ISSTH. Capítulo 84: Meng Hao, Qué Estás Haciendo?

“Patriarca, este Discípulo pasó a través de innumerables pruebas y tribulaciones para traer a estas personas aquí, no me importa si no hay recompensa, pero este veneno…” Una mirada de indignación había aparecido en el rostro de Meng Hao. Pero antes de que pudiera terminar de hablar, la grieta del suelo se cerró completamente. No había ni rastro de que hubiera siquiera existido. El patriarca Confianza no se podía ver por ningún lado ni se le podía hablar. Lo único que quedaba eran las siete lámparas encendidas y la luz titilante que lanzaban. Los siete Núcleos y el Alma Naciente dejaban salir chorros de Qi. Sin embargo, los chorros  no salían hacia arriba, tan pronto como abandonaban las lámparas, eran succionadas en el suelo.

“Patriarca Confianza, me permití ser envenenado debido a usted. Usted, de la generación senior, y siendo un poderoso experto, cómo puede alguien tan poderoso como usted hacer algo como esto?!”

“No soy un experto ni poderoso,” replicó el Patriarca con una tos ligera, “he sido así desde que era joven. Y no es una Piedra Espiritual ordinaria, chico. Tu base de cultivo no es lo suficientemente alta como para descubrirlo. Espera a alcanzar la etapa de División de Espíritu, entonces sabrás cómo de sorprendente es este tesoro.”

“Tú…. Patriarca, qué está pasando? Pasé a través de un montón de dificultades! Por qué estás haciendo esto!?” Meng Hao estaba furioso, pero todo a su alrededor estaba completamente en silencio. El Patriarca Confianza no dijo nada; de hecho, parecía estar ignorando a Meng Hao.

“Patriarca, no necesito ninguna otra recompensa. Únicamente necesito que me ayudes a eliminar este veneno. Tú…Patriarca, tu Discípulo estuvo constantemente intentando de figurarse maneras de traer a estas personas aquí para ayudarte a recuperar tu base de Cultivo. Cómo puedes hacerme esto!?!?”

Meng Hao gritó un par de veces más, pero pudo ver que el Patriarca Confianza no estaba respondiendo. Aun a pesar de que era un simple escolar, estaba furioso hasta el extremo en ese momento. Había sido engañado y no podía hacer otra cosa que maldecir.

“Patriarca Confianza, eres un bastardo!” Para que Meng Hao dijera algo así mostraba lo extremadamente indignado que estaba.

De pronto, se pudo escuchar la voz del Patriarca Confianza. “Chico, a quién te piensas que estás maldiciendo? Realmente te atreves a acusarme? Te abofetearé hasta la muerte!”

“Yo te estoy maldiciendo a ti!” replicó Meng Hao furiosamente. “Si vas a abofetearme, entonces, adelante. Estoy envenenado, por lo que moriré pronto igualmente. Sal de ahí!”

El Patriarca Confianza tosió un par de veces. “Ahhh. Olvídalo, olvídalo. Siempre he tenido un buen temperamento. Hey, eres el único heredero de la Secta Confianza. En este momento, somos las únicas personas en toda la Secta! No voy a ponerme furioso contigo. Actualmente, un montón de personas me ha maldecido en todos estos años. No importa realmente. Mira, no me puedes culpar. Además, no puedo salir! Mi zona de meditación aislada ha sido sellada. Solamente podría salir si trajeras otro grupo de gente. No puedo ayudarte ahora, incluso aunque quisiera hacerlo.” Estas palabras eran más y más convincentes mientras hablaba. Realmente acababa de renovar los sellos, si quería avanzar, debía gastar varios meses haciendo esto.

“Tú, Bastardo!” dijo Meng Hao, finalmente comprendiendo la verdad de la situación. Solo podía apretar sus dientes y continuar maldiciendo. Pero sin importar qué dijera, el Patriarca Confianza no respondió. Al final, empezó a murmurar una pequeña cancioncilla. La feliz cancioncilla resonó y finalmente Meng Hao se dio cuenta de que hiciera lo que  hiciera no conseguiría nada. El sinvergüenza del Patriarca Confianza no iba a hacer su aparición.

Su rostro se llenó de una furia oscura, miró a su alrededor. No había bolsas privadas abandonadas de los expertos de Formación de Núcleo. Evidentemente, el Patriarca Confianza había sido tan tacaño que las había tomado todas para sí mismo. La mirada de Meng Hao cayó sobre las siete lámparas demoníacas. Apretando sus dientes, golpeó su bolsa privada. Diez espadas voladoras aparecieron y volaron derechas hacia las lámparas.

Antes de que se pudieran acercar siquiera a las lámparas, sin embargo, las espadas empezaron a temblar y a brillar intensamente. Después se rompieron en piezas.

