ISSTH. Capítulo 101: Octava Generación de Selladores de Demonios.

“Si no investigo simplemente debido a que es un poco peligroso, entonces qué ocurrirá en el futuro cuando me enfrente a situaciones peligrosas? Probablemente estaría más deseoso de retirarme. Esta no es la actitud apropiada con la que encarar la ley de la jungla del Mundo del Cultivo. Este Jade de Sellado de Demonios viene del Patriarca Confianza. Obviamente es un artefacto que viene de la Secta Demonio Sellado. Además… yo mismo soy un discípulo de la Secta Demonio Sellado. Debo de averiguar qué está pasando!” Los ojos de Meng Hao brillaron mientras pensaba en la técnica demoníaca usada por Shangguan Xiu y la magia demoníaca del Patriarca Confianza. La terquedad llenaba su corazón mientras entraba en la cueva.

“Habiendo dicho esto, todavía necesito ser extremadamente cuidadoso. Si hay algún signo de enemigos con los que no pueda competir, entonces me iré inmediatamente, sin arrepentimientos.” Los ojos de Meng Hao brillaron con determinación. Los rayos que estaban dentro de la niebla relampagueaban a su alrededor, sus dos espadas de madera flotaban con él, las plumas rotaban en una espiral protectora. Una expresión de la mayor precaución cubría su rostro y salía energía espiritual desde él. Instantáneamente sería capaz de sentir incluso la menor señal de problemas.

Como un Cultivador en Fundación Establecida, su cuerpo era fuerte; él podía volar y tenía Sentido Espiritual. Todo esto hacía que fuera fácil protegerse él mismo y asegurarse de que viviera una larga vida. Además, le daban la oportunidad de enfrentarse a peligrosas situaciones con confianza.

En ese momento, si Meng Hao estuviera en la etapa de Condensación Qi, incluso si hubiera tenido el coraje de entrar en este lugar, simplemente no habría podido.

Todo estaba oscuro, y Meng Hao sentía la presión amenazante del Qi Helado que continuaba saliendo desde más adelante.

Dentro del frío, había además un débil Qi de Sangre, el cual se iba volviendo más y más grueso conforme más avanzaba Meng Hao. Con una expresión de precaución en su rostro, continuó adelante. Trescientos metros  más adentro, paró momentáneamente y usó una espada de madera para hacer un agujero dentro del muro de tierra. Después, golpeó su bolsa privada para sacar un talismán, el cual colocó dentro del agujero.

Este talismán era el que había adquirido de Wang Tengfei aquél día tiempo atrás.

Se movió hacia delante hasta que estaba a seiscientos metros dentro de la cueva. Allí, paró y sacó diez espadas voladoras desde dentro de su bolsa privada, las cuales clavó en los muros. Mientras seguía entrando más en la cueva, continuó parando cada pocos cientos metros y hacía algunas preparaciones. Si algo inesperado pasaba, entonces tendría de respaldo algunas opciones salvavidas durante su retirada.

Para el tiempo en el que Meng Hao había entrado unos mil doscientos metros dentro de la cueva, la niebla a su alrededor había empezado a bullir y rodar. Un gemido débil se podía escuchar. Una expresión de concentración apareció en el rostro de Meng Hao, parándose momentáneamente. Miró a su alrededor cuidadosamente por un momento antes de adentrarse más en la cueva, siguiendo la cuerda roja con ojos parpadeantes.

Pronto había recorrido mil quinientos metros. De pronto, un chillido penetrante emergió desde los recovecos de la cueva, junto con un rugido ensordecedor. La niebla a su alrededor se movía con cantidades masivas de electricidad, la cual se juntó para formar una Espera de Rayos. Con una explosión, salió disparada hasta estamparse con una figura borrosa de delante. La figura parpadeó y desapareció.

Meng Hao jadeó. Su Bandera de Rayos era muy poderosa, aún más ahora que estaba en la etapa de Fundación Establecida. El hecho de que no hubiera exterminado la forma borrosa probaba cómo de poderosa era la figura. Meng Hao paró por un momento, dudando. Miró hacia dentro de la cueva, frotando el Jade de Demonio Sellado. Apretando sus dientes, se movió hacia delante.

Continuó por otros seiscientos metros, recorriendo totalmente unos dos mil metros más o menos de la cueva. El Qi Helado hico que su cuerpo temblara. El Qi de Sangre chocaba contra él, llenando sus fosas nasales con cada aliento que tomaba. Oscuros y rojizas manchas habían empezado a aparecer en su piel, sus ojos estaban rojos.

