ISSTH. Capítulo 109: La Leyenda de la Muerte.

Una concha de mil años de antigüedad que proviene del Mar Vía Láctea, capaz de incrementar la longevidad de un Cultivador. La longevidad no tiene precio. Una larga vida es importante para todo el mundo; es una sed que brota de la misma alma.

Esto es especialmente cierto para los Cultivadores, aún más para aquellos que están alcanzando sus últimos años de vida. Por añadir la mitad de un ciclo de sesenta años a su vida, pagarían casi cualquier precio.

El hecho de que éste fuera el primer objeto aparecido en la subasta creó bastante revuelo. La gente empezó inmediatamente a lanzar sus pujas, tanto desde el círculo de las cabinas privadas de arriba como desde la multitud de las cerca de mil personas de abajo. Los precios de las pujas por la concha de mil años fue aumentando cada vez más, hasta que alcanzaron un nivel que hizo que Meng Hao tuviera algo de ansiedad.

Al final, alguien del segundo nivel de cabinas privadas lo ganó. Aun a pesar de que nadie de la multitud de abajo había sido capaz de conseguirla, sus espíritus se habían visto elevados por la puja. Cuando el segundo, tercer y cuarto objetos aparecieron, la atmósfera se fue animando aún más, elevando los precios aún más alto.

Esta era la primera vez que Meng Hao había asistido a una subasta como ésta, siendo también la primera vez que veía el entusiasmo desenfrenado de los Cultivadores. Su mente se fue aclarando lentamente, mientras miraba fríamente a su alrededor mientras que los Cultivadores pujaban con precios cada vez más altos por los objetos que deseaban conseguir.

“Lote 8 es un objeto que muchos Compañeros Daoístas han viajado especialmente aquí para conseguirlo…” dijo Qiao serenamente. Realizó un ademán ostentoso con su mano derecha y, detrás de él, apareció Qiao Ling con otro objeto en una bandeja de jade.

Era un fragmento de hueso negro. Sus filos eran dentados, y parecía un trozo de un cráneo. Habían complicados símbolos mágicos grabados en él y emanaba un antiguo y horrible Qi. El Qi estaba sellado por un pequeño escudo que era producido por la bandeja de jade.

Aun así, algo del Qi se esparció por la plaza de la subasta, con lo que parecía ser el hedor de carne putrefacta, acumulada por muchos años. Todo el mundo presente sintió un aura antigua, llena de una aflicción salvaje e indescriptible.

“Una de las tres Zonas de Peligro en el Dominio Sur es el Antiguo Templo de la Muerte! El Clan de la Muerte surgió en tiempos antiguos y no se encontró con la aprobación de los Cielos. El Dao Celestial les maldijo, y debido a ello, murieron. Pero sus espíritus no deseaban pasar al otro mundo, por lo que desafiaron a los Cielos al crear su templo!

“Es complicado decir cuántos años han pasado desde aquellos tiempos. El templo se ha convertido en una Zona de Peligro, llena de un increíble riesgo. Aun Cultivadores en Alma Naciente pasan dificultades para permanecer allí vivos. Aun así, dentro del templo hay un antiguo Legado, antiguas medicinas espirituales y antiguos tesoros. Hace unos años, uno de los ancianos del Clan de la Espada Solitaria salió de allí vivo, desvariando sobre la Píldora de Larga Vida que había visto!”

“Estoy satisfecho de representar al Pabellón de los Cien Tesoros en la subasta de este objeto, el cual viene directamente desde el Antiguo Templo de la Muerte. Tiene el poder de proteger contra la maldad.” Cuando terminó de hablar, todo se quedó en silencio. Aun así, no pasó mucho tiempo antes de que la gente empezara a pujar.

“Trescientas mil Piedras Espirituales!”

“Quinientas mil Piedras Espirituales. Este objeto puede proteger contra el mal. Si voy dentro del Antiguo Templo de la Muerte, estoy totalmente seguro de que muero. Pero, estoy alcanzando el fin de mi longevidad. Con este objeto, tal vez pueda entrar en el Templo!”

“Seiscientas mil Piedras Espirituales! Estoy decidido a conseguir este objeto!”

Conforme escuchaban el precio aumentar, los ojos de Meng Hao parpadeaban. Había leído sobre las tres Zona se Peligro del Dominio Sur. Pero solo conocía algo de información general, nada específico. Ahora sabía un poco más del Antiguo Templo de la Muerte, gracias a Sir Qiao.

“Las tres Zonas de Peligro; la Cueva del Renacer, el Antiguo Templo de la Muerte y el Lago Primordial del Dao…” Meng Hao observó cómo las pujas por el objeto del Antiguo Templo de la Muerte lentamente se incrementaban. Después de un tiempo, cerró sus ojos. No estaba interesado para nada en este objeto particular.

El tiempo pasó mientras era subastado objeto tras objeto. Finalmente se escuchó la voz de Sir Qiao.

