ISSTH. Capítulo 119: El Legado Sacude el Dominio Sur.

“Este torneo de Legado debe seguramente conllevar algunos peligros que son imposibles de imaginar. Si soy descuidado, es posible que falle y muera…. Pero grandes riesgos traen grandes recompensas. Si algo es arriesgado, muestra que hay más oportunidades de recompensa. Si no hubiera tal peligro, estaría bien, pero si lo hay…. Bueno, si no voy, entonces me arrepentiré por el resto de mi vida!” La determinación llenó sus ojos mientras continuaba pensando en lo que Chu Yuyan le había dicho. Aun así, después de algún tiempo, no tuvo ninguna idea más sobre por qué le había dicho ella tanto.

“Me está provocando. Tal vez su verdadera meta sea la de hacerme entrar. O quizá no lo sea… Las oportunidades de esto último son pequeñas. Quizá ella espera que después de entrar y empezar el Torneo por el Legado del Inmortal de Sangre, se atraiga la atención del mundo exterior, dándole quizás una mejor oportunidad para que la Secta Destino Violeta la rastree.” Sus ojos brillaron mientras la miraba.

“Si no voy, nada ocurrirá. Pero si eso es lo que ella quiere, por qué iría tan lejos como para dar tantos detalles, especialmente de una forma que me hiciera dudar? Me pregunto… qué es lo que está pensando? Cuál es su verdadera meta….? Sus ojos parpadearon mientras cavilaba. Finalmente, cerró sus ojos y empezó a meditar.

El tiempo pasó lentamente. Pronto, había pasado medio mes. Chu Yuyan había elaborado finalmente la segunda píldora. Aun así, para el momento en el que otro mes pasó, sus intentos con la tercera y la cuarta píldoras habían fallado.

Meng Hao no podía realizar alquimia, pero tenía claro que no estaba fallando intencionadamente. En cambio, la elaboración de píldoras se estaba volviendo más difícil. Mientras pasaba el mes, Meng Hao no gastó tiempo pensando en el Legado del Inmortal de Sangre. Parecía haberlo dejado fuera de su mente.

Un día, se levantó lentamente y flotó sobre una espada voladora, saliendo disparado hacia las nieblas para observar el escudo.

En el pasado medio mes, había estado practicando lo de subir cada diez días más o menos para observar el escudo. Cada vez que se fue, observaba su partida inexpresivamente.

Esta vez, después de que Meng Hao se fuera, esperó unas cuatro horas, después, repentinamente levantó su cabeza con sus ojos iluminados. Frunció el ceño, como si hubiera algún tipo de problema con el proceso de elaboración de píldoras, después se plantó, miró hacia las nieblas y poco después empezó a caminar hacia la región del lago de sangre. Cuando llegó allí, miró a su alrededor, se giró y regresó al horno de píldoras. Parecía como si cualquiera que fuera la pregunta que tenía en su mente, hubiera sido respondida. Continuó con su alquimia.

Pasó otro medio mes. Finalmente, fue capaz de lograr elaborar la tercera y cuarta píldora. Entonces empezó a trabajar en la quinta píldora. En cuanto a Meng Hao concernía, esta era la última píldora. Una vez que estuviera finalizada, las siete píldoras menores estarían ya preparadas.

 El tiempo siguió deslizándose. En un parpadeo habían pasado ya dos meses. Meng Hao y Chu Yuyan estaban ya atrapados en el volcán por medio año. Dentro de los dos meses, Chu Yuyan abandonaba el área de la cueva ocasionalmente. Algunas veces era cuando Meng Hao la estaba observando, otras veces, era cuando él se había ido. Parecía como si cada vez que tenía algún problema con la fórmula, diera una vuelta caminando. Aun así, nunca entró en la región que estaba dentro de los trescientos metros de distancia del lago de sangre. Siempre se paraba en esa marca.

Finalmente, bajo la mirada observadora de Meng Hao, ella se levantó. Con el ceño fruncido caminó hacia la niebla. Cuando alcanzó la marca de trescientos metros, sus ojos se iluminaron. De pronto, brotó el poder de su base de cultivo y aceleró hacia el algo de sangre a toda velocidad.

Mientras se acercaba, la superficie del lago empezó a ondular. El altar apareció, seguido por la enorme cabeza de piedra. La boca jadeó, un pasadizo esperaba a que entrara un participante para el torneo del Legado.

