ISSTH. Capítulo 139: Hoja del Trueno.

Mientras su fría voz sonaba, el joven de túnica negra se levantó. Dio un paso hacia delante para plantarse en frente de la mesa de Meng Hao. Se quedó mirándole fríamente por un momento, después se sentó.

La expresión de Meng Hao era tranquila mientras que miraba al joven. No dijo nada, en cambio, levantó la copa y tomó otro drago.

“Tú tienes una Hoja del Trueno!” dijo el joven de túnica negra mirando a Meng Hao. Levantó su mano y revelando una astilla de hierro tendida en su mano. Brillaba emitiendo un brillo verde negruzco.

“Este no es un hierro ordinario,” continuó diciendo serenamente, con un porte insufriblemente orgulloso. “Esto es un tesoro de hierro-madera, nacido en el momento en el que un árbol fue golpeado por un rayo. Es especialmente sensitivo a los materiales medicinales basados en rayos, como la Hoja del Trueno. Por tanto, quieres vender tu Hoja del Trueno?” puso la astilla de hierro en la mesa. El movimiento parecía ordinario, pero mientras su mano se movía, empezó a salir de ella un brillo, que después se transformó en un arco de electricidad que se expandía.

El joven estaba en la etapa media de la Fundación Establecida. Conforme el arco de electricidad de extendía, su base de cultivo envolvió el área, incluyendo a Meng Hao.

La intención asesina emergió lentamente desde él. Parecía que si a Meng Hao se le ocurría decir media palabra de “No” el joven iba a atacar. Sus ojos brillaban con frialdad.

“Piérdete.” Dijo Meng Hao con un tono indiferente, tomando un sorbo de alcohol.

En el instante en el que lo dijo, el joven de túnica negra frunció el ceño.

“No he salido de las Tierras Negras por unos cuantos años. Parece que en el mundo exterior la gente se ha vuelto realmente arrogante.” Una sonrisa fría se retorció en las comisuras de su boca mientras que lentamente empezaba a levantar su mano derecha. Meng Hao levantó su cabeza y le miró.

Tan pronto como los ojos de Meng Hao se encontraron con los del joven, todo el cuerpo de éste empezó a temblar. La mano que había empezado a levantarse se paró de mover instantáneamente. No se atrevía a levantarla más. Su corazón empezó a latir rápidamente. Los ojos de Meng Hao eran como dos espadas afiladas que le atravesaban. Su corazón atronó mientras su cabeza rugió. Su Sentido Espiritual parecía inestable y una sensación fría parecía crecer dentro de él, haciendo que el sudor frío cubriera su cuerpo.

Sus ojos ya no radiaban intención asesina; en cambio, la intención asesina fue reemplazada por asombro. La presión emitida por Meng Hao había hecho que el cuerpo del joven de túnica negra se volviera instantáneamente rígido.

Todo esto fue causado por una mera mirada de Meng Hao. Este joven no era un Cultivador del Estado de Cielos Nublados, sino un salvaje Cultivador de las Tierras Negras. Para él, las sangrientas batallas a vida o muerte eran comunes, por lo que tenía un determinado tipo de intuición en lo que se refería a la vida y la muerte. En este instante, tenía la fuerte sensación de que la persona en frente de él no era un Cultivador en la etapa temprana de Fundación Establecida, sino algún salvaje Espíritu que le podría tragar por completo.

El intenso frío se multiplicó y un sudor frío fue cayendo por su frente. Su corazón batía rápidamente e incluso sentía como si su base de Cultivo estuviera siendo suprimida. Su rostro mostró preocupación y no se atrevió a moverse.

Todo el tiempo, Meng Hao parecía estar completamente calmado. Aun a pesar de que la persona en frente de él había emitido un aura asesina y de que estuviera en la etapa media de Fundación Establecida, no le tomaría mucho tiempo matarlo. Meng Hao bajó su copa de alcohol. Le dio un último vistazo al joven de túnica negra y moviendo su manga abandonó la taberna.

