ISSTH. Capítulo 32: Ese dedo que me trajo humillación… Hoy, Lo Mutilo!

Las espadas voladoras de Meng Hao y las técnicas mágicas especiales de Wang Tengfei dejaron a los Cultivadores de alrededor atónitos. Ya nadie menospreciaría a Meng Hao, al contrario, estaban aturdidos de su basta formación de objetos mágicos.

No solo eran ellos, Shangguan Xiu, el Gran Anciano Ouyang, e incluso el Líder de la Secta He Luohua estaban alucinados.

Wang Tengfei era fuerte, capaz de inspirar miedo entre sus iguales Cultivadores. Todo el mundo lo sabía, por lo que ver a Meng Hao luchar mano a mano con Wang Tengfei hizo que todo mundo lo mirara sintiéndose paralizados.

En ese momento, cuarenta espadas voladoras descendieron sobre él desde múltiples direcciones., una Tempestad de Espadas que parecía como si fuera a hacer pedazos cualquier cosa viviente que se parara en su camino. Un oponente ordinario de nivel sexto de Condensación Qi lo tendría muy difícil para afrontarlo.

Meng Hao tosió más sangre. La única manera de forzarse a sí mismo a permanecer erguido era consumir continuamente Núcleos Demoníacos.

Un sonido de explosión apareció cuando las cuarenta espadas voladoras de Meng Hao chocaron con el poder del segundo dedo de Wang Tengfei. Más de la mitad de ellas fueron destruidas, pero el ataque de dedo no pudo hacer nada más que forzar a Meng Hao a toser un poco de sangre.

Cualquier otro sería cauteloso en su aproximación a lidiar con Meng Hao, pero Wang Tengfei estaba tan despectivo como siempre. Dio otro paso hacia delante y movió su dedo por una tercera vez.

La energía espiritual de Meng Hao estaba casi completamente exhausta, pero tenía un montón de Núcleos Demoníacos disponibles para poder recuperarse. Durante todo este tiempo, había tratado de guardar su energía espiritual en un mismo nivel. Conforme observaba a Wang Tengfei hacer su tercer movimiento, no pudo evitar darse cuenta de que era el mismo ataque de dedo que había cogido la botella de calabaza. La intención de matar en sus ojos se hizo más fuerte. No retrocedió, de hecho dio un paso adelante, con sus dedos moviéndose realizando encantamientos. Tres o cuatro de sus bolsas empezaron a temblar, apareciendo súbitamente una sucesión de espadas, para la sorpresa de todos los espectadores.

Moviendo su muñeca, envió una oleada, dos oleadas, tres oleadas de espadas voladoras. Se transformaron en una resplandeciente lluvia de espadas. Una espada, diez, veinte, treinta espadas…. Setenta espadas en cuatro oleadas, una increíble aura de espadas, salieron disparadas hacia Wang Tengfei.

Meng Hao tosía sangre constantemente, entonces consumía píldoras medicinales. Sus ojos completamente inyectados en sangre, pero la intención asesina en ellos era más fuerte que nunca. Incluso si se quedaba sin ningún poder espiritual, no escatimaría nada!

Wang Tengfei dio un gruñido frío. Con tanta gente mirándole, no quería esquivar el ataque, pero simplemente eran demasiadas espadas voladoras. Parecían acercarse en una línea directa, y así había algo raro en el ataque. Tuvo una oscura premonición de que si intentaba esquivar el ataque, estaría todavía caminando hacia una muerte segura.

Por primera vez, algo se movió dentro de los ojos de Wang Tengfei. Levantando su dedo, inmediatamente lo movió para realizar el cuarto ataque de dedo. Una onda apareció delante de él, y empezó a extenderse, los dedos de Meng Hao pararon de moverse y golpeó sus palmas una con otra en frente de él.

“Espada Construida de Viento!” Tan pronto como las palabras salieron de la boca de Meng Hao, las setenta espadas voladoras empezaron de repente a combinarse todas juntas.

