ISSTH. Capítulo 96: Jade Demoníaco en un Valle Montañoso.

issth

LIBRO 2: ENTRANDO EN EL DOMINIO SUR.

Capítulo 96: Jade Demoníaco en un Valle Montañoso.

No hay necesidad de explicar lo que la Fundación Establecida significa para los Cultivadores. Es una trasformación que sacude su mundo, lo que incluye una extensión de longevidad. Por supuesto, longevidad significa vida, y las vidas de los Cultivadores en Fundación Establecida son mucho más satisfactorias que las de aquellos en la etapa de Condensación Qi.

Hay lesiones que pueden matar a alguien en la etapa de Condensación Qi, pero que sólo pueden herir a un poderoso experto en Fundación Establecida.

Meng Hao caminó a través de verdes montañas fuera del filo de donde una vez había estado el Estado de Zhao, dejando atrás la tierra que una vez había sido su hogar. Se dirigió directo hacia el Dominio Sur.

Aun a pesar de que el Estado de Zhao técnicamente hubiera sido parte del Dominio Sur, era un territorio muy remoto, a mucha distancia del centro del Dominio Sur. Dada su base de cultivo, si iba a pie, podía tomarle años llegar allí.

Aun así, Meng Hao no tenía prisa. Aunque se dirigiera en la dirección del Dominio Sur, lo que más le preocupaba en ese momento era cómo avanzar hacia la Fundación Establecida y volverse un poderoso experto.

Pensando en cómo previamente solo había habido unas pocas docenas de Cultivadores en Fundación Establecida en todo el Estado de Zhao, Meng Hao lo deseaba con anticipación. Deseaba alcanzar la Fundación Establecida y entonces ser capaz de volar por el cielo.

“Quién sabe a qué peligros me enfrentaré en el Dominio Sur. Además, todavía tengo que eliminar este veneno. Solo lo puedo hacer si tengo una base de Cultivo más poderosa…” Los ojos de Meng Hao brillaron. Sabía que con el Manual de Cultivo Qi de la Sublime Escritura de Espíritu, podía establecer una Fundación Sin Defectos. Esto era bastante raro por sí solo, pero Meng Hao también poseía la fórmula secreta de Shangguan Xiu para crear una Píldora de Fundación Perfecta!

Realmente tenía la mayoría de los ingredientes. Con los objetos que había obtenido de la Cueva Inmortal del Patriarca Confianza, así como con el espejo de cobre, estaba confiado de que podía reunir todo lo necesario para elaborar la píldora. Si lo lograba, tendría una Fundación Perfecta, lo que actualmente solo existía en las leyendas en el Mundo del Cultivo.

“Me pregunto… cómo de poderosa es una Fundación Perfecta?” Sus ojos brillaban mientras que aceleraba.

Tres meses después, Meng Hao estaba lejos de donde el Estado de Zhao había existido previamente. Había pasado a través de otra nación de mortales y ahora estaba en un enorme desierto. No había visto signos de vida por algún tiempo.

Solitarias montañas se extendía tan lejos como el ojo podía ver. Parecían interminables. Durante el día, se podían escuchar los sonidos de varios animales salvajes, el profundo cielo azul se extendía ilimitadamente. Por la noche, el cielo estaba lleno de la suave luz de las multitudinarias estrellas y la gentil luna, la visión de ello hechizaba el corazón.

Meng Hao, plantado en la cima de una montaña, miraba hacia el mundo. Su belleza llenaba su corazón, haciéndole sentirse genial. Empezó a bajar la montaña.

“Leyendo diez mil libros, viajando por diez mil caminos. Es difícil de decir cuántas decenas de miles de kilómetros he viajado hasta el momento. Las montañas llenaban el horizonte. Todo lo que he visto y escuchado llena mi corazón como un siempre-creciente mar.” Sus ojos brillaban intensamente.

“Para seleccionar la localización para establecer una Fundación, lo mejor que puedo hacer es elegir un lugar con energía espiritual fuera de lo normal. Eso aumentará mis oportunidades de conseguirlo. Meng Hao sabía que establecer su Fundación sería difícil. Actualmente, aceleró intentando de encontrar una localización adecuada. Pasó el tiempo, otros tres meses.

Meng Hao había estado deambulando por seis meses. Durante este periodo de tiempo, no había practicado el Cultivo. Habiendo completado el Gran Círculo de Condensación Qi, no lo necesitaba. Su corazón estaba tranquilo; en su interior, sabía que podía empezar a establecer su Fundación en cualquier momento que deseara.

