ISSTH. Capítulo 145: Un Antiguo Camino de Montaña.

“Patriarca Tamiz Violeta!”

“Nunca imaginé que la persona que nos guiaría fuera a ser el Excéntrico en etapa Alma Naciente de la Secta Tamiz Negro Patriarca Tamiz Violeta. Dicen que su aura asesina es increíble! Hace años, cuando estaba formando su Alma Naciente, su nombre se escuchó por todo el Dominio Sur. Una vez, eliminó tres Sectas en una sola noche!”

“De acuerdo a los rumores, la Secta Tamiz Negro ha logrado entrar en las zonas de peligro cinco veces. Todas las veces dejaron atrás gente para que estuviera de guardia. Hoy es la sexta vez. Y aun así, mirad cuanta gente han reunido! Esta Secta es muy poderosa! No me extraña que sean una de las cinco grandes Sectas del Dominio Sur.”

Meng Hao escuchó la conversación a su alrededor, mientras también sentía la presión emitida por el anciano de túnica violeta. Pero su visión estaba enfocada más lejos, en el enorme compás de Feng Shui de nueve mil metros de anchura amarillo que estaba volando en su dirección. Plantada encima de él, en medio de cientos de Cultivadores, había una mujer.

Vestía una larga y negra toga y su rostro estaba totalmente blanco, casi sin sangre. Esto hacía que su temperamento normalmente frío pareciera más helado. Sin embargo… mirándola, Meng Hao tuvo la sensación de que en realidad, estaba simplemente cubriendo su frágil corazón.

“Hermana Xu…” murmuró él mientras la miraba. Finalmente, podía descansar un poco. Ahora no estaban tan lejos el uno del otro. Y aun así, a pesar de estar tan cerca el uno del otro, todavía había mundos separándoles…

Fue en este punto en el que Meng Hao frunció el ceño. Notó que plantada cerca de la Hermana Xu había una mujer guapa con un aire coqueto y con burla en sus ojos. Parecía como si estuviera criticando a la Hermana Xu, quien en ese momento bajó su cabeza como si no se atreviera a hablar. Su rostro se puso aún más pálido.

Apareció una mirada fría en los ojos de Meng Hao.

Junto con la Hermana Xu, había varios cientos de discípulos encima del masivo compás Feng Shui. Sus bases de Cultivo eran variadas, pero era obvio que eran discípulos ordinarios, no eran Elegidos de la Secta.

Además, en el compás Feng Shui había una estatua gigante negra de un hombre con el pecho descubierto con alas creciendo en su espalda. Las alas estaban medio extendidas, dándole a la estatua una apariencia muy peculiar.

Lo que era aún más extraño era que había un sombrero alto puesto encima de la cabeza de la estatua, el cual parecía totalmente fuera de lugar.

Si eso fuera todo, no sería un gran problema. Pero después de una posterior inspección con su extraordinario Sentido Espiritual, Meng Hao notó que la estatua no estaba totalmente inerte: estaba respirando!

Con cada respiración, absorbía un poco del Qi de los cientos de discípulos de la Secta Tamiz Negro que estaban plantados a su alrededor.

Los ojos de Meng Hao se entrecerraron. Muchos de los discípulos que estaban en el compás Feng Shi parecían muy animados; obviamente no tenían ni idea de lo que estaba haciendo la estatua.

En el compás Feng Shui violeta de diez lados había un elegante y refinado joven. Se levantó con una sonrisa y habló al grupo de Cultivadores solitarios, que incluía a Meng Hao. “Compañeros Daoístas, presumo que muchos me conocéis. Soy Xie Ji¹ de la Secta Tamiz Negro.”

Meng Hao reconoció la voz como la que había hablado hacía unos momentos.

“Creo que bastantes Compañeros Daoístas tienen alguna suposición con respecto a nuestro viaje de hoy” dijo con una sonrisa. “Lo explicaré una vez que estemos en camino! Por favor, seguidme!” El compás Feng Shui violeta sobre el que estaba él, se expandió repentinamente hasta que tuvo un tamaño de tres mil metros de anchura, volando después hacia ellos.

