ISSTH. Capítulo 27: El viento bate de nuevo

Gordito se quedó mirando a Meng Hao, con las lágrimas corriendo por su cara. Corrió adelante, berreando.

“No estás muerto. Meng Hao, no estás muerto!” lloró Gordito mientras abrazaba a Meng Hao. “Estaba tan asustado estos días pasados, todo el mundo decía que habías muerto, y estaba tan triste. Eres mi único amigo, que haría si murieras?

“Pensé en huir de la Secta. Incluso perdí el interés en limar mis dientes, pero si me fuera, cómo iba a vengarte? Por eso no me fui. Te juro que encontraré una forma de ayudarte a conseguir venganza….”

Gordito miraba con una cálida sinceridad a Meng Hao, y después de hablar por un tiempo, sus lágrimas empezaron a secarse. Los dos se sentaron cerca del arroyuelo y Meng Hao le dijo sobre todas las cosas que habían pasado en la montaña negra, sin decirle, por supuesto, lo relativo al Dragón de Lluvia Alado y sobre Wang Tengfei. Gordito escuchó ansioso, y cuando escuchó que Meng Hao había alcanzado el sexto nivel de Condensación Qi, se quedó boquiabierto, estupefacto.

“El sexto nivel de Condensación Qi…” Gordito parecía estar tremendamente entusiasmado. “Maldita sea, tu has, tú has…. has alcanzado el sexto nivel de Condensación Qi! El año que la Hermana Xu nos trajo aquí, ella estaba en el séptimo nivel, Meng Hao, realmente eres un Inmortal! Puedes volar?”

“Volar…” Meng Hao cerró sus ojos, visualizando las descripciones de la técnica de Caminando en el Viento del manual de Condensación Qi, debería ser naturalmente más fácil de realizar esa técnica en el nivel sexto que en el quito, pero después de intentarlo varias veces, lo mejor que pudo hacer fue flotar en el aire por un momento antes de caer. Murmurando, continuó intentándolo por un tiempo, entonces tomó una píldora medicinal. Finalmente, había sido capaz de permanecer suspendido en el aire a cinco pulgadas del suelo. Gordito lo miraba con los ojos totalmente abiertos.

Meng Hao de repente abrió sus ojos, y brillaron intensamente. Permaneció arriba, entonces dio varias vueltas por el área, moviéndose como el viento. Gordito lo miraba, respirando pesadamente.

Después de moverse de esa forma unas cuantas veces, Meng Hao empezó a acostumbrarse a esa técnica. Golpeó la bolsa y enseguida apreció una espada voladora. La movió debajo de sus pies, y entonces salió disparado hacia el aire. Gordito miró asombrado, como si no pudiera creer lo que estaba viendo.

“Estás volando…” murmuró.

Meng Hao se sentía increíblemente entusiasmado. El viento soplaba contra su rostro mientras usaba ala técnica de Caminar en el Viento para volar con la espada. Después de unas treinta respiraciones, empezó a sentirse inestable, entonces empezó a perder el equilibrio. Conforme eso ocurría, la mente de Meng Hao se agitó de repente, y una nemotecnia apareció en su cabeza.

La nemotecnia no consistía en palabras, era fantásticamente misteriosa. Parecía como si su mente tuviera un instinto y, cuando ocurrió, la energía espiritual en su cuerpo empezó a circular. Movió su mano derecha inconscientemente, como si estuviera moviendo un ala. De repente, una Espada de Viento apareció en frente de él!

Cuando la Espada de Viento apareció, la espada voladora bajo sus pies tembló. La Espada de Viento salió disparada hacia la jungla, donde tres líneas de árboles fueron instantáneamente cortados por la mitad. Un ruido sordo reverberó a través de la vegetación, y Meng Hao se desplomó en el suelo.

Gordito estaba atónito, tomándole un tiempo recobrar sus sentidos. Su cara sonrojada miraba a Meng Hao con reverencia en sus ojos.

“Realmente lo hiciste! Si permanezco contigo, quién se atrevía a acosarme? Y quién se atrevería a inmiscuirse en nuestro negocio!” Pensando sobre esto, Gordito de repente rió alto.

Meng Hao cerró sus ojos y pensó entusiasmado sobre la Espada de Viento. Era inteligente y se había dado cuenta de que era algo que tenía que ver con el extraño sueño y en Núcleo Demoníaco. La nemotecnia que había aparecido en su cabeza, estaba también conectada con el Núcleo Demoníaco. De repente, la sombra del Dragón de Lluvia Alado apareció en el lago del Núcleo. Meng Hao quería darle voz a los sentimientos que tenía con respecto al Dragón y a ser Soberano de los Cielos, pero por más que lo intentó, no fue capaz.

