ISSTH. Capítulo 69: Joven Lord Ding.

Shangguan Xiu, ataviado en una túnica negra, frunció el ceño mientras caminaba por la calle de la Ciudad Vía Láctea. Dos Cultivadores del séptimo nivel de condensación Qi, también vistiendo túnicas negras, caminaban detrás de él. Por la expresión de sus rostros, parecían admirar a Shangguan Xiu bastante.

Acompañando a Shangguan Xiu en su inspección de la ciudad, caminaron pasando por la tienda en la que Meng Hao acababa de entrar.

La expresión de Meng Hao era la misma de siempre. Aunque si no lo fuera, nadie sería capaz de decirlo, debido al ancho sombrero de bambú que cubría su rostro. Su mirada recorrió todo el lugar en el que acababa de entrar.

Era una tienda de píldoras, de solo un piso de alta y no muy grande. Estanterías llenas de botellas con píldoras llenaban el pequeño lugar. Las botellas estaban obviamente vacías, aunque en la superficie de cada una había escrito un nombre de una píldora junto con un precio.

Apartado en una esquina, estaba sentado un joven con las piernas cruzadas. Aparte de él, Meng Hao era la única persona en la tienda.

Meng Hao siguió caminando, examinando los nombres de varias píldoras medicinales. Finalmente, encontró una botella sobre la que estaban escritas las letras “Píldora Espíritu Terrenal.” Instantáneamente llamó su atención.

“Por tanto, vale trecientas Piedras Espirituales…” Meng Hao frunció el ceño. El espejo de cobre requería doscientas piedras Espirituales para duplicar una Píldora Espíritu Terrenal. Aunque había un poco de diferencia entre los dos precios, no era demasiado.

Viendo a Meng Hao murmurando para sí mismo, el hombre sentado en la esquina con las piernas cruzadas, abrió sus ojos y serenamente dijo, “Píldoras Espirítales Terrenales, son del Dominio Sur. No tenemos muchas en stock, solo cinco.”

Meng Hao asintió. Mirando a su alrededor una vez más, se iba a ir, pero después repentinamente paró. “No tendrás por casualidad  Píldora Fundación Establecida?”

Cuando el hombre escuchó eso, sonrió, aunque con un apenas perceptible aire de duda. “Compañero Daoísta, debe de ser tu primera vez en la Ciudad Vía Láctea. Píldoras de Fundación Establecida pueden fácilmente valer unas cien mil Piedras Espirituales. Son realmente preciosas. Desafortunadamente, no tenemos ninguna en stock. Solo he visto una en toda mi vida. Si realmente estás interesado en comprar una, tendrás que ir a la tienda Vía Láctea.”

“Que cara que es!!” dijo Meng Hao, con su voz llena de asombro. Escuchando su tono de voz, la duda del joven parecido desaparecer. Podría decir que Meng Hao estaba simplemente preguntado, y que no tenía los medios para actualmente comprar una.

Escuchando a Meng Hao murmurar par sí mismo con envidia sobre el increíble precio de la Píldora Fundación Establecida, el joven le ignoró y cerró sus ojos de nuevo.

Meng Hao se fue de la tienda y se movió a lo largo de las calles de la Ciudad Vía Láctea, con sus ojos brillando. Poco después, sin embargo, frunció el ceño por dos razones. Una razón era que no parecía que fuera a ser tan simple vender píldoras medicinales y objetos mágicos. La otra razón era Shangguan Xiu.

Está vistiendo una túnica negra, y va acompañado de dos Cultivadores de túnicas negras. Esas túnicas son las mismas que llevan los guardas de la ciudad. Parece que después de abandonar la Secta Confianza, no se ha unido a ninguna Secta, sino que vino a este lugar.” Meng Hao bajó su cabeza. En vez de irse, continuó dando una vuelta por la ciudad, probando tienda tras tienda. Conforme o hacía, su ceño se frunció más profundamente.

Parecía que las píldoras para todos los niveles de Condensación Qi estaban disponibles aquí. Por un lado, no había gran cantidad de píldoras disponibles, pero por otro lado, los precios no eran mucho más altos que los que tendría que pagar para duplicarlos. En otras palabras, el margen de beneficio no sería muy alto.

“Olvidemos las Píldoras Medicinales. Voy a comprobar algunos objetos mágicos.” Meng Hao se giró, dirigiéndose hacia una calle distinta. Había muchos Cultivadores yendo y viniendo, sus bases de Cultivo eran de varios niveles. Muchos parecían estar entre el tercer y el quinto nivel. Meng Hao había visto solo tres Cultivadores qué, como él, estuvieran al octavo nivel de Condensación Qi. Sus rostros estaban cubiertos, haciendo imposible que se vieran sus rostros claramente.