Mientras se iba, los ojos del  joven de túnica negra parpadearon repentinamente. Se giró a mirar la figura que se alejaba de Meng Hao, su corazón todavía palpitaba con miedo. Hace un momento había sido total y completamente suprimido. No fue una batalla mágica lo que había pasado, sino solo Sentido Espiritual puro.

“Qué tipo de base de Cultivo tiene este tipo realmente?” pensaba el joven de túnica negra, mientras su cara temblaba. “Parece alguien con una Fundación Establecida Temprana, pero su Sentido Espiritual excede el mío exponencialmente… Y aunque no pude sentir ninguna intención asesina, tan pronto como me miró, mi mente empezó a temblar.” Mientras que Meng Hao desaparecía en la distancia, repentinamente se plantó y empezó a caminar detrás de él.

“Compañero Daoísta, por favor espere!” dijo sin pensar, “Señor, soy Lu Tao. Por favor, Compañero Daoísta, escúcheme.” Aceleró hacia delante, acercándose a Meng Hao. Su actitud era completamente diferente a la de antes.

“Le pagaré lo que sea por esa Hoja del Trueno,” soltó Lu Tao mientras se acercaba a Meng Hao. “Si puede usted desprenderse de ella, Compañero Daoísta, estaría extremadamente agradecido. Lo que sea que quiera por ella, se lo daré, siempre que yo lo tenga. Vamos a hablar.” La presión emitida por Meng Hao era considerable, pero la Hoja del Trueno era muy importante para Lu Tao, por lo que realmente no tenía otra opción.

Meng Hao frunció el ceño, ignorando a Lu Tao y siguiendo hacia delante.

“Compañero Daoísta, se lo ruego. No importa cuántas Piedras Espirituales, objetos mágicos o píldoras medicinales sean, deseo negociar. Si no tengo lo que usted quiera, puedo pensar en una forma de adquirirlo para ofrecerlo para el intercambio.” Observó a Meng Hao continuamente caminando hacia una relativamente área remota. Esto le hizo ponerse un poco nervioso; sabía que había empezado con mal pie, por lo tanto, estaba temeroso de que Meng Hao pudiera atacarle repentinamente, decidió no decir nada más que le provocara.

“Compañero Daoísta… está aquí por las Píldoras de Tamiz de Tierra de la Secta Tamiz Negro?” preguntó resueltamente. “Hoy en día no es difícil poner las manos en ella, pero hacerlo de forma segura es algo distinto. Compañero Daoísta, si desea tener una discusión de negocios con respecto a la posible venta de su tesoro, puedo recomendarle a un discípulo de la Secta Tamiz Negro. Este discípulo tiene información sobre la Secta Tamiz Negro que los de fuera de la Secta no podrían saber nunca, eso incrementaría definitivamente sus oportunidades de conseguir de forma segura su Píldora Tamiz Negro.” Mientras las palabras salían de la boca de Lu Tao, Meng Hao continuó caminando. Estaban ahora en un callejón remoto y abandonado.

“Compañero Daoísta, Señor,” Lu Tao dijo con una sonrisa forzada. “Deseo muchísimo conseguir la Hoja del Trueno. Es muy importante para mí. Hay algo que usted desee adquirir a cambio?” Sus pasos se ralentizaron un poco.

Meng Hao paró y se giró repentinamente. Miró hacia Lu Tao. No había ni felicidad ni ira en su expresión.

“Saca tu tesoro madera-hierro y déjame verlo.” Dijo Meng Hao serenamente. Sus ojos brillaban intensamente.

Cuando Lu Tao vio girarse a Meng Hao, se le quedó mirando fijamente. Sin una palabra, sacó el tesoro madera-hierro y se lo ofreció a Meng Hao. La astilla de hierro voló hacia Meng Hao, quien la cogió en el aire. Envió algo de Sentido Espiritual dentro de ella. Inmediatamente fue capaz de sentir la Hoja del Trueno dentro de su bolsa del Cosmos. Emitía un aura de rayos que la astilla de hierro absorbía. La astilla de hierro empezó entonces a brillar.

