ISSTH. Capítulo 146: Esta es la Vejación Máxima!!!

Había un agujero entre las cejas del cadáver, el cual parecía estar completamente congelado. Era como si el resto del cuerpo pudiera descomponerse, pero este punto fuera a existir por toda la eternidad.

Todo el mundo estaba allí parado, observando a la medusa y cómo flotaba lentamente. Sus largos tentáculos caían entre medias de los compases Feng Shui, después continuaban hacia la distancia. Finalmente, el Patriarca Tamiz Violeta dejó salir un suspiro suave. Estaba plantado mirando hacia la medusa que se alejaba, con sus manos unidas, dando un profundo y respetuoso saludo.

Entonces, su voz antigua lentamente llenó el aire. “Este era el Ancestro de tercera generación de la Secta Tamiz Negro. Su base de cultivo estaba en el punto máximo de la etapa Buscando el Dao. Conforme intentaba alcanzar la Ascensión Inmortal, un patriarca del Clan Wang realizó un ataque a traición contra él. No fue capaz de conseguir la inmortalidad y falló en su camino.

“Ese año, nuestra Secta y el Clan Wang lucharon una guerra sangrienta que permaneció por tres mil años. Finalmente, las hostilidades cesaron. Sin embargo, todos los discípulos de la Secta Tamiz Negra, deberían guardar en su corazón este pedazo de la historia de la Secta.”

Parecía que para muchos de los discípulos de la Secta Tamiz Negro, esta era su primera vez en escuchar esos hechos. Sus ojos brillaban intensamente mientras escuchaban. El corazón de Meng Hao batía fuerte mientras observaba silenciosamente cómo se iba la medusa.

Pronto, el grupo continuó hacia delante; no encontraron ningún otro fenómeno extraño similar a la medusa. Volaron por unos dos días, hasta que, repentinamente, el brillo cegador de los compases Feng Shui desapareció en un pequeño ramal de este camino entre Montañas.

Meng Hao podía ver ahora una cadena de montañas que se extendía pareciendo no tener final. Todo lo que se podía alcanzar a ver era gris, sin vegetación por ningún lado. Lejos, en la distancia, había lo que parecía ser una enorme fisura, similar a un cañón, que formaba un camino.

En el otro lado del camino había precipicios que descendían tanto que no era posible ver el fondo.

Sorprendentemente, había varios cientos de cultivadores sentados con las piernas cruzadas en la parte exterior del cañón. Sus rostros estaban todos pálidos, y parecían algo extenuados. Cuarenta o cincuenta de ellos vestían aleatorios estilos de ropa, obviamente no eran discípulos de la Secta Tamiz Negro. Había un grupo de Cultivadores solitarios en Fundación Establecida que habían llegado mucho antes que el grupo del que Meng Hao era parte.

Los dos grupos intercambiaron miradas.

El resto de Cultivadores eran discípulos de la Secta Tamiz Negro. Cuando vieron el grupo liderado por el Patriarca Tamiz Violeta, sus expresiones se iluminaron. Todos ellos se plantaron, y desde entre todos ellos emergió una bella mujer de mediana edad vistiendo una ropa resplandeciente¹. Ella emanaba una gracia madura, aunque su rostro estaba algo pálido.

Cuando ella vio al Patriarca Tamiz Violeta, dejó salir un ligero suspiro y asintió.

La mujer no notó a Meng Hao, pero él la reconoció. Ella era la que se había llevado a Xu Qing de la Secta Confianza hace tantos años.

“Junto con el Patriarca Tamiz Violeta, hay ahora dos Cultivadores en Alma Naciente presente” pensó Meng Hao. “….. Exactamente qué es este lugar? Es realmente una Tierra Bendita?” pensó por un momento, después levantó su mano y golpeó su bolsa del Cosmos. Después sujetó el amuleto de buena suerte y envió un poco de su poder espiritual dentro de él. Todavía sentía la habilidad de teletransporte dentro de él, lo cual hizo que disminuyera algo su nerviosismo.

Una de las razones principales por las que había decidido venir a la Secta Tamiz Negro era debido a su habilidad para usar el amuleto de la buena suerte de teletransporte. El Patriarca Confianza había guardado este objeto en su colección, lo que hizo que Meng Hao tuviera confianza en él, aun a pesar de que nunca lo había intentado usar.

Por la comisura de sus ojos, vio a Xu Qing dentro de un gran grupo de Cultivadores. Su frente estaba arrugada, mientras la coqueta mujer a su lado la ridiculizaba.

Meng Hao frunció el ceño. Podía ver que la Hermana Xu no estaba feliz. Observó a la mujer coqueta y la frialdad en sus ojos se hizo aún más fría.

Fue en este momento en el que el Patriarca Tamiz Violeta se plantó y el compás Feng Shui bajo sus pies empezó a reducirse. Dio un paso hacia la bella mujer y empezaron a conversar en voz baja. Una desagradable expresión apareció en el rostro del Patriarca Tamiz Violeta mientras que continuaban discutiendo algunos temas. Después, se giraron y caminaron hacia la fisura del cañón.