“Estoy dos mil metros dentro más o menos, a unos trescientos metros del final…” Sus ojos habían brillado con más rojez. En ese momento, su deseo de dejarlo todo pasar había aflorado. Avanzó, todo el poder de su Base de Cultivo en Fundación Establecida estaba activo. Su Pilar Dao vibraba, enviando ilimitada energía espiritual a través de su cuerpo. Se movió más rápido, acelerando por el túnel.

En el espacio de unas cuantas respiraciones, llegó a ver lo que parecía ser el final de la cueva, así como la espada que había enviado dentro.

Mientras las cosas se volvían más claras, se dio cuenta de que la cueva no tenía dos mil quinientos metros de profundidad como había pensado. Dos mil quinientos metros hacia dentro había una plataforma redonda, en el medio de la cual había un agujero, de dos metros de anchura!

La cuerda, que parecía estar empapada de sangre, desaparecía en la profundidad del agujero, el cual parecía caer hacia la eternidad.

La espada de Meng Hao estaba clavada dentro de un lateral de la plataforma, por lo cual él había asumido que la cueva tenía dos mil quinientos metros de profundidad. Estaba sorprendido de descubrir esto. Pero entonces, sus ojos de pronto se entrecerraron; el Jade de Demonio Sellado estaba ahora emitiendo una gran cantidad de luz cegadora. Fue entonces cuando vio a un esqueleto, sentado co las piernas cruzadas al lado de la plataforma!

En la mano del esqueleto había una hoja de jade de aspecto antigua. Esta hoja también emitía un brillo intenso, como si de alguna forma estuviera conectado a la hoja de jade que mantenía en su propia mano.

Antes de que Meng Hao tuviera la oportunidad de procesar todo esto, un chillido agudo llenó el aire. Una figura borrosa aceleró hacia él. La niebla le defendió, pero Meng Hao podía claramente ver una mano de seis dedos presionando contra ella, dirigiéndose hacia él. Se paró a unos dos metros de él, donde una enorme conglomeración de rayos le ofrecía resistencia.

Un espantoso Qi Helado emanaba desde la mano, la cual parecía pertenecer, no a un adulto, sino a un niño!

Boom!

Meng Hao fue empujado hacia atrás. Sus ojos brillaban, movió su mano y las dos espadas de madera salieron disparadas hacia la figura borrosa. Aún así, a pesar de la increíble velocidad de las espadas, la figura era más rápida. Las esquivó y después salió disparado hacia atrás, para agacharse al lado de la plataforma redonda. Por debajo del brillo del jade antiguo, Meng Hao no podía ver con claridad.

Era un cuerpo esquelético, como el de un animal salvaje. Pero después de examinarlo más de cerca, parecía más como un niño de unos siete u ocho años de edad. Sus ojos estaban completamente rojos, y mientras miraba a Meng Hao, abrió su boca para revelar dientes negros. Gritó.

La expresión de Meng Hao era la misma que siempre, aunque  sus ojos brillaban con frialdad. Auras de espadas empezaron a brillar a su alrededor en las espadas de madera mientras que rodeaban a Meng Hao. Repentinamente, los ojos de Meng Hao se entrecerraron. Desde dentro del agujero en la plataforma plana, diez gruesos rayos de luz emergieron mientras aparecían diez figuras que tenían el mismo aspecto que el del niño. Radiaban agresividad mientras miraban fijamente a Meng Hao.

Si esto fuera todo, no sería un gran problema. Pero, detrás de los diez fantasmas, revelado por el brillo del antiguo jade, Meng Hao vio a un hombre de pelo blanco flotando fuera del agujero de la plataforma.

Su rostro estaba desprovisto de sangre y vestía una túnica blanca. Su pelo blanco flotaba sobre él. Sus ojos estaban cerrados, una cruel cicatriz se extendía desde su frente hacia su barbilla. La carne alrededor de la herida dejaba ver el hueso. Los diez fantasmas le rodeaban. Toda la escena causó que a Meng Hao le brotara una profunda sensación de peligro.

Sintió un hormigueo en su cuero cabelludo, y empezó a moverse lentamente hacia atrás. Antes de que hubiera dado siquiera tres pasos, un agudo chillido llenó el aire. Los diez fantasmas se lanzaron desde la plataforma, disparados directamente hacia Meng  Hao.