“Por tanto, no está mintiendo,” pensó Meng Hao. “Pero todo esto parece demasiada coincidencia.” Sabía que Lu Tao había usado la astilla de hierro para rastrearlo debido a la Hoja del Trueno. Pero dada su personalidad curiosa, todavía tenía algunas dudas.

“Sucede que tengo una Hoja del Trueno. Si la quieres comprar, entonces necesitarás darme una explicación clara de qué planeas hacer con ella.” Movió su mano derecha, lanzando el tesoro de madera-hierro de regreso a Lu Tao.

La Hoja del Trueno era algo que Meng Hao había adquirido del Patriarca Confianza. Y de hecho, no había adquirido solo una hoja, sino todo un árbol. Había estado protegido por un hechizo restrictivo lanzado por el Patriarca Confianza. Sin embargo, Meng Hao no estaba seguro de su uso exacto. Todo lo que sabía era que la Bandera de Rayos podía usarse para envolver y proteger las Hojas del Trueno.

“Bueno…” Lu Tao dudó por un momento, mirando a Meng Hao con una pizca de irritación. Finalmente apretó sus dientes y continuó. “Señor, tengo una magia de vida que puede ser refinada desde las piedras de las Montañas del Borde de los Rayos. Para poder conseguir todo su poder, he gastado los últimos años buscando por todos lados varios objetos de tipo Rayo. Sin embargo, ninguno de ellos se puede comparar con la Hoja del Trueno. Es solo que las Hojas del Trueno son muy raras, por lo que cuando sentí la suya, me entusiasmé demasiado y le ofendí accidentalmente.” Para probar la verdad de sus palabras, se presionó en la boca del estomago; un flujo eléctrico emergió de su boca, el cual se transformó después en una roca del tamaño de un puño. La roca era negra, y su superficie estaba rodeada por arcos de electricidad así como pequeñas enredaderas que se asemejaban al ratán.

“Entonces, qué es lo que decías sobre la Secta Tamiz Negro?” dijo Meng Hao serenamente.

“Puedo ayudarle a encontrar a alguien de la Secta Tamiz Negro,” dijo. “No suelen interactuar con extraños. Si paga a esta persona un poco, podrá encontrar la razón por la que la Secta Tamiz Negro ha preparado la reunión de Cultivadores.”

“Compañero Daoísta, si deseara comerciar conmigo su Hoja Trueno, entonces le llevaré a una reunión secreta conmigo esta noche. Habrá unos siete u ocho Compañeros Daoístas allí, junto con un prestigioso miembro de la generación adulta actuando como anfitrión. No solo puede comerciar objetos mágicos, también se puede comprar información.”

“Una de esas personas es un discípulo Interno de la Secta Tamiz Negra.”

“Compañero Daoísta, por favor, créame. Hoy en día, el Estado de Cielos Nublados tiene un montón de dragones y serpientes mezclados. Hay buena gente y mala gente por todo este lugar. Aquí hay Cultivadores de todo tipo de Sectas y Clanes. Además, hay muchas facciones dentro de la Secta Tamiz Negro. Por supuesto, habrá conflictos entre ellos. Por tanto, las noticias están destinadas a expandirse. Es normal. Por supuesto, habrá algo de información que sea mala, pero si toda la información fuera falsa, entonces nadie se creería nada. Por lo que también habrá algo de buena información allí.”

“Realmente tiene que hacer uso de su buen juicio sobre eso y confiar en su intuición.”

Déjame pensar sobre ello un poco,” dijo Meng Hao, con la misma cara de siempre. “Si tomo una decisión, te lo notificaré.” Era imposible para nadie saber lo que él estaba pensando. Lanzó una hoja de jade hacia Lu Tao, quien iba continuar intentado persuadirle. Antes de que pudiera, Meng Hao abandonó el callejón, caminando rápidamente y desapareciendo enseguida. Lu Tao no tubo otra opción que la de observarle. Pero entones, sus ojos empezaron a brillar.