“Para tener la probabilidad más alta de conseguir establecer mi Fundación, debo seleccionar una localización con energía espiritual densa,” murmuró Meng Hao. “Esto reducirá las oportunidades de cometer cualquier error.” Mientras viajaba, había podido esquivar todas las bestias salvajes que había visto y no había instigado ninguna matanza sangrienta. El veneno en su cuerpo había estallado ya dos veces por su cuerpo en el pasado medio año. Cada vez que lo hizo, su cuerpo se retorció con intenso dolor, como si una miríada de hormigas  estuviera mordisqueándole sus entrañas. La primera vez que había pasado, se había caído desde el cielo, una niebla de tres colores emergió desde su cuerpo. Estuvo sentado con los dientes apretados por tres días antes de que el dolor se aquietara. Las dos veces que el veneno había estallado, grandes cantidades de un líquido pegajoso negro había salido de su cuerpo. Cualquier vegetación que lo tocara se pudría al instante.

Después de investigar más de cerca, llegó a determinar que la mayoría del veneno había sido realmente expulsado de su cuerpo durante los estallidos. Solo quedaba el veneno de la píldora venenosa de tres colores.

Durante el medio año, Meng Hao usó un tiempo para practicar con los tesoros que había adquirido del Patriarca Confianza, como podía ser la Bandera de Rayos. En estos momentos, la podía usar mucho más efectivamente que hace seis meses. Ahora, podía usarla para crear una niebla de treinta metros de diámetro. Si cualquier criatura se aproximaba a ella, sería alcanzada por rayos. Su poder era mayor que el de la Fundación Establecida. Se había habituado a usarla para protegerse mientras que descansaba.

En cuanto al talismán de buena suerte, Meng Hao no pudo encontrar ningún uso aparente para este objeto.

Pasó otro mes. En frente de Meng Hao, una serie de valles montañosos aparecieron. Estaban llenos de puentes en suspensión. Gente vistiendo prendas de cáñamo en bruto y sombreros caminaban de un lado a otro por los puentes mientras que cargaban grandes cestas de mimbre sobre sus espaldas.

Viendo esto, los ojos de Meng Hao se entrecerraron. Este lugar era un desierto, sin signos de ser habitado por ningún lado, y aun así, de pronto habían aparecido algunos mortales.

Sus vestimentas parecían distintas de las que se vestían en el Estado de Zhao. Meng Hao los observó, murmurando para sí mismo y, cuando estaba a punto de irse, de pronto sus ojos parpadearon. Se paró a mirar a uno de los siete valles.

Después de un momento, la espada voladora en la que estaba parado se movió, llevándole directamente hacia el valle. Mientras se acercaba, una gruesa oleada de energía espiritual se iba inflando y le golpeó en el rostro. Sus ojos brillaron. Esa era la más densa acumulación de energía espiritual que él había visto en los pasados seis meses.

El valle era extremadamente profundo y largo. Mirando desde mitad del aire, Meng Hao no podía ver el fondo. La única cosa que podía ver era la densa energía espiritual,, que salía agitándose desde las profundidades del valle. La energía espiritual hizo que todo ser vivo cercano a ello creciera abundantemente y le diera a ese lugar una apariencia de otro mundo.

“Hay incluso más energía espiritual aquí que la que había en la Montaña Este de la Secta Confianza.” Meng Hao miró hacia el místico valle asombrado. Fue en este momento cuando la niebla del valle se agitó de pronto. Dentro de la bolsa privada de Meng Hao, el Jade de Sellado de Demonio se agitó. Sus ojos parpadearon, sacó la hoja de jade.

Tan pronto como la sacó, un rugido sonó dentro de su cabeza y apareció un texto en su mente.

“Un conocimiento de tiempos antiguos, su deseo funde a un demonio, cortado por la mano de un Sellador de Demonio. Que pena; una pulgada de tierra sobre la que sus descendientes se pueden postrar.”

El texto apareció de pronto y después desapareció igual de rápido, desapareciendo en la mente de Meng Hao. Todo volvió a la normalidad, pero los ojos de Meng Hao brillaron intensamente. Miró hacia abajo, hacia la niebla dentro del valle, después de nuevo al Jade de Sellado de Demonio.

“Cortado por la mano de un Sellador de Demonio… La Secta Demonio Sellado. El jade antiguo. Un demonio… Qué secretos contiene este Jade de Sellado de Demonio….?” Meng Hao levantó su cabeza y miró a su alrededor. Ocurrió que muchos de los mortales en los puentes en suspensión le habían visto. Miradas de terror aparecieron en sus rostros. Uno por uno, se dejaron caer sobre sus rodillas y empezaron a postrarse ante él.

