ISSTH. Capítulo 29: Entrenamiento de la Secta Interna.

El rostro de Yin Tianlong se desplomó conforme vio que su número era el “ocho” en la hoja de jade en frente de él. Con las manos en su espada, usó su técnica de Caminando en el Viento para flotar hacia la plataforma.

En el momento en el que su pie tocó el suelo, Wang Tenfei levantó su pie derecho, y , de repente, la plataforma entera empezó a vibrar con un fuerte zumbido, como si algún tipo de ráfaga fuera acumulada desde todas las esquinas. Wang Tengfei no se movió, pero una masiva fuerza invisible salió disparada hacia Yin Tianlong.

Cuando vio esto, el rostro de Yin Tianlong cambió. Wang Tengfei no se había movido, sin embargo, la presión masiva en Yin Tianlong le estaba haciendo realmente difícil hacer que circulara su energía espiritual.

“Admito la derrota…” dijo inmediatamente y sin dudarlo. Aparentemente, no quería escuchar ningún comentario sobre su decisión. Saludando profundamente con las manos ahuecadas, saltó de la plataforma y abandonó la plaza.

El Gran Anciano Ouyang permaneció sin expresión. Lentamente, habló de nuevo: “Wang Tengfei sale victorioso. Segunda lucha: números dos y siete.”

Tan pronto como las palabras salieron de su boca, Gordito miró al número “dos” escrito en su hoja de jade y empezó a temblar. En ese mismo tiempo, el Cultivador del quinto nivel de Condensación Qi con las cicatrices en la cara le miró fríamente, plantándose en la plataforma.

“Simplemente camina y admite la derrota,” Meng Hao le dijo en voz baja, empujándole hacia delante. El rollizo cuerpo de Gordito subió a la plataforma.

Tan pronto como aterrizó, inmediatamente dijo: “Admito la derro….” no había terminado de decir todas las palabras, y aún así, los ojos del Cultivador de las cicatrices parpadearon con intención asesina. Antes de que Gordito pudiera terminar de hablar levantó su mano. Una espada voladora salió disparada hacia Gordito a una velocidad increíble. Para el momento en el que Gordito había empezado a decir “Admito”, estaba ya a dos metros de su garganta.

Para el momento en el que era obvio lo que estaba ocurriendo, era demasiado tarde. El rostro de Meng Hao cambió y salió disparado. Al mismo tiempo, el Gran Anciano Ouyang sacó un objeto con sus dedos. Justo antes de que la espada voladora penetrara la garganta de Gordito, un sonido de llamada se escuchó y la espada voló lejos. Gordito se fue con un pequeño corte en su cuello.

Gordito dio un paso atrás, con su cara pálida. Entonces bajó de un salto y volvió a donde Meng Hao, tan asustado que sus piernas parecían goma. Nunca había experimentado la cercanía de la muerte de esa forma.

Meng Hao miró a la línea de sangre en el cuello de Gordito, y una mirada asesina apareció en sus ojos. Su oponente había atacado con una extrema rudeza y era obvio su deseo de matar. Si Meng Hao fuera su oponente, eso habría estado bien, pero la base de Cultivo de Gordito era demasiado baja. Atacarle de esa forma había sido ir demasiado lejos.

Mirando alrededor, Meng Hao vio a Shangguan Xiu plantado en la distancia su  rostro serie lleno de ganas de muerte. Llamas de furia bullían en el corazón de Meng Hao. Nunca había hecho nada para ofender al Maestro Shangguan; el Maestro Shangguan era el agresor, el que había atacado con fuerza mortal.

En todos sus años en la Secta Confianza, Meng Hao nunca había revelado un intenso deseo de matar. Pero ahora, sus ojos brillaban claramente con intención asesina.

Lo que había ocurrido justo ahora era tan obviamente sospechoso que incluso los Cultivadores de alrededor lo podían decir. Uno detrás de otro, empezaron a mirar a Meng Hao. Todo el mundo empezó a discutir.

“Siguiente combate, números tres y seis,” dijo el Gran Anciano Ouyang con un gesto.

Han Zong se plantó, con el número tres en la hoja de jade de su mano. Conforme pasaba por donde estaba Meng Hao, le susurró, “has ofendido al Maestro Shangguan, no solamente vas a morir tú aquí hoy, sino que tus amigos morirán también.” Se podía decir que aparte del Gran Anciano, Shangguan Xiu era el más poderoso e influyente miembro de la Secta.

Debido al declive de la Secta Confianza, sus números eran pocos. El caos de las reglas de la secta y la mutua matanza entre los discípulos de la Secta Externa, hacía que la Secta Confianza estuviera al final de una era, ya no era como era normalmente..