A su lado, todos los discípulos de la Secta Tamiz Negro abandonaron los compases Feng Shui, transformándose en rayos de luz que salían disparados hacia la fisura. Los Cultivadores sentados con las piernas cruzadas fuera de la fisura también se alzaron sobre sus pies y se movieron.

Xie Jie unió sus manos hacia los Cultivadores solitarios, incluyendo a Meng Hao. “Señoras y señores, seguidme.” El compás Feng Shui bajo ellos empezó a reducirse. Todo el mundo parecía estar pensando qué hacer. Sin embargo, ninguno retrocedió. Tomando sus diversos pensamientos con ellos, el grupo se transformó en rayos de luz que salieron disparados hacia la fisura.

La expresión de Meng Hao era tranquila mientras volaba hacia delante lentamente. Detrás de él, el grupo en el que estaba Xu Qing empezó a seguirles. Sin embargo, era obvio que ella no estaba en la Fundación Establecida, no podía lograr volar verdaderamente, por lo que, volaba encima de una niebla colorida.

Meng Hao redujo la velocidad un poco, pero entonces, Xie Jie se giró repentinamente y le miró, sus ojos brillaban como relámpagos. Parecía que estaba a punto de decir algo, pero después no lo hizo, ya que una mujer se acercó repentinamente a Meng Hao desde un lateral.

“Compañero Daoísta Meng, nos volvemos a encontrar.” La mujer vestía una túnica larga violeta. Era bella y encantadora, y cuando sonreía, sus dientes eran blancos. Voló al lado de Meng Hao.

“Ah, Compañera Daoísta Han” dijo Meng Hao, mirándola y asintiendo. Esta era la mujer que le había entregado la Píldora Tamiz de Tierra hacía unos días.

El grupo de gente, cerca de mil, silbaba fuertemente por el aire mientras entraban en la fisura. Las paredes de los precipicios estaban alrededor de ellos. Nada era visible debajo de ellos, como si la fisura no tuviera fondo.

“Compañero Daoísta Meng,” dijo repentinamente Han Bei, con su voz ligera y agradable, “tienes un estilo muy refinado. Presumiblemente vienes de una familia extraordinaria. Realmente necesitas participar en este evento para simplemente conseguir una Píldora Tamiz de Tierra?”

Los ojos de Meng Hao parpadearon mientras la miraba.

“Me temo que no comprendo de qué estás hablando, Compañera Daoísta Han.” En este punto, el grupo había volado una gran distancia dentro de la fisura. Las paredes del precipicio a su alrededor se fueron volviendo gradualmente de color negro. Las rocas ahora empezaban a brillar.

Antes de que Han Bei pudiera responderle, los Cultivadores a su alrededor empezaron a hablar entusiasmadamente.

“Esto es… un muro de cristal!”

“Qué es este lugar? Hay muchísimo cristal! Es incluso superior a las Piedras Espirituales de alto grado!”

Algunos de los Cultivadores volaron y golpearon la pared del precipicio de cristal, claramente intentando extraer un poco.

Sin embargo, en el instante en el que golpearon el muro del precipicio, sonaron gritos espeluznantes mientras sus cuerpos se marchitaban. Su fuerza vital, carne y sangre fueron succionadas en un instante. En un parpadeo se habían transformado en ceniza, incluyendo sus bolsas privadas. Los lugares donde habían tocado los muros del precipicio parecían ahora haber crecido y tener un poco más de cristal que antes. Se retorcía misteriosamente.

Viendo esto, los ojos de Meng Hao se entornaron. Los Cultivadores solitarios a su alrededor aguantaron sus alientos. En cuanto a los discípulos de la Secta Tamiz negro, parecieron no darse ni cuenta. Aparentemente, ya estaban avisados de lo que la pared de cristal podía hacer.

“Hermano Meng,” dijo Han Bei con una profunda y significativa sonrisa, “te están vigilando. Por favor, lleva cuidado. Por otro lado… realmente te apellidas Meng?” Antes de que pudiera responder, se fue de su lado.

Repentinamente, se pudo escuchar un enorme rugido. Llenó el aire, causando que todo se agitara. Después, tan repentinamente como se escuchó, desapareció. Meng Hao frunció el ceño mientras Han Bei volaba lejos de él. En ese momento, su mirada alcanzó una enorme puerta de piedra que había delante. El Patriarca Tamiz Violeta y la bella mujer de mediana edad estaban trabajando juntos para destruirla.

La puerta de Piedra se negaba a permanecer en pedazos. Parecía que había sido consolidada por algún poder inusual que hacía que se volviera a juntar.

Pasada la rota puerta de piedra, Meng Hao vio otro grupo de doscientos Cultivadores con las piernas cruzadas. Se plantaron. En frente de ellos había un joven de rostro pálido que sujetaba una perla en sus manos. La perla dejaba salir un suave brillo que parecía ralentizar el proceso de recuperación de la puerta de piedra.