Los espectadores se quedaron boquiabiertos aturdidos conforme la cuarta oleada de espadas cogían velocidad, se juntaban con la tercera oleada, que a la vez se juntaba en la lluvia de espadas de la segunda oleada, que finalmente se juntaba desde atrás con la primera oleada. Entonces una presión de viento las barrió desde múltiples direcciones para formar con ellas un filo sólido! Desde la distancia, parecía como si hubieran formado una gigantesca espada voladora.

Esa era la Matriz de Espadas Voladoras  que Meng Hao había creado con la emisión de su Espada de Viento. Era una técnica de espadas que había desarrollado después del tiempo que pasó en la montaña negra. Salió disparada hacia Wang Tengfei con una fuerza irresistible. Sonidos de explosiones llenaron el aire conforme la onda en frete de Wang Tengfei empezaba a deformarse como si fuera empujada hacia atrás por una fuerza masiva. Esto causó que Wang Tengfei, por primera vez en su historia, diera un paso atrás.

“Qué arrogante eres al forzarme a dar un paso atrás.” Era la primera vez que había hablado hacia Meng Hao durante toda la batalla. Su mano izquierda golpeó su bolsa y una brillante estatua de cristal apareció. Era una estatua de un caballo, vívida y como si tuviera vida, parecía llena de energía y de espíritu.

Unos sonidos de relinchos llenaba el aire, y la estatua de cristal pareció cobrar vida, saltando de la palma de Wang Tengfei y volando directamente hacia la espada gigante de Meng Hao. Tan pronto como colisionaron, la espada gigante empezó a desmontarla, empezando desde la puta. Capa a capa de espadas desmontadas, desgarradas por el caballo de cristal, en un instante, una gran porción de la espada gigante había sido destruida, y solo quedaba ya la empuñadora. Las espadas voladoras destrozadas en todas las direcciones.

Viendo esto, los corazones de los espectadores se aceleraron, les tomó un poco de tiempo incluso procesar en sus mentes qué estaba pasando. Parecían estar aturdidos sin poder creerlo.

Y entonces, justo cuando la espada gigante había sido destruida hasta ser una mera empuñadura, una nueva espada salió volando desde el medio de las otras espadas. Una espada hecha de madera, salió disparada hacia el caballo de cristal, y cuando los dos se golpearon, sonó una explosión más fuerte que cualquier sonido que se hubiera escuchado durante toda la batalla. Resonando múltiples veces.

Por ahora, la espada de madera era la única espada bajo el control de Meng Hao. Todo lo ocurrido hasta ese momento había sido un ardid, para a continuación, utilizarlo en un movimiento sorpresa.

La espada, una vez destinada para Wang Tengfei, estaba ahora en las manos de Meng Hao. Para Wang Tengfei, era un tesoro, pero para Meng Hao, tenía el valor de dos mil Piedras Espirituales. Sin contar lo poderoso que él fuera, era la más poderosa arma que él tenía, por lo que por supuesto la iba a usar.

En medio de la explosión ensordecedora, el caballo de cristal empezó a sacudirse, apareciendo múltiples grietas en su superficie. En ese momento simplemente se colapsó en pedazos.

La expresión de Wang Tengfei cambió instantáneamente. Cargando con las restantes espadas voladoras, la espada de madera salió disparada hacia él. Con forme se acercaba, flexionó y levantó su brazo, enfocando su base de Cultivo en su dedo y disparando una fuerza explosiva. La fuerza que envió hizo que todas las espadas voladoras rodaran, todas menos la espada de madera, que continuó adelante, clavándose en su dedo y cortándolo en trozos sangrientos. Entonces se dio la vuelta para flotar cerca de Meng Hao.

“Ese dedo me trajo humillación,” dijo lentamente Meng Hao. “Hoy, lo he mutilado!” Escupió una masa de sangre, tambaleándose hacia atrás varios pasos. La sangre goteaba por las comisuras de la boca.