Meng Hao y los demás Cultivadores solitarios en Fundación Establecida, parecieron pensar distintas cosas. Sin embargo, uno tras otro, empezaron a volar, transformándose en rayos de luz, saliendo disparados hacia el compás Feng Shui violeta.

Entre los cerca de cien Cultivadores solitarios, la mayoría de ellos estaban en la etapa temprana de la Fundación Establecida, como Meng Hao. Había dieciocho en la etapa media de Fundación Establecida y únicamente tres habían avanzado hasta la etapa final de la Fundación Establecida.

De estos tres, uno era un anciano con el que Meng Hao había llegado. Otro era un hombre de aspecto fiero que vestía túnica blanca y que tenía un aire horrendo. No tenía barba, incluso su nuez era muy pequeña, sin embargo, estaba rodeado por un aura asesina desoladora.

La última era una mujer. Sus rasgos eran planos, tenía algo de sobrepeso. Sin embargo, su base de última etapa de Fundación Establecida ondeaba, causando que todo el mundo a su alrededor la tratara muy educadamente. Los tres se unieron a Xie Ji en su compás Feng Shui. Xie Ji los trató más respetuosamente a que a los demás, llevándoles con él a su lado.

Al mismo tiempo, Meng Hao miró a su alrededor a los solitarios Cultivadores en Fundación Establecida y vio a Lu Tao en una esquina, junto con la mujer vestida lujosamente de la reunión secreta.

Había otra persona que atrajo a atención de Meng Hao; esta persona parecía estar en la etapa temprana de Fundación Establecida y estaba inocuamente en el medio de la multitud. Los ojos de Meng Hao pasaron sobre él al principio; era difícil de describir el Qi que le llamó la atención.  Era como el hedor que podía salir de un cadáver pudriéndose.

Nadie más parecía notarlo, pero después de un tiempo, Meng Hao pensó en la información que le había dado el Jade de Sellado de Demonio. También pensó en el Qi punzante que había sentido en la Secta Tamiz Negro.

El compás Feng Shui comenzó a vibrar bajo sus pies para seguidamente salir disparado hacia delante. Junto con los demás compases Feng Shui de la Secta Tamiz Negro, se transformaron en coloridos rayos de luz que aceleraban por el aire.

La dirección en la que se dirigían resultó ser la de las Cien Montañas de la Secta Tamiz Negro.

Meng Hao estaba allí plantado tranquilamente, sin moverse. Todo aquel que le mirara vería una base de Cultivo en la etapa temprana de Fundación Establecida. Estaba plantado en medio de todos los Cultivadores. Aparte de Lu Tao, nadie pareció notarle. La hermana Xu no le vio tampoco. Su rostro estaba cubierto con una expresión amarga, como si estuviera reflexionado sobre su propio futuro.

Mientras los compases Feng Shui se acercaron a la mitad de las Cien Montañas, los zarcillos de humo que se elevaban del masivo quemador de incienso, empezaron a retorcerse en el aire sobre la Secta. Capa tras capa, se retorcían juntándose para formar un enorme anillo de humo.

Mientras el anillo de humo se formaba, el espacio que había en medio empezó a ondular. Meng Hao observó cómo los compases Feng Shui se dirigían hacia el anillo de humo, entrando por él, y después desaparecían. Sus ojos parpadearon mientras el compás Feng Shui violeta en el que estaba entraba en el anillo.

Pronto, todos los compases Feng Shui y los Cultivadores habían entrado, después de ver el anillo de humo desaparecer, la Secta Tamiz negro volvió a su estado normal. Apareció un escudo fuera de las Cien Montañas. Aparecieron también escudos a lo largo de las Mil Montañas y de las Cien Mil Montañas. Toda la Secta estaba ahora sellada fuertemente; nadie podía entrar ni salir.