Los ojos de Chu Yuyan parpadearon con excitación mientras corría hacia delante. Casi saltó por el aire en el momento en el que alcanzó la boca, justo cuando estaba a punto de entrar, una risa ligera llenó el aire. Un aura de espada apareció, disparada hacia Chu Yuyan.

Tan pronto como escuchó la risa, su rostro se puso pálido. Ignorando la espada de madera que se acercaba, apretó sus rectos y blancos dientes y siguió cargando hacia delante. Solo había dos metros entre ella y la gran boca de piedra.

De pronto, apareció una red negra, moviéndose a una velocidad mucho más rápida que la de Chu Yuyan. Inmediatamente la envolvió, ya no fue capaz de recorrer los últimos dos metros. La espada de madera la recogió y la llevó de vuelta a la orilla del lago.

Cerca de allí, entre las nieblas, estaba plantado Meng Hao. Su rostro estaba inexpresivo mientras caminaba lentamente hacia delante.

El rostro de Chu Yuyan estaba pálido, sus ojos se iluminaban con un odio venenoso mientras observaba a Meng Hao. En el instante en el que había traído el cráneo para estudiarlo, ella había puesto todas las piezas juntas en cuanto al Legado del Inmortal de Sangre. Aún más, todo lo que le había dicho hacía unos meses era cierto. Creía que conocía a Meng Hao, que comprendía su escepticismo innato. Intencionadamente intentó hacerle creer que había algo sospechoso allí. Dado su naturaleza, sin duda sospecharía de ella. Basado en todo ello, sabía que no sería fácil convencido para que se pusiera en acción, lo que le daría a ella tiempo.

En los siguientes meses, había cogido práctica en salir a caminar; ella hizo esto para que Meng Hao no encontrara nada inusual. Hoy, finalmente había realizado su intento, nunca hubiera imaginado que pudiera fallar.

“Realmente eres bastante paciente,” dijo Meng Hao. “Te dí tres meses completos.” En ese momento, se sentía reacio a explicarle cómo había visto a través de su plan. “Tienes un mes. Quiero ver la quinta píldora. Ahora, regresa a tu alquimia.” Hizo un movimiento de captura con su mano y retiró la gran red.

Chu Yuyan mordió su labio y se puso en pie. Sin darle otro vistazo a Meng Hao, realizó su amarga salida.

“Por tanto, ella realmente quiere entrar.” Meng Hao miró por encima de su hombro a la figura que se alejaba de Chu Yuyan. Una fría sonrisa apareció en las comisuras de su boca. Ahora, sus dudas habían sido eliminadas. Caminó hacia delante y entró en la boca de la enorme estatua.

En el instante en el que entró en la boca, desapareció, el lago de sangre empezó a hervir. Un sonido de rugido apareció, mientras que el lago de sangre se transformaba en una niebla del color de la sangre, que se dispersó en todas direcciones.

Una voz arcaica salió desde dentro de la niebla de sangre, resonando desde dentro del volcán. “El Antiguo Clan de la Muerte, el Legado del Inmortal de Sangre. Entra en mi mar de sangre; nueve se abrirán en el Dominio Sur: toda la creación lo sabrá. La primera persona…. Adquirirá la línea de sangre del Inmortal de Sangre!” Cuando llegó a los oídos de Chu Yuyan, se quedó pasmada, su rostro se puso pálido. Mordisqueó sus labios mientras apareció una expresión de extrema amargura por su rostro.

“Si únicamente me hubiera dado cuenta de qué era esta lugar…” Sacudió su cabeza. Su rostro estaba pálido. Su odio hacia Meng Hao hacia el mismísimo destino la llenó con complicadas emociones.

Mientras tanto, fuera, en el Dominio Sur, había siete lugares distintos, fuera de los cuales se pudo escuchar de pronto un rugido masivo. Tan pronto como el sonido sonó, el cielo sobre todo el Dominio Sur se volvió de color de la sangre.

Desde cada una de los siete lugares, una voz arcaica se pudo escuchar:

“El Antiguo Clan de la Muerte, el Legado del Inmortal de Sangre. Entra en mi mar de sangre; nueve se abrirán en el Dominio Sur: toda la creación lo sabrá. La primera persona…. Adquirirá la línea de sangre del Inmortal de Sangre!”

Cuando el sonido se escuchó, inmediatamente hizo que el Dominio Sur fuera estimulado. Sin importar de qué Secta u origen fuera, todos los cultivadores cerca de las siete Zonas de Legado del Inmortal de Sangre miraron hacia allí asombrados. Inmediatamente salieron disparados en varias direcciones a una velocidad increíble.

“Las zonas del Legado del Inmortal de Sangre han reaparecido!”