Había pocas píldoras medicinales, por lo que podían ser distribuidas cuidadosamente… No había muchas Píldoras de condensación de Espíritu, por lo que eran objeto de peleas mortales entre discípulos que deseaban consumirlas.

Por lo tanto, se podía decir que era el Caos. Cada hombre miraba por sí mismo. Ya fueran miembros del primer nivel de Condensación de Qi, ya fueran del quinto nivel, todos dejaban que el caos reinara, y la muerte. No había justicia allí: vida y muerte eran determinadas por el destino. No había sermones, nadie daba instrucciones de cómo practicar el cultivo. Sólo estaba el manual de Condensación Qi. Ya fueras un dragón o un gusano, únicamente podías apoyarte en tu suerte, si lo conseguías, vivías, si fallabas, morías. Buena suerte significaba vida, mala suerte, muerte.

Quien fuera podía matar en su camino con el destino de llegar a ser un discípulo de la Secta Interna, y entonces ser un verdadero miembro de la Secta Confianza y verdadero estudiante del Anciano Ouyang.

En el pasado, el líder de la Secta He Louhua se había centrado en hacer que la secta fuera más poderosa. Pero el peso y la presión de la realidad, habían hecho que acabara exhausto, y hacía tiempo que se había escondido en reclusión. El Gran Anciano Ouyang tenía una personalidad más suave, y en cuanto a lo que había progresado en su Cultivo, estaba en sus últimos años de longevidad, sin que le quedara mucho tiempo. Debido a ello, no gastaba mucho tiempo en la Secta.

En cuanto a los discípulos de la Secta Interna, la Hermana Xu estaba  normalmente recluida en meditación. Con su personalidad fría, no ponía mucha atención en los problemas de la Secta. El Hermano Chen estaba primordialmente enfocado en el Dao, y no participaba en lo que ocurriera en la Secta. Las circunstancias eran tales, que sólo Shangguan Xiu permanecía.

Su base de cultivo era del noveno nivel de Condensación Qi, y tenía unos noventa años de edad. Había servido a la secta bien, y no podía evitar haberse convertido en el Maestro de los discípulos de la Secta. Pero la Secta estaba en declive. Había otras sectas, y en esas sectas, considerando que todavía estaba en la etapa de Condensación Qi, nunca sería llamado Maestro.

Meng Hao observó a Han Zong conforme entraba en la plataforma. Su oponente era Zhou Kai y parecía no que no sería una batalla a vida o muerte. Zhou Kai admitió inmediatamente la derrota, y el combate había terminado.

El último combate de la primera ronda había llegado. Meng Hao voló hacia la plataforma, su oponente era el fuerte y alto hombre que tenía un quinto nivel de Condensación Qi. Su aura radiaba muerte, y por conforme le miraba, había experimentado muchas batallas sangrientas.

Miró a Meng Hao y gruñó, corriendo recto hacia él, con su cuerpo expandiéndose. Alzó sus manos e instantáneamente, una brillante hacha de batalla apareció. No era claramente un objeto ordinario.

Con su cara ensombrecida, Meng Hao golpeó su bolsa. Rápidamente, una afilada espada voladora apareció y salió disparada, pero para el momento en el que estaba a dos metros de llegar al gran hombre, un escudo suave apareció, bloqueando a la espada voladora.

“Vas a morir hoy!” dijo el hombre grande con una mueca horrible. Antes ir hacia el entrenamiento Shangguan Xiu le había dado un objeto mágico. Incluso si la base de cultivo de Meng Hao fuera un poco más grande que  la suya, no habría nada de lo que preocuparse.

“Boom,” dijo Meng Hao serenamente, su expresión facial era la misma que siempre. La espada voladora explotó con un Bang, enviando al gran hombre volando hacia atrás. El escudo en frente de él parpadeó, evitándole que acabara herido.

Riendo, volvió a cargar otra vez. Pero Meng Hao era más rápido. Corrió de frente, golpeando su bolsa, apareciendo entonces dos espadas voladoras, que salieron disparadas y después explotaron. La explosión reverberó y el escudo se dobló. El rostro del gran hombre cambió, y antes de que pudiera reaccionar, cuatro espadas más salieron disparadas. Una explosión masiva se escuchó y el escudo se rompió a trozos. El ataque lo había atravesado, entrando directamente en el pecho del gran hombre. Dejó salir un grito miserable conforme tiraba una bocanada de sangre.

Antes de que su cuerpo tocara el suelo, otra espada voladora salió disparada desde Meng Hao, brillando conforme se clavaba en la garganta del hombre. Cayó retorcido al suelo, en un charco de sangre, muerto.