“El Lote 38 es una botella de Píldoras Establecimiento Refinado, seis en total. Personalmente elaboradas por el Gran Maestro Píldora Demonio, estas píldoras son adecuadas para Cultivadores en la etapa de Fundación Establecida. El precio de inicio es treinta mil. Las pujas se deberán incrementar en al menos diez mil.” Los ojos de Meng Hao se abrieron de golpe.

Algunos de los objetos previos subastados habían incluido píldoras medicinales. Aun así, los precios habían sido demasiado altos o no apropiados para su nivel. Los tesoros habían estado también por el estilo. Pero esta Píldora de Establecimiento Refinado era el más caro objeto en aparecer por mucho.

“Cuarenta mil Piedras Espirituales.” El mayor porcentaje de participantes era el de Cultivadores en Condensación Qi, seguidos de los de la etapa de Fundación Establecida. El número de personas que realizaron las pujas previas no había sido muy grande, pero para este objeto, mucha gente empezó a soltar precios.

“Cincuenta Mil Piedras Espirituales!”

“Yo pujaré ochenta mil Piedras Espirituales. Necesito estas Píldoras de Establecimiento Refinado. Por favor, compañeros Daoístas, por el bien de la Secta Pico de la Nube, permitirme conseguirlas.”

“Cien mil!” dijo Meng Hao, sus ojos brillaban. También necesitaba esas píldoras medicinales. El instante en el que abrió su boca, el Cultivador que acababa de hablar se giró a su alrededor. Sus ojos se movían de adelante hacia atrás; había demasiada gente presente, por lo que le era imposible determinar quién había hablado.

“Ciento diez mil!” dijo fríamente.

“Ciento cincuenta mil!” Meng Hao no le importó en lo más mínimo el hecho de que el otro Cultivador intentar averiguar quién era. Tan pronto como habló, la mirada del hombre cayó sobre él.

Este Cultivador de la Secta Pico de la Nube también estaba en la etapa temprana de la Fundación Establecida. Miró con ganas de asesinar a Meng Hao, apretando sus dientes. “Doscientas mil!” dijo. Nadie más estaba deseando pujar más alto. Esta píldora era extraordinaria, pero doscientas mil Piedras Espirituales era más de lo que cualquiera de ellos podía permitirse.

Meng Hao frunció el ceño. Él necesitaba este tipo de píldora, pero realmente, sólo necesitaba una. Además, no tenía forma de saber cómo de alto sería el precio que el Árbol Primavera y Otoño llegaría a alcanzar. Comparado con esto, la píldora no era muy importante. Así que, decidió darse por vencido.

“El lote 39 es un Árbol Primavera y Otoño. Este tipo de madera no es muy común. Puede suprimir diez mil tipos de venenos, y puede ser refinado en un ingrediente primario requerido para fabricar una gran variedad de objetos mágicos. Esta es la primera vez que he subastado este objeto personalmente. Debido a eso, me gustaría compartir algo de información clasificada con todos los Compañeros Daoístas.

“El Árbol Primavera y Otoño es creado cuando madera normal es golpeada por Rayos de Primavera y Otoño. No puede ser producido por las personas y solo aparece en concordancia con la suerte de los Cielos. Mucho de vosotros ya sabréis esto realmente. Este árbol no tiene raíces, por lo que si lo plantas en la tierra, no crecerá. Aun así, de acuerdo con las leyendas, este árbol tiene un progenitor en los ríos amarillos del inframundo, el Árbol del Mundo!” Sus palabras causaron un gran alboroto en la plaza de subastas. Escuchar las palabras Árbol del Mundo hizo que los Cultivadores en las cabinas privadas miraran hacia abajo atónitos.

“Sir Qiao”, sonó una voz desde una de las cabinas reservadas, “es este el Árbol del Mundo que mencionan las leyendas, el cual conduce más allá de los Cielos?”

“Correcto,” dijo Sir Qiao, con su expresión tranquila. “Su forma es la de un buey, su corteza se puede pelar fácilmente, y cuando esto ocurre, las hebras que aparecen similares a cintas son como serpientes amarillas. Sus hojas son como una red. Su fruto es como una lluvia de oro en el árbol y su tronco es como el de un olmo. Su nombre es el Árbol del Mundo.

“En tiempos antiguos había una leyenda de un todopoderoso poder que tenía el potencial de reemplazar las estrellas del cielo. El cielo estaba sobre él y las estrellas fuera de él. Pero el Árbol del Mundo no  estaba de acuerdo con ser un subordinado de los Cielos. Explotó y su cuerpo se diseminó entre las estrellas. Aun así, su voluntad permaneció dentro de la tierra. Durante las estaciones de la Primavera y el Otoño, los rayos Celestiales caían para destruirlo: para protegerse así mismo, creó el Árbol Primavera y Otoño.