Wang Tengfei dio varios pasos atrás, ignorando el dolor de su dedo, sus ojos llenos de incredulidad, mirando fijamente a la espada de madera que flotaba cerca de Meng Hao. Las palabras de Meng Hao sonaron en sus oídos, y entonces, una rabia indescriptible brotó en su interior.

Había reconocido esta espada!

En el momento en el que el dedo de Wang Tengfei había sido mutilado en pedazos, todos los Cultivadores en la plaza quedaron estupefactos. El zumbido de conversaciones volvió a aumentar de nuevo.

“Meng Hao ha destruido el dedo del Hermano Wang. Esto… esto no puede ser!”

“El Hermano Wang está herido. Es un Elegido, pero Meng Hao ha destrozado su dedo…. Meng Hao…”

“Da miedo que él tenga tantas espadas voladoras, ha usado unas setenta de ellas para hacer una espada gigante. Asombroso!”

Shagguan Xiu dio una respiración profunda. Todo o que estaba ocurriendo le parecía inimaginable. No era el único sorprendido, el Gran Anciano Ouyang estaba plantado mirando a Meng Hao, con sus ojos llenos de una profunda admiración y una intensa anticipación.

Incluso He Luohua, plantado en la cima de la Montaña del Este, miraba a Meng Hao, con sus ojos brillando.

El zumbido de las conversaciones alcanzó los oídos de Wang Tengfei, pero no les prestó atención, como si no las hubiera escuchado después de todo. Con los ojos ardiendo de furia, miraba de forma asesina a la espada de madera que daba vueltas por Meng Hao.

“Así que fuiste tú!” Wang Tengfei ni se molestó en parar la sangre que salía de donde estuvo su dedo una vez. Únicamente había estado furioso una vez en su vida, y fue el día en que estando en la cueva se había dado cuenta que el tesoro que había estado buscando por años había sido robado. Su humillación entera y su locura, con su odio hacia esa persona desconocida estaba entro de sus huesos.

Éste hecho era su mayor lamento. Sus gritos chirriantes de ese día parecían repetirse en sus oídos. A menudo, le sacaban de su meditación profunda en la tranquilidad de la noche, con su corazón soltando sangre, sintiéndose como un tonto. Cada vez que pensaba en ello, luchaba contra el impulso de volverse loco.

Hoy era la segunda vez en su vida que se había puesto tan furioso. Reconoció la espada, en sus ojos, le pertenecía a él, su propio tesoro con el que controlaría el cielo y la tierra. Y hoy… estaba en manos de Meng Hao.

“Así que fuiste tú!” Los ojos de Wang Tengfei fluían con ganas de matar. Su deseo de matar a Meng Hao no podía ser más fuerte. Su apariencia era tan diferente de su normal visión calmada que los Cultivadores que lo vieron no podían evitar murmurar sobre ello.

“Fuiste tú quien robó mi tesoro!” Wang Tengfei miraba a la espada de madera, con la intención asesina rodando por sus ojos. Sintió un deseo impulsivo de desgarrar a Meng Hao en trozos. Súbitamente rió, y su risa recorrió toda la plaza, parecía crecer incluso más alucinante.

“No tengo ni idea de lo que el Hermano Wang está hablando,” dijo Meng Hao fríamente, quitándose la sangre de su boca. “Esta espada es tuya? Estás segura de que no has cometido un error?” Consumió varios Núcleos Demoníacos.

“Planeé por años conseguir esa espada, es la única de su tipo, la única que hay como esa en el mundo. Las líneas doradas de su superficie fueron grabadas por el Cielo mismo. Por supuesto que no he cometido ningún error. “Wang Tengfei miraba hacia el cielo y reía. Era una risa siniestra,  una risa que parecía hacer que todo a su alrededor se volviera frío.

<<<Capítulo anterior Capítulo siguiente>>>