Desde que había entrado en la Secta, Meng Hao no había matado mucha gente, pero esta vez, había matado al hombre con una rudeza viciosa. Flotó fuera de la plataforma, dándole a Han Zong una mirada fría.

“Lo próximo, tú mueres.” Le dijo mientras se sentaba con las piernas cruzadas y cerrando sus ojos.

Las pupilas de Han Zong se contrajeron y su intención asesina creció más fuerte.

Un zumbido de discusión se levantaba entre los cultivadores cercanos conforme se recobraban de ver la escena. Se habían visto sacudidos por la escena sangrienta.

“Meng Hao es el ganador. El primer enfrentamiento de la ronda tú es Wang Tengfei y Xu Ge.” La voz del Gran Anciano Ouyang estaba serena, como si no hubiera notado el hedor de sangre en el aire.

Xu Ge era el Cultivador que había intentado matar al Gordito hace unos momentos. Conforme puso un pie en la plataforma, admitió la derrota. Dando un respetuoso saludo a Wang Tengfei, se giró y dejó la plaza tan rápido como le fue posible.

En ese punto , todo el mundo podía ver que el objetivo tanto de Han Zong como de los cuatro Cultivadores del quinto nivel no era ser promovido, sino matar a Meng Hao.

“Combate dos, Meng Hao y Han Zong.” El Gran Anciano Ouyang miró intencionadamente a Meng Hao y tan pronto como finalizó de hablar, el silencio prevaleció. Todo el mundo se quedó mirando a Meng Hao y a Han Zong.

Meng Hao parecía sombrío conforme entraba en la plataforma. Han Zong llegó casi exactamente al mismo tiempo. No eran necesarios comentarios introductorios. Ambos atacaron al mismo tiempo.

Un estruendoso sonido se escuchó conforme tres espadas voladoras aparecían, rodeando a Meng Hao. Un escudo apareció, revolviéndose alrededor de Han Zong y en frente de él, apareció una brillante bandera de cinco colores. En ese instante salió disparado hacia Meng Hao.

Meng Hao no dijo nada. Conforme la bandera de cinco colores se acercaba, no se retiró. Levantó su mano izquierda e instantáneamente, pareció una Serpiente de Fuego de quince metros de largo. Rugió y voló hacia delante. La Serpiente de Fuego no parecía ser solo una serpiente, si no más bien una pitón, radiando un calor abrasador hacia fuera conforme volaba.

Al mismo tiempo, la mano derecha de Meng Hao golpeó su bolsa, sacando seis espadas voladoras más, que salieron disparadas conforme aparecieron.

Han Zong rió fríamente, sus ojos brillando con intención asesina. Dio un paso hacia delante, entonces su mano izquierda golpeó en el suelo, conforme se plantó, un profundo retumbar se escuchó mientras toda la plataforma empezó a sacudirse. En frente de él apareció súbitamente un Golem de Piedra, aproximadamente de tres metros de alto. Con un rugido, el Golem de Piedra cargó hacia delante con una velocidad increíble. Cuando colisionó con la Serpiente de Fuego, una masiva y estruendosa explosión cruzó la plataforma.

En medio del rugido, la bandera de cinco colores salió disparada, aproximándose a las espadas voladoras de Meng Hao. Los ojos de Han Zong brillaban intensamente.

“Arte de los Cinco Fulgores!”

Tan pronto como las palabras salieron de la boca de Han Zong, la bandera de cinco colores tembló súbitamente, y entonces empezó a brillar intensamente en todas direcciones. Una corriente de niebla de dos colores salió disparada desde la bandera, transformándose en dos criaturas espirituales, que cargaron hacia Meng Hao con gritos estridentes. El segundo de las dos nieblas espirituales era únicamente parcialmente visible, obviamente debido a su nivel de cultivo, Han Zong tenía limitado el uso de esa habilidad.

Tan pronto como las dos nieblas espirituales aparecieron, los cultivadores de alrededor gritaron asombrados.

“Eso es el Arte de Cinco Fulgores consumado por el Maestro Shangguan! Dijeron como si fuera una de las más poderosas artes de un miembro de la Secta que no había perfeccionado su fundación. El hermano Han Zong sólo puede invocar dos de los colores!”

“Por lo tanto, Han Zong puede usar este arte! Sí, eso puede ser debido a esa bandera. Puede ser un objeto mágico entregado por el Maestro Shangguan?”

Emitiendo unos chillidos estridentes, las dos nieblas espirituales salieron disparadas hacia Meng Hao con una fuerza irresistible. En el Momento en el que las seis espadas las tocaron, las espadas se rompieron en piezas.

<<<Capítulo anterior Capítulo siguiente>>>

3 opiniones en “ISSTH. Capítulo 29: Entrenamiento de la Secta Interna.”

Deja un comentario