ISSTH. Capítulo 163: Asesinato Cariñoso.

Un rugido llenó el mundo existente dentro del caldero. Los rayos de la región seguían danzando, la gelatina de carne parecía estar asustada. Su atención parecía estar ahora fija en Meng Hao y en los demás.

Sonó la voz de Han Bei. “Ahora debo emplear mi magia de linaje. Hermano Meng y Xie, cariño, por favor, asistidme con todo vuestro poder”. Se mordió su lengua, escupiendo más sangre en los hilos que se hundían en la grieta de la estatua. Empezaron a emitir un brillo rojo.

Un rugido como si fuera un sonsonete se pudo escuchar, toda la estatua empezó a temblar. Enormes cantidades de polvo salían de ella. Meng Hao repentinamente sintió como si el hilo en su mano estuviera tirando de su base de Cultivo, así como de su Sentido Espiritual.

Sus ojos parpadearon, pero su rostro permaneció igual. A su lado, los ojos de Xie Jie brillaban intensamente mientras usaba más poder de su base de Cultivo, así como Sentido Espiritual, en el hilo que sujetaba. Miró a Meng Hao, con intención asesina pasando por dentro de sus ojos. Después, su mirada se deslizó hacia Han Bei, su mirada se puso más tierna. Se podía decir que esos dos eran como “una ciruela verde y un caballo de bambú”1, amados desde la niñez. Cuando eran jóvenes, hubo algunos conflictos entre ellos, pero en estos momentos, parecía que Han Bei realmente se había adentrado en el corazón de Xie Jie.

Repentinamente, el rugido creció en intensidad. El rostro de Han Bei se puso más pálido. Estaba al mando de los tres hilos; Xie Jie y Meng Hao estaban simplemente asistiéndola proveyendo poder de sus bases de Cultivo y Sentido Espiritual. No tenían forma de lograr que la estatua hiciera nada. Ellos entregaban su poder, mientras Han Bei empleaba el poder de su linaje.

Usando su linaje para tocar el espíritu de la estatua ancestro era una magia que solo ella podía realizar. Si cualquier otro intentara tocar el espíritu de la estatua, su base de Cultivo se marchitaría. Era algo que ni Meng Hao ni Xie Jie podían hacer.

Pasó el tiempo necesario para respirar diez veces. El sonido de las explosiones llenaba el cielo. Repentinamente, la estatua que estaba reclinada emitió un rugido mientras…. sus ojos empezaban repentinamente a brillar, como si estuviera viva. Su cuerpo, lentamente empezó a agitarse, como si estuviera preparándose para ponerse de pie.

El rostro de Han Bei se puso aún más pálido, sus ojos más brillantes. Escupió más sangre, haciendo que su Sangre Qi entrara en la estatua. Toda la estatua tembló violentamente, como si un terremoto la estuviera sacudiendo. Entonces, la enorme estatua…. se plantó!

Sus ojos emitían un brillo apagado, mientras una presión misteriosa llenaba toda el área. Lentamente bajó sus manos. Mientras Meng Hao observaba, las imágenes fueron marcadas de forma indeleble en su memoria.

Tomó aire profundamente, continuó proveyendo poder de su base de Cultivo y de su Sentido Espiritual. El cuerpo de Han Bei se sacudió. Esto era realmente un temblor, no era una actuación; su rostro estaba tan blanco como el de un cadáver, pero sus ojos emitían determinación, en ese momento escupió más sangre.

Boom!

La estatua extendió lentamente su mano derecha, apuntando con su dedo índice. El dedo parecía estar lleno de un indescriptible poder; descendió hacia el caldero circular situado en medio de las nueve estatuas.

Los ojos de Meng Hao se entornaron y brillaron misteriosamente.

“Necesito más poder!” dijo Han Bei, con urgencia en la voz. Sin dudarlo, Xie Jie puso más poder en el hilo que sujetaba.

Los ojos de Meng Hao brillaban mientras hacía eso mismo. El rostro de Han Bei recuperó algo de color, pero momentos después escupió más sangre, llenando la estatua con más poder. Su dedo continuó acercándose al caldero; parecía que el caldero se fuera a abrir en cualquier momento.