“Con hojas verde oscuro, un tronco morado, flores negras y fruto amarillo. No hay ningún sonido bajo su follaje, no produce sombra. Por supuesto, todos son rumores que he escuchado, no estoy seguro de si son ciertos o falsos. La puja de apertura para el Árbol Primavera y Otoño empezará en cien mil Piedras Espirituales.” Las palabras de Sir Qiao hicieron que muchos de los que no habían estado previamente interesados en el Árbol Primavera y Otoño estuvieran repentinamente interesados.

Meng Hao frunció el ceño. Antes, estaba confiando de ser capaz de controlar el precio del árbol, pero ahora, con tanta gente interesada en él, seguramente tendría que pagar un precio mucho mayor.

Miró hacia sir Qiao, plantado allí sobre la plataforma de subasta. Su rostro era inexpresivo, pero Meng Hao podía sentir claramente lo astuto y despiadado que era.

También estaba Chu Yuyan frunciendo el ceño, arriba en el nivel superior de las cabinas privadas. Su delicado ceño fruncido, mientras suspiraba para sus adentros. Se dio cuenta de que había sido un poco impulsiva. El Pabellón de los Cien Tesoros había hecho esto intencionadamente después de que hiciera sus preguntas. Presumiblemente, ellos sabían por qué necesitaba ella este árbol en particular.

En la plaza de subasta, múltiples personas empezaron a realizar sus pujas.

“Ciento cincuenta mil!”

“Doscientas mil!”

“Doscientas treinta mil!”

Mientras tanto, Meng Hao, estaba allí sentado observando cómo el precio subía; sujetando su mano.

“Doscientas sesenta mil! Esto es lo más lejos que puedo ir. Puede ser capaz de suprimir venenos, pero es un objeto consumible. No lo necesito debido al llamado Árbol del Mundo. Lo necesito para eliminar veneno.” Las palabras educadas fueron dichas por un Cultivador de habla suave que vestía una túnica larga negra. Saludó a los Cultivadores de su alrededor con las manos unidas.

Fue en este punto en el que Chu Yuyan habló. “Trescientas mil!” Su voz sonó clara, haciendo que mucha gente mirara hacia arriba, aunque no podían estar totalmente seguros de quién había hablado.

“Trescientas veinte mil!” dijo el otro Cultivador, con su corazón batiendo. Apretó sus dientes mientras miraba al círculo de cabinas privadas. Toda la gente allí eran figuras famosas a través del Estado de Entrada al Este, y no se ofenderían fácilmente. Pero no podía abandonar.

“Trescientas cincuenta mil!” dijo Chu Yuyan serenamente. Algunas personas abajo eran capaces de decir desde dónde la voz salía, y miraban hacia el nivel superior de las cabinas privadas. Aúna sí, la mayoría de Cultivadores todavía no habían determinado desde dónde venía la voz.

El rostro del Cultivador vestido de negro se retorció. Finalmente dejó salir una carcajada amarga. Trescientas veinte mil Piedras Espirituales era su límite, y eso incluía una cantidad prestada por otras personas. Aun así, eso era secundario. Lo que le dio la mayor razón para abandonar la competición era la identidad de la otra parte. Aunque no había sido capaz de identificar el punto exacto de dónde estaba la persona que pujaba contra él, considerando que venía desde el nivel superior de las cabinas privadas, sabía que debía de ser alguien a quien no se podía permitir provocar.

Se sentó amargamente, sin hacer ninguna otra puja.

Todo el mundo sabía que fuera quien fuera esta mujer misteriosa, ella necesitaba el Árbol Primavera y Otoño. Nadie estaba deseando ofender a alguien que estuviera dentro del anillo de cabinas privadas.

Chu Yuyan dejó salir un ligero suspiro. Había gastado trescientas cincuenta mil, lo cual era de lejos mucho más de lo que era su valor actual. Pero para ella, merecía la pena.

Aun así, en ese mismo momento, una voz rompió el silencio repentinamente desde abajo.

“Trescientas sesenta mil.”

Cuando sonó la voz, todo el mundo de la plaza de subastas se quedaron boquiabiertos en shock, mirando a su alrededor intentado ver quién acababa de hablar. Debido a que los Cultivadores en su inmediata vecindad estaban mirándole asombrados, no tomó mucho tiempo antes de que todo el mundo en la plaza le estuviera mirando.

Estaba sentado allí, con su cabeza agachada, su rostro cubierto, sus ojos tranquilos.

“Cuatro-cientos mil!” dijo Chu Yuyan, frunciendo el ceño. Nunca hubiera imaginado que alguien más fuera a soltar otra puja, pero no tenía más opción que la de aumentar el precio.

“Cuatrocientos diez mil,! Dijo Meng Hao serenamente. Su voz era más profunda de lo normal, pero aún así habló de forma calmada.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

4 opiniones en “ISSTH. Capítulo 109: La Leyenda de la Muerte.”

Deja un comentario