De pronto, emergió un silbido penetrante de otro de los valles. Aparecieron dos enormes rayos de luz colorida. Dos enormes cóndores salieron volando, sobre la espalda de cada uno había una persona plantada.

Cada persona parecía tener unos cuarenta años de dad. Vestían túnicas de tela azul y verde entrelazada complejamente. Sus rostros eran algo lúgubres y eran muy delgados. Uno de los hombres tenía una oscura serpiente verde azulada enroscada por su brazo. Los ojos de la pequeña serpiente eran horrorosos y cuando se movían su lengua viperina salía hacia fuera, una pequeña niebla salía desde su boca.

El otro hombre tenía un ciempiés en su hombro, lentamente balanceándose. Era aproximadamente de un pie de largo y muy colorido, obviamente, extremadamente venenoso.

De los dos hombres, uno estaba en el noveno nivel de Condensación Qi, el otro estaba en la cima del octavo nivel. No parecían muy amigables. Fueron a pararse a unos novecientos metros de distancia de Meng Hao, mirándole con ojos fríos.

La expresión de Meng Hao era tan tranquila como siempre. Guardó el Jade de Sellado de Demonio y les miró. Había visto a más de un Cultivador en el Estado de Zhao con bases de Cultivo similares a las de estas personas.

 Mientras le miraban, sonó otro silbido penetrante. Desde otro de los valles, un sapo púrpura alado salió volando. Arrastraba una niebla con él mientras que volaba; parecía como si este sapo tuviera una base de Cultivo en la etapa de Condensación Qi. Sentado con las piernas cruzadas en su espalda había un anciano.

El anciano vestía un traje de colores rojo y amarillo entrelazados. Su rostro estaba pintado con símbolos totémicos que formaban algún tipo de máscara. Le miraba con fiereza mientras volaba para unirse a los otros dos mientras evaluaban a Meng Hao.

La base de Cultivo del anciano era extraordinaria. Estaba en la cima del noveno nivel de Condensación Qi. Viéndole, las expresiones en los rostros de los otros dos cambiaron.

El anciano miró a Meng Hao, frunciendo el ceño como si intentara evaluar su base de Cultivo. “Soy el Jefe de la Villa Espíritu Sapo,” dijo. “Si únicamente estás pasando por aquí, Compañero Daoísta, por favor, continua tu camino. Los Cultivadores externos no son bienvenidos aquí.”

La expresión de Meng Hao era tan calmada como siempre.  La gruesa energía espiritual que había aquí era lo que había estado buscando durante el anterior medio año. Si se iba, sería imposible de decir cuánto tendría que buscar para encontrar otro lugar similar.

Normalmente, simplemente se olvidaría y se iría, pero la extraña reacción del Jade de Sellado de Demonio había picado su interés. No tenía deseo de irse.

No dijo nada. Su mano derecha se movió en un gesto de encantamiento y una espada voladora tras otra salieron volando, formando instantáneamente una lluvia de espadas de unas cien espadas voladoras. Giraban a su alrededor, creando un vórtice que empezó a expandirse en todas direcciones.

Las expresiones, tanto del anciano en el sapo, como las de los otros, cambiaron instantáneamente. Meng Hao apuntó hacia abajo, a uno de los valles, y las espadas salieron disparadas. Explosiones se escucharon mientras se estampaban contra un acantilado y excavaba una simple Cueva Inmortal.

“Por favor, permitidme que permanezca encerrado por unos cuantos meses aquí.” Dijo Meng Hao serenamente. Sin darles otra mirada, salió disparado hacia la cueva Inmortal.

La aterradora imagen de las cien o más espadas voladoras hizo que el viejo del sapo frunciera el ceño. Los otros dos Cultivadores parecían dubitativos.

El hombre con una serpiente enroscada por su brazo observó a Meng Hao mientras que entraba en la Cueva Inmortal. Levantó su brazo y la Serpiente Espiritual se convirtió en un borrón negro mientras volaba hacia Meng Hao.

Mientras se aproximaba, una oscura y fría mirada apareció en los ojos de Meng Hao.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

8 opiniones en “ISSTH. Capítulo 96: Jade Demoníaco en un Valle Montañoso.”

    1. No suelo poner imágenes… pero bueno… ahí la tienes puesta, la he añadido al capítulo 😉

      Es complicado lo de encontrar imagen para poner… y wordpress tampoco deja mucho espacio para multimedia… así que… pero bueno… si hay alguna imagen chula al menos para los principios de libro a partir de ahora… pues no cuesta nada poner alguna.

      Gracias por la imagen 😉

Deja un comentario