“Oh cierto,” dijo Gordito, recordando algo de repente. “El entrenamiento especial para la promoción empezará en unos cuantos días. He escuchado que hay un periodo de un mes en el que puedes apuntarte. Deberías unirte! Definitivamente serás aceptado. Entonces podrías ser el tercer miembro de la Secta Interna de la Secta Confianza! Serías súper famoso!”

“Especial entrenamiento especial?! Meng Hao pareció sorprendido. Había escuchado sobre ello, pero en aquel entonces, su base de Cultivo había sido muy baja, por lo que ni lo había considerado. Pero las cosas eran muy diferentes ahora. En toda la Secta Confianza, sólo habían tres personas al sexto nivel de Condensación Qi, incluyéndose a así mismo. Los otros eran Wang Tengfei y Han Zong. Han Zong había estado atascado en el quinto nivel de Condensación Qi por bastante tiempo, pero había avanzado hacia el sexto recientemente.

He escuchado que solamente van a aceptar a un discípulo, y todo el mundo está comentando que el entrenamiento ha sido diseñado específicamente para Wang Tengfei. Pero ahora que estás al sexto nivel, debes de ser capaz de lograrlo.” Gordito realmente quería que Meng Hao estuviera de acuerdo. Si se volvía un discípulo de la Secta Interna, podría volverse fácilmente en alguien importante en la Secta Confianza.

Meng Hao dudaba, no estaba seguro de qué quería hacer realmente. Estaba entusiasmado ante la perspectiva, sabiendo que ser un discípulo de la Secta Interna sería diferente que ser de la Secta Externa. Después de volverse un miembro de la Secta Interna, nadie se atrevería a ofenderle, ni siquiera los ancianos de la Secta. Además, habría mejores oportunidades sobre píldoras medicinales y piedras espirituales. Pero había algo importante, y era que la base de Cultivo de Meng Hao se había desarrollado bastante rápido. Necesitaba considerar qué pensarían los otros o conjeturarían. Si atraía mucha atención, sus pérdidas sobrepasarían las ganancias.

Había sido miembro de la Secta Confianza por más de dos años ya, y había desarrollado una profunda comprensión de la frase “la ley de la jungla.” También sabía que no debería mostrar su riqueza. Y aún así, no había decidido no participar tampoco. Tal vez debería ir. Además, después de todo lo que había pasado en la montaña negra, sus tesoros y píldoras medicinales casi se la habían acabado, por lo que necesitaría re-abastecerse.

No podía dejar de pensar con nostalgia en las dos mil piedras espirituales.

Veinte días pasaron en seguida, y el periodo de registro para el entrenamiento especial para promoción  casi había terminado. No había muchos apuntados. De acuerdo a las Reglas de la Secta, después de registrarse, uno no podría abandonar la plaza principal, sino que se requería sentarse en meditación entre los pilares de los grabados de dragones. Nadie tenía permitido disturbar a los registrados incluso.

Para ser exactos, el llamado “entrenamiento” era en realidad un concurso de batallas mágicas. Se decía que hace años, los participantes fueron hacia lo salvaje para buscar por tesoros, pero con la Secta Confianza en declive, la única manera de seleccionar al ascendido hacia la Secta Interna era ver quién podría salir victorioso en sus batallas mágicas.

Durante ese periodo de veinte días, Meng Hao hizo un viaje hacia la zona pública de alto nivel, pero estaba completamente vacía. Considerando el declive de la Secta Confianza, Meng Hao podía comprender por qué. Una vez más, abrió la tienda fuera de la zona pública de bajo nivel.

Su regreso causó un gran revuelo, y nadie se atrevía a interferir con su negocio. De hecho, durante esos veinte días, el negocio floreció y ganó unas cuantas piedras espirituales. Casi cada día duplicaba los objetos mágicos y las píldoras medicinales, con lo que pronto construyó un nuevo almacenaje.

Incluso aunque todos los objetos mágicos y espadas voladoras en su bolsa fueran ordinarios en naturaleza, había ganado cerca de cien. Recordando su lucha con Lu Hong y en los eventos de la montaña negra, ahora comprendía claramente los mejores métodos de enzarzarse en un combate mágico. Después de reflexionar sobre todo eso por un tiempo, sus ojos brillaron, había de tener una idea con la que incrementar la efectividad de todas sus espadas voladoras.

