ISSTH. Capítulo 14: Amenazas.

Después de escuchar esto, el cuerpo de Cao Yang se quedó quieto. No era solo él, todo el mundo se quedó mirando a Meng Hao con temor.

“Comprar… comprar algunas más?” dijo Cao Yang, estremeciéndose, con una voz muy floja. Si no fuera por que Meng Hao le estaba aguantando, se habría caído.

“Una píldora, una Piedra Espiritual,” dijo Meng Hao afablemente. Cogió varias píldoras Anti-Hemostáticas de su bolsa. “Soy honesto con todos los clientes, Hermano, por favor, tómalo con tranquilidad. No voy a tomar ventaja de tu mala suerte aumentando los precios. Puedes preguntarles a los Hermanos cercanos. La reputación de la Tienda de Ofertas de Píldoras para Cultivo es bastante buena.”

Viendo las píldoras, la cara de Cao Yang se puso pálida. Y entonces, mirando la expresión amigable en la cara de Meng Hao un escalofrío recorrió su espalda, su corazón desbocado, apretó sus dientes.

“Hermano, realmente puedes discernir entre lo bueno y lo malo. Estos son productos genuinos de la Tienda de Píldoras para Cultivo.” Conforme hablaba, sacó algunas Píldoras de Coagulación de Sangre y las sostuvo fuera.

Cao Yang Miró a las píldoras alucinado, entonces miró amargamente la bolsa de Meng Hao. Volvió a mirar la cara de Meng Hao y vio que estaba llena de preocupación y concierto.

Cao Yang no era estúpido, comprendí las intenciones de Meng Hao. Se le fue la sangre a los pies. Pero ahora mismo su vida era la cosa más importante y no tenía otras opciones. Tomó más Piedras Espirituales de su bolsa y las entregó a regañadientes.

Meng Hao las tomó con una sonrisa, entonces puso las píldoras medicinales en las manos de Cao Yang una por una. En poco tiempo, las Piedras Espirituales de la bolsa de Cao Yang fueron reemplazadas por una pila de píldoras medicinales.

El corazón de Cao Yang sangraba aún más, mirando con dolor, temblando.

Entonces vio como Meng Hao todavía tenía en su mano cinco píldoras y miraba conmocionado y con desesperación llenando su rostro.

“Estas otras píldoras deberían de ayudarte a recuperarte. Estas cinco son, después de todo para ayudarte a mantener tu salud.” Habló con una mirada considerada a Cao Yang.

“No tengo ninguna más, realmente no tengo,” dijo Cao Yang, mirando a Meng Hao, apunto de llorar.

Meng Hao no dijo nada, pareciendo tan amigable como siempre. Cao Yang sintió un hormigueo por el cuero cabelludo. Apretando sus dientes e ignorando su propia angustia, sacó algunos objetos mágicos, incluyendo espadas voladoras, varitas mágicas, Píldoras de Condensación de Espíritu, todo lo que tenía.

“No tengo Piedras Espirituales, solo tengo estas cosas,” dijo desesperadamente.

“También son aceptables los objetos mágicos,” dijo Meng Hao , tomándolos y poniéndolos en su bolsa.

Momentos después, Cao Yang, cargando su lote de píldoras medicinales, se alejó cojeando, sujetado por los brazos por algunos compañeros.

Meng Hao palmeó su bolsa contenidamente. Sólo era por la mañana y ha había vendido todo. Decidió que era mejor retirarse mientras aún iba por delante, por lo que recogió su bolsa y dijo a los restantes Cultivadores que les vería mañana. Las conversaciones empezaron conforme se alejaba de la meseta.

Pasó medio mes como en un flash, durante el cual, Meng Hao se hizo más y más famoso entre los discípulos de nivel bajo. Todos sabían sobre la Tienda de Ofertas de Píldoras para Cultivo de la meseta.

Hablaban más sobre el propietario de la tienda, que parecía un delicado escolar, pero que tenía un temperamento explosivo. Se escucharon rumores.