Al mismo tiempo que la Secta Tamiz Negro se sellaba a sí misma, se empezó a extender el Sentido Divino desde múltiples localizaciones sobre el Estado de Cielos Despejados. Este era el Sentido Divino de varias Sectas y clanes del Dominio Sur, que fueron a investigar qué estaba ocurriendo con la Secta Tamiz negro.

Debido a diferentes acuerdos a los que habían llegado con la Secta Tamiz Negro, no podían interferir.

Volviendo al compás Feng Shui, se escuchó la voz de Xie Jie: “Compañeros Daoístas, no hay razón de estar alarmados. Este es uno de los más valiosos tesoros de la Secta Tamiz Negro, el Horno Forjado de los Cielos. En tiempos antiguos, tenía inscritas runas que penetraban el vacío, convirtiéndolo en un portal de teletransporte.”

“En cuanto a dónde el portal de teletransporte lleva, me temo que ninguno de vosotros estáis familiarizados con ello. Ni siquiera yo mismo lo sé realmente..” La teletransportación de hacía un momento había hecho que el zumbido de las conversaciones se elevara, pero después de escuchar las palabras de Xie Jie, todo el mundo se tranquilizó.

Meng Hao miró a su alrededor fríamente. Parecían estar rodeados de negrura intercalada de puntos de luz que parecían como estrellas. Todo a su alrededor estaba vacío, sin la menor luz. Únicamente el brillo emitido por los compases Feng Shi iluminaba a la gente encima de ellos.

Delante, un compás Feng Shui tras otro seguían volando. Muchos de los discípulos de la Secta Tamiz Negro estaban sentados con las piernas cruzadas. Únicamente el grupo de Elegidos, encima del compás Feng Shui violeta, miraban hacia la oscuridad.

Más alejados, los tres excéntricos en Formación del Núcleo parecían estar discutiendo algo entre ellos a través del pensamiento Divino². Y también estaba la persona más poderosa de todas, el Patriarca Tamiz Violeta, quien estaba sentado inmóvil meditando, con sus ojos cerrados.

La Hermana Xu estaba sentada silenciosamente en medio de los varios cientos de discípulos de la Secta Tamiz Negro. La estatua en mitad de ellos parecía como si estuviera a punto de fundirse con la negrura de este mundo oscuro. Imágenes fantasmales resonaban desde ella, haciéndola más extraña.

En el compás Feng Shui de Xie Jie, uno de los tres Cultivadores en la etapa final de Fundación Establecida, un anciano en túnica gris, frunció el ceño y dijo, “Compañero Daoísta Xie, dijiste que habías estado en este lugar unas cuantas veces antes. Y aun así, no sabes cómo describir el lugar al que nos dirigimos….?”

Xie Jie pareció dudar, pensando por un momento, después miró a su alrededor. “Bueno,” dijo, “sé un poco del camino por el que estamos viajando. Como el Compañero Daoísta Tu dedujo, este es un camino que los Cultivadores de los tiempos antiguos debían usar para viajar a las estrellas, para recoger Espíritus de linajes extranjeros. Este es un camino entre Montañas!” Los Cultivadores a su alrededor le miraron con asombro y, cuando miraron a su alrededor, parecieron intentar fijar todo lo que veían a su alrededor en su memoria.

“No es un verdadero camino entre Montañas” dijo Xie Ji, mirando a su alrededor contenidamente ante las atónitas expresiones en los rostros de los solitarios Cultivadores en Fundación Establecida. “Sólo los Inmortales pueden pisar este camino. Esto es solo una rama subsidiaria, similar a uno de los cientos de arroyos que fluyen hacia el Mar Vía Láctea. Habiendo dicho esto, realmente no es un camino por el que debiéramos ser capaces de caminar, debido a eso es por lo que necesitamos el poder del Horno Forjado de los Cielos de la Secta Tamiz Negro. Puede protegernos mientras viajamos por este camino.”