Meng Hao estaba lívido. Viendo que el Qi de las lámparas de aceite profundizaba en el suelo, golpeó su bolsa privada de nuevo y las dos espadas de madera aparecieron. No encontraron la menor resistencia, pero cuando alcanzaron las lámparas de aceite, pasaron a través de ellas, como si no estuvieran allí. No hubo la menor reacción desde ellas.

“Un Cultivador de Alma Naciente y seis Cultivadores en Formación de Núcleo,” dijo el Patriarca Confianza, con su voz alegre. “Su energía espiritual es bastante abundante. En cuanto a tus cutres espadas, bueno, mis siete lámparas demoníacas están fuera del alcance de cualquier otro objeto mágico. Objetos sin conciencia no pueden afectarlas. Tal vez si fueras un poco más habilidoso, tendrías algunas opciones más. Pero lo siento, no puedes robarme cosas!” Continuó murmurando su alegre cancioncilla. En ese momento, se sentó con las piernas cruzadas en frente de una pequeña brújula de Feng Shui del tamaño de una mano. Los hilos de Qi que se hundían desde arriba se volvieron rojos, y después eran absorbidos por la brújula.

El rostro de Meng Hao se puso más y más serio mientras retiraba las espadas de madera. Nunca hubiera imaginado que este Patriarca Confianza, siendo de la generación senior y teniendo tan elevada base de Cultivo, pudiera tratar a los Cultivadores de Condensación Qi de una forma tan vergonzosa. Una recompensa de una simple Piedra Espiritual de bajo grado? Lo que era peor es que había declarado que la Piedra Espiritual era un objeto extraordinario.

Sin importar desde qué ángulo lo mirara Meng Hao, parecía ser completamente ordinaria. No era nada más que una Piedra Espiritual de bajo grado.

Anteriormente, a Meng Hao le habían importado un montón las Piedras Espirituales. Pero resultó que el Patriarca Confianza era tan tacaño como un pollo de hierro desde el que las plumas no podían ser arrancadas! Era un completo miserable!

“Una Piedra Espiritual de grado bajo. Bastardo, hiciste esto a propósito!” Meng Hao apretó sus puños. Sentía que estaba a punto de volverse loco. No solo sus palabras eran maleducadas, sino que en su corazón, todas y cada una de las buenas impresiones que había tenido del Patriarca Confianza habían sido completamente borradas.

Después de un tiempo se giró, con su mandíbula apretada. Quería lanzar la Piedra Espiritual lejos, pero finalmente la puso en su bolsa privada. Después, caminó hacia fuera furiosamente.

“Aiya, te estás yendo? Ok, ok. No te olvides de regresar alguna vez para pasar un rato con el Patriarca! Eres mi único heredero, y la Secta sólo nos tiene a nosotros dos. Este es tu hogar; puedes regresar siempre que quieras. Me siento solo algunas veces, por lo que asegúrate de regresar y hacerme compañía.” Continuó murmurando su feliz melodía.

Meng Hao no dijo nada. Se alejó caminando enfadado, la melodía del Patriarca Confianza sonando en sus oídos.

“Ay, que mal que esté sellado aquí, de otro modo, habría ido a verte irte personalmente.” La voz del Patriarca Confianza estaba increíblemente animada mientras observaba a Meng Hao desde dentro de su cámara de meditación aislada. “Meng Hao, eres un buen chico. Solo eres un poco demasiado recto. Espero que en el futuro puedas aprender a ser un poco más como yo.”

“Realmente no vas a salir?” dijo Meng Hao lleno de ira. En ese momento estaba caminando por un área cubierta con un hechizo restrictivo de color gris. De pronto dejó de caminar.

“Por supuesto. Escucha, yo nunca digo mentiras. Si dije que no puedo salir, entonces no puedo. No es que no quiera ayudarte, es solo que, hey…  Qué estás haciendo?” En el medio de su complaciente discursito, de pronto paró de hablar mientras sus ojos se abrían totalmente.

Meng Hao se había girado y estaba mirando de cerca al hechizo restrictivo gris. Durante la batalla entre el Lord Revelación y el Patriarca, los hechizos restrictivos de toda el área habían sido dañados. Iban  recuperándose, pero en ese momento, había todavía grietas visibles. Algunas de las grietas eran bastante grandes para ser consideradas realmente agujeros, aunque estuvieran lentamente cerrándose.

Dentro de estos hechizos restrictivos había una verdadera montaña de Piedras Espirituales. Habían sido recogidas por el Patriarca Confianza a lo largo de toda su vida. Muchas de ellas eran Piedras Espirituales de bajo grado, pero muchas más que unas pocas eran Piedras Espirituales de medio grado, las cuales eran de lejos más valiosas.