En ese momento exacto, sin embargo, el dedo descendente cambió repentinamente de dirección. Ya no se dirigía hacia el caldero circular, sino hacia Xie Jie. Se movía con una velocidad increíble, haciendo que una expresión de completo shock cubriera su rostro.

“Han Bei, qué estas haciendo?!” gritó Xie Jie, lanzando el hilo lejos de él. Sus ojos estaban llenos de un intenso terror, mientras se dirigía hacia atrás disparado. Los ojos de Meng Hao parpadearon. Abrió su boca y la niebla de rayos apareció volando, previniendo a Xie Jie de moverse hacia atrás. Su cuerpo se paró de mover. Sus palabras todavía resonaban en el momento en el que el dedo masivo le alcanzó.

Apenas le tocó el dedo, todo su cuerpo explotó con un Bang, incluso sus Pilares Dao. En un instante, todo se había desintegrado; su vida había acabado completamente.

No dejó salir ningún gripo escalofriante, únicamente un rugido furioso que se detuvo después de su muerte. Un hilo naranja apareció desde el lugar donde había estado el cuerpo, que entró después en el dedo de la estatua.

Su bolsa privada se alzó y voló hacia Han Bei. La cogió e inmediatamente sacó un pequeño vial negro. Lo rompió y apareció una figura fantasmal flotando, que se parecía casi en todo a Han Bei. La absorbió a través de sus orejas, boca y nariz.

Todo esto toma algo de tiempo el describirlo, pero realmente pasó en el espacio de unos suspiros. Meng Hao observó todo con la misma expresión de siempre, como si hubiera estado esperando que ocurriera. Estaba completamente inexpresivo, aunque sus ojos parpadeaban.

“Muchas gracias por su asistencia, Compañero Daoísta Meng”, dijo Han Bei con una dulce sonrisa. Se inclinó ligeramente hacia él.

“Compañera Daoísta Han, fue un movimiento inteligente exterminar a su querido Xie”, dijo serenamente. No estaba sorprendido, debido a que el compás Feng Shui violeta que le había dado hacía unos momentos no estaba únicamente sin marca, también contenía un mensaje.

En el mensaje, directamente le decía que planeaba matar a Xie Jie y, que cuando esto ocurriera, no debía alarmarse.

“Cuando la Secta Tamiz Negro me capturó, junto a mis compañeros de clan, parecía como si fueran a tratarnos bien. Pero en realidad, no éramos más que animales en una jaula. Xie Jie era el peor; me trató de una forma horrible desde la niñez. Después de que creciéramos, tuvo más deseos… Es totalmente natural que le matara. Si no lo hubiera hecho, entonces todo lo que adquiramos hoy pertenecería a la Secta Tamiz negro. Ahora, podemos compartir todo entre nosotros dos”.

Ella sonrió mientras le decía, “el Hermano Meng es incomparablemente astuto, no me atrevo a intentar engañarle. Esto es por lo que dejé el mensaje en el compás Feng Shui. Siempre cumplo lo que me propongo. La técnica de refinado del Tiempo será nuestra. Por ahora, no necesita hacer nada más”.

Su expresión era sincera, aunque suspiró interiormente. De las seis personas que habían empezado la misión, todas tenían sus propios pensamientos y planes. Únicamente Meng Hao había visto a través de todo y había logrado avanzar a través de todo.

La gente había fallecido a su alrededor, pero él permaneció indemne. Esto causó que el miedo creciera en el corazón de Han Bei, así como la admiración. Si hubiera habido algún error por el camino, Meng Hao podría estar ahora muerto.

Debido a esto, estaba temerosa subconscientemente de provocarlo. Por tanto, sus palabras eran realmente ciertas, le había revelado sus verdaderas intenciones.

La expresión de Meng Hao seguía inmutable. No dijo nada, simplemente asintió. Sin embargo, la niebla de rayos le rodeaba. Si Han Bei hiciera algo amenazante, podría llamar a los rayos, con lo que la muerte estaría asegurada.

Han Bei tomó aire profundamente y le miró. Abandonó cualquier tipo de estrategia. El viaje hasta aquí había sido difícil y había usado todas sus bazas. Realmente no quería encontrarse con más contratiempos. Su mano se movió realizando un encantamiento, con ese movimiento la enorme estatua se agitó y empezó a dirigirse hacia el caldero circular.