Resultó que no era realmente un camino entre Montañas, sino un ramal de uno. Aun siendo así, para abrirlo se requería el poder de una gran Secta; una Secta ordinaria no sería capaz de lograrlo.

Los ojos de Xie Ji se deslizaron por la multitud y fue a pararse en Meng Hao. Frunció el ceño un poco y después dijo, “Ah, debes de ser el Compañero Daoísta Meng. Por favor, ven a sentarte aquí.” De hecho, había notado a Meng Hao mucho antes. Antes de ponerse en marcha, ese día temprano, los tres Patriarcas en Formación de Núcleo le habían encargado personalmente la tarea de mantener un ojo en Meng Hao.

No estaba seguro de por qué y no comprendía por qué los tres Patriarcas en Formación del Núcleo le prestaban tanta atención a un mero Cultivador solitario en la etapa temprana de Fundación Establecida. Sonrió a Meng Hao, pero su sonrisa no era sincera. No tenía buenos deseos hacia Meng Hao y dijo su nombre simplemente para que se alzaran desavenencias entre los demás Cultivadores. Quizá de esta manera pudiera conseguir alguna pista sobre Meng Hao.

Exactamente como había anticipado, sus palabras hicieron que los solitarios Cultivadores alrededor de Meng Hao le miraran. Muchos fijamente.

La expresión de Meng Hao era la misma de siempre, como si no le importara en lo más mínimo. Sabía que sus acciones de aquella noche levantarían algún tipo de atención. Era inevitable. Por tanto, escuchando las palabras de Xie Jie, asintió ligeramente.

“Estoy bien aquí donde estoy” dijo. “Mi base de Cultivo es débil, por lo que no sería adecuado que yo me sentara entre tan poderosas figuras.”

Por supuesto, los tres excéntricos en Formación de Núcleo, quienes estaban comunicándose a través del Pensamiento Divino, notaron directamente esto. No interfirieron. No estaban seguros de qué habilidades extraordinarias poseía Meng Hao. Esto fue por lo que el Líder de la Secta Tamiz Negro había entregado instrucciones especiales de prestar atención a Meng Hao.

Xie Jie sonrió ligeramente e iba a decir algo más cuando, repentinamente, el compás Feng Shui se agitó, parando repentinamente de moverse. Los compases Feng Shui de delante también pararon. La mágica luz emitida por los compases se apagó instantáneamente.

Los rostros de los tres excéntricos en Formación del Núcleo cambiaron. El eminentemente poderoso Patriarca Tamiz Violeta abrió sus ojos por primera vez. Brillaban tanto con precaución como con dignidad.

Una voz arcaica resonó repentinamente en las mentes de todos los Cultivadores. “Todo el mundo quieto!” era como si un sello intangible hubiera sido puesto en todos ellos, evitándoles que hablaran.

Dentro de la oscuridad silenciosa a su alrededor, de pronto apareció una bella y brillante luz de cinco colores. En frente de ellos apareció una enorme medusa, de decenas de miles de metros de extensión. Sus incontables tentáculos se movían suavemente, su cuerpo semitransparente ondeaba lentamente. Su brillo se reflejaba en los ojos de los espectadores.

Dentro del cuerpo de la medusa, todo el mundo fue capaz de ver un cadáver pudriéndose. Parecía haber sido medio digerido por la medusa.

————————-

1.- El nombre Xie Jie en Chino es  谢杰 xiè jié . Xie es un apellido, y también es la palabra para “gracias”. Jie significa “sobresaliente” o “heroico”.

2.- Pensamiento Divino es como al parecer en este capítulo llaman a la telepatía. La verdad es que no recuerdo que esta expresión la sigan utilizando más adelante, ni tampoco que la hayan utilizado hasta este momento.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

5 opiniones en “ISSTH. Capítulo 145: Un Antiguo Camino de Montaña.”

Deja un comentario