Una tarde, Cao Yang caminó fuera de su casa, con su cara pálida. Aparte de su pobre complexión, sus heridas se habían curado. Las píldoras que había comprando a Meng Hao a un precio exorbitante realmente habían sido efectivas a la hora de ayudarle a recuperarse.

Estuvo escondido por el último medio mes, y hoy era la primera vez que había sido capaz de salir fuera. Miró dubitativo al principio, pero finalmente caminó a través de la Secta externa, llegando finalmente a un área con varios edificios. Paró en frente de uno de ellos.

“Cao Yang solicita audiencia con el Hermano Lu.” Dijo, esperando fuera con las manos juntas en frente de él respetuosamente.

Sentado dentro, con las piernas cruzadas, había un hombre de unos treinta años de edad, llevando una túnica verde. No era un hombre atractivo, pero tenía una apariencia excesivamente arrogante. Sus ojos se abrieron y miraron hacia Cao Yang valorándolo.

“Qué ocurrió?” dijo con frialdad.

“Bueno, Hermano Lu, yo…. Me robaron hace un unos días.” Soltó abruptamente Cao Yang, sintiéndose nervioso. La gente de fuera decía que el Hermano Lu era su primo, pero en realidad, no eran familiares. El Hermano Lu solía meditar recluido, y le daba igual Cao Yang realmente.

Él sabía que siempre que Cao Yang tuviera algún problema, vendría a llamarle.

Escuchando sus palabras, el Hermano Lu pareció un poco enfadado.

“Quién es el que te ha robado?” preguntó fríamente.

“Es un miembro de la Secta Externa llamado Meng Hao,” contestó Cao Yang.

“Meng Hao?” el Hermano Lu pensó por un momento.

“Es un completo ignorante e incompetente,” dijo Cao Yang lleno de odio, “pero ha abierto una tienda en la meseta, vendiendo píldoras medicinales a los discípulos que están heridos en batalla.”

“Vendiendo píldoras medicinales?” dijo el hermano Lu frunciendo el ceño. Sus ojos parpadearon.

“Sí. Ahora es uno de los más famosos discípulos en el nivel bajo. Abrió una tienda y forzó a la gente a comprarle. Ahora todo el mundo se queja y se avergüenza de ser asociados con él. Todos le desprecian.” Ha levantado la ira del cielo y la tierra! Te lo ruego Hermano Lu, administra justicia.” El enfado cubría la cara de Cao Yangal pensar en la penosa experiencia de ese día.

En ese momento, el Hermano Lu le dio igual todas las cosas que Cao Yang acababa de decir. Y aún así, sus ojos brillaron.

“Mi base de cultivo ha alcanzado este nivel debido a todos los discípulos de bajo nivel a los que he robado. Cómo en todos los años que llevo en la Secta Confianza nunca pensé en abrir una tienda y vender píldoras medicinales..” Suspiró y se dio una palmada en su muslo.

“Después de escuchar el ruido de dentro, Cao Yang se quedó plantado en confusión en frente del edificio, sin estar seguro de lo que significaba. No se atrevía a preguntar. Momentos después, el Hermano Lu le dijo que se fuera, sin estar seguro de si le ayudaría a buscar venganza.

La siguiente mañana, al amanecer, Meng Hao se encaminó a la meseta, llevando su bandera. Estaba de buen humor. Se había acostumbrado a caminar en dirección de la meseta. Cuando llegó, se sentó en el peñasco.

Tan pronto como apareció, las caras de los otros Cultivadores en la meseta se volvieron pálidas. En el pasado medio mes, habían sido atormentados por Meng Hao hasta que habían acabado totalmente desanimados. Pero no venían, cómo podrían ellos robar a otros discípulos? Matar fuera del área no estaba permitido, por lo que no tenían otra elección más que venir. Aunque normalmente paraban de luchar conforme veían a Meng Hao.

Pero inevitablemente, el espíritu asesino aparecía, enemistades se avivaban. Aunque el negocio de Meng Hao había menguado, todavía sacaba algún beneficio.