Sin una palabra, Meng Hao golpeó su bolsa privada. Una espada de madera apareció y se clavó directamente en el agujero. Inmediatamente, la habilidad de la espada de absorber energía espiritual se manifestó. El hechizo restrictivo se agitó, intentando repararse él mismo, pero sin ser capaz. La segunda espada de madera apareció, clavándose también en el agujero. Las espadas se extendieron hacia fuera y pronto el agujero era del tamaño de la mano de un niño.

Normalmente, Meng Hao no podría hacer algo como esto, pero debido a las grietas y a los agujeros en el hechizo tenía una oportunidad única.

“Qué estás haciendo?” sonó la voz del Patriarca Confianza desde dentro del suelo. Observaba en estado de shock. Tenía una personalidad tacaña, pero disfrutaba siendo capaz de mostrar la acumulación de tesoros de su vida. Además, confiaba absolutamente en sus hechizos restrictivos. Estaban conectados a su fuerza vital, por tanto, a menos que muriera, nadie sería capaz de avanzar a través de ellos.

Aun así, debido a las extrañas propiedades que existían en Lord Revelación, algunos problemas habían surgido cuando el Patriarca Confianza le había absorbido. Debido a esto, los hechizos restrictivos estaban siendo un poco lentos en su recuperación. Esto fue un pequeño desliz por su parte.

“Meng Hao, aunque ese agujero esté ahí, no serás capaz de tomar todas esas Piedras Espirituales,” se rió el Patriarca Confianza. “Hay demasiadas, no serás capaz de guardarlas dentro. Oh, bueno, no importa, soy una persona generosa, adelante, toma unas cuantas, no me importa.”

Meng Hao dejó salir un gruñido frío. Ahora que las espadas de madera habían abierto más el agujero, alcanzó el interior de su túnica y sacó la bolsa de Cosmos y apuntó con ella hacia el pequeño agujero.

La base de Cultivo de Meng Hao entró en acción como un caballo salvaje. La montaña de Piedras Espirituales empezó a temblar y después, una tras otras, empezaron a salir por el agujero, succionadas dentro de la bolsa del Cosmos.

Cada vez más rápido, las Piedras Espirituales volaron dentro del agujero negro que era la bolsa del Cosmos. El patriarca observó la brillante escena y un horrorizado grito salió por su boca.

“Una bolsa del Cosmos… Maldición, cómo puedes tener eso! Es invisible al Sentido Espiritual y puede contener montañas y ríos. Tú, tú, tú… Mis Piedras Espirituales! Pasé por incontables pruebas y tribulaciones a través de mi vida para acumular todas esas Piedras Espirituales. Meng Hao, deja algunas para mí!” Su grito agónico continuó sonando, el suelo empezó a temblar. Obviamente  estaba soltando algo de su poder. Y aún así, el sello seguía en el mismo lugar….

Meng Hao rió fríamente mientras escuchaba los miserables gritos del Patriarca Confianza. Pronto, la montaña de Piedras Espirituales se redujo a una pequeña colina.  Meng Hao estaba realmente descargando su mal humor.

“Te atreves a estafarme?” pensó Meng Hao, apretando sus dientes. “entonces te estafaré yo más aún! Voy a vaciar todos tus tesoros!”

“Meng Hao, traidor! Esto es demasiado excesivo!” el Patriarca Confianza sentía como si los órganos dentro de su cuerpo estuvieran a punto de explotar. Quería salir corriendo del sello, pero lo acababa de poner. Le tomaría meses antes de poder romperlo.

Nunca habría podido imaginar que Meng Hao pudiera tener una bolsa del Cosmos, ni mucho menos que habría sido capaz de  arrebatarle la acumulación de Piedras Espirituales de toda su vida. En ese momento, el Patriarca Confianza sintió como si una espada invisible estuviera rotando a su alrededor, haciéndole un corte por cada una de las Piedras Espirituales que había perdido.

Era como si estuviera siendo cortado en pedazos. Su corazón le dolía.

Siempre había tenido una personalidad extraña. En comparación a otros cultivadores de su generación, había sido un verdadero bicho raro. Su codicia y tacañería había crecido junto con su base de Cultivo y su edad. No parecía tener la más mínima aura de un poderoso experto. Ni siquiera parecía tener una línea de fondo de ningún tipo.

Hace varios cientos de años, durante su primera División, su iluminación Dao había sido con respecto a su codicia. Podrías decir que había sido una marca en su espíritu, y era una parte de su Cultivo.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

5 opiniones en “ISSTH. Capítulo 84: Meng Hao, Qué Estás Haciendo?”

  1. jajajaja no quería que fuera como él pues xD

    “Te atreves a estafarme?” pensó Meng Hao, apretando sus dientes. “entonces te estafaré yo más aún! Voy a vaciar todos tus tesoros!”

    Que gran discípulo

Deja un comentario