Había muchos Pabellones de Tesoro aquí. Meng Hao visitó uno tras otro, cuidadosamente examinando sus mercancías. Pronto, cayó el anochecer, Meng Hao suspiró. Objetos mágicos de bajo nivel se vendían a un alto precio, pero nada cerca de las cien mil piedras Espirituales que quería. Para conseguir tanto, debería de vender cerca de mil espadas voladoras, pero tal asombroso evento atraería atención no deseada. Simplemente no podía hacer tal cosa.

Sus otros objetos mágicos variaban en precio, pero ninguna solo podía hacerle ganar tantas Piedras Espirituales. Y si vendía todos sus objetos mágicos, atraería demasiado la atención.

Lo que quería hacer era conseguirlo todo de una vez, después irse inmediatamente.

“Meng Hao, sentado actualmente con las piernas cruzadas en una habitación  de una posada: “Si realmente quiero vender la Píldora de Fundación Establecida, tengo que hacerlo cuidadosamente, “ dijo para sí mismo tranquilamente. “No puedo actuar precipitadamente”.

La Ciudad Vía Láctea no era muy grande. Para la noche del segundo día, había explorado toda la ciudad. Finalmente, terminó plantado en frente de un edificio decorado lujosamente. Murmurando para sí mismo, entró allí.

Un tablón con letras sobre la puerta principal decía, “Tienda Vía Láctea”

Tenía tres pisos de altura. Meng Hao se movió por la primera planta, pero fue prevenido de ir hacia la segunda planta. Para ganar acceso a la segunda planta, uno debía de mostrar evidencias de tener un gran número de Piedras Espirituales.

Meng Hao no forzó esto. Se giró y caminó por allí por un tiempo mirando todo, como si fuera solo un cliente ordinario. Finalmente, se fue.

Se sentó con las piernas cruzadas de nuevo en la posada, ceñudo consigo mismo. “Sólo hay una puerta, guardada por tres Cultivadores del octavo nivel de Condensación Qi, y uno en el noveno nivel…. No puedo ir hacia la segunda planta, ni ver pasada la curva de las escaleras. Todo en el primer nivel son objetos ordinarios, sin ninguna energía espiritual… necesito saber qué hay en la segunda planta. Puedes decir, al mirar a la ventana de fuera que hay una abundancia de energía espiritual allí. Pero la ventana está fuertemente sellada.” Después de un momento, sacó el espejo de cobre.

En su bolsa privada, actualmente tenía unas diez mil Piedras Espirituales. Apretando sus dientes, tomó la Píldora de Fundación Establecida y la situó encima del espejo de cobre. Instantáneamente se hundió en el espejo, desapareciendo. Con un profundo suspiro, Meng Hao empezó a alimentar al espejo con Piedras Espirituales.

Cuando puso la Piedra Espiritual número diez mil encima del espejo, una brillante luz salió de él y entonces apareció una segunda Píldora de Fundación Establecida. Meng Hao estaba preparado: tan pronto como el fragante aroma medicinal se extendió, puso las dos píldoras en su bolsa privada. Mirando a su alrededor cuidadosamente.

Debido a su velocidad, apenas nada del aroma se había escapado, por lo que nadie lo había notado.

Se sentó con las piernas cruzadas en la cama, con sus ojos perdidos en sus pensamientos. Después de un momento, golpeó su bolsa privada, sacando una larga túnica blanca. Era algo de la ropa que había obtenido de la bolsa privada de Ding Xin. Se la puso, entonces colgó la hoja de jade de identificación de Ding Xin alrededor de su cuello. Se plantó y empezó a caminar arriba y abajo por la habitación, pareciendo aún más pensativo que antes.

Al amanecer, dos días después, Meng Hao se puso otra vez el sombrero de bambú, así como un largo traje que ocultó la túnica blanca debajo. Bajando su cabeza, abandonó la posada.

Se dirigió directamente hacia la Tienda Vía Láctea, llegando en un corto periodo de tiempo. Un hombre de mediana edad de rostro frío estaba sentado con las piernas cruzadas, era un Cultivador del noveno nivel de Condensación Qi. Meng Hao caminó pasando a su lado, dirigiéndose directamente hacia las escaleras.

Conforme se aproximaba, un cultivador del octavo nivel de Condensación Qi le miró.

“Muestra un mínimo de diez mil Piedras Espirituales para conseguir acceso al segundo nivel,” dijo.”

“Piérdete!” dijo Meng Hao, levantando su sombrero de bambú y observando al hombre amenazadoramente. Puso en su voz tanta arrogancia como le fue posible; “estamos en un pequeño pueblo en el insignificante Estado de Zhao y osas bloquear el camino de Ding Xin?” Todos los Cultivadores en la habitación miraron hacia él.

