ISSTH. Capítulo 51: Mi Montaña de Tesoros.

“Aunque este chico no sea un discípulo de mi Secta Destino Violeta, dijiste que cualquiera podría entrar en esta área. Verle corriendo salvajemente en tu insignificante bosque montañoso me hace sentir bien. Estoy feliz, por tanto, qué?” Wu Dingqiu se rió, obviamente sintiéndose bastante satisfecho. Se estuvo conteniéndose durante toda la noche, y ahora sabía que aunque Excéntrico Song hablaraen tono normal, estaba escondiendo su descontento. Pareciendo bastante simpático, Wu Dingqiu parecía satisfecho de Meng Hao.

“Ese objeto mágico puede realmente dominar las Bestias Espirituales,” dijo Excéntrico Song. “No obstante. su base de Cultivo es baja. El no podrá salir del Bosque de Bestias Espirituales. Este bosque está sembrado con árboles que he cosechado del sur, no solo estos árboles crecen altos y fuertes, sino que emiten energía espiritual que las bestias espirituales pueden asimilar através de ejercicios de respiración. En mi Bosque de Bestias Espirituales, hay además…” su voz se volvió de pronto un poco aguda antes de parar.

Meng Hao salió disparado adelante, atrayendo la atención de las bestias demoníacas de los alrededores. Estaba cerca del pie de la montaña Espiritual; estaba a unos cuantos cientos de metros. Estaba a punto de entrar en la región que ninguno de los discípulos de la Secta Destino Violeta había conseguido alcanzar.

Mientras que Meng Hao no sabía por qué esta área tenía tantos discípulos de túnicas blancas, podía sentir que estaba pasando algo raro. Pero con Shangguan Xiu detrás de él, no había mucho tiempo para pensar sobre ello. Continuó moviéndose através del bosque. De pronto una enorme bestia demoníaca de cerca de doce metros de altura, apareció en frente de él.

Era un gigantesco mamut lanudo, con ojos inteligentes y rojos, con relucientes colmillos. Su cuerpo era como una pequeña montaña, conforme cargaba agitaba el suelo con un chocante poder.

“Este chico está muerto esta vez,” Excéntrico Song dijo casualmente. “Este es mi mamut mutado, al que capturé en la Cueva Robavidas, uno de los más peligrosos lugares en el Dominio Sur. Lo he criado con píldoras medicinales, siendo una de las tres más poderosas bestias Espirituales protegiendo esta área. Tiene ilimitado poder y su increíble piel gruesa. Espadas voladoras ordinarias no pueden hacerle ni un rasguño. También es experto en variedad de técnicas mágicas. Incluso alguien en el noveno nivel de Condensación Qi tendría problemas lidiando con él. Puede para a cualquiera que esté por debajo de la etapa Fundación Establecida.” Los ojos de Excéntrico Song casi se salieron de las cuencas cuando vio que Meng Hao estaba a punto de salir de su Bosque de Bestias. Pero ahora, había dejado salir un suspiro de alivio.

Wu Dingqiu paró de sonreír por un momento. Podía ver que este mamut no era una criatura ordinaria. La Secta Destino Violeta no poseía muchas bestias Mutadas, pero después de escuchar a Excéntrico Song hablar sobre ellas, no podía dejar de fruncir el ceño y murmurar para sí mismo que este hombre era realmente extraño. No le daba mucha importancia al Cultivo, pero le encantaba buscar bestias Demoníacas para criar, especialmente las más extrañas.

Entonces, los ojos de Wu Dingqiu empezaron a brillar. La expresión de Excéntrico Song cambió de pronto, se puso de pie, con una expresión aterrorizada en su cara.

Dentro del Bosque Demoníaco, el mamut Demoníaco cargó hacia Meng Hao. Meng Hao tomó aliento profundamente y retrocedió un poco, gimiendo interiormente acerca de cómo podía haber tantas bestias demoníacas en este lugar. Levantó la lanza de hierro y apuntó. El mamut  demoníaco que cargaba, paró y empezó a temblar, entonces, de pronto, su trompa explotó con un “Bang”. Media trompa voló por el aire para aterrizar en un árbol cercano, que colapsó debido a su peso.

Enfurecido de dolor, el mamut continuó a la carga. Meng Hao ondeó su lanza y se escuchó una explosión. La espalda del mamut explotó, después fue su boca. Finalmente, su pata derecha frontal se rompió completamente y cayó al suelo, patinando hasta parar a cierta distancia.

Aterrados gritos llenaban el Bosque de Bestias. Meng Hao parecía tener el rostro un poco pálido. Miró a su alrededor, después siguió hacia delante, abandonando el bosque Demoníaco detrás y entrando en la montaña atesorada.