“Junior Liu Wu extiende su saludo a los Patriarcas.” Mientras hablaba, el Patriarca Tamiz Violeta y la bella mujer entraron por la puerta de piedra. Movieron sus mangas, haciendo que la puerta se auto reparara aún más lentamente.

Seguidamente, el grupo de mil Cultivadores, en el que estaba incluido Meng Hao, lo cruzó rápidamente. Sin importar si querían o no, debido a que detrás del grupo estaban los tres excéntricos en Formación del Núcleo. Los cuales estaban en la retaguardia, para que nadie se atreviera a retroceder.

El camino pasada la puerta de piedra era aún más extraño. Habían cuatro puertas similares en total que tenían que ser destruidas, detrás de las cuales esperaban más discípulos de la Secta Tamiz Negro.

Mientras que avanzaban, Meng Hao se fue volviendo más y más cauteloso. Obviamente, la Secta Tamiz Negro había investigado esta área más de una vez. De hecho, parecía que lo había hecho múltiples veces.

“Esas puertas de piedra son como sellos. Este lugar….” Meng Hao miró hacia delante, con su frente arrugada. Repentinamente, paró de moverse. No fue únicamente él; todo el mundo se había parado y miraban hacia delante.

Allí, en frente de ellos había una enorme puerta negra. Esta puerta no estaba hecha de piedra, sino de algún tipo de sustancia metálica. Estaba insertada en ambos muros del precipicio y emitían un brillo negro. En la superficie de la perta había un enorme rostro. Los ojos del rostro estaban cerrados, como si estuvieran durmiendo.

Mientras se acercaban, los ojos se abrieron repentinamente y el rostro emitió un rugido que  hizo que todo se sacudiera. Incluso el Patriarca Tamiz Violeta fue incapaz de prevenirlo y tosió una bocanada de sangre.

Meng Hao también lo hizo. La sangre escupida por el grupo de gente se transformo en un arroyo que el rostro gigante succionó. Después de absorber la sangre, dejó salir un eructo.

La voz del rostro era como el rugido de un trueno: “De acuerdo con las órdenes de mi maestro, Yo guardo la Vejación Máxima. Sin el colgante, no podéis entrar en el…. Uh, qué estáis haciendo otra vez aquí?”

El Patriarca Tamiz Violeta y la bella mujer unieron sus manos y saludaron profundamente, con una expresión reverente en sus rostros. El Patriarca Tamiz Violeta sacó un tubo de bambú, del cual extrajo un cuero deteriorado.

Cuando vio el cuero, los ojos de Meng Hao se entornaron. El sentimiento que tenía cuando lo miraba era exactamente el mismo que había tenido al ver a la extraña figura aquella noche.

Conforme el cuero salía volando, apareció la borrosa imagen de un ojo. El ojo miraba fijamente a Meng Hao.

Sus miradas se encontraron, las pupilas de Meng Hao se contrajeron.

El cuero se desplegó y fue a descansar en frente del rostro.

—————-

1.- Si te olvidaste de la “bella mujer de mediana edad” entonces deberías releer el Capítulo 42: Quién se atreve a tocarle!?.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

9 opiniones en “ISSTH. Capítulo 146: Esta es la Vejación Máxima!!!”

  1. En este tipo de novelas, el prota empieza desde 0 en la cultivación. Al principio un cultivador espiritista en la fase 4 era como un dios, a medida que van avanzando en la historia el prota se hace mas fuerte, y cada vez que entraba en una nueva etapa o parecido, los cultivadores en la misma etapa aparecen como si fuesen cucarachas (aparecen muchos y los utilizan como relleno).
    Quiero decir que lo “especial’ que tenían los cultivadores en fundación establecida se ha perdido los utilizan como si fuesen desechos. ¿Se me entiende?

    Simplemente era una observación xD

  2. Gracias por el capítulo!

    A qué se refiere con medias? Medio quizá?
    “Sus largos tentáculos caían entre medias de los compases Feng Shui, después continuaban hacia la distancia.”

    Antes de que Hang Bei pudiera responderle (Es Hang o Han? o puede usarse ambas para distintas situaciones?) el Cultivadores a su alrededor empezaron a hablar entusiasmadamente. (los Cultivadores)

    Incluso el Patriarca Tamiz Violeta fue capaz de prevenirlo y tosió una bocanada de sangre. (fue incapaz)

    LOL JAJAJAJA La voz del rostro era como el rugido de un trueno: “De acuerdo con las órdenes de mi maestro, Yo guardo la Vejación Máxima. Sin el colgante, no podéis entrar en el…. Uh, qué estáis haciendo otra vez aquí?” Jodida puerta jajajajajajajaja

    1. ya te digo…. 🙂
      lo de “entre medias” es una forma de decir “por en medio”, al referirse a “pasando por el espacio existente entre todos los compases Feng Shui, preferí usar esa expresión de “entre medias”, y alargar el texto con toda la explicación, que no existe en el texto en inglés, no me pareció correcto 😛

      Po zi… lo de la puerta no tiene nombre 😀

Deja un comentario