Todo ello sin mencionar el hecho que desde que Meng Hao había abierto su tienda, habían muchas menos muertes. Siempre apuntaba hacia eso rápidamente, y se había vuelto el punto importante en su discurso de ventas.

Como normalmente, Meng Hao buscó clientes potenciales. Pensó para sí mismo que éste realmente no era el mejor método. Los dependientes en el Condado de Yunjie siempre tenían asistentes. Empezando a formarse una nueva idea en su mente, vio a un hombre en la distancia, de unos treinta años. Parecía extremadamente arrogante, y en su mano llevaba una bandera que era igual que la de Meng Hao. Escrito en la bandera había varias letras.

Tienda de Ofertas para Cultivo Número 2.

Éste era Lu Hong, el discípulo número uno de los de bajo nivel. Su base de cultivo era similar a la de Meng Hao, sólo a un poco de alcanzar la cima del tercer nivel. Meng Hao le miró y no le prestó atención. Por supuesto, siempre había imitadores en los negocios, pensó Meng Hao, sin sentirse a gusto con el nombre en la bandera.

Los otros Cultivadores en la meseta se miraban entre ellos por un momento, después volvían a la lucha. Después de una hora, Meng Hao vio a dos combatientes, corrió hacia donde estaban y plantó su bandera cerca de ellos. Al mismo tiempo, Lu Hong  fue también y plantó su bandera.

Conforme se plantaron las dos banderas, los combatientes empezaron a sentir un sudor frío. Por lo que a ellos concernía, las personas que estaban cerca, eran muy poderosas. Normalmente les haría sentirse incómodos, pero con los dos aquí, empezaron a temblar.

“Hermano, compra una píldora medicinal para asegurarte tu seguridad”, dijo Meng Hao corriendo. “Una Piedra Espiritual  por píldoras. Siempre trato a los clientes legalmente.”

“Compra píldoras de Lu, son efectivas,” dijo Lu Hong desde el otro lado, mirando a los dos luchadores con una intención asesina brillando en sus ojos.

Los dos combatientes temblaron , habían perdido todo deseo de luchar. Sacaron Piedras Espirituales, se las dieron a Lu Hong, y salieron corriendo. Meng Hao frunció el ceño. Eso era claramente un robo, y si las cosas iban por ahí, la Zona Pública pronto estaría vacía. Ese no era su deseo.

Para la tarde, los negocios de Meng Hao habían caído significativamente. A parte de un pedido en la mañana, no había vendido nada de nada. Lu Hong, que le daba igual lo que estaba bien o mal, forzaba la gente a comprarle. Si ellos no le compraban, entonces les atacaba. Pronto, la meseta estaba completamente vacía.

Lu Hong miró hacia la docena de Piedras Espirituales que había conseguido. Miró fría e indiferente por fuera, pero por dentro bullía con excitación.

“Realmente es un buen negocio, si lo hubiera pensado antes, no habría tenido que pasar tiempo robando a tantos discípulos de bajo nivel. Si solo ese Meng Hao no estuviera aquí, estoy cansado de él.” No había venido por Cao Yang, evidentemente, sino para imitar el modelo de negocio de Meng Hao. Ahora que lo había probado, quería tener el monopolio. Miró peligrosamente a Meng Hao.

“Practicaré un par de días más,” pensó, “después le mataré.”

El siguiente día, gracias a la poderosa reputación de Lu Hong como el discípulo número uno en los niveles bajos, poca gente se mostró en la Zona Pública. Esos que se mostraron eran los que no habían estado allí el día de antes. No tuvieron más opción que comprar píldoras medicinales. Meng Hao no quería hacer negocios como Lu Hong, por lo que no tuvo un solo pedido.

Conforme más miraba Lu Hong a Meng Hao, más intenciones asesinas tenía. Para la tarde del tercer día, cuando Meng Hao estaba saliendo silenciosamente, escuchó la voz arrogante de Lu Hong detrás de él. Las pocas personas que estaban presentes lo escucharon.

“Si veo tu bandera mañana, arruinaré tu base de Cultivo.”