A cierta distancia detrás, Shanggua Xiu estaba en un punto complicado, incapaz de liberarse de las bestias de ojos demoníacos de su alrededor. Solo podía observar mientras Meng Hago desaparecía. Su furia clamaba a los cielos.

Meng Hao abandonó el bosque, dejando atrás un largo camino de sangre, así como los gritos miserables de varias bestias demoníacas. Parecía que hubiera pasado algún tipo de día del juicio. Los discípulos en túnicas blancas estaban en estado de shock, jadeando y murmurando acerca de la brutalidad.

Meng Hao continuó subiendo la montaña de tesoros, esperanzado de que si podía sobrepasarla, tal vez pudiera finalmente quitarse de encima a Shangguan Xiu. Se movió hacia delante rápidamente, y pronto alcanzó el pie de la montaña. Tan pronto como puso un pie en ella, de pronto se paró y se quedó mirando asombrado. Justo delante, quieta sobre un peñasco, había una botella de píldoras.

Multicolores destellos de luz flotaban en ella, claramente no era un objeto ordinario. Meng Hao la cogió y la abrió. Inmediatamente, un olor fragante y medicinal apareció. Dentro había una píldora medicinal del tamaño de un pulgar!

Mirando atontado, Meng Hao puso la botella en su bolsa privada. Ahora sabía qué estaban haciendo todos estos discípulos de túnicas blancas en esta área, estaban intentando alcanzar esta montaña.

“Esta es una Píldora de Espíritu Universal, extremadamente útil para alguien en la etapa de Condensación Qi.” Wu Dingqiu rió conforme vio el rastro que Meng Hao había dejado a través del Bosque Demoníaco.

Cerca de él, Excéntrico Song tenía una expresión extremadamente fea en su rostro. Y aún así, dejó salir una carcajada fría. “Mi montaña de tesoros tiene muchas píldoras medicinales y Piedras Espirituales. Este chico puede coger una píldora medicinal, pero si piensa que puede alcanzar la cima, está soñando. Las Bestias Espirituales de mi montaña de tesoros son únicas entre un millón. Sólo las mejores de las mejores cumplen los requisitos  de talento latente para ser posicionadas en la montaña misma.” Hablaba tan ligeramente como siempre, y aún así, el dolor en su corazón crecía más y más intensamente.

“Mira allí,” dijo Excéntrico Song, apuntando a una Bestia Demoníaca que se alzó yendo a por Meng Hao. “Esa es una fiera bestia que he criado yo mismo. Tiene el cuerpo de un  ciervo y la cabeza de una pitón. Es extremadamente rápida y, si es herida, se vuelve aún más fiera. Nunca parará de luchar hasta que muera, y una vez que huele el aroma de la sangre, se vuelve loca. Un Cultivador en Condensación Qi que la encare morirá seguramente.

Después de que pasara el tiempo necesario para que medio palito de incienso se quemara, miserables gritos se escucharon desde el lateral de la montaña. En cuanto vio toda esa sangre, pareció que Excéntrico Song  fuera a empezar a volverse loco. La bestia demoníaca que nunca se rendiría hasta que muriera parecía asombrada mientras huía a toda velocidad. Su cola estaba destrozada y un ojo estaba destrozado. Lo peor de todo, solo le quedaban dos patas, y aún así, se movía rápidamente, justo como Excéntrico Song había dicho. Huía a toda velocidad.

Meng Hao continuaba moviéndose adelante. Habiendo pasado a través del territorio de otra bestia demoníaca, se encontró una columna de varios cientos de Piedras Espirituales. Pareciendo excitado, continuó subiendo la montaña.

Carcajadas contenidas se escapaban de la boca de Wu Dingqiu. De hecho, podías decir que desde la aparición de Meng Hao hasta ahora, no había parado de reírse.

“Wow, realmente se puede mover rápido. Sin rendirse hasta su muerte!”

“Da igual, da igual. Hay muchos tesoros en la montaña, este chico puede coger algunos, pero no será capaz de irse con todos. Después de todo, tiene que bajar la montaña para hacer eso.” Las palabras “da igual” abandonaron sus labios, parecía calmado, pero sacó una Píldora de Concentración desde su bolsa y la puso en su boca. Una mirada loca apareció en sus ojos, y sintió una oscura premonición en su corazón.

Una hora después.

Meng Hao había ya alcanzado el punto de mitad de camino de la montaña. En todo el tiempo, sin importar qué bestia demoníaca se había encontrado en su camino, había salido corriendo gritando. Hubo varias situaciones peligrosas, pero con una ondulación mientras apuntaba con su lanza de hierro, el peligro desaparecía de su camino. Entonces, con el corazón latiendo, directamente recogía las Piedras Espirituales, píldoras medicinales y objetos máticos.