El Cultivador del octavo nivel se quedó mirándole en estado de shock. En todos sus años, nadie había osado hablarle de tal manera. Pero considerando la arrogancia y la velada amenaza que contenían las palabras de Meng Hao, el hombre dudó, sin saber cómo responder.

La agradable voz de una mujer bajó desde la cima de las escaleras: “Joven Lord Ding, por favor, venga.”

El cultivador de octavo nivel dejó a Meng Hao pasar. Con un frío resoplido, Meng Hao subió por las escaleras,. Conforme giró la esquina, sus ojos rápidamente escanearon toda la segunda planta.

La agradable voz de justo hacía un momento pertenecía a una mujer vestida con un vestido transparente. Sonrió a Meng Hao.

La segunda planta estaba ricamente decorada, y parecía mucho más magnífica que la primera planta, llena con un aura deslumbrante. No había estanterías de tesoros, sino un enorme quemador de incienso en el medio de la habitación, tan grande que tres personas podrían poner sus brazos a su alrededor. El grueso aroma de incienso  flotaba desde él.

Los alrededores eran lujosos pero refinados. Varias mesas se podían ver a lo largo de la habitación, así como exhibidores de piedras ornamentales. Era el tipo de lugar que haría a que los ojos de uno brillaran después de verlo.

La mujer parada en frente de Meng Hao parecía estar sobre los treinta años de edad. Era elegante y equilibrada, y no dijo nada al principio. Simplemente sonrió, haciéndola parecer muy cálida y considerada.

“Joven Lord Ding,” dijo, mirándole casualmente, “por favor, toma asiento. Soy la dependienta de la segunda planta. Por favor, no dudes en decirme cómo puedo ayudarte.” Tomó un asiento al lado. Cuando vio la túnica blanca bajo su largo traje exterior, una mirada de sorpresa apareció en sus ojos, y después desapareció rápidamente.

Meng Hao miró a su alrededor pensativamente. Había siete mesas repartidas en varias posiciones. Sin dudarlo, Meng Hao eligió sentarse, no en una tabla cerca de las escaleras o de una ventana, sino justo en medio de la habitación.

“Tienes Píldoras de Fundación Establecidas aquí?” dijo mientras se sentaba, sin andarse por las ramas. Miró a la mujer con su expresión sombría.

Cuando la mujer le vio sentarse donde lo hizo, sus ojos parpadearon otra vez, como si acabara de confirmarle algo a ella. Y aún así, ella parecía no estar segura sobre algo.

“No hay muchas cosas en el Estado de Zhao que no tengamos aquí en la Tienda Vía Láctea,” dijo con una sonrisa. “Por supuesto, tenemos Píldoras de Fundación Establecida. El precio es doscientas mil Piedras Espirituales por píldora.”

Meng Hao asintió un poco, entonces golpeó su bolsa privada. Una botella apareció en su mano. Movió su manga y la botella salió disparada hacia la mujer.

Sus ojos parpadearon conforme cogió la botella. Cuando la abrió y miró su contenido, su expresión cambió a una de sorpresa.

“Una Píldora de Fundación Establecida,” dijo Meng Hao serenamente. “Dí tu precio.”

“Joven Lord Ding, eres bastante audaz,” dijo calmadamente, con una inusual expresión en sus ojos. “Te atreves a entregarme tan tranquilamente alto tan valioso. No temes que pueda cogerlo y huir?”

Meng Hao no dijo nada. Mirándola fríamente, se quitó su vestido exterior, revelando más de la túnica blanca, así como del medallón de jade que colgaba de su cuello.

Era de color violeta y emitía un débil y parpadeante brillo violeta.

Cuando ella vio el medallón de jade, la expresión de la mujer cambió.

“Si osas tragar esa píldora,” dijo Meng Hao serenamente, “la Ciudad Vía Láctea será reducida a escombros en menos de un mes.”

La expresión de la mujer cambió varias veces conforme miraba otra vez a la botella de píldoras. Observó de nuevo a Meng Hao sentado allí. Después de tomar nota de todas las pistas con respecto a su identidad, finalmente sonrió de nuevo.

“Joven Lord Ding, por favor, no te ofendas. Simplemente conversaba.” Golpeó la botella por encima, enviando la Píldora de Fundación Establecida hacia su mano. Entonces, la mantuvo y la examinó de cerca. Cuando si vista cayó en el rostro demoníaco grabado en la superficie de la píldora, su expresión cambió dramáticamente y se plantó.

<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

Una respuesta a “ISSTH. Capítulo 69: Joven Lord Ding.”

Deja un comentario