“La Octava Zona del Legado del Inmortal de Sangre ha sido descubierta. Ahora que ha sido traspasada, las otras siete zonas de Legado se han abierto. El Octavo Torneo por el Legado del Inmortal de Sangre está a punto de empezar!”

“Solo habrá nueve oportunidades para conseguir el Legado del Inmortal de Sangre. A lo largo de las últimas decenas de miles de años, ya ha habido siete oportunidades. Esta es la octava vez. Si nadie adquiere el Legado esta vez, quién sabe cuantos años pasarán antes de que el noveno torneo llegue…”

Los otros siete lugares eran sitios donde los anteriores Torneos de Legado del Inmortal de Sangre habían empezado. Donde fuera que apareciera un nuevo lugar, causaría una enorme sensación en el Dominio sur. Los ojos de incontables Cultivadores se pusieron rojos de deseo. Aunque nadie había nunca adquirido el Legado, en cada oportunidad, participantes con suerte habían emergido con varios objetos mágicos y técnicas.

Conforme las noticias se extendieron, las cinco grandes Sectas  y los tres grandes Clanes fueron los primeros en reaccionar. Después de ellos, otros Clanes se pusieron en acción.

En ese momento, el ruido ondulaba todavía y las palabras de la voz arcaica sonaban a todo volumen. Todo el Dominio Sur zumbaba con la acción. El Clan Wang, uno de los tres grandes Clanes, fue uno de los primeros en actuar. Varios cientos de rayos de luz salieron volando, seguidos por varias enormes naves de guerra voladoras, llenas con los discípulos del Clan Wang. Realizaron su camino hacia la Zona de Legado del Inmortal de Sangre más cercana.

Wang Tengfei, vestido de blanco, estaba en la segunda nave de la avanzada. Sus manos estaban unidas en su espalda mientras miraba fríamente a alguien en la nave de delante, que lideraba la posición. Había un hombre plantado vistiendo una túnica blanca similar. Se parecía mucho a Wang Tengfei, aunque parecía un poco mayor. Se encerró en sus pensamientos.

Este era Wang Lihai, el hermano mayor de Wang Tengfei. Era un Descendiente Dao del Clan Wang, que era una posición mayor que la que él mantenía como un mero Elegido. Estaba en la etapa final de Fundación Establecida, y podía conseguir la Formación de Núcleo casi en cualquier momento. Estaba rodeado por varios miembros élites del Clan Wang, incluyendo a su Protector Dao, un Tío del Clan en Alma Naciente.

En cuanto a Wang Tengfei… estaba allí plantado silenciosamente, con las manos unidas rígidamente detrás de su espalda. Uno de los dedos de su mano derecha parecía distinto a los demás. Era tan transparente como el cristal, dentro del cual circulaban pequeños hilos negros formando espirales. Parecía extremadamente raro.

Plantado cerca de él estaba Wang Xifan, el hombre que casi había asesinado a Meng Hao con una simple mirada aquel día, ya hace años. “Si las cosas no hubieran ocurrido de la forma que lo hicieron en el Estado de Zhao,” dijo serenamente, “Tú no estarías ahora en la etapa primera de Fundación Establecida justo ahora, estarías en la etapa media. Aunque todavía estarías por detrás de tu hermano, no estarías tan alejado como lo estás ahora.”

“Superaré a mi hermano,” dijo tranquilamente Wang Tengfei. “Me convertiré en un Descendiente Dao!”

“Únicamente habrá otra oportunidad de adquirir el Legado del Inmortal de Sangre,” dijo Wang Xifan, con sus ojos iluminándose. Frunció el ceño. “Es una lástima que no haya noticias desde la Secta Destino violeta con respecto a Yuyan. Aparentemente, está en una etapa crítica en meditación aislada. De otro modo, sería capaz de darte alguna asistencia.”

—————–

  1. El nombre Wang Lihai en Chino es 王历海 (wáng lì hǎi) – Wang es un nombre común de familia. Li significa “experiencia.” Hai significa “océano”.
  2. Si olvidaste cómo Wang Tengfei perdió su dedo, puedes volver a leer el Capítulo 32: Ese dedo que me trajo humillación… Hoy, Lo Mutilo!
  3. Si olvidaste sobre cómo Wang Xifan casi mata a Meng Hao, puedes volver a leer el Capítulo 35: No Estoy Dispuesto!.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

4 opiniones en “ISSTH. Capítulo 119: El Legado Sacude el Dominio Sur.”

Deja un comentario