad. Sin embargo, las doctrinas Daoístas que dejó detrás han permanecido hasta este mismo día. Se convirtieron en la fundación sobre la que fue construida una de las cinco grandes Sectas del Dominio Sur, la Secta Destino Violeta”.

Con sus ojos llenos de veneración, continuó, “Las generaciones pasadas recordaron su semblante y, usando una montaña como su base, grabaron esa estatua. El horno de píldoras en frente de él representa la División Píldoras Este de la Secta Destino Violeta. El pergamino representa a la División Qi Violeta. Juntas, forman la puerta principal majestuosa de la Secta Destino Violeta. Detrás de esa puerta hay montañas interminables, todas conectadas con puentes suspendidos. Forman un paisaje sorprendente que los forasteros no son capaces de observar. Esta, es la Secta Destino Violeta”.

El joven escolar parecía estar completamente absorbido por las palabras del hombre. Sin embargo, dentro de sus ojos existía una luz fría.

Naturalmente, este joven escolar no era otro que Meng Hao, con su nueva apariencia. El hombre delgado a su lado era un guía que había encontrado que ayudaba a los extranjeros a familiarizarse con la ciudad.

“Si solo pudiera unirme a una gran Secta como esta, entonces podría vivir mi vida sin arrepentimientos”, Meng Hao dijo suavemente, observando a la majestuosa puerta principal. Sus palabras estaban llenas de deseo.

“Eso es casi imposible”, rió el hombre delgado. “La Secta Destino Violeta recluta nuevos discípulos muy raramente. Incluso cuando lo hacen, normalmente solo lo hacen desde las Sectas y Clanes de Cultivadores de dentro del Estado de Aparición del Este. Casi nunca aceptan extranjeros. Si lo hicieran, el Estado de Aparición del Este estaría lleno de gente soñando con unirse. Joven amigo, es todavía temprano. Qué tipo de objetos estás interesado en comprar, puedo ayudarte a encontrarlo?

“No hay necesidad, realmente encontré lo que estaba buscando”. Meng Hao rió, después sacó una piedra espiritual y la entregó al hombre delgado. Se inclinó ligeramente y después caminó hacia la plaza.

El hombre delgado le miró fijamente sorprendido por un momento, y entonces guardó la piedra espiritual. Había guiado al joven casi toda la mañana, mostrándole todos los alrededores de la ciudad, pero sin llevarle a ningún tipo de mercado. Dejando eso aparte, se fue caminando. Todavía tenía toda la tarde en la que poder encontrar otros clientes.

Meng Hao atravesó las callas alrededor de la plaza pública. A medio camino de un bloque, se paró repentinamente y miró hacia una tienda cercana. Era una tienda de píldoras medicinales. En la pared fuera de la tienda, se podía ver algunas píldoras medicinales secas, ordenadas para formar la silueta de un horno de píldoras. En mitad de la imagen del horno de píldoras, había un símbolo elíptico.

Dentro de ese símbolo había cuatro píldoras medicinales resecas.

Nada parecía tener una apariencia fuera de lo ordinario o única. Sin embargo, después de verla, apareció una sonrisa en el rostro de Meng Hao. Caminó alrededor de la esquina hacia un callejón. Cuando salió, vestía un sombrero ancho de bambú y una túnica larga. Caminó directamente hacia la tienda de píldoras medicinales.

La tienda no era grande. Aparte del dependiente, no había nadie más dentro.

“Quiero una de estas píldoras”, dijo Meng Hao, apuntando a una de las píldoras baratas del estante.

El dependiente abrió sus ojos y miró a Meng Hao, después sacó una de las píldoras a las que apuntaba Meng Hao.

“Esta píldora es útil durante el quinto nivel de Condensación Qi. Su coste es de diecisiete piedras espirituales”.

Meng Hao cogió la píldora sin mirarla siquiera y, con un movimiento de mangas, la envió directa hacia la imagen de la pared, estampándose directamente en el medio del símbolo elíptico. Ahora, en vez de cuatro píldoras, había cinco.

Con esto, le entregó algunas piedras Espirituales al dependiente y se marchó.

El dependiente observó todo esto sorprendido. Entonces sus ojos empezaron a brillar, unió sus manos y se inclinó hacia la espalda de Meng Hao mientras éste salía caminando.

El tiempo pasó. Meng Hao había permanecido en la Ciudad Luna Violeta por dos días. En el mismo día en el que empezó la Subasta de Píldoras de la Secta Destino Violeta, él estaba sentado con las piernas cruzadas en la noche, cuando, de repente, abrió sus ojos y sacó una hoja de jade desde su bolsa privada. Estaba brillando intensamente.

Esta particular hoja de jade era un medallón invitación para una reunión secreta! Había un mapa grabado en la hoja de jade, marcado con el mismo símbolo que había en la pared de la tienda que había visitado anteriormente.

Fuera, la luna se estaba alzando. Meng Hao sacó la hoja de jade y después se fue.

Poco después, apareció fuera de la misma tienda de antes, llevando un sombrero ancho de bambú y unas túnicas voluminosas. Sin vacilación, caminó hacia delante y tocó a la puerta de madera.

Después de tres golpes, la puerta se abrió lentamente. Dentro no había nada más que oscuridad.

Parpadeó. Después de un momento de inspección, entró caminando. Fluyeron ondas desde la superficie de la oscuridad, como si fuera agua. Meng Hao vio un brillo intenso y después estaba en un lugar diferente. Delante de él había un palacio magnífico.

Este palacio parecía exactamente igual al lugar que había visitado la primera vez que había asistido a una de esas reuniones secretas1. Un anciano, con las manos cruzadas y metidas dentro de sus mangas, estaba plantado fuera del palacio. Miró a Meng Hao sin decir palabra alguna.

Meng Hao se acercó, sacando el medallón-invitación de la reunión secreta. El anciano bajó su cabeza y Meng Hao le sobrepasó entrando en el palacio.

Podía escuchar los sonidos de cantos y bailes saliendo desde dentro. Justo como la última vez. Más allá de algunas rocas ornamentales, había un pabellón, en el cual estaban sentados cuatro cultivadores. Todos ellos llevaban máscaras que cubrían sus rostros, haciendo imposible de ver quiénes eran.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>


1.- La primera reunión secreta a la que asistió Meng Hao, está en el Capítulo 140: No Conoces las Reglas?.

5 opiniones en “ISSTH – Capítulo 209”

Deja un comentario