Fue en este momento cuando el Jade de Sellado de Demonio voló por el aire por su propia voluntad. Un brillo intenso se expandió desde él. Al mismo tiempo, el antiguo jade en las manos del esqueleto al lado de la plataforma también voló por el aire.

Una antigua y profunda voz llenó el aire: ” Dao Antiguo: Tenaz Deseo de Sellar los Cielos; beneficioso para Todos en las Montañas; inevitable Tribulación Dao de las Nueve Montañas y Mares; Voluntad Perenne!” Se escuchó por toda la cueva antigua, haciendo que los diez fantasmas emitieran gritos espeluznantes. Meng Hao observó mientras se transformaban instantáneamente en humo negro.

El hombre de pelo banco abrió de pronto sus ojos.

Dentro de los huecos de sus ojos… no había ojos, solo agujeros sangrientos. Parecía como si le hubieran sacado los ojos hace años!

Mientras sus ojos estaban abiertos, las dos piezas de jade antiguo emitían rayos de luz que se entrelazaban para formar un hechizo restrictivo con símbolos mágicos. Se estableció por el área, causando que el hombre vestido de blanco empezara a temblar, incapaz de moverse más.

Lentamente levantó su mano derecha, empujando contra el hechizo restrictivo. Él mismo no realizo ningún sonido, pero su acción causó que toda la cueva empezara a sacudirse.

Todo esto pasó demasiado rápido. Meng Hao respiró entrecortadamente mientras miraba a las dos piezas de jade antiguo. Levantó su mano e instantáneamente las dos piezas de jade volaron hacia él, aterrizando en su mano.

La segunda pieza de jade antiguo tenía inscrito un símbolo mágico. Meng Hao había visto este símbolo antes, en sus estudios en el Pabellón Mágico de la Secta Confianza. Era el símbolo para “ocho!”

Tan pronto como tocó su mano, una voz profunda llenó su mente. Sonaba antigua, como si estuviera siendo proyectada desde hace mucho tiempo atrás. Resonó en su mente.

“La Liga de los Selladores de Demonios ha existido tanto tiempo como el Dao. Yo soy el Maestro Daoísta Sellador de Demonios de Octava Generación.. Estoy decidido a caminar el camino de la Tribulación Dao de las Nueve Montañas y Mares. Con toda seguridad, pereceré, por lo que dejo mi conciencia junto con mi clon aquí para resolver la relación nefasta entre Da Un y yo…”

“Sellada tres millones de metros hacia abajo,  presionada por el peso de esta sección del Mar Vía Láctea, enterrada. El dolor y la tristeza son parte del Dao del cielo y la tierra. Aun así, soy un Maestro Daoísta Sellador de Demonios, y no debo permitir que haya distracciones dentro de mi corazón… por lo que dejo mi clon aquí para acompañarla y resolver su resentimiento Demoníaco.

“Si perteneces a la Liga de los Selladores de Demonios, pon una gota de tu sangre dentro del jade como confirmación. Si no perteneces a la Liga de los Selladores de Demonios, entonces vete de este lugar. Si el jade es sacado de aquí sin haber probado la sangre, serás maldecido por tres generaciones; tus descendientes nunca verán la luna y tú perecerás.”

La voz desapareció y el brillo del jade antiguo se desvaneció lentamente. Meng Hao murmuró para sí mismo, sus ojos brillaban. No estaba seguro de si poner o no una gota de sangre en el jade antiguo. Pero si no lo hacía, entonces no se atrevería a llevarse el Jade. No creía totalmente en el aviso dado por la voz antigua. Sin embargo, no lo podía ignorar.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

7 opiniones en “ISSTH. Capítulo 101: Octava Generación de Selladores de Demonios.”

    1. Tal y como está contado, es que la tal Da Un está enterrada alli, sellada.

      Por el estado del cuerpo del clon que guarda ese lugar, se supone que lleva allí muerto incontables años, basta con recordar que el patriarca confianza no se sabe cuanto tiempo llevaba sellado.

      Y posiblemente cuando sellaron a Da Un estuviera alli situado el mar via láctea.

      Es así como yo lo entiendo.

    1. ya verás las cosas que tiene esta novela…. jijijiijji

      ahora que si te das cuenta a estas alturas de la novela… Meng Hao es ya totalmente un pastillero… verdad??? 😀

Deja un comentario