“El Sacerdote de Constelaciones de la Secta de las Tierras Negras costó tanto como un brazo y una pierna¹, pero lo que dijo era realmente cierto. Realmente fue capaz de sentir la Hoja del Trueno en este lugar… Pero ahora que la he encontrado, tengo que pensar en alguna forma de conseguirla. Por supuesto, ya que he infectado a este tipo con mi Parásito Qi, nunca será capaz de alejarse de mí!”

“Con la Hoja del Trueno, puedo refinar la legendaria Larva Sin Ojos!” Sujetó la hoja de jade en sus manos, sus ojos brillaban. Por supuesto, no había explicado a Meng Hao los verdaderos detalles de cómo planeaba usar la Hoja del Trueno. Perdido en sus pensamientos, Lu Tao se giró y se fue.

Lo que no había notado era que detrás de él había una invisible figura fantasmal, en cuya mano había un insecto volador del tamaño de una uña. Estaba atrapado, incapaz de volar. La figura estaba plantada a alguna distancia de Lu Tao, mirándole fríamente. Conforme Lu Tao se fue, la figura le siguió.

Este fantasma no era otro que Meng Hao, quien se había ido, pero había regresado seguidamente después de marcharse. Había usado el talismán de invisibilidad para seguir secretamente a Lu Tao a través de la oscuridad de la noche estrellada. Ocasionalmente, Lu Tao sacaría la hoja de jade que Meng Hao le había dado. Su rostro estaba alegre mientras que finalmente alcanzaba lo que parecía ser una mansión ordinaria dentro de la ciudad. Tocó tres veces en la puerta, la cual se abrió automáticamente. Parecían salir ondulaciones desde la puerta mientras que él entraba.

Después de que pasara el tiempo necesario para que un palito de incienso se quemara, Meng Hao vio a cuatro o cinco Cultivadores más acercándose. Era difícil de decir si eran hombres o mujeres, pero todos ellos estaban en la etapa Fundación Establecida. Uno estaba incluso en la etapa final de la Fundación Establecida. Sus rostros estaban ocultos mientras corrían hacia la mansión, usando el mismo método que Lu Tao para conseguir entrar.

Los ojos de Meng Hao brillaron. Doblando un dedo, aplastó el bicho en su mano, después rompió el talismán que le ocultaba. Moviendo su manga, cambió a un nuevo conjunto de ropa. Se puso un sombrero de bambú ancho y después cubrió su rostro con una máscara de tela. Después, caminó hacia la mansión.

————————

1.- “Costar un brazo y una pierna” es como en España decir que algo “costó un ojo de la cara”. Preferí dejar la expresión literal, ya que me pareció curiosa.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

10 opiniones en “ISSTH. Capítulo 139: Hoja del Trueno.”

  1. Gracias!

    Parecía que si a Meng Hao se le ocurría decir media palabra de “No,” (“No”,)

    “Compañero Daoísta, señor,” (señor”)

    Déjame pensar sobre ello un poco,” (“Déjame […] un poco”)

    quien iba continuar intentado persuadirle. (iba a continuar intentando)

    “Este fantasma no era otro que Meng Hao [..] (Este)

    1. la “,” del “No” ya solucionada.

      la “,” del Compañero Daoísta, Señor,” la dejo, en el texto en inglés, está así puesta, como dando a entender que va a seguir hablando, aunque luego se interrumpa.

      la “,” del “poco,” la misma explicación que el punto anterior ;-P

      y comillas eliminadas antes de Este 😀

      Gracias 🙂

      1. Yo pondría dos puntos “..” o dos guiones “–” (para el espacio de tiempo que representa la ‘coma’ tres puntos ya es mucho, y un solo guión es muy poco jajajaja O al menos así es para mí jaja)

Deja un comentario