Meng Hao paró por un momento. No dijo nada, pero sus ojos se llenaron con un poder frío. Se fue , volviendo a su cueva.

“Tú eres el que me ha copiado, “ dijo Meng Hao, con ojos fieros. “Ahora quieres robar mi negocio como una tórtola roba el nido de una urraca. Después dices que arruinarás mi base de Cultivo!” Pensando en los ojos asesinos de Lu Hong, Meng Hao abrió la puerta de piedra de la segunda habitación de la cueva. Instantáneamente, una gruesa energía espiritual empezó a salir. Meng Hao se sentó con las piernas cruzadas.

Absorbió la energía espiritual acumulada allí por unos meses. Conforme amaneció, abrió sus ojos. Había experimentado un avance. Ya no estaba a un pelo de llegar a la cima, estaba ahora en la cumbre del tercer nivel. Ahora sólo le quedaba un paso para llegar al cuarto.

Pero ese paso no era uno fácil de dar. Conforme más alto era la base de cultivo, más difícil era progresar, especialmente entre el quinto y el séptimo nivel. Esos niveles eran a menudo cuellos de botella de extrema dificultad. Meng Hao frunció el ceño, apretó los dientes, y se forzó a abrir la bolsa y tomar las píldoras de Condensación de Espíritu que había ganado recientemente. Entonces usó la habilidad mística del espejo de cobre junto con las valiosas Piedras de Espíritu para duplicar más las Píldoras de Condensación de Espíritu.

Las Píldoras de Condensación de Espíritu tenían un uso limitado, pero con una gran cantidad, tendrían aún algo de efecto. Cada vez que usaba este método, su eficacia se reducía.

“Si no le arruino yo primero, me destruirá mañana.” Sin dudarlo, lanzó píldoras a su boca.

Todavía faltaba un poco de energía espiritual en su cuerpo, por lo que con ese montón de píldoras de Condensación de Espíritu disolviéndose, su cuerpo empezó a temblar. Sintió que su base de Cultivo entraba en erupción como una inundación. Su mente se nubló, y su conciencia se desvaneció un poco. Cuando las cosas se volvieron más claras, sus ojos brillaban, y eso que todavía no había alcanzado el cuarto nivel de Condensación Qi. Apretó sus dientes, sin otra opción, duplicó más Píldoras de Condensación de Espíritu y las tragó.

Una, dos, tres veces. Su mente vibraba violentamente, como si estuviera siendo aplastada por olas turbulentas. Entonces con una explosión sus ojos se volvieron borrosos.

Masivas cantidades de suciedad salieron por sus poros, y conforme esto pasaba, la visión de Meng Hao empezó a volverse más limpia, su cuerpo más limpio. Después de una hora, sus ojos brillaban intensamente, y tenía la cabeza totalmente clara.

“Cuarto Nivel de Condensación Qi!” Sintió que su base de Cultivo se había convertido en un río masivo. Conforme circulaba por él, sonaba como una rugiente tempestad, alucinante y aterradora.

Con su expresión calmada, sacó cinco espadas voladoras de su bolsa, botines del pasado medio mes. Como eran todos productos del Pabellón del Tesoro, emitidas normalmente, todas parecían iguales.

Había algunos otros objetos mágicos que había conseguido. Tomó aire profundamente, cerró los ojos y empezó a meditar, esperando a que comenzara el día.

Después de entrar en la secta y empezar mi práctica, no tuve más elección que robar a algunas personas para aumentar mi base de Cultivo, pero no he querido herir a mucha gente. Entonces, tuve la idea de montar un negocio, pero ahora me han robado mi negocio, y ha sido amenazado con la ruina… las cosas han ido demasiado lejos!”

Cuando amaneció, Meng Hao abrió sus ojos y abandonó la cueva. Se lavó, entonces se encaminó hacia la meseta.

<<<Capítulo anterior Índice Capítulo siguiente>>>

2 opiniones en “ISSTH. Capítulo 14: Amenazas.”

Responder a Ross Cancelar respuesta