A parte de estar manejando el negocio, pasaba otra parte del tiempo, Meng Hao había estado buscando este método de incrementar el poder de sus espadas voladoras. Realizó varios tests y al final consiguió unas cuantas técnicas nuevas, modos de controlar más espadas al mismo tiempo. Una de las cosas que hizo fue cambiar la apariencia de varias espadas para disfrazarlas. Ralló algunas a propósito y las marcó, a algunas les rompió las puntas y algunas las pintó de varios colores.

Pasaba el resto de su tiempo intentando conectar sus pensamientos a esos del Soberano del Cielo, el Dragón de Lluvia Alado, aunque nunca lo consiguió, encontró que su técnica de Caminando en el Viento progresó significativamente, llevándole gradualmente más cerca del cielo.

El tiempo pasó zumbando y ya solo quedaban dos días para que acabara el periodo de registro para el entrenamiento especial para la promoción. Meng Hao se sentó actualmente en su puesto en la zona pública de bajo nivel, observando a Gordito dentro, vendiendo mercancía con un profundo fervor. De repente, volvió su cabeza y miró hacia la distancia. Lejos, debajo de la montaña pudo ver a alguien caminando hacia él. Cada paso que daba le acercaba varios metros, por lo que llegó a la meseta muy rápidamente. Parecía tener veintisiete o veintiocho años y parecía orgulloso y altivo. En frente de él, una línea de papel amarillo flotó en el aire, sobre la que estaban escritas varias cifras mágicas. Volutas de humo negro emanaban desde su superficie acurrucándose al rededor del joven.

“Un talismán…” los ojos de Meng Hao parpadeaban mientras lo examinaba. Había leído sobre este tipo de papel amarillo en el manual de Condensación Qi. Era un poderoso objeto mágico que podía ser usado por un número limitado de veces.

El hombre que se había aproximado era ni más ni menos que la segunda persona más poderosa de la Secta Externa. Han Zong, que estaba en el sexto nivel de Condensación Qi. Tan pronto como apareció, causó gran conmoción en la meseta, y todo el mundo le saludó con los puños ahuecados.

“Meng Hao,” dijo fríamente, ignorando a todo el mundo y mirando fijamente a Meng Hao. “El Maestro Tío Shangguan tiene algo que desea discutir contigo. Por favor, ven conmigo a verle”.

Meng Hao frunció el ceño. El Maestro Tío Shangguan no era un extraño. Ya fuera por su presencia durante la Distribución Individual de Píldoras o por su participación con Wang Tengfei en la lucha con la pitón demoníaca, estaba claro que no era un individuo ordinario.

“Qué podría querer de mí?” pensó Meng Hao, plantándose lentamente. “Habrá sentido algo sobre mí?” Sabía que ese hombre pertenecía a la generación de los ancianos de la Secta. Aunque estaba en la Secta Externa, no podía rehusar a comparecer. Si lo hiciera, entonces parecería sospechoso.

Murmurando, Meng Hao miró a Han Zong. Había asumido que si la verdad sobre lo eventos de ese día fueran revelados, Wang Tengfei sería el primero en venir buscándole. Podía esta citación tener algo que ver con ese hecho?

El rostro de Meng Hao permaneció calmado, pero su cabeza giraba y se reía fríamente para sus adentros. Con una mirada casual a Gordito, caminó hacia delante.

Moviéndose junto a Han Zong, pronto alcanzaron la Montaña Oeste. En su cima, la energía espiritual era especialmente gruesa. Meng Hao vio una residencia exquisita, dentro de la cual, un grupo de jóvenes estaban plantando Hierba Espiritual.

Pronto pararon en frente de un edificio de tres pisos. Hang Zong miró a Meng Hago, y entonces la voz de Shanguan Xiu brotó desde dentro.

“Entra, Meng Hao. Han Zong, dirígete a la Montaña Sur.” Una hoja de jade apareció volando hacia la mano de Han Zong. Miró a Meng Hao con una sonrisa, se giró y se fue.

El corazón de Meng Hao comenzó a desbocarse. No parecía estar bien. Shangguan Xiu le dio a Han Zong una hoja de jade y le envió hacia la Montaña Sur….

<<<Capítulo Anterior Índice Capítulo siguiente>>>

4 opiniones en “ISSTH. Capítulo 27: El viento bate de nuevo”

Deja un comentario