Cuando lo tocó, todo el mundo dentro del caldero cuadrado se sacudió. La tapa del caldero circular lentamente empezó a agitarse, mientras un Qi violeta empezaba a salir de él. Dentro, Meng Hao alcanzó a ver tres páginas de jade flotando. Su aparición pareció coincidir con la del Qi violeta y no habían salido completamente del caldero, como si pudieran hundirse de nuevo en cualquier momento.

Los ojos de Han Bei estaban llenos de un brillo intenso, mientras que jadeaba. Su mano derecha golpeó su bolsa privada y una pequeña jarra de arcilla apareció, aproximadamente del tamaño de la cabeza de una persona.

Voló por el aire, transformándose en un rayo de luz que se dirigió hacia el caldero circular. Conforme se acercaba, empezaron a extenderse grietas por toda su superficie y explotó, enviando la ceniza que había dentro disparada hacia delante.

Dentro de la ceniza aparecieron unas diez imágenes fantasmales. Eran hombres y mujeres, de diversas edades, pero todas se parecían entre sí; debían de ser los miembros del Clan del mismo linaje.

No era ceniza aleatoria, era una ceniza recogida después de la incineración de varios miembros del Clan Han y contenía fuerza vital. Las figuras se repartieron y después se inclinaron respetuosamente hacia el caldero circular.

“Linaje del Patriarca Han, de acuerdo con un antiguo acuerdo, el linaje se mantiene. Patriarca, por favor, regresa…” Mientras los fantasmas hablaban, entraron en el Qi violeta.

Al mismo tiempo, la estatua del Patriarca del Clan Han extendió su mano y presionó con ella contra el caldero.

En el instante en el que las figuras entraron en el Qi violeta y la estatua presionó en el caldero, este vibró, emitiendo un sonido que sacudió todo. En medio del rugido, las figuras fantasmales empezaron a arder. En cuanto a la estatua, tembló violentamente. Empezando desde sus pies, se extendieron grietas por todo el cuerpo. Repentinamente, empezó a colapsar en pedazos.

Desde ese día en adelante, no habría ya nueve estatuas en este lugar, sino ocho!

Han Bei se sacudió como si algún poder invisible la estuviera golpeando. Dio unos cuantos pasos hacia atrás y después escupió algo de sangre. En ese mismo momento, un brillo violeta salió volando desde la estatua que se derrumbaba. Meng Hao podía ver claramente el entusiasmo que apareció en los ojos de ella. Dentro del brillo violeta parecía haber una persona pequeña durmiendo. Repentinamente se dirigió hacia Han Bei, golpeándola entre sus cejas y entrando en ella.

“Eso es por lo que ella vino!” pensó Meng Hao, con sus ojos entornándose.

Al mismo tiempo, debido al sacrificio de los diez fantasmas del Clan Han, las tres páginas de jade que estaban dentro del Qi violeta se liberaron del caldero circular y salieron volando. Mientras lo hacían, un sonido de un suspiro se pudo escuchar desde el caldero circular.

Mientras sonaba el suspiro, una de las páginas de jade voladoras paró repentinamente y después se giró para regresar hacia el caldero. Las otras dos continuaron volando hacia delante.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>


1.- “una ciruela verde y un caballo de bambú”: al parecer es una expresión china que significa “una niña y un niño juegan juntos inocentemente; un hombre y una mujer que tienen una afección inocente mutua desde la niñez”

8 opiniones en “ISSTH. Capítulo 163: Asesinato Cariñoso.”

    1. jajajajajajajjajaja

      ya hace tiempo que llevo planteándome crear un word para hacer CTRL+C y luego CTRL+V.

      Las frases que incluiría serían:

      – escupió una bocanada de sangre
      – se volvió pálido
      – se volvió aún más pálido
      – se mantuvo igual de expresivo que siempre
      – durante el tiempo que tarda una barrita/palo de incienso en arder
      – como una cometa a la que le han cortado la cuerda
      – duró por el tiempo que se tarda en dar diez respiraciones/alientos

      me parece que esas son las más repetidas 😀

Deja un comentario