Para Meng Hao, toda la montaña era un tesoro. Justo ahora, estaba retirando un pergamino pintado desde detrás de un gran peñasco. Emanaba un gentil brillo junto con una abundante energía espiritual. Era claramente extraordinario.

Excitado, lo puso en su bolsa privada.

Debajo de él, en el bosque demoníaco, unos pocos discípulos de la Secta Destino Violeta levantaron sus cabezas y le vieron, dejándolos en shock.

Conforme Excéntrico Song observaba todo esto ocurrir, su cara se volvía más y más sombría, y su cuerpo empezaba a temblar. Miraba perplejo a la bolsa privada de Meng Hao, dentro de la cual estaban sus Piedras Espirituales, píldoras medicinales y tesoros mágicos, especialmente el pergamino pintado. Le dolía su cabeza.

El pergamino pintado era un tesoro que había adquirido hacía muchos años. Sellado dentro de él estaban los espíritus de bastantes bestias. Cuando sus más queridas bestias demoníacas morían ya hace algunos años, él las sellaba allí. Y ahora, Meng Hao lo había cogido. El cuerpo de Excéntrico Song se agitó aún más violentamente, por lo que sacó dos Píldoras de Concentración más y las tragó.

Trataba de mantener una expresión tranquila, pero los sonidos de las carcajadas de Wu Dingqiu continuaban atravesando sus tímpanos.

Mi montaña de tesoros tiene muchos tesoros,” se forzó a sí mismo a decir. “Por lo que, qué si se lleva unos cuantos tesoros? No será capaz de escapar de la montaña. He recogido cuidadosamente estas bestias espirituales desde todo el mundo. Hay tantas, que no le será fácil escapar de ellas.

Dos horas después…

Meng Hao había alcanzado la zona nevada pasada el punto de medio camino de la montaña. Llevaba una expresión excitada y corría con una velocidad cada vez mayor. Abajo, en el bosque Demoníaco, más de la mitad de los discípulos de la Secta Destino Violeta que estaban enzarzados en esta prueba de fuego le podían ver allí en la montaña. Expresiones de sorpresa y envidia cubrían sus caras, especialmente cuando él paraba a coger cosas del suelo. Todos y cada uno de ellos deseaban poder estar en su lugar.

Shangguan Xiu, plantado, con los puños y la mandíbula apretados, completamente incapaz. No osaba subir la montaña. Había tenido bastante peligro en el Bosque Demoníaco. Además, había escuchado algunas de las conversaciones de los discípulos de túnicas blancas, y sabía que esta era la prueba de fuego para los discípulos de la Secta Destino Violeta del Dominio Sur. Sentía el conflicto en su corazón y parecía no tener otra opción que la de rendirse. Sólo su intenso odio por Meng Hao le hacía reconsiderarlo.

Conforme Excéntrico Song observaba a Meng Hao herir la cabeza de otra de sus preciosas bestias demoníacas, tomó otras tres Píldoras de Concentración y las tragó, continuando pretender que le daba igual.

He recogido cuidadosamente esa nieve desde las cimas de nubes auspiciosas, “ dijo lentamente a través de sus dientes. “Es el mejor entorno para mis más preciadas bestias espirituales. Una de ellas, el Desgarrador Cóndor del Cielo, es bien conocido. Sus garras pueden romper el metal y la piedra, sus alas pueden levantar un viento violento. Es increíblemente fiera, quizá la más peligrosa bestia espiritual en la montaña. Incluso con esa desgraciada lanza, este chico está muerto en cuanto entre en su territorio.”

Tres horas después…

Una garra estaba destrozada, media ala había desaparecido, y el gigante cóndor tosía sangre. Lamentándose con tristeza, se escondió en la nieve, gritando sin cesar.

Meng Hao casi había alcanzado la cima de la montaña. Todos los discípulos de la Secta Destino Violeta estaban observándole. Ya les daba igual luchar contra las bestias demoníacas. Miraban asombrados a esa brillante lanza de hierro, mientras sus ojos hervían.

“Quién es esta persona….”

“Se ha introducido en nuestra prueba de fuego y se ha llevado nuestras recompensas.. es demasiado cruel.”

“Esa lanza de hierro es definitivamente un tesoro de los cielos! Es demasiado fiera!”

Excéntrico Song temblaba angustiado. Observaba cómo Meng Hao se acercaba a la cima de la montaña, cogía una red negra. No podía mantenerse por más tiempo calmado. Se plantó y dio un paso adelante, preparado para ir a enseñarle a Meng Hao una lección.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

 

6 opiniones en “ISSTH. Capítulo 51: Mi Montaña de Tesoros.”

Deja un comentario